Tu voz en carne viva

Tu voz es siempre una bofetada, la alegoría de mi soledad
en carne viva, el mecánico impulso de verte y derrumbarme
en esos besos tuyos como trampas y tentáculos eléctricos,
besos como quimeras sobrevolando cuerpos de tierra volcánica.

Mueren las horas en teléfonos ausentes que lloran y callan,
en árboles de verde invisible, en las ruedas de una bicicleta
y pisadas de aceite transitando por la carretera del olvido.

Mueren las horas en placeres perversos vestidos de angustia,
en gritos como estacas que mutilan, en sueños sin cuadrícula,
como los cuentos escritos en el vientre de una palma herida,
modelando el cielo estrellado entre versos como espuma.

Publicado el 6 julio, 2012 en Poemas. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: