Veneno dulce

 

Cómo sobrevivir esta
existencia forzada,
este veneno dulce
que es la vida y
su desfile de
ambigüedades,
vaguedades,
nimiedades
y soledades.

Cómo sobrevivir a esta
insuficiencia cardiaca
que asfixia,
esta sistólica adicción al éter
esta diastólica indiferencia a todo
lo que no tiene alma.

Camino entre vidrios
con mis pies
doloridos y rojos,
queriendo esquivar
los fieros colmillos de la rosa.

¿Cómo aferrarse a la vida
sin matarse por dentro?
¿Cómo huir de esta herida
que me acecha mientras duermo?

Soy un forajido en mi propia casa,
un ladrón de luces apagadas
y flores encendidas,
soy un desconocido perdido
en el reflejo cóncavo del espejo.

Bañado en pintura invisible,
las puertas del ropero
se abren,
son cajas de resonancia
para este grito diseminado
que siempre regresa
desde las profundidades
del subsuelo.

::.

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 5 mayo, 2014 en Poemas. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: