México cansado

“Ya me cansé”, señaló el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam al responder a las preguntas sobre las fosas encontradas en Guerrero y los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa. No debería sorprendernos. Tan acostumbrados a dar órdenes y ser vitoreados por su séquito de aplaudidores, los políticos mexicanos no pueden ocultar su incomodidad a la hora de rendir cuentas como debería suceder en un Estado democrático. Por supuesto, sabemos que esto no es el caso de México.

Por eso nosotros también estamos cansados señor procurador. Cansados de la mezquindad con la que se manejan los políticos mexicanos a la hora de rendir cuentas ante las exigencias de la ciudadanía. Estamos cansados de que todos los días aparezcan fosas repletas de cadáveres al mismo tiempo que el Estado criminal del cual usted forma parte, desaparece estudiantes y luchadores sociales. Estamos cansados del actual régimen de impunidad diseñado para beneficiar los intereses de las élites político-empresariales que se han enriquecido al amparo de la corrupción. México está cansado, señor procurador, de que la ley termine beneficiando a los mismos de siempre al mismo tiempo que se utilizan mecanismos de represión para silenciar el descontento de quienes se atreven a criticar el abuso sistemático como forma de gobierno.

Estamos hartos de que ustedes los políticos se den vida de mirreyes y viajen en aviones de 7,500 millones de pesos en un país donde más de 53 millones de personas viven en condiciones de pobreza. Cansados de que el salario mínimo no alcance ni para comprar una canasta básica de comida. Cansados de que el actual régimen no haya movido un dedo para resolver el escandaloso índice del 99% de impunidad propiciado por lo que el investigador Edgardo Buscaglia llama un pacto de impunidad entre las élites político empresariales del país. Cansados de que criminales protegidos por el Estado criminal como Moreira, Granier, Vallejo, Aguirre, Moreno Valle, Duarte, Eruviel, Sabines, Montiel, Medina, el ‘Gober precioso’ y una larga lista de infames sigan impunemente libres mientras las cárceles están llenas de inocentes y presos políticos.

Cansados de que la justicia sea sustituida por el ajuste de cuentas, tal como evidenciaron al encerrar a la maestra Elba Esther Gordillo con cargos inventados para no evidenciar la manera en que los gobiernos de todos los partidos desvían recursos multimillonarios a las mafias sindicales para financiar campañas electorales. Cansados de que los funcionarios se burlen de la ciudadanía y esgriman argumentos tan burdos como los que utilizaron para justificar el ilegal rebase de topes de gastos de campaña durante las elecciones presidenciales de 2012. Cansados de que el gobierno libere a narcotraficantes como Caro Quintero. Cansados de la manipulación informativa que ejercen a través de sus serviles medios de comunicación. Cansados de cómo los políticos han decidido vender al país para llenarse los bolsillos. Cansados de ver cómo están dispuestos a atentar contra el futuro de los jóvenes para beneficiar a las empresas extranjeras. Cansados del riesgo que corren a diario nuestras familias al salir a la calle debido a los altos índices de violencia promovidos desde el Estado. Cansados de que los legisladores hagan leyes a modo para legalizar el despojo y el saqueo, como hicieron con la reforma energética. Cansados de que los ministros de la Corte cobren sueldos millonarios para servir al presidente en turno, como evidenciaron con el caso Florence Cassez. Cansados de llorar por nuestros niños muertos y calcinados en la guardería ABC en un intento del exgobernador de Sonora por quemar evidencia de crímenes que seguirán impunes. Cansados de tener que salir a protestar todos los días por la nueva pendejada del gobierno. Cansados de que las madres tengan que buscar a sus hijos en fosas comunes. Cansados de que traten de silenciar la verdad matando periodistas. Cansados de pactos cupulares con los que intentan conseguir legitimidad mientras cierran el paso a la ciudadanía, como ocurrió con la reforma política y el carácter no vinculante de la consulta popular. Cansados de la hueca retórica oficialista de un gobierno ilegítimo. Cansados de vivir en un país donde el Estado de derecho es una puta al servicio del mejor postor. Cansados del apoyo que se da a las empresas extractivas que contaminan y destruyen nuestros bosques y ríos. Cansados de que el gobierno de Peña condonara más de 180 mil millones de pesos de impuestos a sus cuates como pago de favores por los servicios prestados durante la campaña presidencial. Cansado de que la economía vaya en picada mientras se aferran al mismo modelo que ha enriquecido a los más ricos y empobrecido a los más pobres. ¿Quién está más cansado, señor procurador? ¿Ustedes o nosotros? ¿El gobierno criminal al que representa o la ciudadanía? Pero no se preocupe, señor procurador, puede tomarse unas largas vacaciones. Trabajando o descansando, los resultados de su trabajo serán los mismos. Disfrute mientras pueda. Tras varios años de miedo y apatía, los mexicanos hemos comenzado a romper el hábito de la desesperanza para organizarnos mejor y remediar el desastre de país que nos han dejado. Esta fiesta apenas empieza.

::.

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 9 noviembre, 2014 en Política y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: