Archivos Mensuales: junio 2012

Realidad en altas dosis

Ingerir altas dosis de realidad es como tragar veneno y cerrar el puño con una brasa caliente, apretar los dientes hasta romper la noche y sus ventanas, ponerle freno de mano a la estampida de locos iracundos que recorren mis adentros vomitando odios y huracanes. El exceso de realidad es volarse los sesos con un revolver, podrirse por dentro, escupir tumores como yemas de huevo, vaciarse de esperanza, despertar del sueño a la angustia, amargo sabor a bilis, oráculos pomposos que pregonan el fin de los tiempos, en este reino de la ignominia y la sinrazón, gobernado por déspotas jeques que ríen a carcajadas, desde fastuosos templos de alabastro y marfil, templos que habrán de ser derrumbados por los vientos del pueblo, con machetes y versos, dulce final para esta crónica de odios y amores profanos, de muerte y resurrección, de oro manchado por la sangre de inocentes y el grito de los ciegos convertidos en cascajo, fúnebre presagio con el que habrá de pintarse esta puta realidad que nos acecha, como un ángel asesino.

El trágico adiós del Solitario Jorge

La muerte del Solitario Jorge significó también la extinción de la especie Geochelone nigra abingdoni, una de las tortugas gigantes oriunda de las islas Galápagos, mítico lugar que sirvió de inspiración al naturalista británico Charles Darwin para formular su teoría de la evolución. Murió jóven, a los 100 años, una edad temprana para esta especie de tortugas que llegaban a vivir hasta 200 años. el deceso se dio tras varios intentos fallidos de reproducción. Esta irremediable pérdida nos lleva a cuestionarnos qué tanto tuvo que ver la mano fatal del ser humano en su desaparición. De acuerdo con un cálculo del biólogo Edward Osborne Wilson, célebre por sus aportes al conocimiento de la evolución, se estima que con el actual ritmo de destrucción humana de la biosfera la mitad de las formas de vida se extinguirán en 100 años, según escribió en su libro The Future of Life. Algunos expertos en el tema consideran que el potencial del ser humano para acabar con la biodiversidad del planeta es equiparable a las seis extinciones masivas que ha experimentado el planeta a lo largo de su vida. De ahí que muchos científicos hayan optado por acuñar el nombre de Antropoceno para referirse a esta era de extinciones masivas a consecuencia de la intervención del ser humano en fenómenos de gran escala como la transformación del clima. Un tema para reflexionar mientras despedimos a Jorge y el legado de millones de años que se llevó consigo. Descanse en paz.

Así las cosas: la realidad mexicana en vísperas de la elección presidencial

A pocos días de las elecciones presidenciales el panorama es desolador. La gente se encuentra confundida, resignada, impotente ante lo que pareciera ser un destino inevitable. Los poderes fácticos se alinean a favor del poderoso: todos quieren brincar al barco ganador. Pareciera que el sistema político mexicano ya votó por Enrique Peña Nieto y no hay nada más que hacer.

En lo personal, me siento abatido. Me resisto a seguir siendo tratado como peón de aquellos que se piensan como amos y señores de México, eligiendo el futuro de  millones de personas con sus carteras llenas y su indiferencia al sufrimiento de otros.

No es nada en contra de Peña, lo juro. Es un tipo bien educado en las formas (no así en los fondos), políticamente correcto, entrenado para no salirse del guión impuesto por los grupos de poder a los que representa. Un político insípido que se limita a decir “yo respeto” cada vez que se topa con un tema incómodo. Un autómata fabricado a imagen y semejanza del régimen autoritario al que pertenece, un sistema basado en el control. Así fue su campaña: controlada de principio a fin. Cada acto fue planeado por sus asesores con precisión milimétrica. En los spots nunca se le despeinó un solo pelo, ni se le veía una sola arruga a sus camisas. Todo salió impecable en este melodrama con tintes de farsa producido por Televisa.

Ante las críticas, Peña optó por el control de los medios. Repartir dinero se convirtió en el remedio a todos sus problemas, tanto a los reporteros que cubrieron su campaña (salvo honrosas excepciones) como a los grandes jeques de los medios, esos señores feudales de la información, capaces de inventarse de la nada a un candidato ganador y construirse una realidad paralela que sólo es posible en las pantallas de televisión y los titulares de la prensa. Quizá por eso me resulte tan difícil entender que un ex gobernador con una gestión tan  mediocre (por decir lo menos) se nos presente como puntero de las encuestas. Por más que busco justificaciones para ello, no encuentro argumentos sólidos para explicar cómo es que un gobernador cuyo mayor logro fue construir carreteras cuente con el beneplácito de millones. Basta darse una vuelta al Estado de México para darse de topes con la verdad.

Durante el segundo debate entre los presidenciables, Peña aseguró que si algo lo había marcado durante su campaña era haber visto de cerca las condiciones de pobreza y marginación en la que vivían millones de mexicanos. Un descubrimiento cuyo cinismo no deja de parecerme terrible, dados los casi de siete millones de pobres (43% de la población que vive en el Estado de México) que habitan la entidad que gobernó durante seis años.[1] Personas a quienes la administración de Peña mantuvo en el olvido, según evidencian datos como los del Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), organismo que ubica al Estado de México como la entidad donde más creció la pobreza de 2008 a 2010[2] y donde existen tres de los diez municipios más pobres del país (Ecatepec, Nezahualcóyotl y Toluca).[3]

Sin embargo, la pobreza no es el único tema en el que el Estado de México presenta deficiencias. En materia de derechos humanos la administración de Peña resultó ser un desastre rotundo como lo evidenció el caso Atenco, de acuerdo con el análisis de organizaciones civiles como el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez [4].

Algo similar ocurre en temas vinculados con la inseguridad, donde la falta de datos confiables impide hacer una evaluación seria de la política de seguridad de Peña, según la opinion de especialistas de la organización México Evalúa[5] y los vacíos de información que se presentan en estudios como el del Instituto Ciudadano de Estudios Sobre Inseguridad.[6]

En materia económica el escenario no es muy diferente. Datos del IMCO en 2010 ubicaban al Estado de México como la entidad con el segundo lugar en corrupción (dato con el cual coincide la organización Transparencia Mexicana[7]) y la segunda entidad con mayor deuda (aún cuando habrá que reconocerle a Luis Videgaray la manera en que reestructuró las finanzas del estado tras la criminal gestión de Arturo Montiel), ubicándose como la quinta entidad menos competitiva del país, a pesar de contar con el presupuesto más oneroso de la federación.[8]

En educación tampoco se obtuvieron logros importantes. Según el informe Estado de la educación en México 2011, desarrollado por la organización Mexicanos Primero, las estrategias locales impulsadas por el gobierno mexiquense “no han alcanzado a impactar en forma contundente” en el grueso de la población[9], aún con los pequeños avances que los estudiantes mexiquenses del nive básico y medio han registrado en la prueba Enlace desarrollada por la Secretaría de Eduación Pública.[10]

En el tema de infraestructura tampoco puede hablarse de resultados del todo exitosos para la administración Peña, pues si bien es cierto cumplió con la mayoría de sus compromisos firmados ante notario, muchos de ellos los cumplió a medias (123 según el PAN).[11] De ahí que para analistas como Raymundo Riva Palacio, casos como el de Zumpango evidencien las obras a medio terminar que dejó Peña, pues de los tres compromisos firmados en dicho municipio, tres de ellos quedaron inconclusos: un parque ecológico contaminado, un hospital sin doctores y una biblioteca sin libros.[12] Quizá por ello, los logros que presume el ex gobernador mexiquense resulten tan cuestionables para algunos expertos.[13]

Por más que intento, no puedo encontrar elementos suficientes para justificar la ventaja de Peña en función de sus resultados como gobernante. ¿Cómo puede un gobernante tan gris llevar una ventaja holgada en todas las encuestas? Pues por el apoyo que le han dado los medios para tapar sus debilidades. Ahí están las denuncias hechas por medios como Proceso y el diario británico The Guardian para tartar de demostrar el vínculo entre Peña y Televisa. Ahí están las portadas de diarios como Milenio, El Sol de México, El Universal, La Razón o La Crónica, los comentarios de los locutores de cadenas como RadioFórmula, o “líderes de opinion” tan cínicos como Cyro Gómez Leyva, Ricardo Alemán, Joaquín López Dóriga y muchos otros, siempre tan aplaudidores del PRI, apostándole siempre a su gallo en la contineda presidencial. “Ya luego vendrá la recompensa cuando Peña sea presidente”, se dicen a sí mismos mientras se frotan las manos llenos de avaricia y sin importarles un carajo su responsabilidad social a la hora de informar. Medios que, como todos, operan en función de sus propios intereses aún cuando se dicen defensores del interés público. Vaya hipocresía. Sólo así puede entenderse la supuesta supremacía electoral de un candidato que ha realizado campaña con las estructuras de su partido político en lugar de acercarse a la gente, al pueblo, algo que incluso se evidencia en sus spots donde resaltan las calles vacías que evidencian su carácter antipopular. Ahí se revelan las intenciones de Peña para gobernar desde la comodidad del televisor.

Y sin embargo, Peña es el menor de nuestros problemas. Lo grave es que un probable triunfo electoral del PRI significaría el regreso al modelo de partido hegemónico. Al controlar la presidencia de la República, obtener mayorías en las dos cámaras del poder legislativo y asegurar más de la mitad de las gubernaturas, el equilibrio de poder que se venía construyendo desde la fallida alternancia, nuestra incipiente democracia terminará de joderse. He ahí el riesgo inminente: el regreso del régimen autoritario y vertical que gobernó a su antojo este país durante 70 años, acompañado de las mafias que hoy buscan servirse con la cuchara grande.

Ahí están también los vínculos del PRI con los cárteles de la droga en estados como Tamaulipas y Veracruz, ahí están los 34 mil millones que Humberto Moreira robó a Coahuila, ahí están Elba Esther Gordillo y Carlos Romero Deschamps, tan impunemente libres, al igual que gobernadores criminales como Ulises Ruíz y Mario Marín, por citar tan solo algunos de los nombres más selectos de la camarilla tricolor. Ahí estarán también personajes maquiavélicos como Manlio Fabio Beltrones y Carlos Salinas de Gortari, operando desde las sombras con la protección de Peña para que el PRI pueda construirse una estructura legal y política lo suficientemente sólida como para mantener el poder en los años venideros. Ahí estarán los priístas, aprobando sus reformas liberales para terminar de hundir a un país que no termina de reponerse de linduras como el Tratado de Libre Comercio o el Fobaproa. Ahí estarán fortaleciendo sus aparatos de espionaje y control, sus clientelas siempre listas para las despensas que dejará el próximo proceso electoral. Ahí estará el grueso de los mexicanos, tan serviles a las órdenes del nuevo amo que buscará ser reverenciado en cada acto público, en cada entrevista. Ahí estarán las promesas de poner en cintura a las bandas criminales, aún cuando esto no represente ninguna garantía de estabilidad.

Sin embargo, el actual escenario previo a la jornada electoral del 1 de julio no podría entenderse sin la manera en que el candidato de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador perdió la inercia ascendente que llevaba a lo largo de la contienda tras su participación en el segundo debate entre los presidenciables, realizado en Guadalajara. El tabasqueño perdió el momentum al apostarle a una estrategia de no confrontación, en aras de convencer a los votantes independientes. Peña salió ileso del segundo debate, aún cuando había material para evidenciarlo ante las millones de personas que siguieron el ejercicio a través de la televisión. López Obrador dejó escapar la oportunidad ideal para asestarle el golpe definitivo al candidato tricolor.

Tampoco reaccionó en el posdebate, cuando el presidente Felipe Calderón aseguró que no le salían las cuentas, situación que fue aprovechada por el PRI para golpear a su más cercano perseguidor. Rogelio Ramírez de la O, la propuesta de López Obrador para encabezar la Secretaría de Hacienda, nunca dio la cara ante los medios para aclarar el punto y contrarrestar el ataque.

El otro golpe bajo lo asestó el PRI un día antes del debate organizado por el movimiento estudiantil #YoSoy132, cuando a través de YouTube se dieron a conocer las grabaciones que vinculaban a los universitarios con líderes de la izquierda, lo cual ayudó a fortalecer la campaña que el PRI emprendió contra los estudiantes desde varias semanas atrás, mediante las descalificaciones de columnistas y líderes de opinión coptados por el tricolor. Fue así que el equipo de Peña buscó quitarle legitimidad al debate de los #YoSoy132, al cual se negó a asistir para administrar su ventaja.

Y mientras todo esto ocurría, López Obrador se enredaba en sus propias contradicciones, dando respuestas confusas cada vez que se le preguntaban si respetaría los resultados del Instituto Federal Electoral. Un día denunciaba un intento de fraude y al día siguiente celebraba la imposibilidad del fraude denunciado el día anterior. La esquizofrenia del discurso lopezobradorista fue tierra fértil para que sus enemigos volvieran a golpearlo mediante comparaciones con el presidente venezolano Hugo Chávez.

La lentitud de AMLO para reaccionar le pasó factura. Desaprovechó el escándalo mediático generado por la nota del diario británico The Guardian, famoso por haber sido el eje de las filtraciones de WikiLeaks, sobre el vínculo de Peña con las televisoras. También pasó por alto caso denunciado por la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota, sobre una red de espionaje con fines políticos financiada con dinero del Estado de México para favorecer la carrera de Peña Nieto rumbo a Los Pinos, un tema que evidencia el carácter autoritario del PRI y que sin embargo se diluyó de la agenda pública gracias al fuerte cerco mediático impuesto por el tricolor. Tampoco se aprovechó el peso mediático de Marcelo Ebrard Casaubon y Juan Ramón de la Fuente (propuestos para la Secretaría de Gobernación y la Secretaría de Educación Pública, respectivamente), quienes al igual que Cuauhtémoc Cárdenas, terminaron regateando su apoyo al tabasqueño, quien nunca terminó de explotar realmente a su gabinete.

A una semana del día definitivo, la campaña de López Obrador nunca terminó por prender del todo, a pesar de que el instinto de supervivencia del político tabasqueño lo tiene con posibilidades de dar la sorpresa, aún con la amplia desventaja que tiene frente al PRI en cuanto a recursos económicos y estructura. Además, los análisis de prospectiva actuales no han logrado medir cuál será el impacto real que tendrá el Movimiento de Regeneración Nacional  (Morena) el día de la elección. El arma secreta del Peje es un misterio que sólo sus colaboradores más íntimos conocen a fondo, luego de seis años de recorrer todos los rincones del país en busca de un contrapeso a las estructuras partidistas. El éxito de López Obrador dependerá del voto independiente que logre captar en esta recta final de la contienda. Las plazas llenas en estados como Nuevo León, Jalisco, Puebla, Oaxaca o incluso el propio Estado de México, todavía mantienen viva la esperanza de sus simpatizantes, aún a pesar de las pifias cometidas por el tabasqueño en las últimas semanas y a pesar de los personajes que lo siguen arrastrando al descrédito público y que van desde el ex priísta Manuel Bartlett hasta el siempre recordado René Bejarano.

Si bien Josefina ha logrado levantarse un poco en las últimas semanas tras su desastrosa campaña, esto no impedirá que el PAN termine como tercera fuerza. Los panistas están derrotados y lo saben. Un secreto a voces que incluso han reconocido fuera de micrófonos integrantes del cuarto de guerra blanquiazul como Ernesto Cordero, Juan Ignacio Zavala o Alberto Pérez Cuevas, brazo derecho de Chepina. Me da la impresión de que el partido de Calderón evitará que su candidata se desfonde para apostarle a un conflicto poselectoral, ante una elección cerrada, y sentarse a negociar con el PRI. Un escenario muy similar al de 1988, cuando el PAN empezó su carrera a Los Pinos tras validar el fraude que terminaría imponiendo a Carlos Salinas de Gortari en la silla presidencial.

Gabriel Quadri en cambio, nunca pasó de ser una puntada de la maestra Gordillo que fue perdiendo gracia y simpatías conforme su enorme arrogancia terminó destacando más que sus propuestas de corte liberal. Si acaso le ayudará al partido Nueva Alianza a captar algunos votos para asegurar el registro mientras las estructuras del magisterio operan a favor de Peña, justo como se planeó desde el inicio.

Así las cosas, el panorama luce difícil. Sobre todo, porque la inmensa mayoría de los mexicanos parecieran no entender lo que está en juego. Las discusiones de política a través de las redes sociales se han centrado, en buena medida, en la capacidad y honestidad de los personajes, elementos que, si bien no dejan de tener cierta relevancia, pasan a segundo término cuando lo que está en el aire es el proyecto estructural que deberá seguir el país los próximos seis años: apostar por la continuidad de las política de libre mercado o darle fortalecer al Estado como ente regulador de la desigualdad que genera el mercado. Si bien cada candidato tiene matices muy particulares en sus plataformas programáticas (aquí un buen análisis de ellas: http://arenaelectoral.com/como_van#temas_pos), me parece que no hay que perder de vista lo importante a la hora de salir a las urnas: la urgente necesidad de un cambio de fondo en las relaciones de poder para quitarle peso a las partidocracias y fortalecer al ciudadano en lo referente a la toma de decisiones. Algo que resulta particularmente preocupante en votantes muy concentrados en la elección presidencial y que ha reparado poco en la manera en que se articularán las fuerzas políticas al interior del Congreso, tal como lo sostiene un estudio del Comité Conciudadano para la Observación Electoral, el cual señala que los mexicanos votarán a ciegas por sus representantes debido a que sólo el 2% de los 6 mil 442 candidatos al poder legislativo se han dado a conocer ante la ciudadanía.[14]

Debemos entender a los políticos como un instrumento para alcanzar nuestras metas como sociedad, no como un fin en sí mismos. Me parece urgente utilizar las herramientas que tenemos a la mano para romper con las aparatos de dominación hoy vigentes que pretenden fortalecer aún más el poder de los oligopolios, aún cuando sus abusos están desgarrando al país entero. Por eso mi voto este 1 de julio estará con López Obrador, ese “caudillo anticuado que no conoce la autocrítica pero que representa un mal menor”, como bien apunta Juan Villoro.[15] Aclaro que mi voto por la izquierda no representa un cheque al portador y que, gane quien gane, habremos de exigirles resultados y cuentas claras a quienes resulten electos, siempre y cuando ganen en buena lid. Ante este ambiente de tintes fúnebres y esperanzas a medio coagular, no queda más remedio que seguir transformando al mundo desde la trinchera que le corresponde a cada quién. La democracia y la construcción de ciudadanía no pueden reducirse únicamente a un proceso electoral. Así las cosas, que pase lo que tenga que pasar.


El discurso de México y Estados Unidos en materia de narcotráfico y seguridad

Un trabajo que rescato de los archivos, realizado en 2009, cuyo principal objetivo es analizar la relación bilateral México-Estados Unidos en materia de narcotráfico e inseguridad desde una perspectiva de comunicación política.

:::.

Antecedentes

Desde principios del siglo XX, la relación bilateral entre México y EU ha sido profundamente marcada por el tema del narcotráfico. A partir de entonces, las políticas antidrogas han sido dictadas por el gobierno estadounidense y asumidas cabalmente por su contraparte mexicana debido a lo que algunos especialistas en el tema denominan una asimetría de poder en la relación entre México-EU.

Sin embargo, esa condición hegemónica de EU no impidió que a partir de la década de los 70, ambos gobiernos emprendieran una lucha cojunta en contra del narcotráfico, tal como quedó de manifiesto con la Operación Condor durante 1977, la cual fue denominada como “la más gigantesca abatida contra el tráfico de drogas que se haya realizado en México”, a decir de algunos funcionarios de la época.[1]

Para la década de los 80, la relación entre México y EU vivió uno de sus puntos más álgidos en materia de narcotráfico luego del asesinato del agente encubierto de la DEA, Enrique Camarena Salazar, a manos de los carteles mexicanos, situación que derivó en una crisis diplomática entre los gobiernos de Miguel de la Madrid y Ronald Reagan, la cual contó con una amplia cobertura mediática a los dos lados del Río Bravo.

A partir de la década de los 90, los distintos carteles del país emprendieron una batalla territorial por el control del tráfico de drogas en México y las principales rutas hacia EU. Durante esta época, las organizaciones de narcotraficantes tuvieron una ingerencia más notable dentro de la política nacional; episodios como los asesinatos del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo o de José Francisco Ruíz Massieau, el entonces secretario general del PRI, sacudieron a la sociedad mexicana de la primera mitad de los 90. Incluso existían sospechas de que el hermano del presidente Carlos Salinas de Gortari, Raúl Salinas de Gortari, hermano del entonces presidente de la República, protegía a varios integrantes del cartel del Golfo, encabezado por Juan García Abrego, quien fue detenido y extraditado a Colorado (por su calidad de ciudadano estadounidense) en 1995, lugar donde actualmente purga una condena. Tan solo una prueba de lo fuertemente vinculados que se encontraban los altos mandos del gobierno y los carteles.

Con el derrumbe del régimen vigente durante más de 70 años y el arribo del PAN a la presidencia de la República en 2000, luego de la victoria de Vicente Fox, las diversas organizaciones de narcotraficantes, vieron en esta, una oportunidad idónea para que los carteles adquirieran una mayor autonomía respecto del poder político.[2] Esto provocó que la disputa territorial arrojara una creciente ola de violencia que ha encendido los focos rojos en Washington, donde crece la preocupación de que la violencia sin control pueda empezar a regarse a través del territorio estadounidense.

A partir de entonces, los gobiernos de México y EU se han visto envueltos en una serie de declaraciones que van desde la “responsabilidad compartida”, hasta descalificaciones mutuas respecto al problema, que de acuerdo con algunos especialistas en la materia, incluso pone en riesgo la viabilidad del Estado mexicano.

:::.

Las contradicciones en el discurso antidrogas de México y EU

En febrero de 2009, Dennis C. Blair, director de Inteligencia Nacional del gobierno de Barack Obama, señaló que el poder de los cárteles de droga mexicanos “impide” la capacidad de las autoridades federales de México de gobernar partes de su territorio e inhabilitan la consolidación de instituciones democráticas.[3]

“La influencia corruptora y la creciente violencia de los cárteles impiden a la capital gobernar en algunas partes del territorio”, explicó Blair, ante el Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, quien sin embargo, sostuvo que el gobierno mexicano era capaz de resolver la crisis.[4]

Además, advirtió que la imposibilidad que ha mostrado el gobierno mexicano para controlar parte de su territorio, y la corrupción alentada por el crimen organizado, erosionarán la tradicional posición privilegiada e influencia política de Estados Unidos en la región, “a menos que el país pueda dar respuesta a esos desafíos de forma más permanente e inmediata”.[5]

La repercusión de la supuesta ingobernabilidad del gobierno mexicano dio pie a que diversos analistas calificaran como muy grave el riesgo actual de que México pueda convertirse en un “Estado fallido”, es decir, una estructura donde la incapacidad del gobierno para ejercer su autoridad, pone en entredicho la viabilidad del Estado mexicano de acuerdo a la definición más básica del término.[6]

La molestia al interior de la administración de Felipe Calderón fue evidente. Las declaraciones de Blair no sólo representaban una severa crítica hacia la situación del país, sino que también echaba abajo la tesis oficial del gobierno mexicano, la cual defiende que la autoridad está ganando la denominada guerra contra el narcotráfico, una de las estrategias de Calderón para legitimar su gobierno luego de las dudas que generó entre la población el proceso electoral de 2006.

El mandatario calificó de absurdas las declaraciones y en un tono molesto criticó “la distorsión que hay de México fuera de nuestras fronteras”, pues consideró que su gobierno está “fortaleciendo la gobernabilidad en aquellas zonas donde se ha visto debilitada o vulnerada, y para ello estamos empleando todas las fuerzas del Estado”, según señaló durante un evento oficial el 12 de marzo pasado.[7]

“Por primera vez el gobierno está limpiando la casa de arriba abajo (…) no se preocupen si ven polvo salir de las ventanas, estamos limpiando la casa”, aseveró Calderón, quien incluso retó a probar la supuesta ingobernabilidad de su administración.

“Es absolutamente falso y absurdo que se señale que México no tiene autoridad sobre un punto del territorio nacional. Yo reto a quien diga eso que me diga a qué puntos del territorio nacional quiere ir, lo único que le pido es que no venga  de vacaciones como parece que vienen algunos analistas a México (…) Exijo que vayamos al punto que quieran del territorio nacional para demostrar el imperio del Estado, Sí tenemos problemas como los que tiene Estado Unidos, pero lo que tenemos nosotros es una firme determinación de terminar un problema que no ha sido creado en nuestro país y que sufre como consecuencia de estar a lado del mayor consumidor de drogas en el mundo y del mayor proveedor de armas del mundo”.[8]

Un poco antes, otro incidente ya había ocasionado una severa indignación entre los altos mandos del gobierno federal, luego de que la revista Forbes ubicara al narcotraficante Joaquín Guzmán Loera, alias El Chapo, como uno de los hombres más ricos del mundo. Esto provocó que incluso, el mandatario denunciara una campaña orquestada para dañar la imagen de México ante el mundo. Aunque no dio nombres, la referencia al gobierno estadounidense fue ineludible.

“Hay que lamentar profundamente que se haya escalado una campaña que parece que es una campaña contra México, que la opinión pública y ahora hasta las revistas no sólo se dedican a atacar, a mentir, sobre la situación de México, sino a exaltar a los criminales en lo que en México consideramos que es apología del delito. Eso ni nos arredra ni modifica un ápice nuestra firme determinación de fortalecer el Estado de derecho en México”.[9]

El mandatario aseguró que se ha quebrado una buena parte de la estructura financiera y logística del crimen organizado.

En el mismo tono, el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, calificó de desafortunadas y carentes de seriedad las declaraciones del director nacional de Inteligencia de EU.

“Declaraciones como las del señor Blair son desafortunadas y no contribuyen a generar el clima de confianza indispensable para ganar esta lucha”, aseveró Gómez Mont, quien incluso exigió al gobierno de Estados Unidos que se reconozca el esfuerzo y liderazgo de México en el combate al crimen organizado.

“Porque si Estados Unidos no fuese el mayor mercado de drogas del mundo, nosotros no tendríamos este problema (…) Si ellos asumieran con mayor seriedad, su compromiso para que se respeten las leyes norteamericanas que prohíben la exportación de armas a México, el tenor de esta lucha sería distinto. Al impedir que más droga llegue a niños y jóvenes, la lucha de México contra el narcotráfico, está salvando miles de vidas inocentes en las calles de México y también en las de Estados Unidos”, afirmó el responsable de la política interior.[10]

Desde el inicio de su administración el respaldo del ejército, Calderón inició una cruzada frontal contra el narcotráfico con un operativo de gran resonancia mediática en su natal Michoacán, recién tomó posesión del ejecutivo. A partir de entonces, el gobierno federal ha hecho todo lo posible por defender la tesis de que la autoridad está ganando la guerra contra el narcotráfico, a pesar de que desde el inicio de la administración actual hasta el 13 de marzo de 2009, se contabilizaron 10 mil 475 asesinatos, de acuerdo con cifras de la PGR.[11]

Los ejemplos de cómo los altos funcionarios del gobierno federal han tratado de defender dicha postura son muchos. En mayo de 2008, el procurador general de la República, Eduardo Medina Mora, afirmó de manera categórica que la guerra contra el crimen organizado la va ganando el Estado, “aunque no lo parezca”.[12] En el mismo tono fueron las declaraciones del entonces secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, quien rechazó que el gobierno federal estuviera perdiendo la batalla contra el crimen organizado, e incluso afirmó que los operativos instrumentados para combatir el narcotráfico arrojaban resultados positivos. “No, de ninguna manera, los operativos están dando resultados. Le estamos dando, y duro en esta lucha contra el crimen organizado, a las estructuras logísticas y financieras de los grupos criminales”, aseguró Mouriño, quien en noviembre de ese mismo año perdería la vida en un accidente aéreo que diversos especialistas atribuyeron al narcotráfico, a pesar de que nadie se adjudicó el hecho.

El énfasis de algunos integrantes del gabinete por enaltecer la cruzada del gobierno federal contra el narcotráfico incluso derivó en algunas declaraciones polémicas, como la del secretario de Economía, Gerardo Ruiz Mateos, quien aseguró que antes de la llegada al poder del presidente Felipe Calderón, la penetración del crimen organizado en “las entrañas” del gobierno, era tan seria que “el próximo presidente de la República iba a ser un narcotraficante”, según declaró en Paris ante representantes de la comunidad mexicana.[13]

Sin embargo, los hechos parecen contradecir el discurso oficial, según lo expresan las propias cifras del gobierno federal. Un ejemplo claro, son las declaraciones del procurador general de la República, Eduardo Medina Mora y algunos reportes de inteligencia de la SSP. Por una parte, el titular de la PGR reconoció en abril de 2007 que el narco enfrentaba un momento difícil, y por consecuencia, “una severa crisis en su articulación criminal”. En contraparte, un estudio de la SSP titulado Radiografía de las organizaciones de narcotraficantes, actualizado en diciembre de 2008, sostiene que la estructura de algunas orgaizaciones como el cartel de Tijuana están en plena expansión.[14] ¿Cómo puede enfrentar una organización una “severa crisis” y al mismo tiempo estar en plena expansión? Incluso existen reportes del gobierno estadounidense que sugieren que la presencia de los carteles mexicanos en territorio estadounidense va tomando más fuerza en ciudades como Atlanta, por ejemplo.[15]

Otro caso comúnmente citado para demostrar el éxito de la estrategia militar de Calderón es el caso de Ciudad Juárez, Chihuahua. Con cerca de 1,600 ejecuciones el año pasado, Ciudad Juárez es la ciudad más violenta de México. El estado de Chihuahua, donde Ciudad Juárez se localiza, registra dos veces más muertes violentas que el estado que le sigue en violencia, Sinaloa. En 2008, la PGR registro 2,044 muertes violentas en Chihuahua; Sinaloa registro 985 (menos ejecuciones que en Ciudad Juárez por si sola). Aún mas, una noticia filtrada desde la policía de Juárez denunció que en la primera mitad de 2008 (el único período con información disponible), los homicidios se incrementaron en forma constante—casi sin excepción—mes tras mes[16]. La violencia había alcanzado niveles tan álgidos que un residente de Ciudad Juárez puso un cartel fuera de su oficina que informaba: “Aventar la basura o cadáveres esta terminantemente prohibido.” Este mismo hombre fue posteriormente asesinado.

Esto ha demostrado que pese a lo contundente de sus propios datos, el gobierno mexicano sigue manteniendo el mismo discurso, el cual sugiere que se está desarticulando poco a poco a los carteles, y por ende, ganando la guerra contra el narcotráfico. Esto ayuda a entender el por qué, las declaraciones de Blair, quien tiempo después se retractaría de las mismas[17], provocaron tal molestia en el gobierno federal, el cual ya antes había criticado el papel que estaba desempeñando EU en la cruzada contra las drogas, durante los últimos meses de la administración Bush.

Como muestra de ello, en junio de 2008, Calderón consideró “inconcebible” que en un año México haya puesto a disposición de la justicia a más de 20 mil personas vinculadas con el tráfico de drogas, y que en Estados Unidos no haya “una cifra específica” de su compromiso para combatir las redes criminales que operan de ese lado de la frontera.

“Es inconcebible que las redes criminales existan sólo del lado mexicano y que al pasar la droga por la frontera desaparezcan como por arte de magia, como si no existieran”, dijo el Jefe del Ejecutivo durante su encuentro con corresponsales españoles, en el que precisó que su gobierno ha encabezado una lucha frontal contra el narcotráfico: “hemos cerrado espacios a la estructura criminal y golpeado de manera importante su estructura financiera y operativa, y eso ha provocado reacomodo dentro de las propias bandas”.[18]

A raíz del creciente malestar en su contraparte mexicano, el nuevo presidente estadounidense, Barack Obama decidió entablar un diálogo directo con Calderón para poner sobre la mesa la forma en que la nueva administración estadounidense trataría el problema del narcotráfico, asumiendo de entrada, una “responsabilidad compartida” junto a México.

Este acercamiento sentó las bases para un proceso de negociación y análisis del problema de forma conjunta entre EU y México. En este sentido, la visita oficial de Hillary Clinton, jefa de Estado del gobierno norteamericano, y de Janet Napolitano, secretaria de Seguridad Nacional de EU, sirvió como antesala de lo que sería la primer visita oficial de Obama a México, programada para el 16 y 17 de abril.

En su arribo a la capital mexicana a finales de marzo, Clinton presentó un discurso más contundente sobre la corresponsabilidad de EU en la lucha contra el narcotráfico, país al que le achaca contar con una legislación laxa en materia de venta de armas de las que se abastecen casi en un 90% los cárteles de la droga mexicanos.

En el vuelo que la trajo a la ciudad de México para una visita de dos días, Clinton mencionó que la incapacidad de EU para enfrentar el problema de la demanda “crea una situación por la cual la gente considera responsables al gobierno y al pueblo mexicanos. Eso no es justo”.[19]

En lo que han sido las declaraciones más directas del gobierno estadounidense en admitir que el narcotráfico es un “problema compartido”, la funcionaria dijo que la “insaciable” demanda de drogas en su país alimenta el problema, así como la falta de resultados para detener el contrabando de armas.

Al finalizar el encuentro con Calderón en Los Pinos, Clinton ofreció una conferencia de prensa en la que descartó que en México existan “territorios ingobernables”, como manifestó a principios de mes el director de Inteligencia Nacional de Estados Unidos, Dennis C. Blair. Asimismo, anunció la creación de una Oficina de Implementación Bilateral en México, en la que funcionarios de ambos países “trabajarán para combatir a los narcotraficantes y la violencia que tratan de diseminar”, aunque no precisó más detalles.

El discurso de EU no quedó del todo claro. El mismo día que Clinton se reunió con Calderón en la capital mexicana, Janet Napolitano, secretaria de Defensa y Seguridad de EU, reconoció ante el Congreso de su país que el gobierno de Felipe Calderón se enfrenta a “una amenaza existencial” en su lucha contra los cárteles de la droga y aseguró que EU está elaborando un “plan de contingencia” con las autoridades locales y estatales para responder “al peor de los casos”.[20]

¿Está en riesgo la viabilidad del Estado mexicano o no? Las declaraciones de Napolitano parecen apoyar lo que en un principio declaró Blair, pero por otra parte, el discurso de Clinton parece ir en dirección contraria.

Sin embargo, la visita oficial de Hillary no logró que el malestar de Calderón bajara de tono. El reclamo hacia el gobierno de los EU adquirió cierta repercusión en el ámbito internacional luego de que en una visita oficial a Gran Bretaña, a finales de marzo de 2009, el mandatario declarara al diario británico Financial Times que ni la ayuda financiera de Washington hasta el momento, ni sus intentos por frenar la actividad ilegal a lo largo de su frontera de 3 mil 200 kilómetros, resultaban suficientes para erradicar al narcotráfico, a pesar de que la misma Presidencia de la República aclaró que las declaraciones publicadas por el diario fueron sacadas de contexto.[21]

“La ayuda debería ser equivalente al flujo de dinero que los consumidores estadounidenses dan a los criminales”, señaló Calderón, refiriéndose a las compras de narcóticos de cárteles de drogas mexicanos por personas en EU.[22]

Asimismo, otro hecho continuó con la tensión bilateral, luego de que se diera a conocer que el hoy virtual embajador de EU ante México, Carlos Pascual, de ascendencia cubano-estadunidense y egresado de Harvard, es un experto en “Estados fallidos”, tal como lo publicó el periódico La Jornada.[23]

En la revista Foreing Affairs de julio-agosto de 2004, Pascual, junto con Stephen Krasner, publicó un artículo sobre los “Estados fallidos”, en el que afirmó: “En un mundo interrelacionado los Estados débiles y fallidos representan un riesgo para Estados Unidos y la seguridad global. Además, representan uno de los retos más importantes para la política exterior en la era contemporánea. Cuando el caos prevalece, el terrorismo, el narcotráfico, la proliferación de armas y otras formas de crimen organizado florecen”, según información del rotativo mexicano.

Este hecho puso en entredicho la postura real de EU respecto a México, ya que nuevamente, las acciones del gobierno estadounidense resultan notoriamente contradictorias al discurso oficial y protocolario del que había echado mano Clinton.

Pese a todas las polémicas posteriores a la visita de la Jefa de Estado norteamericana, en la que se preparó el terreno para la visita de Barack Obama a la ciudad de México, el discurso del mandatario estadounidense se dio en un tono conciliador, con el objetivo de limar asperezas con su homólogo mexicano.

Así lo sugieren declaraciones como las del 29 de marzo durante una entrevista concedida al programa Face the Nation, de la cadena CBS. En dicha emisión, Obama rechazó que los cárteles de la droga supongan una “amenaza a la existencia” de los gobiernos de México y Estados Unidos, aunque consideró que esta lucha se le ha escapado de las manos del gobierno mexicano y que esta situación representa una amenaza grave para las comunidades estadounidenses. Sin embargo, refrendó lo dicho por Clinton en relación a la “responsabilidad compartida”.[24]

“Por esta razón tenemos que reconocer que esta lucha es una calle de doble vía”, dijo Obama al reconocer que, desde Estados Unidos, “tenemos que poner de nuestra parte reduciendo el consumo y el tráfico de armas y de dinero” que van a parar a los cárteles de la droga.

Asimismo, el presidente Obama comparó la “valiente y audaz” campaña del presidente de México, Felipe Calderón, contra los cárteles de la droga con la guerra que, en su momento, libró Elliot Ness en EU contra la mafia de Al Capone, declaración que intentó resaltar la labor de Calderón a pesar de ser severamente criticada entre algunos representantes del poder legislativo mexicano.

En su arribo a México, el tema del abastecimiento de armas provenientes de EU y utilizadas por narcotraficantes mexicanos, fue uno de los temas centrales de Obama.

“Nadie tiene ilusiones de que tratar de restaurar esta eliminación será fácil”, dijo el mandatario. “Lo he dicho antes y lo repito, tengo enorme admiración por el valor del presidente (Calderón) y de todo su gabinete, por los policías y los militares que están atacando a estos cárteles”, señaló Obama, quien agregó que la demanda de droga en Estados Unidos es lo que ayuda a que estos cárteles funcionen. “Esta guerra (contra el narcotráfico) se está librando con armas no compradas aquí, sino en mi país”.[25]

“Como dije antes, y es algo que el presidente Calderón y yo reconocemos firmemente, no se puede combatir esta guerra con una sola mano, no se puede simplemente tener un esfuerzo del lado de México y no de Estados Unidos, y lo mismo vale a la inversa(…) Nadie tiene ilusiones de que tratar de reinstaurar esta eliminación será algo fácil. Será cuestión de ver cómo podemos mejorar nuestra policía y nuestra vigilancia (…) No quiere decir que vamos a trabajar hacia una eliminación de las armas de facto, pero rápidamente podemos lograr progresos importantes en este campo”.[26]

A pesar de que no se llegó a un acuerdo concreto para combatir al narcotráfico, el discurso estadounidense de Obama sirvió para reducir los reclamos de Calderón y restablecer un clima más cordial dentro de la relación bilateral, tal como lo dejaron entrever algunas declaraciones posteriores de ambos mandatarios.

Sin embargo, varias voces al interior del gobierno estadounidense, dependientes del poder ejecutivo, parecen no estar muy de acuerdo con la forma en que se está librando la guerra contra el narcotráfico.

A mediados de mayo pasado, Gil Kerilkowske, el recientemente nombrado zar antidrogas de la Casa Blanca, declaró nulo el concepto de “guerra contra las drogas” dentro de Estados Unidos, mientras se intensifica el debate político sobre el fracaso de ese concepto y en favor de la legalización de la mariguana.[27]

Esto representa otra seria contradicción dentro de la administración Obama, ya que mientras EU continúa financiando las “guerras contra la droga” en México y otras regiones, mediante estrategias como la Iniciativa Mérida, dentro del país es cada vez más evidente que hay un cambio de óptica tanto dentro como fuera del gobierno, y hoy fue expresada por uno de los comandantes de esa “guerra”.

Otro ejemplo de inconformidad lo mostró el propio ejército estadounidense, según la conclusión de un reporte sobre la viabilidad de la Iniciativa Mérida elaborado por el Instituto de Estudios Estratégicos del Ejército de Estados Unidos, el cual cuestiona que este plan bilateral no sólo se concentre en combatir a los productores de droga, sino que, además, dice, parece restarle recursos a la prevención de adicciones en ese país.[28]

“La Iniciativa no está siendo acompañada de ningún esfuerzo real de prevención, tratamiento u otros programas relativos a la demanda en Estados Unidos. Peor aún, el dinero gastado en la Iniciativa Mérida parece ser que ha sido a expensas de tales programas”, dice el documento. “El presupuesto para la publicidad en contra de las drogas en Estados Unidos se redujo más de la mitad (de 140 a 60 millones de dólares anualmente) en la administración de George Bush, y la aprobación de la Iniciativa Mérida se dio junto con un recorte de 73 millones de dólares a los programas nacionales de tratamiento”, agrega.

Sin embargo, todo parece indicar que el acercamiento de Obama ya empieza a generar algunos acuerdos concretos entre México y EU, tal como lo apunta el reciente acuerdo de cooperación “sin precedentes” firmado entre ambos países para reforzar la seguridad fronteriza y atajar el tráfico ilegal de drogas, dinero y armas pero sin entorpecer el flujo regular del comercio y de personas.[29]

“Este acuerdo supone un nuevo paso en el terreno de la cooperación bilateral”, aseguró Napolitano en referencia a los programas de desarrollo tecnológico, de intercambio de inteligencia y de entrenamiento.

La secretaria de Seguridad Interna precisó, además, este programa supondrá el aumento de registros e inspecciones de los vehículos que van hacia México; el intercambio de inteligencia sobre actividades delictivas en la frontera y el fortalecimiento de los protocolos para el intercambio de esos datos.

::.

[1] Luis Astorga. El siglo de las drogas: el narcotráfico del Porfiriato al nuevo milenio. Plaza Janés. México. 2005. p. 115

[2] Íbid p. 162

[3] El poder de los cárteles crea ingobernabilidad en México, asegura la inteligencia estadunidense. La Jornada. 12 de febrero de 2009.

[4] EU: Calderón no gobierna en parte del territorio nacional. Milenio diario. 11 de marzo de 2009.

[5] Corrupción y narco en México erosionan a EU: Denis Blair. La Jornada. 11 de marzo de 2009.

[6] “El Estado es una asociación que reclama para sí el monopolio del uso legítimo de la violencia y no puede ser definido de otra manera”, según se afirma en: H. H. Gerth y C. Wright Mills. From Max Weber, Londres, 1948.

[7] Que me digan dónde no gobierno: Calderón. Excélsior. 12 de marzo de 2009.

[8] Calderón reta a EU a comprobar que sí hay autoridad en México. El Universal. 12 de marzo de 2009.

[9] Ibidem.

[10] Segob rechaza que haya ingobernabilidad. El Universal. 11 de marzo de 2009.

[11] Suman 10 mil 475 ejecuciones en esta administración: PGR. El Universal. 25 de marzo de 2009

[12] “Aunque no lo parezca”, vamos ganando: Medina. Milenio diario. 29 de mayo de 2009.

[13] Si no se hubiera enfrentado al crimen, el presidente sería narco: SE. Milenio diario. 18 de febrero de 2009.

[14] Ricardo Ravelo. “La Consolidación” dentro de El México narco: primera parte. Proceso, edición especial número 24, México, junio de 2009.

[16] Bill Conroy. Juarez murders shine light on an emerging ‘Military Cartel’. Narco News. 6 de diciembre de 2008.

[17] Dennis Blair rechaza que haya un “Estado fallido”. El Universal. 27 de mayo de 2009.

[18] EU no aporta ni datos: Calderón. Milenio diario. 10 de junio de 2008.

[19] Hillary: injusto culpar a México por el narco. El Universal. 26 de marzo de 2009.

[20] México enfrenta una “amenaza existencial”, acepta Napolitano. El Universal. 26 de marzo de 2009.

[22] Insuficiente el apoyo contra las drogas: dice Calderón al Financial Times. Milenio diario. 27 de marzo de 2009.

[23] Experto en “estados fallidos”, el próximo embajador de EU. La Jornada. 27 de marzo de 2009.

[24] Narcoviolencia, fuera de control, alerta Obama. El Universal. 30 de marzo de 2009.

[25] Calderón y Obama cerrarán frontera a armas. http://www.eluniversal.com.mx. 16 de abril de 2009.

[26] México y EU buscan nueva era de cooperación bilateral. El Universal. 17 de abril de 2009.

[27] Washington elimina el concepto de “guerra contra las drogas”. La Jornada. 15 de mayo de 2009.

[28] Inefectiva, estrategia contra las drogas: Ejército de EU. El Diario de Ciudad Juárez. 15 de junio de 2009.

[29] México y EU anuncian plan para reforzar seguridad fronteriza. El Informador. 16 de junio de 2009.

La filosofía para alcanzar la libertad y transformar la realidad

Un video que explica la importancia de la filosofía como una vía para descubrir la realidad más allá del pensamiento cotidiano y técnico. La conclusión del programa argentino Mentira La Verdad me parece fantástica: hacemos filosofía para ser libres y transformar la realidad. Y todo explicado desde la comodidad del transporte público, uno de los mejores sitios para ejercer el oficio filosófico.

Este programa me recordó el genial curso de filosofía por televisión impartido por José Pablo Feinmann, Filosofía aquí y ahora, una serie atípica que pretende derribar el paradigma de que la televisión como sinónimo de la “caja idiota”. Aquí les dejo una probadita de Hegel y su dialéctica del amo y el escalvo, muy ad hoc para estos tiempos políticos en los que necesitamos entender por qué las cosas funcionan como funcionan para luego poder transformar nuestra realidad.

También les dejo el link con la lista completa del programa. Yo no había visto que ya sacaron también la temporada IV y V, donde se habla de asuntos como el pensamiento crítico latinoamericano o temas fundamentales para entender la globalización que van del terrorismo a los derechos humanos. Aquí les dejo el link para que le echen un ojo con calma:

http://www.encuentro.gov.ar/sitios/encuentro/Programas/detallePrograma?rec_id=50205

::.

Maldita la hora

La lluvia de neón danza en la pared

y rebota tu fotografía en mi memoria,

y tus palabras esquivas como picahielos,

en mi pecho ronda sedienta la muerte

carmesí, con su velo nocturno y sus

enaguas como rosas abiertas y marchitas,

secando las raíces del habla,

que ciega con su voz mi agonía donde

arde mi tristeza en metal crispado,

aliento fúnebre con vocación homicida

revienta el concreto y brota sangre

de tu silencio y brotan púas de tu boca

masticando mis escombros, noche sin luna,

como piedra, como la oscuridad más plena,

certidumbre idiota de los que esperan,

maldita la hora que me ahogué sobre tu lecho.

::.

Apuntes de semiótica y/o semiología

¿Qué es la semiótica/semiología?

La semiología es la ciencia que estudia los sistemas de signos: lenguas, códigos, señalizaciones, etcétera. Actualmente, no hay consenso, ni autor que se atribuya o tome la iniciativa de plasmarla en algún manual. Se propone que la semiología sea el continente de todos los estudios derivados del análisis de los signos, sean estos lingüísticos (semántica) o semióticos (humanos y de la naturaleza).

Para Ferdinand de Saussure, la semiología es “una ciencia que estudia la vida de los signos en el marco de la vida social”. Su definición de signo como entidad de dos caras (significado y significante) ha anticipado y determinado todas las definiciones posteriores de la función semiótica. Así pues, consideraba implícitamente al signo como un artificio comunicativo que afectaba a dos seres humanos dedicados intencionalmente a comunicarse y a expresarse algo.

Por su parte, el estadounidense Charles Sanders Peirce definió a la semiótica como “la doctrina de la naturaleza esencial y de las variedades fundamentales de cualquier clase posible de semiosis. (…) Por semiosis entiendo una acción, una influencia que sea o suponga, una cooperación de tres sujetos, como por ejemplo, un signo, su objeto y su interpretante, influencia tri-relativa que en ningún caso puede acabar con la acción entre parejas”. Una diferencia respecto a la definición de Saussure, es que para Peirce, el signo no requiere ser emitido intencionalmente. En otras palabras, podríamos decir que un signo es todo aquello que, a partir de una convención aceptada previamente, pueda entenderse como alguna cosa que esta en lugar de otra.

De acuerdo a la definición de Charles William Morris (1938) “algo es un signo sólo porque un intérprete lo interpreta como signo de algo… por tanto, la semiótica no tiene nada que ver con el estudio de un tipo de objetos en particular, sino con los objetos comunes en la medida en que participan en la semiosis”.

Para P. Guiraud (1972) la semiótica estudia las distintas señales, signos y códigos de comunicación lingüísticos y los no lingüísticos. Esta definición tiene el mismo sentido abarcador que la de Saussure, pues asigna a la semiótica la tarea de encargarse del estudio científico, tanto del lenguaje oral (código lingüístico) como de otros signos y señales no lingüísticos (lenguaje de banderas, gestos, el lenguaje Braille, etc).

:::.

La semiología de los mass media en Roland Barthes

Su obra ha sido considerada por algunos filósofos alemanes como un intento de construir una filosofía de la semiótica, cuya identidad reside en el reconocimiento de su singularidad. Entre sus obras destacan: Elementos de semiología (1965), Crítica y verdad (1966), Sistema de la moda (1967), S/Z (1970), El imperio de los signos (1970), El placer del texto (1973), Fragmentos de un discurso amoroso (1977) y La cámara lúcida (1980). En 1980 Barthes fue víctima de un mortal accidente de automóvil cerca de la Sorbona.

Barthes es parte de la escuela estructuralista, influenciado por el lingüista Ferdinand de Saussure, por Benveniste, Jakobson y Lévi-Strauss. Crítico de los conceptos positivistas en literatura que circulaban por los centros educativos franceses en los años 50. Una parte de la obra inicial de Barthes, si bien heterogénea y a menudo abstracta, puede ser accesible con una lectura metódica y concentrada; los conceptos propuestos para el análisis semiológico, en un primer momento provenientes de lingüistas como Saussure, Hjelmslev y otros van derivando a una especificidad mayor que permite avanzar por el entonces poco transitado camino de la Semiótica.

En S/Z, de 1970, realiza un análisis extenso de una historia breve, el Sarrasine de Balzac, donde pretende identificar otras fuentes de significado y de relevancia. Con su lectura tan abierta, establece cinco grandes códigos que determinan los tipos de significado, y que pueden encontrarse en un texto a través de múltiples lexias. Estos grandes códigos lo llevaron a definir que las historias tienen la capacidad de ofrecer una pluralidad de significados, si bien ésta se halla limitada por otros elementos formales, como es la secuencia lineal de la escritura: al ser una línea temporal definitiva, que debe ser seguida por el lector, restringe su libertad analítica e interpretativa. De este proyecto concluye que un texto ideal debiera ser reversible; es decir, abierto a una gran variedad de interpretaciones diferentes. Un texto solo puede ser reversible al evadir los artefactos restrictivos que Sarrasine tiene, por ejemplo las líneas temporales restrictivas, así como definiciones exactas de eventos. Él lo describe como la diferencia entre un texto escribible, en la cual el lector reinterpreta libremente y adquiere un papel activo en el proceso creativo; y un texto legible, en los cuales se restringen estas posibilidades y son textos simplemente leídos. Este proyecto le ayudó a identificar lo que él buscaba en la literatura, la apertura para múltiples interpretaciones. Su noción de textos escribibles es similar al concepto del hipertexto, el cuál será desarrollado posteriormente por otros autores.

:::.

El signo como referente de la cultura según Umberto Eco

Se pueden definir dos presupuestos clave en la amplia producción del autor: en primer lugar, el convencimiento de que todo concepto filosófico, toda expresión artística y toda manifestación cultural, de cualquier tipo que sean, deben situarse en su ámbito histórico; y en segundo lugar, la necesidad de un método de análisis único, basado en la teoría semiótica, que permita interpretar cualquier fenómeno cultural como un acto de comunicación regido por códigos y, por lo tanto, al margen de cualquier interpretación idealista o metafísica.

Teniendo en cuenta este planteamiento, se puede comprender el porqué de la variedad de los aspectos analizados por Umberto Eco, que abarcan desde la producción artística de vanguardia, hasta la cultura de masas.

A la sistematización de la teoría semiótica dedicó, sobre todo, el Tratado de semiótica general (1975), obra en la que el autor elabora una teoría de los códigos y una tipología de los modos de producción sígnica.

Durante los años del auge del estructuralismo, Eco escribió, enfrentándose a una concepción ontológica de la estructura de los fenómenos naturales y culturales, La estructura ausente (1968), que alcanza su óptima continuación en Lector in fabula (1979). En esta última obra, efectivamente, se afirma que la comprensión y el análisis de un texto dependen de la cooperación interpretativa entre el autor y el lector, y no de la preparación y de la determinación de unas estructuras subyacentes, fijadas de una vez por todas.

Algunos conceptos básicos del Tratado, en cambio, fueron estudiados nuevamente, discutidos y, en ocasiones, modificados por el propio autor en una serie de artículos escritos para la Enciclopedia Einaudi y recogidos después en Semiótica y filosofía del lenguaje (1984). El concepto de signo, especialmente, abandonando el modelo propio “de diccionario” por un modelo “de enciclopedia”, ya no aparece como el resultado de una equivalencia fija, establecida por el código, entre expresión y contenido, sino fruto de la inferencia, es decir, de la dinámica de las semiosis.

Eco define a la semiótica como el “estudio de todos los procesos culturales (es decir, aquellos en los que entran en juego agentes humanos que se ponen en contacto sirviéndose de convenciones sociales) como procesos de comunicación”. De ahí que el autor considere a la semiótica como “una teoría general de la cultura y un sustituto de la antropología cultural”, según explica Eco en las primeras páginas de su libro La estructura ausente.

:::.

Postulados de la semiología

Para que algo sea un signo, debe “representar”, como solemos decir, a otra cosa, llamada su objeto, aunque la condición de que el signo debe ser distinto de su objeto es, tal vez, arbitraria, porque, si extremamos la insistencia en ella, podríamos hacer por lo menos una excepción en el caso de un signo que es parte de un signo. El signo puede solamente representar al objeto y aludir a él. No puede dar conocimiento o reconocimiento del objeto. Saussure define signo como la combinación de un “significante” (imagen acústica) y de un “significado” (que representa la idea).

:::.

Definición de lengua.- La lengua es una forma, es decir, un conjunto de relaciones entre sus componentes, no una sustancia. Plantea que la lengua es un conjunto de convenciones sociales, es una institución como la jurídica y las políticas, pero tiene una diferencia respecto de éstas: se trata de un sistema de signos. Advierte, no obstante, que no es el único sistema de signos existentes en la sociedad. La lengua es el más importante, pero hay otros.

Definición de habla .-El habla, parole en français, es la plasmación concreta de la lengua que hacemos cada uno de los hablantes. En lingüística se conoce como habla a la selección asociativa entre imágenes acústicas y conceptos que tiene acuñados un hablante en su cerebro y el acto voluntario de fono-articulación que se llevará a cabo para iniciar el recorrido de la lengua. Habla: materialización individual de los pensamientos de una persona, sirviéndose del modelo o sistema que facilita la lengua. Es la actualización aquí y ahora de los fonemas de la lengua por un hablante. El habla es el uso particular e individual que hace un hablante de una lengua. Desde esta perspectiva, como acto individual, se opone a la lengua que es social.

Significante.- Es la imagen acústica, lo significante, en un ejemplo, es la imagen sonora evocada por la voz “manzana”.

Significado.- Representa la idea, en el mismo ejemplo de la manzana, lo significado no es (como falsamente se podría intuir) la manzana misma, sino el concepto de la manzana.

Diacronía.- El análisis diacrónico describe la evolución histórica de un idioma a lo largo del tiempo. Es diacrónico todo lo que tiene que ver con las evoluciones. Diacrónicos (históricos).

Sincronía.- El estudio sincrónico se detiene en analizar el estudio particular de ese idioma en una determinada época o período temporal. Es sincrónico todo lo que se refiere al aspecto estático de nuestra ciencia. Sincrónicos (sobre un momento concreto).

Definición de sintagmático.- Saussure lo define así: “las palabras contraen entre sí, en virtud de su encadenamiento, relaciones fundadas en el carácter lineal de la lengua, que excluye la posibilidad de enunciar dos elementos a la vez. Los elementos se alinean uno tras otros en la cadena del habla. Estas combinaciones que se apoyan en extensión se pueden llamar sintagmas. El sintagma se compone siempre, pues, de dos o más unidades consecutivas y colocado en un sintagma un término solo tiene valor porque se opone al que le precede o al que le sigue o a ambos (…) La noción sintagma no solo se aplica a las palabras, sino también a los grupos de palabras, a las unidades complejas de toda dimensión y de toda especie (palabras compuestas, derivadas, miembros de oración, oraciones enteras)(…) La oración es el tipo por excelencia de sintagma”.

Definición de paradigmático.- Las relaciones paradigmáticas definen el valor de un signo por lo que éste es y por lo que no es. El conjunto de posibilidades combinatorias de los signos permite relacionarlos en oposición (eje paradigmático) y contraste, relaciones sintagmáticas.

:::.

Postulados de semiótica

En esencia, el argumento es que toda síntesis proposicional implica una relación significativa, una semiosis (la acción del signo), en la que se articulan tres elementos:

1) El signo o representamen (que es el nombre técnico que emplea Peirce), es “algo que está para alguien en lugar de algo bajo algún aspecto o capacidad. Se dirige a alguien, esto es, crea en la mente de esa persona un signo equivalente o quizá un signo más desarrollado. Ese signo creado es al que llamo interpretante del primer signo. Este signo está en lugar de algo, su objeto. Está en lugar de algo no en todos sus aspectos, sino sólo en relación con alguna idea a la que a veces he llamado la base (ground) del representamen”.

2) El objeto es aquello por lo que está el signo, aquello que representa.

3) El interpretante es el signo equivalente o más desarrollado que el signo original, causado por ese signo original en la mente de quien lo interpreta. Se trata del elemento distintivo y original en la explicación de la significación por parte de Peirce y juega un papel central en toda interpretación no reduccionista de la actividad comunicativa humana. Este tercer elemento convierte a la relación de significación en una relación triádica —frente a todo dualismo cartesiano o estructuralista post-saussureano—, pues el signo media entre el objeto y el interpretante, el interpretante relaciona el signo y el objeto, y el objeto funda la relación entre el signo y el interpretante.

Todo signo es un representamen. Representar es la operación más propia del signo, es estar en lugar del objeto “como el embajador toma el lugar de su país, lo representa en un país extranjero». Representar es «estar en una relación tal con otro que para un cierto propósito es tratado por una mente como si fuera ese otro. Así, un portavoz, un diputado, un agente, un vicario, un diagrama, un síntoma, una descripción, un concepto, un testimonio, todos ellos representan, en sus distintas maneras, algo más a las mentes que los consideran”.

Pensar es el principal modo de representar, e interpretar un signo es desentrañar su significado. El representamen no es la mera imagen de la cosa, la reproducción sensorial del objeto, sino que toma el lugar de la cosa en nuestro pensamiento. El signo no es solo algo que está en lugar de la cosa (que la sustituye, con la que está en relación de “equivalencia”), sino que es algo mediante cuyo conocimiento conocemos algo más. Al conocer el signo inferimos lo que significa.

El representamen amplía así nuestra comprensión, de forma que el proceso de significación o semiosis llega a convertirse en el tiempo en un proceso ilimitado de inferencias. Por ello los signos no se definen sólo porque sustituyan a las cosas, sino porque funcionan realmente como instrumentos que ponen el universo al alcance de los intérpretes, pues hacen posible que pensemos también lo que no vemos ni tocamos o ni siquiera nos imaginamos.

::.

Categorías del signo

Peirce definió tres categorías de signos, cada una de las cuales muestra una relación diferente entre el signo y su objeto, o aquello a lo cual se refiere:

a) ícono– el signo se parece de alguna manera a su objeto, se ve o se oye parecido.

b) índice–  hay un lazo directo entre el signo y su objeto, tienen una conexión real. Un estornudo es indicio de resfriado.

c) símbolo–  no hay conexión o parecido entre el signo y el objeto: un símbolo comunica solamente porque la gente se ha puesto de acuerdo en que va a representar algo. Una fotografía es un ícono, el humo es indicio de fuego, y una palabra es un símbolo. Las palabras en general son símbolos, los números son igualmente símbolos.

::.

La organización de los signos

Los signos se organizan en códigos de dos maneras:

a) Por paradigmas (un paradigma es un conjunto de signos de entre los cuales se escoge el que se va a usar). Por ejemplo, el conjunto de formas para las señales de carretera (cuadradas, redondas o rectangulares).

b) Por la sintagmática (un sintagma es el mensaje dentro del cual se combinan los signos escogidos). Por ejemplo, una señal de carretera es un sintagma, una combinación de la forma con el símbolo seleccionado.

::.

Definición de código

Código: conjunto de signos y reglas para combinarlos que componen el mensaje, y tiene que ser común al emisor y al receptor.

Para Uumberto Eco, en su Tratado de semiótica general, el código es un sistema de significación que reúne entidades presentes y ausentes. Siempre que una cosa materialmente presente a la percepción del destinatario representa otra cosa a parir de reglas subyacentes, hay significación.

“Para que el destinatario pueda comprender la señal correctamente es necesario que, tanto en el momento de la emisión como en el momento de la destinación, se haga referencia a un mismo código. el código es un sistema de reglas que atribuye a determinadas señales un determinado valor. Demos valor y no “significado”, porque en el caso de un aparato hemostático (relación entre dos máquinas) no puede decirse que la máquina destinataria “comprenda el significado” de la señal (como no se en sentido metafórico): ha sido instruida para responder de una determinada forma a una solicitación determinada”, según explica Eco.

En otras definiciones, código es el modo, la forma en que se estructuran en él los símbolos o los mensajes, quedando traducidos o convertidos en un lenguaje comprensible apara el receptor o para el canal que lo descodificará y lo pondrá en otro o en el mismo código.

Podríamos decir que los códigos son los sistemas de organización de los signos y están gobernados por reglas que son aceptadas por todos los miembros de la comunidad que los utiliza. Esto quiere decir que el estudio de los códigos da mayor énfasis a la dimensión social de la comunicación.

La comunicación no verbal se realiza por medio de códigos presenciales tales como gestos, movimientos de los ojos o calidades de la voz. Estos códigos pueden transmitir mensajes solamente sobre el aquí y ahora, se limitan a la comunicación cara a cara.

El alfabeto y la lengua son quizá los códigos más comunes, pero también existen otro tipo de códigos no verbales, entre ellos, los gestos faciales, que pueden expresar diferentes emociones. También hay códigos visuales como los colores del semáforo, por ejemplo, o los señalamientos viales.

::.

Denotación y connotación

Definición de denotación.- Se llama denotación al tipo de significado de una palabra que es objetivo y se da en el plano saussuriano de la lengua. Es el significado universal, el que una palabra tiene para todos los conocedores de una lengua, sin que exista la más mínima discrepancia entre ellos: el que tiene por ejemplo metal y recoge el Diccionario de la Real Academia. Propiamente dicho, se trata del significado tal como se presenta fuera de cualquier contexto. Por ejemplo, aurora denota la parte del día correspondiente a la salida del sol, y es así como se define en los diccionarios.

Definición de connotación.- También conocida como significado connotativo, es aquello que poseen las palabras y expresiones cuando se les da un significado personal e individual subjetivo que no figura en el diccionario y por lo tanto se opone a la denotación o significado objetivo. Es, pues, el significado en el plano saussuriano del habla. Por ejemplo, la palabra lluvia posee el significado connotativo de “tristeza” o “melancolía”. Otro ejemplo seria, en la frase “una vida de perros”. La denotación sería la vida de los animales (perros), pero casi nunca, usamos ese significado. La connotación podría ser tener una vida vaga, floja, mala. Muchas palabras, pues, poseen un significado casi por entero connotativo.

::.

Significantes de connotación

La connotación, por ser un sistema, abarca significantes, significados y el proceso que une unos con otros (significación), por lo que sería necesario emprender antes que nada el inventario de estos tres elementos en cada sistema. Los significantes de connotación, que llamaremos connotadores, están constituidos por signos (significantes y significados reunidos) del sistema denotado; naturalmente, varios signos denotados pueden reunirse para formar un solo connotador, si está provisto de un solo significado de connotación; dicho de otra manera, las unidades del sistema connotado no tienen forzosamente la misma dimensión que las del sistema denotado; largos fragmentos de discurso denotado pueden constituir una sola unidad del sistema connotado (es el caso, por ejemplo, del tono de un texto, formado por palabras múltiples, pero que remite sin embargo a un solo significado).

Cualquiera que sea la manera en que maquilla el mensaje denotado, la connotación no lo agota: siempre subsiste algo de «denotado» (sin lo cual el discurso sería imposible) y los connotadores son siempre, en última instancia, signos discontinuos, «erráticos», naturalizados por el mensaje denotado que los vincula.

En cuanto al significado de connotación, tiene un carácter a la vez general, global y difuso: es, si se quiere, un fragmento de ideología: el conjunto de los mensajes franceses remite, por ejemplo, al significado «Francés»; una obra puede remitir al significado «Literatura»; estos significados están en estrecha comunicación con la cultura, el saber, la historia; mediante ellos, si es lícito expresarse así, el mundo penetra el sistema; la ideología sería en suma, la forma (en el sentido de Hjelmslev) de los significados de connotación, en tanto que la retórica sería la forma de los connotadores.

En la semiótica connotativa, los significantes del segundo sistema están constituidos por los signos del primero; en el metalenguaje, sucede lo inverso: son los significados del segundo sistema los que están constituidos por los signos del primero.

Hjelmslev precisó la noción de metalenguaje de la manera siguiente: dado que una operación es una descripción fundada sobre el principio empírico, es decir, no contradictoria (coherente), exhaustiva y simple, la semiótica científica o metalenguaje es una operación, en tanto que la semiótica connotativa no lo es.

Es evidente, por ejemplo, que la semiología es un metalenguaje, puesto que se hace cargo, a título de segundo sistema, de un lenguaje primero (olenguaje-objeto) que es el sistema estudiado; y este sistema-objeto es significado a través del metalenguaje de la semiología. La noción de metalenguaje no debe reservarse a los lenguajes científicos; cuando el lenguaje articulado, en su estado denotado, se hace cargo de un sistema de objetos significantes, se constituye en «operación», es decir, en metalenguaje: es el caso, por ejemplo, de la revista de moda que «habla» las significaciones de la ropa; caso absolutamente ideal, puesto que el periódico no presenta de ordinario un lenguaje puramente denotado; tenemos aquí, pues, para terminar, un conjunto complejo donde el lenguaje, en su nivel denotado, es metalenguaje, pero este metalenguaje está, a su vez, comprendido en un proceso de connotación.

Sin embargo, nada prohíbe que un metalenguaje se convierta a su vez en lenguaje-objeto de un metalenguaje; sería el caso de la semiología, por ejemplo, el día en que fuera hablada por otra ciencia; si se aceptara definir las ciencias humanas como lenguajes coherentes, exhaustivos y simples, (principio empírico de Hjelmslev), es decir, como operaciones, cada ciencia nueva aparecería entonces como un metalenguaje nuevo que tomaría como objeto el metalenguaje que la precede, poniendo la mirada simultáneamente en lo real-objeto que está en el fondo de estas “descripciones”; la historia de las ciencias humanas sería de esta manera, en cierto sentido, una diacronía de metalenguajes, y cada ciencia, incluida, por supuesto, la semiología, contendría su propia muerte, bajo la forma del lenguaje que la hablara.

Esta relatividad, interior al sistema general de los metalenguajes, permite rectificar la imagen demasiado rígida que se podría tener inicialmente de la semiología frente a la connotación; el conjunto de un análisis semiológico moviliza a la vez ordinariamente, además del lenguaje estudiado y la lengua (denotada) que con más frecuencia se hace cargo de ella, un sistema de connotación y el metalenguaje del análisis que es aplicado; podría decirse que la sociedad, detentadora del plano de la connotación, habla los significantes de sistema considerado, en tanto que el semiólogo habla sus significados; parece, pues, poseer una función objetiva de desciframiento (su lenguaje es una operación) frente al mundo que naturaliza o enmascara los signos del primer sistema bajo los significantes del segundo; a pesar de ello, su objetividad se hace provisional por obra de la historia misma que renueva los metalenguajes.

::.

Ejemplo de denotación y connotación en la publicidad

A partir del análisis que hace de Barthes de una propaganda de los fideos Panzani, en su libro Retórica de la imagen, analizaremos las siguientes imágenes tomadas de una campaña publicitaria del vodka Absolut, las cuales nos servirán para ejemplificar claramente lo que explica el semiólogo francés. Para el siguiente análisis, optaremos por utilizar los términos de mensaje icónico codificado (connotación) y no codificado (denotación), ya que de acuerdo a Barthes, es la terminología más apropiada a la hora de interpretar mensajes visuales.

Quizá el mayor acierto de la campaña de Absolut, es que los creativos lograron hacer de la botella, un ícono distintivo. Este elemento ha sido utilizado de diferentes formas.

En el primer anuncio, los diferentes códigos son similares a los utilizados en un sistema operativo de computadoras, formando una imagen de la botella del producto. Sin embargo, la imagen no tendría ningún sentido sin la frase ‘ABSOLUT HACKER’ (que hace la función de anclaje). Para que el mensaje logre su cometido, el receptor debe estar familiarizado con el manejo de computadoras y debe de saber que un hacker, es un experto en códigos computacionales. De esta forma, podemos decir que el mensaje icónico no codificado serían los números en clave y la silueta de la botella, mientras que el mensaje icónico codificado, sería la pantalla de computadora que aparece de manera implícita para el receptor, así como la frase.

En la segunda imagen los mensajes icónicos cambian, ya que el mensaje icónico no codificado (denotación) sería la botella de cabeza apoyada en el tapete azul. Sin embargo, cuando se descifra el mensaje icónico codificado, sabemos que la imagen hace referencia a una de las posturas que se practican en el yoga. Esto lo sabemos gracias a la frase, que nuevamente hace la función de anclaje y que termina por darle sentido a todo el cuadro, redondeando el mensaje lingüístico.

En la tercera imagen, varias rebanadas de pepino forman la silueta de la botella acompañadas de la frase ABSOLUT BEAUTY (que podría traducirse como ABSOLUTAMENTE BELLA). En este anuncio, el mensaje icónico codificado es un poco más complejo, ya que el receptor debe saber de antemano, que las mascarillas de pepino, con sus respectivas rebanadas cubriendo los ojos, son una técnica común dentro del área de belleza y cosmetología, principalmente utilizado por las mujeres para ponerse “aún más bellas”. Por ello, la frase es lo que termina por construir el mensaje completo, ya que sería difícil entenderlo únicamente con la imagen.

En el último anuncio, sucede un caso parecido. En esta ocasión el nombre del producto se ve censurado por algunos recuadros. Ésta sería la denotación. Sin embargo, la frase ABSOLUT ANONYMOUS (ABSOLUTAMENTE ANÓNIMO), nos remite a las técnicas utilizadas en televisión para resguardar la identidad de personas dispuestas a declarar sobre algún tema comprometedor, lo cual representaría la connotación del mensaje, es decir, lo que viene de forma implícita.

Lo original y exitoso de estos anuncios radica en que de alguna forma, el mensaje lo termina de construir el receptor, asociando diversos elementos de la cultura popular occidental, ya que la imagen sólo “sugiere” (intencionadamente) ciertos elementos que permitirán al receptor darle forma a todo el mensaje de manera conjunta.

:::.

El texto

Proveniente del latín textus, se define como “enunciado o conjunto coherente de enunciados orales o escritos”, según la Real Academia de la Lengua Española. Dentro de la semiótica, el texto es un ensamblaje de signos construido e interpretado en referencia a la convención asociada al género de su medio particular de comunicación (Chandler, 1994). Para Umberto Eco, es el resultado de la coexistencia de varios códigos, o por lo menos, de varios subcódigos.

El análisis semiótico es con frecuencia utilizado para el análisis de textos en un intento de caracterizar su estructura y la identificación de significados potenciales, aunque su potencial de objetos observables es más amplio e incluye el análisis del medio, la publicidad, el cine, la fotografía, el arte o la dimensión estética humana. Es necesario notar que “texto” no se refiere a la connotación logocéntrica del término y que este existe en cualquier medio y puede ser verbal, no-verbal o ambas, siendo “un mensaje con existencia física propia, independiente de su emisor o receptor”, lo que nos permite hablar, en nuestro caso, de textos mediáticos.

 

:::.

Semiótica de la imagen

Entendemos por semiótica de la imagen el estudio del signo icónico y los procesos de sentido-significación a partir de la imagen. El estudio de la imagen y las comunicaciones visuales en realidad desborda lo estrictamente pictórico o visual, tal como pueden ser los análisis de colores, formas, iconos y composición, para dar paso a los elementos históricos y socio-antropológicos que forman parte de la semiótica de la imagen.

La semiótica de lo visual se configura como una parte de esa macro semiótica del mundo natural que constituye con la macro semiótica de las lenguas naturales el lugar natural del ejercicio del conjunto de las lenguas naturales el lugar natural del ejercicio del conjunto de las prácticas semióticas.

También parece evidente que el campo de la semiótica de lo visual desborda ampliamente el campo del análisis de las imágenes, de los denominados textos icónicos. Algunos autores hablan de la semiótica plenaria y contraponen a ella una semiótica de la imagen constituida por signos icónicos. En esta última la iconicidad se integra de manera natural en la orientación elegida.

Representar se identifica con evocar por descripción, retrato e imaginación, con situar semejanzas de algo ante la mente o los sentidos. Hay que subrayar que la representación, tal y como la entiende la filosofía clásica se plantea como una función del lenguaje en general.

La significación se produce siempre que una cosa materialmente presente ante la percepción de un destinatario represente a otra cosa a partir de reglas subyacentes, tal como lo explica Barthes con su defiición de mensaje icónico codificado y no codificado. Hay que precisar tres puntos importantes:

-La cosa representada no tiene porque existir ni sustituir de hecho en el momento en que el signo sustituto significante de otra cosa la represente.

-El acto de significación es autónomo con respecto a cualquier acto potencial de comunicación.

-Debe existir un código que establezca una correspondencia entre lo que el signo representa y lo representado.

Cuando un código relaciona elementos de un sistema transmisor con elementos de un sistema transmitido se produce la significación a través de la aparición de una función semiótica:

a) Un signo no es una entidad física. No forma más que el plano expresivo.

b) El signo no es una entidad semiótica fija, sino un lugar de encuentro de elementos independientes que proceden de sistemas diferentes y que se asocian a través de una correlación codificada transitoria.

c) La denotación se identifica con el hecho de que, según una correlación codificadora dada a unos elementos dados del plano expresivo les corresponde de forma unívoca y directa una posición permanente del contenido. Asimismo, se habla de connotación cuando el plano expresivo de una función semiótica se presente formado por otro sistema de significación, que incluye un plano expresivo y de contenido.

El concepto de imagen se divide en un campo semántico determinado por dos polos opuestos. Uno describe la imagen directa percibible o hasta el mismo existente. El otro contiene la imagen mental simple que en ausencia de estímulos visuales puede evocarse.

Para Barthes, el anclaje es la función más frecuente del mensaje lingüístico; aparece por lo general en la fotografía de prensa y en publicidad. La función de relevo es menos frecuente (por lo menos en lo referente a la imagen fija); se la encuentra principalmente en los dibujos humorísticos y en las historietas. Aquí la palabra (casi siempre un trozo de diálogo) y la imagen están en una relación complementaria. Las palabras, al igual que las imágenes, son entonces fragmentos de un sintagma más general, y la unidad del mensaje se cumple en un nivel superior: el de la historia, de la anécdota, de la diégesis (lo que confirma en efecto que la diégesis debe ser tratada como un sistema autónomo).

:::.

Mensaje lingüístico

Se refiere al lenguaje articulado escrito que podría llegar a formar parte de la misma imagen. Por otra parte, la ausencia de palabras recubre siempre una “intención enigmática”. Las posibles funciones del mensaje lingüístico son:

Función de anclaje.- Sostiene o apoya la imagen, la función es denominativa y corresponde al anclaje de tdoso los posibles sentidos denotados. Contribuye a una conveniente identificación de los objetos. A nivel de mensaje simbólico, el lingüístico guía, ya no el reconocimiento sino que la interpretación y constituye una “tenaza” que impide que los sentidos connotados se desorienten. En otras palabras, se limita el poder proyectivo de la imagen.

Función de relevo.- Es menos frecuente que la anterior y se la encuentra frecuentemente en las historietas (comics). Se trata de una intercalación inseparable entre el texto y la imagen, no se encarga de otrorgarle sentido a ésta última sino que constituye un elemento más del sintagma icónico. En los casos en que el mensaje lingüístico cumple una función de relevo, posee una carga informativa mucho mayor que cuando se trata de anclaje. La significación recae sobre las palabras y la imagen aparece como soporte.

Mensaje icónico codificado.- Está formado por agrupaciones de determinados elementos de la figura que aluden a conocimientos pertenecientes a la realidad cultural compartida por emisor y receptor. Barthes intenta establecer a nivel teórico las reglas que aparecen en el proceso de connotación icónico, proceso que se hallará limitado por las habilidad interpretativa de los receptores. Es así que, ante una determinada imagen, solo hay una cantidad limitada de posibles lecturas vinculadas a diferentes saberes (ej: práctico, estético, etc.). Esos saberes constituyen lo que Barhtes denominará “léxicos”. El conjunto de léxicos incorporado en un individuo, se llamara idiolecto.

Mensaje icónico no codificado.- Su análisis, nos refiere a la denotación. Para captar el nivel denotativo, solamente se requiere la percepción. Sin embargo, cabe puntualizar que el análisis estructural denotativo nunca debería confundirse con una simple enumeración de los elementos, sino que explica y describe la relación de los mismos en función de una estructura. La imagen literal es la imagen denotada, a la que le corresponde la identificación, la cual es una operación ‘natural’, en el sentido en que la relación entre signficante y significado se establece en un primer nivel de lectura.

En el análisis de un anuncio de fideos, Barthes propone como principal objetivo la separación de todos los elementos y signos para ser estudiados por separado y otorgarles un significado, estos significados se enlazan uno con otro para complementarse, en un análisis los colores, la posición y el tamaño influyen directamente en el resultado final, para llevar a cabo dicho análisis se necesitan tener conocimientos previo sobre el tema y sobre el contexto cultural en el que se efectúa dicho mensaje.

La estructura de un anuncio publicitario se refiere básicamente a sus componentes, y lo que nos dicen en sentido literal, sin leer entrelineas y mucho menos dar nuestro punto vista. Al describir la estructura de un mensaje, sólo debemos mencionar el tamaño, la intensidad de los colores, así como el espacio que ocupan, a estos detalles se les conoce como composición estética. En este sentido, la teoría de la sintaxis visual afirma que existen ciertos elementos que permiten la construcción de un mensaje, (tal como las letras del abecedario son la base para construir palabras) y por ende, el significado que se desprende de la combinación de dichas palabras.

Podríamos decir que para lograr la alfabetización verbal, es necesario aprender una sintaxis común que establezca límites constructivos acordes a los usos aceptados. En otras palabras, podría decirse que “existen líneas generales para la construcción de composiciones, existen elementos básicos que pueden aprender y comprender los estudiantes de medios audiovisuales (…) para crear claros mensajes visuales”. Otras acepciones como la de Lindekens (1976) establece a la imagen como un signo autónomo, en principio independiente del texto que lo acompaña.

Asimismo, Bense postula “una semiótica visual como esencia de los problemas del lenguaje visual”, en donde todo objeto de percepción está constituido por una unidad de forma y color.

:::.

¿Qué es placer y goce?

En El placer del texto, Roland Barthes hace una diferencia entre el placer y el goce: “texto de placer: el que contenta, colma, da euforia; proviene de la cultura y está ligado a una práctica confortable de la lectura. Texto de goce: el que pone en estado de pérdida, desacomoda (tal vez incluso hasta una forma de aburrimiento), hace vacilar los fundamentos históricos, culturales, psicológicos del lector, la congruencia de sus gustos, de sus valores y de sus recuerdos, pone en crisis su relación con el lenguaje”.

:::.

La semiótica narrativa

Señala que todo cuanto existe es dialéctica significativa y por lo tanto texto. Su análisis se guía por una racionalidad subjetiva. Es el estudio semiótico de un texto o mensaje cualquiera como relato, es decir como una unidad en la cual existe una representación de sucesos o acciones que de verifican en un devenir espacio-temporal. De hecho existen tipos de textos (cuentos, novelas, relatos televisivos, cinematográficos) que no pueden ser analizados sino por una semiótica narrativa, que es la única que puede dar cuenta de la organización temporal y dinámica de dicho tipo de textos. Pero aún los textos descriptivos o espaciales son susceptibles de ser analizados por la perspectiva diacrónica de este tipo de semiótica.

Aborda el estudio de la narratividad a partir del análisis de lo que denomina, con rigor,   la estructura narrativa del texto. Es precisamente su procedencia teórica la que garantiza la solidez de la construcción de los objetos que manipula. El parentesco de estos objetos teóricos con los elementos que se consideran propios del análisis narrativo, tales como los personajes, acciones, etc.). Por ahora será necesario dedicar una mínima discusión a los conceptos centrales de la teoría y, en particular, al  denominado recorrido generativo, cuya armazón, fundadora de toda la aproximación de Greimas.

De esta forma, podemos decir que el recorrido generativo es una construcción teórica que intenta modelar el modo cómo se genera y se articula el sentido en un texto. No se trata de una simulación del modo cómo se produce el tránsito entre una “idea” y una película, sino de una estructura que puede construirse mediante el análisis y que permite comprender el funcionamiento semiótico de este tipo de texto en particular.

Este recorrido generativo consta de dos grandes niveles: el nivel de  las  estructuras discursivas y el nivel de las estructuras semio-narrativas.

a) El nivel de las estructuras discursivas es el nivel de la manifestación textual,  es decir, aquel con el que nos enfrentamos al  “leer”  el  texto. Corresponde a un nivel analítico que sólo puede derivarse del discurso del texto.

b) El nivel de las estructuras semio-narrativas es un nivel más abstracto cuyos constituyentes no se manifiestan directamente en el texto, sino que son reconstruidos a través del análisis. Asimismo, el nivel de las estructuras semio-narrativas se encuentra, subdividido en dos subniveles: un subnivel profundo  y en un subnivel de superficie. El nivel más profundo de las estructuras semio-narrativas es el nivel más abstracto, el nivel en donde, para la teoría,  tienen lugar las primeras articulaciones del sentido, es decir, donde  aparecen los términos menos elaborados y más elementales de la significación: bueno-malo, masculino-femenino, vida-muerte, por ejemplo. Estas unidades se presentan en sencillas oposiciones binarias, que en su conjunto dan lugar a un entramado puramente lógico cuya estructura podría recordarnos el nivel semántico primario del lenguaje con el que opera una computadora.

:::.

Semiótica del discurso en Greimas

Para Greimas, el estudio de la semiótica se desarrolla con el objetivo de buscar los sentidos de los textos. Con la influencia de Propp, Hjelmslev, Lévi-Strauss y otros, Greimas desarrolló un método que permite analizar la organización de los discursos, en el plano del contenido, a partir del concepto de narratividad.

Estos estudios llevaran Greimas a identificar la existencia de formas universales de organización de la narrativa en el texto. Tales formas se repiten en los más diversos textos y son esas estructuras que sustentan la construcción de los sentidos y de la significación de los textos. La existencia de esa estructura narrativa se manifiesta en cualquier tipo de discurso. Se percibe bien esto cuando Greimas dice:

“Todos los cuentistas del mundo repiten incansablemente: la calificación del sujeto, manifestada bajo diversas formas (rituales de iniciación, ritos de pasaje, concursos y condecoraciones); la realización del sujeto en la vida, considerada como un espacio virtual en que el hombre es convocado a llenar por sus actos, ejecutando alguna cosa y revelándose a sí mismo en el mismo gesto; el reconocimiento, ese mirar del otro que atribuye los actos a su autor y lo constituye en su ser”.

Es necesario decir también que el esquema narrativo se desarrolla a través de relaciones paradigmáticas, esto es, elementos que pueden substituirse unos a los otros en un mismo contexto y sintagmáticas, identificada por ser un proceso lineal. Esto queda claro cuando Greimas explica que la narración debe interpretarse como un solo bloque de contenido semiótico.

“Reconocer la existencia de unidades narrativas de carácter (ya sean o paradigmático o sintagmático), constituidas por las relaciones que los enunciados narrativos mantienen en sí, e interpretar la narrativa como una estructura narrativa, esto es, como una vasta red relacional subentendida por el discurso de superficie que solamente la manifiesta parcialmente”.

Para Greimas la narratividad se construye en tres niveles de complejidades diversas: estructura fundamental, estructura narrativa y estructura discursiva.

::.

Estructura fundamental

Se caracteriza por ser la estructura mas profunda y abstracta. Greimas identifica los semas en la base de esta estructura. Un sema se define como la extremidad de una relación funcional binaria entre sememas. El sema es, pues, la más pequeña unidad de significación definida por el análisis. Y un sema es como es, pues tiene otro sema como referencia, lo que posibilita la identificación de las diferencias. Para aclarar mejor ese aspecto, Courtès menciona los tipos de relaciones existentes entre ellas:

La relación que se encuentra establecida entre los dos semas es de naturaleza antonímica, relevando al mismo tiempo de la disyunción y de la conjunción”.

Los semas tienen carácter binario. Ellos se unen por una relación de oposición. Por lo tanto, esa relación se da siempre entre dos semas. Tal relación puede ser representada en el cuadrado semiótico, y “permite darse cuenta del orden de los universos semânticos en su conjunto”.

De esta forma, la estructura elemental es concebida de forma lógica en una categoría sémica binaria del tipo blanco y negro, y los términos están en relación de contrariedad, de contradictoriedad y de implicación. Esa estructura existe en cualquier discurso y organiza las relaciones, sea en el orden sintagmático, sea en el paradigmático.

Las características formales del cuadrado semiótico son esclarecidas por Courtès cuando afirma que “esta presentación del modelo constitucional, se hizo al nivel de sistema, esto es, en una perspectiva paradigmática. Se puede entonces, complemenaáriamente, considerarlo del punto de vista del proceso, esto es según el eje sintagmático”.

::.

Estructura narrativa

La estructura narrativa es la etapa más superficial del percurso generativo. Esa organización es dada sobre los sememas, y es llamada por Greimas de “modelo actancial”. La organización actancial es formada por actuantes que, conforme Greimas son “seres o cosas que, a un título cualquiera y de un modo cualquiera, todavía a título de meros actores secundarios y de manera más pasiva posible, participan del proceso “.

Todo el discurso se desarrolla encima de objetos, personajes, lugares, etcétera. Los actuantes son seres del discurso. El modelo actancial propuesto por Greimas está estructurado de la siguiente forma:

a) El enunciado conjuntivo es la relación entre el sujeto y el objeto, que puede ser diferentemente situado, en la medida que el objeto puede ser dotado de diferentes valores, “objetivos” o “subjetivos “.

b) En los enunciados disyuntivos, el objeto, entre tanto, dotado de valor, no está en conjunción con el sujeto.

Para Greimas, “la disyunción solamente virtualiza la relación entre sujeto y objeto, manteniéndola como una posibilidad de conjunción. Por ello, el sujeto y el objeto no son los únicos a hacer parte de la estructura narrativa. Tenemos también el destinador y el destinatario, que forman el segundo par de actuantes. Estos están interligados por el objeto de deseo.

“La confrontación, a su vez, puede ser quera polémica, quera transaccional, manifestándose sea por combate, sea por una troca, permitiendo esta distinción reconocer dos concepciones de las relaciones inter-humanas”.

Toda la confrontación ocurre porque existe un objeto a ser disputado. A partir del momento que este objeto es deseado por las partes envueltas, el mismo pasa a tener un determinado valor, y entonces pasa a ser un objeto de deseo para el sujeto, estando situado entre el destinador el destinatario. Destinador es aquel actuante que hace hacer, diferente del sujeto que tiene la acción, que hacer ser. Diferentes relaciones se establecen: entre el destinador y el destinatario, una relación de implicación; entre el sujeto y el objeto, una relación de proyección y, entre ayudante y opositor, una relación de contradicción.

::.

Estructura discursiva

La estructura discursiva está identificada al nivel más superficial. Los tres niveles caracterizan un percurso de pasaje de lo más abstracto a lo mas concreto. Se puede decir todavía que la estructura discursiva está en el limpiar de la relación de la significación (expresión y contenido). La estructura discursiva viste la narrativa, sino el nivel más próximo de la textualización. Y en ese nivel es donde ocurren los procesos de figurativización, temporalización, espacialización, gestualidad, sociabilidad y sexualidad.

Las figuras se organizan en el discurso y se agrupan para dar lugar a configuraciones discursivas. La construcción de las figuras se da por un procedimiento de desembrage y embrage. El desembrage consiste en la retirada de todas las marcas de temporalidad, especialidad, mientras el embrage dota estos elementos de marcas de tiempo, espacio y otros elementos similares.

:::.

Bibliografía:

Saussure, Ferdinand. Curso de Lingüística General. Editorial Losada. España. 2008.

Barthes, Roland. El placer del texto. Siglo XXI. México. 1986

Barthes, Roland. Elementos de semiología. Editorial Paidós. 1995

Eco, Umberto. Tratado de semiótica general. Editorial Debolsillo. México. 2005.

Eco, Umberto. La estructura ausente: introducción a la semiótica. Editorial Debolsillo. México. 2005.

A. J. Greimas. Maupassant, la semiótica del texto. Editorial Paidós, 1983.

A. J. Greimas y Joseph Courtés. Semiótica. Diccionario razonado de la teoría del lenguaje. Madrid. Gredos, 1982.

Macagnan Pretto, Clea Beatriz. Una visión interdisciplinar de comunicación: semiótica y negociación. Revista Latina de Comunicación Social. La Laguna, Tenerife. Enero de 1999. Número 13

González Montes, Antonio. Semiótica. Editorial Wari, Lima, Perú. 1989.

Baiz, Franz. Nuevos instrumentos para la escritura del guión. Fundación Cinemateca Nacional. Colombia. 1998.

Santaella, Lucía y Winfried Nöth. Imagen: comunicación, semiótica y medios. Kassel. Editorial Reichenberger. 2003

Art and the Semiotics of images: Three Questions About Visual Meaning: http://faculty.washington.edu/dillon/rhethtml/signifiers/sigsave.html

Carta de Manuel Hernández (mexicano) a María Pavira (venezolana)

Esta carta la escribí luego de la profunda molestia que ocasionó en mí el siguiente video, difundido con virulencia en las redes sociales: http://www.youtube.com/watch?v=A00mbHAIDnU

Aquí mi respuesta.

Hola María. Me parece lamentable la situación que expones en tu video. Tuve la oportunidad de visitar tu país en diciembre de 2007, justo en la época del referéndum constitucional que perdió Chávez en las urnas, un acontecimiento histórico. Es triste lo divididos que están los venezolanos. Los simpatizantes de Chávez lo idolatran como si se tratara de un mesías. La oposición lo odia como si fuera el peor tirano que pudiera existir. En lo personal, ambas percepciones me parecen desproporcionadas. Desde luego hay que condenar el carácter autoritario de Chávez, pero bueno, creo que también sería mezquino no reconocerle algunos logros, como haber conseguido una distribución más equitativa de la riqueza (y no lo digo yo, lo dicen cifras de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), organismo que incluso pone a Venezuela como ejemplo a seguir en combate a la desigualdad (véase el siguiente link:  http://www.youtube.com/watch?v=lrr02natTBM). Una tendencia de frenar la creciente brecha entre ricos y pobres que se repite en países con gobiernos de izquierda, contrario a lo que ocurre en México, donde la desigualdad crece de forma alarmante, según datos no sólo de la CEPAL, sino del mismo gobierno mexicano:

(http://web.coneval.gob.mx/Informes/ITLP/AGOSTO_2011/ITLP_ESTATAL_agosto_2011.pdf).

Pero bueno, esas son cosas que deberán resolver los venezolanos. Lo que me parece grave e irresponsable, son los paralelismos que planteas entre Chávez y Andrés Manuel López Obrador sin tomar en cuenta los matices que existen entre ambos personajes: Chávez es un militar, López Obrador es un civil. Chávez ha recurrido al golpe de estado como alternativa; López Obrador la movilización social (pacífica). La formación ideológica de Chávez es el marxismo; López Obrador es un liberal. Tu carta también omite diferencias profundas en el contexto histórico-político de Venezuela y México. Un caso concreto: el modelo de partido hegemónico y el autoritarismo que representa hoy el PSUV en Venezuela es justo lo que se intenta evitar en México con el regreso del PRI. Pero bueno, como olvidaste poner en contexto esos datos por eso sentí la necesidad de recordártelos por si planeas una reedición de tu carta-video.

Aprovecho la ocasión para platicarte un poco de cómo andan las cosas en este mi amado (y apedreado) México. Resulta que la economía lleva estancada 30 años. El proyecto neoliberal que nos vendieron como la solución a todos nuestros problemas simple y sencillamente no ha funcionado. En los 90 fuimos uno de los primeros países en firmar un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá. Sonaba muy bien, a decir de algunos políticos que hacían eco de este proyecto económico-político ideado en Washington, pero resultó todo lo contrario. El libre comercio resultó ser no sólo una gran mentira, sino también un pretexto ideal para iniciar un proceso de privatización sin precedentes en la historia de este país. Hoy, los datos indican que el 25% del territorio nacional ha sido concesionado a empresas mineras (la mayoría extranjeras) para la explotación de minerales aún a pesar de causar serios desastres tanto ambientales como humanos con la complicidad del gobierno. También se desmantelaron empresas públicas de las cuales dependía la soberanía alimentaria de los mexicanos (Pronase y Conasupo) para que las grandes empresas trasnacionales controlen el mercado de los alimentos. Ahora importamos alimentos básicos como maíz, arroz o frijol, que bien se pudieran producir en el país pero que resulta imposible ante los precios que ofrece el mercado estadounidense. Algo similar pasa con otros secotres, como el de servicios, donde tiendas como Walmart han aprovechado la corrupción de los gobiernos mexicanos para fortalecer su monopolio. También se privatizó una empresa pública como Teléfonos de México con la promesa de que eso ayudaría a mejorar el servicio. Ahora pagamos una de las tarifas telefónicas más altas del mundo, pero presumimos tener al hombre más rico del planeta, Carlos Slim, con una fortuna de 79 mil millones de dólares. Un dato que contrasta terriblemente con los 12 millones de mexicanos que viven en condiciones de pobreza extrema.

Fíjate que el abuso llegó a tal nivel que cuando los bancos quebraron por sus malos manejos, los mexicanos tuvimos que endeudarnos de por vida para rescatar a bancos que terminaron vendiéndose a inversionistas extranjeros. Y de paso, algunos corruptos privilegiados por el sistema amasaran tremendas fortunas. Fue así como se creó el llamado Fondo Bancario de Protección al Ahorro (Fobaproa), el mayor robo en la historia de este país, avalado por los partidos de la derecha (PRI y PAN). A pesar de que cada año pagamos más de 30 mil millones de pesos, sólo por concepto de intereses, en 2010 el Instituto para el Ahorro Bancario tenía una deuda de 1 billón 300 mil pesos, con lo cual terminaremos de pagar el chistecito (sin bien nos va) dentro de 70 años. Lo peor es que esta deuda la van a seguir pagando mis hijos y los hijos de muchos mexicanos más que ni siquiera han nacido.

Pero no sólo eso. En 2006, la descomposición política llegó a niveles tales, que incluso se declaró ganador de la elección presidencial a un candidato cuya victoria siempre estuvo en entre dicho, según juzgó la Suprema Corte de Justicia de la Nación, cuyos magistrados determinaron que, efectivamente, la intervención del presidente en turno, Vicente Fox, y algunos organismos empresariales fueron determinantes en el proceso. Sin embargo, esto no impidió que Felipe Calderón asumiera la presidencia aún cuando dichas irregularidades eran suficientes para modificar el resultado de la elección, dado el corto margen de diferencia, de apenas un 0.56% de los votos. Este antecedente, aunado al crecimiento sin control de las bandas criminales, provocó una crisis política sin precedentes en la historia del país que a la fecha ha arrojado al menos 60 mil muertos en menos de seis años y un sinnúmero de desaparecidos. La gente del norte, por ejemplo, ya no puede salir de sus casas sin temor de que ser asesinados por grupos criminales que hoy gobiernan estados en la frontera norte de México. De ahí que muchos especialistas hablen de la existencia de narcoestados como Tamaulipas. Y el grado de violencia imperante hoy en día en todo el país no puede entenderse sin un proceso gradual de descomposición social, política y económica que explica el escenario actual en el que nos encontramos.

¿No te parece grave todo esto? ¿No amerita esto un cambio? Decía Einstein que era estúpido hacer lo mismo una y otra vez esperando obtener resultados distintos. El problema es que en México esta estupidez es una epidemia que se repite cada seis años, cuando los grupos de poder beneficiados por el régimen se sienten amenazados y utilizan el miedo como instrumento de control. Un miedo que se alimenta de videos como el tuyo, en el que comparas a Chávez con López Obrador sin hacer un análisis más completo. Lamento decirte que por todo este contexto, tu video está siendo utilizado para alimentar el miedo de la gente y tratar de mantener intactas las estructura de dominación que existen en México con la manipulación informativa de los grandes consorcios mediáticos, reformas legales impulsadas por partidos políticos que atentan contra el interés público y un sistema judicial sumamente eficaz para perseguir a los disidentes y exonerar a los criminales que operan al amparo de la corrupción.

Estas en todo tu derecho de manifestar tu opinión como mejor te parezca. Yo estoy en mi derecho de manifestarme respetuosamente por la manera en que tu video promueve el miedo y la desinformación. Por ello es necesario hacer estas aclaraciones ante la clara ausencia de un sentido crítico que nos ayude a descifrar la realidad sin prejuicios y exageraciones vagas que resultan terriblemente efectivas en estos tiempos electorales para que las cúpulas impongan un gobierno autoritario como el que afirmas, existe en tu país. Todo cambio implica un riesgo, pero no por ello podemos permitir que las cosas sigan igual cuando es evidente que las cosas no han funcionado. No podemos permitir que sea el miedo el que gobierne esta patria de todos contra todos, donde  se incubó durante años un odio profundo que hoy estalla en diversas manifestaciones de violencia. Por supuesto que López Obrador tiene sus propios defectos y habremos de tomarlo en cuenta a la hora de votar (o no) por él, pero no podemos juzgarlo por las acciones de Chávez.

Espero que la exposición de mis argumentos en esta carta contribuya aunque sea un poco a terminar con los prejuicios absurdos que sólo generan daño.

Te mando un afectuoso abrazo.

Manuel Hernández Borbolla

La comunicación emergente: hacia un nuevo modelo de organización social

En el reacomodo de libros y demás, salió a la luz un trabajito que hice en la universidad en abril de 2010  y que, de algún modo, es un borrador del capítulo III de mi tesis profesional Sujeto y comunicación: bases de la transformación social. Les dejo este ensayo previo que tiene algunos datos y referencias que olvidé incluir en la tesis o que de plano ya no tuvieron cabida. Les comparto el texto que presenté como trabajo final para mi extraordinario en la materia de Análisis de la comunicación emergente.

El cambio de paradigma social

Son tiempos de ruptura, de cambios profundos que marcarán el comienzo de una nueva era. La civilización maya predijo que el mundo como lo conocemos terminaría por derrumbarse en diciembre de 2012, lo cual, a estas alturas del partido, no puede parecer más evidente, pues no cabe la menor duda de que el mundo en el que vivirán las próximas generaciones de seres humanos distará mucho del que vivimos actualmente, una vez que el sistema social emanado del proyecto de modernidad finalmente termine por colapsarse.

A inicios de 1600, Descartes declararía formalmente inaugurada la era moderna al separar las nociones de sujeto-objeto y establecer el predominio de la razón como un instrumento capaz de liberar al ser humano de las ataduras de las instituciones religiosas que utilizaron la figura de Dios para legitimar un poder político que se expandió durante siglos por toda Europa. Esta expansión de la monarquía europea, provocó la necesidad de construir una estructura administrativa que le permitiera a la corona poder ejercer un control más efectivo sobre su territorio, acto que irónicamente, terminaría abriendo las puertas para que la burguesía naciente asumiera el poder luego de que la expansión de las ideas emanadas de la Revolución Francesa. A partir de entonces, la razón se impuso como medida de todas las cosas, permitiendo el florecimiento de la ciencia moderna, la revolución industrial y la consolidación de un sistema capitalista vigente hasta nuestros días pese al evidente desgaste por el que atraviesan las estructuras sobre las que se sostiene el sistema económico.

La modernidad ha rebasado sus propios límites y por ello, podemos afirmar que su tiempo ha terminado. Expliquémoslo desde un enfoque funcionalista al estilo de Luhmann. El sistema social, al igual que cualquier otro, busca sobrevivir y expandirse. Una vez que no puede crecer más, el sistema cobra conciencia de sí mismo, por decirlo de alguna manera, y se da cuenta de que necesita reinventarse para poder garantizar su existencia. El sistema muere sólo para dar paso al nacimiento de un nuevo sistema que, tarde o temprano, habrá de terminar sólo para comenzar de nuevo, debido a que el tiempo es cíclico, tal como bien explica Nietzsche con su noción del eterno retorno. La monarquía inventó a la burguesía para crecer más allá de sus propios límites, y eso precisamente terminaría por imponer un nuevo sistema social llamado modernidad, el cual ha llegado a su límite máximo.

El agotamiento de este sistema es evidente en la manera en que opera el sistema económico vigente, el cual ha provocado, más allá de la creciente desigualdad social, una crisis ambiental sin precedentes, tal como queda de manifiesto con los efectos del cambio climático, fenómeno que ha provocado una revisión profunda de la estructura económica actual. El sistema económico no es compatible con la capacidad del planeta para renovarse. Tenemos un sistema económico lineal operando en un mundo que funciona a base de ciclos. Pongamos un ejemplo. Si una empresa como Coca Cola impone récord de ventas en 2008, en 2009 va a querer superar dicho récord, en 2010 igual y así sucesivamente, pues el capitalismo no conoce límite alguno. Este proceso, basado en un consumo excesivo, tiene un alto costo para el planeta debido a los altos gastos de energía que se requieren dentro del proceso productivo. Por ello, existen algunas propuestas económicas que plantean reinventar el sistema desde sus bases más profundas, incluyendo los criterios para establecer precios de algunos bienes. ¿Cómo ponerle precio a un árbol en medio de un bosque? Mientras una visión clásica de la economía establecería dicho costo basado en los principios de oferta y demanda, esta perspectiva no contempla todos los beneficios que implica ese árbol para equilibrar el sistema natural, tal como ocurre con la captación de agua y captura de gases de efecto invernadero (causantes del calentamiento global), por ejemplo. De ahí, que en las últimas décadas hayan aparecido términos como el de “mochila ecológica”, “huella de carbono” y más recientemente “capital natural”, los cuales pretenden integrar los recursos naturales con las leyes de mercado con el fin de restablecer el equilibrio perdido por la voracidad del sistema capitalista. Todo esto, implica cambios de gran escala en el mundo como lo conocemos, ya que esto provocará cambios en nuestros patrones de consumo y la manera en que producimos energía, lo cual a su vez cambiará las relaciones de poder entre los países del mundo. Incluso, algunos especialistas como Serge Latouche empiezan a hablar sobre la posibilidad de que el descrecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) se convierta en un modelo de desarrollo que combata al consumo excesivo que prevalece hoy en día.

Del mismo modo, la propiedad privada (uno de los pilares del sistema económico de acuerdo con Adam Smith) empieza a ceder terreno frente a otras formas de propiedad colectiva, una situación evidente en el mundo del ciberespacio, donde la cooperación empieza a ser parte de un nuevo esquema de organización social sin precedentes, situación que sólo pudo ser posible a partir del vertiginoso desarrollo del internet.

En su libro Multitudes inteligentes: la próxima revolución social, Howard Rhiengold sostiene que “internet es el ejemplo de bien público artificial con mejores resultados de los últimos tiempos”, pues internet no es sino la “infraestructura que posibilita nuevos modos de organizar la acción colectiva a través de tecnologías de la comunicación”[1]. Esta afirmación del especialista en tecnologías de la información deja claro la manera en que el internet se ha convertido en un  detonante capaz de revolucionar las relaciones sociales mediante la creación de bienes públicos, ya que, tal como señala Lawrence Lessig, profesor de derecho en Harvard y Stanford, “el valor de internet no procede de una institución o compañía, sino de las innovaciones colectivas de millones de participantes”[2].

Este cambio en la manera de percibir muchas de las estructuras sociales que se creían intocables, ha permitido explorar otras posibilidades de la organización social, tal como explica Clay Shirky, quien considera que en un futuro no muy lejano, los grupos cerrados y compañías darán paso a redes más laxas donde pequeñas contribuciones juegan un rol importante y la cooperación fluida reemplaza formas rígidas de planeación, y donde el poder de las instituciones fluya de manera más horizontal[3].

::.

El ejemplo de Wikipedia

Hoy en día, son pocos los usuarios de internet que pueden negar los beneficios que arroja la cooperación de los usuarios en la construcción del conocimiento, tal como ocurre con proyectos web como Wikipedia, la enciclopedia libre, sitio que en poco tiempo ha logrado consolidarse como uno de los más visitados del mundo, casi a la par de buscadores como Yahoo, MSN y Google que ocupan los primeros tres puestos de la lista global.

Wikipedia se define a sí misma como una enciclopedia libre plurilingüe basada en la tecnología wiki. Wikipedia se escribe de forma colaborativa por voluntarios, permitiendo que la gran mayoría de los artículos sean modificados por cualquier persona con acceso mediante un navegador web, misma que surge  como “un esfuerzo para crear y distribuir una enciclopedia libre, de la más alta calidad posible, a cada persona del planeta, en su idioma, para lograr un mundo en el que cada persona del planeta tenga acceso libre a la suma de todo el saber de la humanidad”, según la visión de sus creadores[4].

Originalmente, el proyecto de la enciclopedia libre surge a raíz de la aparición de Nupedia en marzo de 2000, el cual fue dirigido por Jimmy ‘Jimbo’ Wales y Larry Sanger, editor en jefe, con el objetivo de crear una enciclopedia en línea de alta calidad, de código abierto y que pudiera ser modificada con la participación de académicos y eruditos de todo el mundo.

Sin embargo, la lentitud de los procesos burocráticos y revisión de contenido, provocó que Wales y Sanger decidieran iniciar un ‘pequeño proyecto alterno’ en el que usuarios de todo el mundo pudieran editar y escribir artículos que fueran revisados posteriormente por los especialistas, mediante la utilización de un código wiki, desarrollado por Ward Cunningham, quien definió dicho código, como “la base de datos en línea más simple que pueda funcionar”[5]. Fue así como Wikipedia, nació un 15 de enero de 2001 originalmente como un proyecto en lengua inglesa, aunque dos meses más tarde, en marzo de 2001, se inició la segunda edición del proyecto, la Wikipedia en alemán. El crecimiento acelerado de la Wikipedia, provocó que Wales y Sanger abandonaran el proyecto de la Nupedia, para enfocarse de lleno al desarrollo de la ‘nueva’ enciclopedia libre, misma que tomó su nombre de una propuesta de Sanger, quien se dedicó a establecer algunas pautas y lineamientos del sitio web, la cual trabaja con una licencia de documentación libre GNU (también conocida como GDFL), es decir, una licencia copyleft para contenido libre, diseñada por la Fundación del Software Libre, la cual estipula que cualquier copia del material, incluso de ser modificado, debe llevar la misma licencia. Dichas copias pueden ser vendidas pero, de ser producidas en cantidad, deben ser distribuidas en un formato que garantice futuras ediciones. Wikipedia es el mayor proyecto que utiliza esta licencia.

En síntesis, podríamos decir que Wikipedia es una enciclopedia, entendida como soporte que permite la recopilación, el almacenamiento y la transmisión de la información de forma estructurada. Es un wiki, por lo que, con pequeñas excepciones, puede ser editada por cualquiera, debido a su contenido abierto que utiliza la licencia GDFL.

A pesar de que la libre participación de la sociedad dentro del proyecto se ha convertido en el principal blanco por parte de la crítica, ésta es también su mayor fuerza, ya que la democratización del conocimiento a través de la interacción grupal de los diversos asentamientos humanos, es el motor principal de la sociedad de la información, en la que el acceso a ella y la participación ciudadana juegan un papel central, tal como lo expresa Armand Mattelart:

“El peligro para las ciencias de la comunicación está en la política de la tábula rasa: olvidar que somos el producto de construcciones anteriores (…) No puede haber una sociedad de la información o diversidad cultural, sin diversidad mediática y sin participación, porque esa es la definición que hacen de la comunicación estos medios alternativos: el acceso y la participación”[6].

En la misma tónica, el especialista en comunicación y nuevas tecnologías, Raúl Trejo Delabre, sugiere que aunque el proyecto de la enciclopedia libre es susceptible a tener fallas de fiabilidad, éste tipo de herramientas no pueden ser desechadas por la pedagogía, ya que de cualquier modo, brinda una excelente oportunidad para constatar algunos datos que faciliten el conocimiento por parte de los estudiantes.

“Como todo proyecto abierto, en Wikipedia existe la posibilidad de errores o engaños. Pero ese mismo carácter contiene los mecanismos para que la información allí disponible sea verificada y enmendada constantemente. En tan solo seis años, Wikipedia se ha convertido en referencia indispensable de la cultura contemporánea y es el proyecto intelectual más concurrido que haya existido jamás. Su diseño básico reproduce la estructura colaborativa en la que se desarrolla la creación del conocimiento. Vale la pena no marginar a la educación a distancia, y a la educación en todas sus modalidades, de experiencias como esa”[7].

La participación de la sociedad global en la construcción de Wikipedia, presenta un punto llamativo dentro del estudio de las ciencias sociales, ya que la democratización del conocimiento ha provocado que la gente se sienta comprometida a seguir generando nuevas plataformas para el desarrollo del conocimiento humano y por lo tanto, un beneficio directo tanto para el individuo como para la sociedad en su conjunto, de la misma forma que lo establecen otras ciencias como las matemáticas aplicadas, dentro de la ‘teoría de los juegos’[8].

::.

Los efectos sociales de las redes de comunicación

La participación ciudadana en proyectos de esta índole, podría producir algunos frutos en el futuro próximo, tal como señala el periodista James Surowiecki en su libro ‘La Sabiduría de los grupos: Por qué los muchos son más inteligentes que los pocos y cómo la sabiduría colectiva da forma a los negocios, economía, sociedades y naciones’, publicado por primera vez en 2004. Esto, debido a que la combinación de la información en grupos suele producir una toma de decisiones más acertada que las que podrían haber sido tomadas por un solo miembro del grupo. Según la tesis de Surowiecki, basada en un perfil económico y psicológico, no todas las masas son sabias, ya que para que esto ocurra es necesario que intervengan factores como la diversidad de opinión, pues cada persona debería tener información privada aún si es sólo una interpretación excéntrica de los hechos conocidos, la independencia del individuo, donde las opiniones de la gente no deberían ser determinadas por las opiniones de los que los rodean, la descentralización, donde la gente debería poder especializarse y recurrir al conocimiento local, y la Combinación, ya que existen algunos mecanismos para convertir los juicios privados en decisiones colectivas.

Si tomamos en cuenta los puntos de Surowiecki, el conocimiento al alcance de las masas podría ser un factor de suma importancia dentro del desarrollo de la historia del hombre, ya que esto podría abrir un camino nunca antes visto en la toma de decisiones de la sociedad en cuestiones de interés público, tal como lo referente al gobierno y el estado.

Esto es precisamente a lo que Rheingold ha denominado como multitudes inteligentes, es decir, grupos sociales que cuentan cada vez con mayor información a la hora de tomar sus decisiones debido al rápido crecimiento de las redes de comunicación, las cuales podrían explicar la rapidez con la que se generan los cambios sociales.

Si la sociedad es comunicación, como afirma Luhmann, esto podría ayudarnos a entender como el desarrollo del internet y de las redes de comunicación han logrado transformar a la sociedad global de principios de siglo XXI.

Kevin Kelly ejemplifica muy bien esta cuestión al comparar al internet con un cerebro humano, en el cual, se desarrollan una serie de conexiones y redes neurológicas capaces de construir mayores capacidades cognoscitivas, y donde cada aparato que se conecta a esa enorme máquina llamada internet sería comparable con cada una de las neuronas que constituyen nuestro cerebro[9].

La proliferación y el aumento de estas redes comunicacionales han ayudado a desarrollar un conocimiento colectivo que se manifiesta claramente en las nuevas generaciones de seres humanos. Mucho se habla, por ejemplo, de que los niños de la actualidad son cada vez más inteligentes que los de antaño, una afirmación que es necesario revisarla a profundidad para evitar caer en suposiciones carentes de fundamento. La diferencia entre un niño nacido en el siglo XXI y uno nacido a principios del siglo XX no estriba en su capacidad intelectual, que es básicamente la misma, sino en la manera en que las redes de comunicación han logrado influir de forma visible en el comportamiento de las nuevas generaciones. En otras palabras, podríamos decir que la construcción de estas complejas redes de información han hecho que los niños de la actualidad cuenten con una sorprendente capacidad de interpretar el mundo en el que viven. Algo lógico, si tomamos en cuenta que mientras a principios de siglo XX la información disponible para los grandes públicos estaba limitada al material impreso de difícil acceso en comparación al bombardeo mediático de la actualidad. Para los niños de hoy, basta apretar un botón para acceder a otras dimensiones de la realidad humana, sin importar ningún tipo de restricción espacial o temporal, lo cual, necesariamente, se traduce en una “inteligencia” por encima de las generaciones anteriores, lo cual es en realidad, un reflejo de la manera en que los procesos comunicativos son capaces de transformar la realidad social. Al respecto dice Arun Netravali, el entonces presidente de los laboratorios Bell durante 2002:

“Cuando sus hijos tengan su edad, una megarred de redes envolverá a la Tierra como una piel de comunicación. A medida que la comunicación se vuelva más rápida, más pequeña, más barata y más inteligente durante el milenio que comienza, esta piel, alimentada por un flujo constante de información (…) contendrá millones de sistemas de medición electrónica que controlarán ciudades, ferrocarriles y medio ambiente[10].

Y si estas redes son capaces de transformar a la sociedad de la manera en que refiere Netravali, se debe a la manera en que estas redes tienen la posibilidad de modificar la percepción de la realidad presente en la gente, en la sociedad. De ahí que este fenómeno sobre las redes comunicativas es sumamente interesante, pues en realidad, son una de las estructuras fundamentales sobre las que se construye la sociedad. ¿Podríamos imaginar o entender a nuestra civilización sin la aparición del alfabeto y la escritura? Por supuesto que no, y del mismo modo, es probable que en algunos siglos no podamos concebir a la civilización sin la existencia de estas nuevas tecnologías de la información que paulatinamente irán borrando los límites actuales entre el hombre y la máquina, tal como puede observarse hoy en día con la todavía incipiente nanotecnología que dentro de algunas décadas se convertirá en una práctica común en cualquier hospital del mundo.

Por ello, no resulta insensato asegurar que el internet es una de las bases fundamentales sobre las que se sostiene este cambio de paradigma social por el que estamos viviendo. Internet ha representado una apertura total de información susceptible de transformarse en un conocimiento colectivo capaz de transgredir el orden social vigente en nuestros días. Esto es fácil de explicar, ya que cuando una persona cambia su conciencia del mundo y la trascendencia de sus acciones, puede cambiar sus hábitos, el cambio de hábitos es capaz de transformar a las instituciones (tal como afirma Giddens), y la transformación de dichas instituciones con capaces de cambiar la realidad social.

Este cambio en el paradigma social representa importantes retos para la política y la manera en que se desarrollan las relaciones de poder, ya que al cambiar las estructuras fundamentales sobre las que se sostiene la sociedad contemporánea la política tendrá forzosamente que dar un giro, tal como afirma Sloterdijk con su concepto de hiperpolítica. Al respecto de este cambio que las nuevas tecnologías han propiciado en las nuevas generaciones nos dice Sloterdijk:

“Los jugadores del nuevo juego mundial de la nueva era industrial ya no se definen a sí mismos por la patria y el suelo, sino por medio de los accesos a estaciones de ferrocarril, a terminales, a posibilidades de enlace. El mundo es para ellos una hiperesfera conectada en red. El que accede a la clase de las tareas elevadas, la propia de los actores de la hiperesfera, empieza a tener que ver con lo grande de una forma muy distinta, una forma que no podía aprenderse en Roma, ni en Atenas, ni en los Lycèes y Gymnasien de la Europa moderna”[11].

Si el concepto del Estado como lo conocemos ha de sufrir un cambio sustancial, lo mismo debe ocurrir con la política, en la cual, los hombres ya no pueden seguir utilizando a otros hombres para reproducir un discurso dominante que ayude a las élites a mantener el poder, sino por el contrario, es necesario que la sociedad construya estructuras sólidas que permitan a los seres humanos inventarse a sí mismos construyéndose como sujetos autónomos, actores de sus propios actos, seres creadores capaces de darle un giro de 180 grados a nuestra definición de realidad social. Seres capaces de cambiar al mundo por medio de sus acciones. Por ello, es necesario que los seres humanos construyan un nuevo paradigma de sociedad a partir del entendimiento de que la sociedad es precisamente, una dimensión más amplia de la conciencia humana.

Fromm afirma en su obra El corazón del hombre, que el hombre actual se caracteriza por su pasividad y se identifica con los valores del mercado porque el hombre se ha transformado a sí mismo en un bien de consumo y siente su vida como un capital que debe ser invertido provechosamente. El hombre se ha convertido en un consumidor eterno y el mundo para él no es más que un objeto para calmar su apetito, pero lo más grave, es que la mayor parte de las personas que viven en el sistema actual, se han construido a sí mismos como objetos, como máquinas capaces de generar riqueza y reproducir un discurso, meros instrumentos que han ayudado a consolidar una dominación de la que ni siquiera perciben su existencia.

Según el autor, en la sociedad actual el éxito y el fracaso se basa en el saber invertir la vida. El valor humano, se ha limitado a lo material, en el precio que pueda obtener por sus servicios y no en lo espiritual (cualidades de amor, ni su razón, ni su capacidad artística). La autoestima en el hombre depende de factores externos y de sentirse triunfador con respecto al juicio de los demás. De ahí que vive pendiente de los otros, y que su seguridad reside en la conformidad; en no apartarse del rebaño. El hombre debe estar de acuerdo con la sociedad, ir por el mismo camino y no apartarse de la opinión o de lo establecido por ésta. Para funcionar bien, la sociedad de consumo necesita una clase de hombres que cooperen dócilmente en grupos numerosos que quieren consumir más y más, cuyos gustos estén estandarizados y que puedan ser fácilmente influidos y anticipados. Este tipo de sociedad necesita hombres que se sientan libres o independientes, que no estén sometidos a ninguna autoridad o principio o conciencia moral y que no obstante estén dispuestos a ser mandados, a hacer lo previsto, a encajar sin roces en la máquina social. Los hombres actuales son guiados sin fuerza, conducidos sin líderes, impulsados sin ninguna meta, salvo la de continuar en movimiento, de avanzar. Esta clase de hombre es el autómata, persona que se deja dirigir por otra.

Este concepto de ‘hombre máquina’, el cual aparece también en la obra de Herbert Marcuse y su noción de ‘hombre unidimensional’, es el mayor reto que enfrenta la sociedad actual. Alguna vez escribió el pedagogo brasileño Paulo Freire, que la libertad es conquista y no donación, y por ello, es necesario que el ser humano aprenda a pensarse por sí mismo y asumir la responsabilidad de sus acciones, a pesar de que sea más fácil y cómodo dejar que sean otros los que piensen por uno. El ser humano necesita más que nunca salirse del sistema, de esa jaula de hierro de la que hablaba Weber, de esa Matrix que mantiene preso al ser humano. Y en esta búsqueda y en esta conquista de la libertad, la comunicación y el desarrollo de las nuevas tecnologías juegan un papel fundamental.

 

BIBLIOGRAFÍA

CIBERGOLEM. La quinta columna digital: antitratado sobre hiperpolítica. Gedisa Editorial. España, 2005.

FROMM. Erich. El corazón del hombre. FCE. México, 1983.

LUHMANN, Niklas. Complejidad y modernidad: de la unidad a la diferencia. Editorial Trotta. España, 1998.

MATTELART, Armand. La comunicación masiva en el proceso de liberación. Siglo XXI. México, 1988. Decimosegunda edición.

RHEINGOLD, Howard. Multitudes inteligentes: la próxima revolución social. Gedisa Editorial. España, 2004.

SLOTERDIJK, Peter. En el mismo barco: ensayo sobre la hiperpolítica. Ediciones Siruela. España, 2008. Quinta edición.


[1] Howard Rhiengold. Multitudes inteligentes: la próxima revolución social, página 74.

[2] Ibídem, página 82.

[5] Un wiki (del hawaiano wiki wiki, que significa rápido) es un sitio web colaborativo que puede ser editado por varios usuarios. Los usuarios de una wiki pueden así crear, editar, borrar o modificar el contenido de una página web, de una forma interactiva, fácil y rápida; dichas facilidades hacen de una wiki una herramienta efectiva para la escritura colaborativa. La tecnología wiki permite que páginas web alojadas en un servidor público (las páginas wiki) sean escritas de forma colaborativa a través de un navegador, utilizando una notación sencilla para dar formato, crear enlaces, etc, conservando un historial de cambios que permite recuperar fácilmente cualquier estado anterior de la página. Cuando alguien edita una página wiki, sus cambios aparecen inmediatamente en la web, sin pasar por ningún tipo de revisión previa. Los orígenes de los wikis están en la comunidad de patrones de diseño, que los utilizaron para escribir y discutir patrones. El primer WikiWikiWeb fue creado por Ward Cunningham, quien inventó y dio nombre al concepto wiki, y produjo la primera implementación de un servidor WikiWiki para el repositorio de patrones Portland (Portland Pattern Repository) en 1995. En palabras del propio Cunningham, un wiki es “la base de datos en línea más simple que pueda funcionar”.

[6] Entrevista con Armand Mattelart, realizada por Johanna Puyol y publicada en la revista digital Rebelión.

[7] Raúl Trejo Delarbre. La nueva alfabetización: el e-learning en la lógica reticular y abierta de Internet.

[8] La teoría de juegos es un área de la matemática aplicada que utiliza modelos para estudiar interacciones en estructuras formalizadas de incentivos (los llamados juegos). Sus investigadores estudian las estrategias óptimas así como el comportamiento previsto y observado de individuos en juegos. Tipos de interacción aparentemente distintos pueden, en realidad, presentar estructuras de incentivos similares y, por lo tanto, representar conjuntamente un mismo juego. Los economistas han usado la teoría de juegos para analizar un amplio abanico de problemas económicos, incluyendo subastas, duopolios, oligopolios, la formación de redes sociales, y sistemas de votaciones. Estas investigaciones normalmente están enfocadas a conjuntos particulares de estrategias conocidos como conceptos de solución. La investigación en ciencias políticas también ha usado resultados de la teoría de juegos. Una explicación de la teoría de la paz democrática es que el debate público y abierto en la democracia envía información clara y fiable acerca de las intenciones de los gobiernos hacia otros estados. Por otra parte, es difícil conocer los intereses de los líderes no democráticos, qué privilegios otorgarán y qué promesas mantendrán. Según este razonamiento, habrá desconfianza y poca cooperación si al menos uno de los participantes de una disputa no es una democracia.

[9] Kevin Kelly sobre los próximos 5000 días de la “web”. http://www.ted.com/talks/lang/spa/kevin_kelly_on_the_next_5_000_days_of_the_web.html

[10] Howard Rheingold. Op cit., páginas 111-112.

[11] Peter Soderlijk. En el mismo barco: ensayo sobre la hiperpolítico, página 68.

¿De dónde vienen las buenas ideas?

Un video que explica cómo las grandes ideas surgen de las conexiones con las ideas de otros. Al estar más conectados, la velocidad con la que circula la información al interior de la red se acelera. Esto permite entender cómo es que a mayor comunicación entre los integrantes de un grupo se aceleran los cambios sociales. El mundo no es sino una idea que se construye con las ideas de todos.

A %d blogueros les gusta esto: