Ojos deshilachados

Se me fueron
deshilachando los ojos
para verte borroso.

Jadeaban los segundos.

Todavía no me acostumbro
a ser un simple pedazo
de carne y hueso.

Para eso tendré que
zambullirme en el vacío,
volverme uno con la nada.

Todo fuera tan sencillo
como dejar que el beat
te recorra el cuerpo.

Todo fuera como
fosforecer a medio noche.

Tus ojos de seda
son una febril combinación
de luces neón y desasosiego.

Todo fuera como sacudirse
la neurosis en el último
tramo del tarro de cerveza.

¡Abran las esclusas!

Nadie saldrá ileso
sin sacarse las escamas.

Diáspora de luces.

La máquina escupe llamas.

Se me abren las venas.

Las flores desprenden
el aroma de su propia sangre.

Si tan solo
mis manos fueran reales…
sí tan solo hablaran
mis muertos.

En esta persecución
de viernes,
todo es evasión,
la compulsión suicida
de aferrarse
a lo que sangra.

::.

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 19 agosto, 2014 en Poemas. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: