Palabras que no bastan para describir la barbarie

Estos son apenas seis minutos de la realidad que se vive a diario en Gaza desde hace un mes. Seis minutos sin cortes. Seis minutos de la cruda realidad palestina marcada por bombas, fuego cruzado, cuerpos cercenados. Son las consecuencias del odio, la guerra imbécil donde el único resultado posible es el sufrimiento.

Si tuviera un poco de vergüenza, el Estado de Israel no volvería a hablar nunca más del holocausto sufrido a manos de los nazis, después de que se han empeñado en emular a sus victimarios. Los argumentos para la masacre pueden ser diferentes, pero el fin es el mismo: exterminar al otro.

La crueldad de los bombardeos contra civiles palestinos no puede justificarse de ningún modo, bajo ninguna circunstancia. Las imágenes son brutales, despiadadas. Y sin embargo sigue ocurriendo, día tras día, hora tras hora, minuto a minuto. ¿Cómo podemos permitir esto? Si la religión es utilizada para justificar esto, señores, su religión es una mierda y su Dios un ojete, el retrato más burdo de aquello en lo que se han convertido tras ser deformados por el rencor. Igual de mezquinas resultan las potencias occidentales y su doble moral, tan miserable, tan falta de cualquier resquicio de humanidad, de el más minimo rastro de empatía por el otro. Todo sea en nombre de ese señor terrible llamado don dinero. Triste, muy triste ver lo poco que vale la compasión en los tiempos del libre mercado. ¿No se dan cuenta?

No importa quien empezó esta barbarie, tenemos que hacer algo para detenerla. Decía Gandhi que bajo la ley del “ojo por ojo” el mundo acabará ciego. Y eso es precisamente lo que pasa: un mundo cegado por la ira, los intereses mezquinos, la indiferencia conveniente. Las imágenes son devastadoras pero es necesario compartirlas para darnos una pequeña idea del infierno que se vive a diario al otro lado del planeta, mientras nos limitamos a comentar el tema en una platica de café o contemplar la desgracia humana en el noticiero. ¿Cómo puede alguien justificar esto? ¿Qué clase de personas somos al permitir que esto ocurra? Duele tanto. Y uno aquí, lidiando con la frustración de no poder hacer nada para aliviar tanto dolor, tanto sufrimiento idiota. Y uno aquí, escribiendo palabras que no bastan.

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 9 agosto, 2014 en Política y etiquetado en , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: