Archivos Mensuales: marzo 2012

El viaje ácido de Franz Kafka

Hunter S. Thompson en un viaje kafkiano al estilo Gregorio Samsa. Los colores y las formas se derriten en los confines de la memoria. Sobran las palabras. Excelente animación.

Semiótica electoral a la mexicana: los presidenciables y sus spots

Los cuatro candidatos a la presidencia de México presentaron sus primeros spots televisivos con los que bombardearán a la ciudadanía durante los tres meses de campaña. Por ello resulta interesante hacer un breve análisis sobre la manera en que cada uno ha construído la forma y contenido de sus respectivos mensajes:

::.

Enrique Peña Nieto

Por mucho, los spots de mejor hechura, no sólo por el tratamiento audiovisual (cortesía de Televisa y su productor estrella, Pedro Torres), sino también por la claridad del mensaje que desea transmitir. La presencia mediática de Peña Nieto es su punto fuerte durante la campaña y sus asesores lo han sabido explotar. La idea de grabar spots por todo el país, con un Peña paseándose por rincones emblemáticos de cada entidad y emitiendo mensajes diferenciados para llegar a públicos (mercados) diferentes, fue una movida atinada en términos de comunicación política. Una jugada que le ayudará a posicionar su imagen como un tipo cercano a la gente en el imaginario de los mexicanos y que además permitirá contrarrestar la idea de que López Obrador es el candidato que mejor conoce el país. Aún cuando no sea lo mismo conocer todos los municipios de México durante seis años que hacer un mini recorrido de dos meses, poco importa para efectos mediáticos a la hora de manipular a la opinión pública que se dejará seducir por la imagen de Peña Nieto encarnando el papel de galán telenovelero al que aspiran millones de personas influenciadas por los insoportables melodramas de Telerrisa. Las imágenes son impecables. El ex gobernador mexiquense luce fresco, pulcro, portando ropa de diseñador, con el pelo perfectamente engominado mientras camina firme y decidido por las calles de Guanajuato, baila un danzón en el puerto jarocho o se come unos tacos de pescado en las costas de Quintana Roo. Algo que además, refuerza a los gobernadores como el epicentro del poder priísta en la actualidad. La oferta política es clara: cumplir sus compromisos. Algo que va muy ad hoc con el nombre de la coalición PRI-PVEM (Compromiso por México) y que ayudará a fortalecer la campaña mediática que hizo durante sus seis años como gobernador del Estado de México. Si la presidencia de la República se decide en las pantallas de televisión, el ganador es indiscutible, siempre y cuando no cometa errores garrafales que le hagan perder la ventaja en las preferencias electorales.

::.

Josefina Vázquez Mota

La Chepina prefirió utilizar una estrategia mucho más dramática que intenta posicionarla como una mujer fuerte, capaz de lidiar con el crimen organizado en un país donde la cifra de muertos derivados de la guerra contra el narco ya supera los 60 mil. Cada uno de los spots toca temas diversos: seguridad, educación y su origen. En ninguno menciona lo que había sido su principal fortaleza durante la precampaña: su condición de mujer. Los mensajes son duros, directos, con palabras gigantes en el fondo dando martillazos al televidente, mientras la música tétrica evidencia la situación de crisis por la que atraviesa el país. Por ello, su oferta política es totalmente contradictoria. La candidata que promete darle continuidad al proyecto panista comandado por Felipe Calderón ofrece también “Un México diferente”. ¿Qué diablos quiere decir? ¿Darle continuidad a las mismas políticas pero al mismo tiempo lograr un cambio? El mensaje es falaz, confuso, lo cual difícilmente podrá revertir la caída de Vázquez Mota en las últimas encuestas. La última parte, donde aparece la Chepina viendo el atardecer con un rostro más amigable, quizá hubiera sido la parte que debieron explotar sus asesores de imagen: una imagen más afable y hogareña que hiciera un contrapeso a los otros candidatos. Sus spots son inconsistentes, al igual que la carrera política de Vázquez Mota, quien necesitará todo el apoyo de Calderón y los recursos públicos al alcance del gobierno federal para tener posibilidades reales de alcanzar la presidencia de la República, “haiga sido como haiga sido”.

::.

Andrés Manuel López Obrador

Los spots en radio y televisión nunca han sido el fuerte del Peje. Lo dejó claro con sus primeros spots, los cuales dejan mucho que desear en términos de comunicación política. El primero de ellos, AMLO ofrece su “mano franca en señal de reconciliación (…) a quien pudo afectar en su determinación de luchar por la democracia y la paz”. El mensaje es claro: ofrece reconciliación y pide perdón a medias. El problema es que el spot grabado en una sola toma resulta aburrido, poco estimulante en términos audiovisuales, además de que su lenguaje corporal luce tieso, acartonado, lo cual le resta credibilidad e impide que el público pueda engancharse con lo que ofrece. En el segundo, se hace un recuento histórico de los últimos cien años de México con fotografías en blanco y negro acompañadas de la narración del actor Damián Alcazar, para darle un toque de cine documental. El mensaje, cargado de altas dosis de ideología, trata de posicionar a López Obrador como heredero de la Revolución Mexicana y como la única opción disponible frente a la derecha encarnada por el PRIAN. La fotografía en la que se ve acompañado de Cuauhtémoc Cárdenas resulta lejana, apenas discernible, algo que definitivamente no ayuda a contrarrestar el distanciamiento que una vez más, ha mantenido el ingeniero dentro de la campaña presidencial, tal como lo evidenció con su notable ausencia en la toma de protesta del Peje ante el PRD y su posterior registro en el IFE. El spot es plano, gris. Ni siquiera cuando aparece AMLO a colores logra impactar. El cierre, dando la espalda al televidente y mirando por la ventana es desastroso, pues además, impide que el espectador pueda retener la figura del dirigente de Morena. Si bien su popularidad no lo necesita, podría ayudarle a transmitir con mayor eficiencia su menaje de reconciliación. Si López Obrador aspira a repuntar en la contienda presidencial, tendrá que replantear su estrategia mediática, aún cuando resongue todo el tiempo de ella. Necesita spots menos teóricos y más emotivos, explotando su discurso amoroso y el posicionamiento de su eslogan sobre el “cambio verdadero”. También sería pertinente meter en sus spots una canción pegajosa como el himno de Morena, una cumbia populachera y guapachosa, con el fin de lograr mayor retención en el público. Aunque puede corregir el rumbo, su necedad y la cerrazón de sus asesores más cercanos serán el principal obstáculo para ello.

::.

Gabriel Quadri

Un spot de risa para una campaña de broma cortesía de la maestra Elba Esther Gordillo y sus huestes. Una combi color acua y cuatro jóvenes parodiando a los cuatro candidatos presidenciables. Sólo les falta conseguirse un perro estilo Scooby Doo y resolver misterios por todo el territorio nacional para completar la caricatura. Quadri nunca se presenta a los espectadores, aún cuando apenas es conocido por un 20% de los votantes. “La Nueva Alianza es contigo. ¿Contamos contigo?”, un eslogan flaco que sin embargo busca posicionar la imagen del partido propiedad del sindicato de maestros. Los personajes y la trama ya la definieron. Ojalá Quadri y su campaña de caricatura nos sigan entregando buenas dosis de entretenimiento chatarra durante los próximos tres meses. Sólo Juanito y su candidatura presidencial podrían hacerle sombra.

Maguey

En el vórtice de la tierra colorada

brotan lenguas verdes con espinas;

de tu ombligo floreado como espiga

nace el cielo y en el filo de la noche

transparente se abren las estrellas.

 

Tu sexo dulce de miel efervescente

y el enervante embrujo de tu sangre

dilatan una herida todavía fresca,

seduciendo a la muerte sin nombre

en el goce de tus labios cenicientos.

 

Eres la soledad vespertina echando

raíces en la aspereza del concreto,

pencas azules, corazones desiertos

despuntando al medio día entre

cuchillos, desfiladeros y comparsas.

 

Cerros dilapidados en el silencio de

de los siglos chorreando el tiempo,

escombros de cuero curtido por el

hambre, luna como sábanas blancas,

murmullos del tlacuache y la lechuza.

::.

El verdadero rostro del Subcomandante Marcos

A poco más de 18 años de la puesta en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, el movimiento zapatista sigue vigente aunque su presencia mediática sea esporádica. Basta darse una vuelta por los Caracoles (municipios autónomos zapatistas) para darse cuenta de existe gente con la voluntad necesaria para cambiar al mundo. Me da la impresión que el neozapatismo es uno de los referentes más trascendentes de las últimas décadas para entender la construcción de un nuevo discurso latinoamericano que surgió como respuesta al proyecto neoliberal y cuyas repercusiones en todo el cono sur son más que evidentes. La manera en que los zapatistas entienden el ejercicio de la democracia bajo el principio de “mandar obedeciendo“ es quizá uno de los legados más grandes de una revolución que nunca persiguió la conquista del poder político para imponer su voluntad a los otros, sino, todo lo contrario, hizo de la dignidad una forma de resistencia frente a la opresión de los aparatos de control.

Naturaleza technicolor

Una serie de fotografías sobre biodiversidad mexicana realizado por la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio). Más allá de nacionalidades, presenciar el espectáculo de la naturaleza en plenitud nos ayuda a entender de dónde venimos y cuál es nuestro papel en este planeta que compartimos con una gama infinita de especies. Me da gusto haber contribuido a la causa con un par de fotos. Para acceder al sitio web con la galería completa hay que darle click en la imagen.

http://www.mosaiconatura.net/index.html

La psicodélica televisión mexicana: el Jimmy en TV Azteca

Confeti de colores, escenografía psicodélica, chicas con baile sexy en el fondo y un enano dando vueltas en una plataforma junto a un tipo salido de manicomio cantando “Yo no fui”. La televisión mexicana nunca dejará de sorprenderme. Es como consumir drogas duras…

Retrato

A %d blogueros les gusta esto: