La primera muerte

Soy un pedazo de oscuridad,

retorciéndose en el fuego que no perdona,

presagiando tormentas, soles azules que se

marchitan como la sombra de los condenados.

La noche, indivisible frontera de tu carne,

me acecha oliendo a ceniza y azufre,

un batir de alas evaporándose en el alba,

en el silencio cómplice que canta el fin de los días,

la primera muerte y también la última.

 

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 16 agosto, 2011 en Poemas. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: