El incendio

 

A veces uno quiere
vomitar la angustia
que lleva atorada
en el pecho,
pero uno termina ahogándose
en su propio vómito.

¡Oh fatalidad!
¡Tanta mierda innecesaria!

Yo pensaba que despertar
y conocer la naturaleza
íntima sufrimiento humano
me ayudaría a callar mi propio
sufrimiento.

Pero no.

La absurda creencia
del amor
será mi sepultura.

Quisiera preguntarle a la muerte
si en su lecho se puede
descansar de esta
agonía permanente.

Lo malo quema.
Lo bueno quema.
Todo quema.

Uno acabará ardiendo
y reducido a cenizas sin importar
el color del fuego,
el cómo o el por qué.

Cuando se lleva puesto el incendio
el camino es lo de menos.

Lo importante es
olvidar y ser olvido.

Será que en días como hoy
tengo la impresión de que
el problema de la vida
es vivir.

::.

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 29 abril, 2014 en Poemas. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. El problema de la vida es el demasiado sentir en un mundo cada vez más frío, violento y burdo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: