Se apagan las células

 

La noche es un disfraz

donde languidece mi risa

en el portal de las manos vacías

epicentro del desasosiego,

clamor de la cruda soledad

con que ocultas tu tenue sombra

en la niebla,

y evitas el tacto

para no romperte

y extraviarte en el lecho submarino,

paredes de agua sepultando mi escollera,

agua sin oxígeno, asfixia venenosa,

la sal se arremolina en mi garganta

y el silencio sobra,

los años se hacen retazos,

el mareo de la mansa muerte

te lame la entrepierna,

zozobra la vida en un suspiro

en el batir de los siglos que se apagan,

y se apagan las células

en la fosa del tiempo perdido,

ya nadie se acuerda,

sólo quedan rastros de lo que fue,

llama reverberante que no pudo ser.

::.

 

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 19 abril, 2013 en Poemas. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: