El texto zombi

Fumigar el texto empujado por una obsesión de higiene gramatical o sintáctica, es el peor vicio de los editores. Asfixiado por tantas reglas, el idioma se vuelve estéril, pierde su emotividad, la llama viva que habita en las palabras. El uso prolongado de la rigidez textual en la escritura erosiona el lenguaje. Se muere por dentro. Como los zombis que caminan por inercia, atrapados en el limbo de la muerte en vida, moviéndose a ninguna parte enjaulados dentro de un cuerpo putrefacto que solo sabe caminar idiotizado para morder.  Por eso hay que dejar que las palabras vuelen, dejar que las palabras prendan y broten en esa selva florida que es todo buen texto. Callar el sentido común y aflojar la imaginación.

zombi

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 11 abril, 2014 en Otros desvaríos y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: