Suelo ser crepuscular cuando te pienso

Suelo ser crepuscular cuando te pienso
y camino por el mundo mirando el suelo,
inventando el próximo reencuentro
en esta crónica de amores improbables.

Y me da por ser desobediente
cuando me propongo olvidarte.
y dejarte amordazada bajo la cama,
a ti, mi proveedora de tristezas.

No existe refugio
para el frío de la soledad
y el ardor de una querencia:
así es como nacen los tifones,
entre el sollozo de un glaciar
y la lumbre solar del trópico.

Cuánta sangre habrá de derramarse
para este mi amor sin amnistía,
cuánta sangre habrá de demorarse
en la anuencia muda de tu boca
y el acento homicida
de tus manos impías.

La mía es la suerte
de los desmemoriados,
querer es abandonarse
a la oscuridad del acantilado,
es vaciarse por dentro,
incendiarse y mutilarse,
es desvestir a la muerte
en una mirada.

Seguirás siendo un ruido triste
en el alcantarillado de mis sueños.

::.

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 1 junio, 2014 en Poemas. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: