Hacer la revolución es recobrar la dignidad perdida

En la clase de hoy, a partir de la biografía que escribió Friedrich Katz sobre Pancho Villa, salió la discusión de si el pragmatismo y falta de definición ideológica del Centauro del Norte eran motivos suficientes para considerar a Villa un revolucionario o un restaurador del régimen agrario poscolonial. El apunte del profesor Adolfo Gilly me dió mucho en qué pensar. “La revolución es una explosión contra la humillación”, resaltó Gilly. Comprendí una cosa: toda revolución es un intento de recobrar la dignidad perdida. En México no habrá revolución posible hasta que no recuperemos la dignidad y dejemos de actuar como servidumbre de la corruptocracia. Y para ello, es necesario asumir el deber moral de transformar la realidad a través de nuestras acciones. Hagamos la revolución desde el sitio que nos corresponde a cada quien.

  

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 11 marzo, 2015 en Otros desvaríos, Política y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: