La orgía de hacer dinero y el trauma de perderlo todo (hasta la razón)

Dos grandes películas, dos grandes directores, un mismo tema. Por un lado, Martin Scorsese relatando la salvaje historia de un personaje real que pareciera sacado de la perversa imaginación de un guionista hollywoodense pitorreándose de los excesos característicos de Wall Street. Del otro lado, la sutileza típica de Woody Allen haciendo un retrato sobre la crisis de ansiedad de un personaje de ficción cuyo parecido con la realidad, impresiona.

La dupla Scorsese-Di Caprio vuelve a arrojar buenos dividendos con The Wolf of Wall Street, filme que narra la historia verídica de Jordan Belfort, un farsante con un talento extraordinario para hacer dinero (no muy legal que digamos, como ocurre siempre con el criminal sistema financiero vigente en el planeta), al mismo tiempo que disfruta de los placeres mundanos que suelen acompañar el apabullante éxito económico de un obsesionado con la riqueza: mujeres al por mayor, alcohol, pastillas, cerros de cocaína, yates con helicópteros y otras extravagancias. Un estilo de vida que llama la atención del FBI y comienza a complicar las cosas en esta historia donde el exceso por el exceso mismo es una constante a lo largo de la trama.

En la otra esquina, Allen ocupa el mismo pretexto del dinero mal habido para contar la historia de una dama de sociedad venida a menos y el trauma de la vanidad propio de las clases acomodadas, con una insuperable Cate Blanchett en el protagónico de Blue Jazmin. Una acaudalada mujer neoyorquina que se ve forzada a mudarse con su hermana pobre que vive en San Francisco, es el punto de inicio para este drama donde se expone la ansiedad provocada por un delirio de grandeza frustrado frente al duro espejo de la realidad. Y es precisamente en ese reflejo burdo de sí misma donde Jazmin comenzará a cavar su propio agujero sin darse cuenta.

Dos formas de abordar la inmundicia del dinero fácil y la manera en que millones de dólares pueden enterrar cualquier resquicio de humanidad entre trajes de marca, tardes soleadas frente a la piscina y fiestas elegantes con lo más selecto de la crema y nata de la sociedad. O todo lo contrario. Quizá lo que más nos asusta, en el fondo, es la manera en que el dinero puede desnudar nuestra verdadera condición humana.

 

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 16 enero, 2014 en Otros desvaríos, Videos y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: