Delirio trifásico y bilingüe con puntitos morados

 

Llevo una sordera de vibraciones rojas

atada al oído,

mi lengua es un percutor silábico

donde reverbera la espuma

que brota de la coladera,

homónimo de mis días añiles

donde rebuzna este traumatismo

craneonoctámbulo que no me deja dormir,

soy una carcaza de interruptores y perillas

repitiendo el tartamudeo de mis pies

aderezados con bilirrubina,

áspera cuña apretado mis intestinos

en la ceremonia de los cuerpos vacíos

masticando la verborrea dactilar

de un sacerdote con capa de franela a cuadros,

inhalando, expirando, el humo del encierro

quien, quién?, quieeeeén!!!

un resoplido resuena por dentro

en este sueño trifásico, bipolar y bilingüe,

quiero servirme la noche en el desayuno

y guardar este remolino en la bodega,

bufa la carne en erupción,

soy un volcán bailando rap,

vomitando soles líquidos con hielo seco,

masa astronómica,

pútrido instituto del engaño

donde revienta la paciencia,

el eclipse gravita en la sombra

de un espejo desmembrado

y luz bañada en cloroformo,

hálito donde se hunde la puntilla

de hierro en mi garganta,

abstracción violenta, ensimismada,

punzada estroboscópica,

aliento de dragón incendiando mis pasos,

se me tuercen los ojos,

gotea spaghetti en el techo de lámina,

veo olas que son putazos azules,

un ruido ciego,

vueltas que trompican en la loza,

estornudo tácito, broma emancipada,

taladros que son ladrillos,

racimos de elefantes,

terciopelo de vino y sangre,

EXTRA, extra!!

¡siempre fuiste un lunes

en mi calendario de ausencias!,

un solo de marimba en medio del diluvio,

un estrabismo artificial con

derroche de elocuencia,

atemperando el frío y la nostalgia

como focos suicidas

que arden en la ignición del metal,

habito un sepulcro ultrajado, el vacío de una mecedora,

lápices que salpican portaminas

dentro de mis ojos, astillas de plomo,

manivelas suspendidas en el vientre

de este cuarto solo de vórtice invertido,

lluvia de barro endurecido,

el resplandor del vidrio se precipita

contra el suelo,

es un líquido arenoso desgajando las púas

de mi rostro,

flurocarbono que palpita en la hierba,

estrellas que se estrellan en la nada,

la nuca fue un tope

ideal para estrellar el coche

a 280 kilómetros por hora

y suspender el tiempo un instante,

justo antes de explotar y salir disparado

del parabrisas como hombre bala,

y emerger desde el acuático verdor

de una ampolleta

(entre chochitos de azúcar bañados en alcohol)

el reino monera monea en la cocina,

como el rapto de un delirio, la rapsodia de un bostezo,

serpentina austral, bosque de sillas visceversa,

sonidos laterales,

el chirrido de mis articulaciones

mutila los porqués que inundan siempre

esta corte marcial de parálisis acústica,

repepepepetición repetida que repite el rapto reptiliano,

ficticia realidad, párpados que son hoyos,

tengo una alberca de amoniaco

y limón con granadina

en la azotea de mi locura,

una bomba de fragmentación casera

de pintura verde,

siento la anestesia

de tus palabras que son frituras, jaloneo,

la razón convertida en precipicio,

dirigiré a una filarmónica de adictos

al fracaso,

como moscas tocando en terracería,

estercolada partitura flotando

en el umbral de los condenados,

brama la hembra en la rama,

en el olvido destilado de mi carne,

anémonas tristes, rasguño lunar,

ovaciones laaaaaaaaargas que caen como canicas,

sueño entrecortado y derrapante

bailando en la cornisa,

quiero invocar

a la eternidad entre insecticida y glifosfato,

un abrasivo aire mastica mis pulmones,

morisca muerte de estribillos en francés

con acento caribeño,

la corte pide CORTE!!

cuar-tea-du-ra que corta

llegaré a mi sepelio en un féretro ultravioleta

con mi rostro chapeado en fotoshop

para resucitar en la pista de baile

entre patizambos con hambre de cuchillo,

¡bienvenidos al festín donde se sirve carroña de postre!,

eh ahí el legado deslenguado y legaloide

de tus besos apretados,

el torrencial zezeo de un mareo,

trigo, trigal, trigadera, trigésimotercero,

hay nitroglicerina en mis ojos,

en la fulminante velocidad de mi visión

impresa en óleo, tiner y acuarela,

anunicación y denuncia, cesto de nances,

danza el ansia en la hipotenusa,

quiero inyectarme insulina en el miocardio,

y extraviarme en la

cartografía del sueño dando vueltas,

rótulos rotos, rótula en la ronda,

restos rostizados, rastro de rastrojo,

risoma hecho rizos, río de ácido ribonucléico,

reos echando rostro, rábanos robados,

quiero beberme tu cuello de un vampírico sorbo,

y morderte la oreja

en un aparador de mujeres disecadas,

yo sé que tarde o temprano

tendrá que pastar mi estampida,

y que el croar de las ranas

algún día llegará a la caduca listade los Bilboard,

nostalgia de vinil y videotape,

tersa lumbre forjando la imposibilidad

de tus muslos querendones,

escucho el galopar de las valquirias,

es la liturgia del deseo,

la episteme de un adiós,

chicle adherido en el

reptílico vientre de un zapato,

siluetas que se multiplican

en el pluvial destello de la calle,

quiero gritar la infección que inunda mis alveolos

quiero decir la dicha que no ha sido dicha

mis convulsiones brotan de tu minifalda,

tengo una protuberancia en el corazón,

un licuado de flores derramado en

el jardín de tu boca,

¡oh tentación hecha burbujas!

::.

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 21 octubre, 2013 en Poemas. Añade a favoritos el enlace permanente. 5 comentarios.

  1. Claudia Cea Cruz

    Jaja..me gustas muchísimo mi tierno volcán rapero y huracanado (el concepto ” me gustas” es totalmente inocente,lo siento)….Aunque la mitad de las palabras que usas no las conozco y la otra mitad no las entiendo.
    Qué son los putazos azules?
    Y los “chochitos de azúcar y alcohol”…¿es lo que yo pienso..?
    Y la tentación hecha Borbolla..eres tú o es alguna de aquellas de distintos nombres que ya no recuerdo?

    Me gusta

    • Hola Claudia, gracias por los comentarios. Pues este es un poema medio psicótico, medio onírico, donde las palabras me fueron llegando de pronto. Putazos azules podría traducirse como “golpes azules” al buen castellano y los chochitos de azúcar y alcohol son eso, píldoras de esas que acá usan en la medicina homeopática (no sé cómo sea en otros lados). Saludos!!

      Me gusta

  2. Claudia Cea Cruz

    (..Y la protuberancia en el corazón..””..)
    Vamos..me quedo con ella…Es insuperable.
    Será mi grito de guerra

    Me gusta

  3. Claudia Cea Cruz

    Eh,..cálmate Manuel…sólo soy una broma emancipada
    Pero tú eres el Uno,el One
    Lo que está un poco mal ,es que lo sepas

    Me gusta

  4. Claudia Cea Cruz

    Pues,… ¡en qué estaria pensando mi mente calenturienta, que a todo le vi contenido sexual!.
    Bueno da igual. Tú haces los poemas y después ya no son sólo tuyos. El que los lee elige el significado. Me quedo con la mezcla romántico-sexual de la protuberancia del corazón.
    Nunca se me habría ocurrido de no ser por ti.
    ¡Ves?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: