La sal terrestre

(Lo sensato era tomar un taxi. Pero a veces uno siente la necesidad de caminar durante horas bajo la lluvia, juntando los pedazos que uno va dejando por la vida, como un isopo de algodón que va limpiando una herida lenta con ardor y un poco de agua oxigenada. Será que la película sobre la vida y obra del fotógrafo Sebastião Salgado me dejó tocado. Y ahí, bajo la lluvia, me brotó un poema:
:

La sal terrestre
:

Salgado vio el mundo.

La terrible hermosura del mundo
parpadeando en la humedad de sus ojos,
y sus pies desgastados
de caminar y caminar
entre ruinas y escombros,
cadáveres hechos polvo.

Salgado quería conocer
lo qué había detrás de sus montañas,
y descubrió el hambre,
la feroz violencia del hombre.

Ahí estuvo
cuando quemaron el sol
en el humo negro de la codicia.

¿Cómo hacías para volver
una y otra vez
a las entrañas del horror
sin ser devorado por ese fiero
monstruo de la condición humana?

¿Cómo mirar la catástrofe del hombre
directo a los ojos
sin acabar quemado?

Me vi en tu necesidad de recorrer
los muchos caminos del hombre,
para encontrar respuesta a este silencio
que persigue sin descanso
en la carretera del sueño y el pasado.

Yo también intenté
gritar los crímenes del odio,
y hundirme en el dolor humano
para aliviar este inconfesable dolor innato,
pero no pude tanto.

Será que nunca fui tan ecuánime.

Soy demasiado volcánico
cuando de aullar se trata.

Salgado sintió el mundo apagado
y lo pintó de luces y andares,
como las manos de una iguana
reescribiendo la historia
de esta gran familia terrestre.

¿Con qué ojos se mira el mundo
cuando se ha visto lo terrible
del hombre?
Con ojos de resurrección.

Somos lo que vemos, Salgado.

Si solo vemos podredumbre,
se nos enferma el alma.

Si vemos el milagro de la vida
florecer alrededor,
se nos llena el alma siempre de verdor.

Somos lo que queda de nosotros
cuando vemos dentro de los otros.

No fuimos arrancados del mundo,
seguimos encarnados en la tierra,
somos una sal abrasiva y luminosa,
tan endebles e insondables,
solo humanos
viviendo sin saber por qué.

Desde aquí te escribo, Salgado,
bajo un aguacero de nostalgias,
intentando reconocer mi lugar
en este campo lleno de ataúdes y zozobra.

Se me abrió el corazón
como una almeja solitaria.

En el llanto,
el dolor y la alegría comparten cama,
la misma habitación
por donde escurre
el rudimentario frío de la noche.

El mundo es un suplicio
cuando solo alcanza
para ver el horizonte
infestado de hambre y sed.

Pero es tan fecundo
cuando el mundo se puebla de murmullos
en las copas de los árboles
y se deja acariciar por el río.

¿Cómo enverdecer desde adentro?

¿Cómo habitar la hostilidad del mundo
sin quitarnos la coraza?

¿Cómo respirar el aire tóxico que enturbia el cielo
si llevamos siempre el alma expuesta?

Apenas un ligero brillo,
un parpadeo,
una luz que palpita bajo el océano
y rara vez encuentra respuesta.

La nostalgia me arrojó lejos,
hasta el cerrojo sin llave
donde enmudecieron todas las puertas.

Dejaré que la lluvia me despinte la tristeza,
y se diluya en la calle,
entre las muchas capas de vinil
con las que recubro mi desnudez
y mi añoranza:
ese estado donde la poesía
lo encuentra a uno siempre desecho.

Habrá que fundir en un solo disparo
la claridad y la sombra.

Regresar al origen es hallar
la clave de un nuevo comienzo.

Salgado vio el mundo,
y yo me vi reflejado
en la luz detrás de sus ojos.
::.

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 17 mayo, 2015 en Poemas y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: