Bitcoin: dinero digital sin intermediarios ni banqueros multimillonarios

La idea que fundamenta la aparición del Bitcoin, la primera moneda digital P2P de código abierto, es particularmente sugerente: dinero sin intermediarios. Lo trascendente no es el cambio de dinero físico a digital, como suelen destacar los medios, sino las posibilidades que ofrece para rediseñar el sistema monetario global sin la participación de los bancos.

Lo más sorprendente, desde mi perspectiva, es que cada usuario poseedor de un Bitcoin tiene una copia digital con información de todo el dinero circulante en la red, lo cual permite a los usuarios conocer de manera directa cuánta moneda circulante existe en el ciberespacio, situación que hace inoperante la figura de los bancos centrales, encargados de regular la emisión de moneda.

Además, el sistema de código abierto impide, al menos en teoría, que se puedan realizar transacciones inusuales, ya que el sistema creado mediante un algoritmo matemático es capaz de detectar una anomalía en la concentración de Bitcoins, generando una alerta y sacando de la ecuación dichas operaciones irregulares mediante un complejo cómputo de datos realizado a través de mineros, es decir, personas que utilizan su equipo de cómputo para realizar las operaciones requeridas por el sistema diseñado presuntamente diseñado por el fantasmal Satoshi Nakamoto (el cual se supone es el pseudónimo de la persona o el grupo de personas que diseñaron el protocolo Bitcoin en 2008 y que crearon la red en 2009).

“No sólo es rápido, barato y sencillo. En Bitcoin todo el que participa tiene el mismo poder. No hay banqueros porque no hay bancos. Y no hay bancos porque no son necesarios: la gente puede controlar su propio dinero”, aseguró Mike Hearn, desarrollador de Bitcoin Core, en un texto publicado por la BBC en noviembre de 2013.

Más allá de qué tan funcional es actualmente el Bitcoin, lo más interesante es las muchas posibilidades que plantea. Pensar la economía de otro modo a partir del desarrollo de las tecnologías de la información, permiten replantear el funcionamiento de la economía y el papel que desempeñan los bancos, actores centrales en el sistema financiero global a partir del cual se articula buena parte de los grupos de poder que controlan el destino de la humanidad. De ahí que la connotación política y filosófica que conlleva el concepto del Bitcoin, haya despertado la curiosidad de muchas personas que, como yo, creemos que existen otros modelos civilizatorios posibles que puedan acabar con los vicios del capitalismo moderno que continúa generando estragos por doquier. Vale la pena pensar en ello.

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 2 septiembre, 2014 en Otros desvaríos, Política y etiquetado en , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: