Maguey

En el vórtice de la tierra colorada

brotan lenguas verdes con espinas;

de tu ombligo floreado como espiga

nace el cielo y en el filo de la noche

transparente se abren las estrellas.

 

Tu sexo dulce de miel efervescente

y el enervante embrujo de tu sangre

dilatan una herida todavía fresca,

seduciendo a la muerte sin nombre

en el goce de tus labios cenicientos.

 

Eres la soledad vespertina echando

raíces en la aspereza del concreto,

pencas azules, corazones desiertos

despuntando al medio día entre

cuchillos, desfiladeros y comparsas.

 

Cerros dilapidados en el silencio de

de los siglos chorreando el tiempo,

escombros de cuero curtido por el

hambre, luna como sábanas blancas,

murmullos del tlacuache y la lechuza.

::.

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 16 marzo, 2012 en Poemas. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Poesía de las cosas que, cotidianas, pasan a veces inadvertidas. Descripción de quien ve en estas cosas algo más. Me ha dado ganas de beber tequila para dilatar “una herida todavía fresca”.

    Me gusta

    • jajaja gracias por el comentario… fue un poema escrito a contra reloj para un suplemento de cultura de un periódico del interior… y como el tema de esta ocasión era maguey y yo tenía magueyes en la cabeza desde hace un rato, no dudé en armar lo que pude… saludos!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: