Alud

Las ventanas balbucean:

ondas palpitando luz entrecortada

en el gélido aliento de la noche,

y siento la textura de tu voz

diluyéndose entre la lluvia,

en la ausencia del tiempo

solitario retraído en su

propia melancolía,

para despertar al ciervo

de los ojos rojos que me

observa desde su sepulcro

de caminos devastados,

territorios masticados por

el agua, el lodo y la miseria,

alud y sepultura,

nubarrones homicidas,

oscuridad contagiosa,

quiero ocultarme entre

cadáveres amarillos

y dejarme arrastrar

por la corriente,

quiero evadir esta

saciedad de dolor

y llanto que replica

en la soledad del monte,

donde nadie escucha,

quiero ser tragado por

las aguas movedizas

que se beben la ira del viento

de un solo sorbo.

::.

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 26 septiembre, 2013 en Poemas. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: