Deseo

Ya no quiero seguir masturbándome con tu recuerdo,
quiero que me explote el corazón
mientras tus nalgas se deshacen en mi verga,
quiero que supliques que nunca me detenga,
quiero lamerte toda, la vagina, las piernas, el pelo, la oreja, el cuello…
ahogarme para siempre en la embriaguez de tu sexo,
quiero dibujar con mi lengua cada detalle de tu delirante anatomía,
matarte de agonía y de placer,
despojarte de la suciedad de tu cuerpo para que ardas en la eternidad,
quiero hundirme dentro de ti
hasta lo más profundo de tu alma amurallada,
rozar la fibra más sensible de tu existencia,
quiero que te convulsiones en mi lengua,
en esa fiebre incurable que es el deseo,
quiero hacerte desfallecer en una hoguera de besos empapados de sangre,
hacerte sudar todos los dolores que llevas dentro,
quiero que te evapores en un orgasmo de ceniza y terciopelo,
quiero ser tu cómplice en esta tu venganza contra el mundo
y que el tiempo estalle en un solo grito tuyo,
quiero que llores hasta que se mueran todos los fantasmas,
todos los aullidos silenciosos que no han derramado tus ojos,
quiero poseerte como el poseso tuyo que soy,
quiero que maldigas mi nombre y mi existencia
por querer apretarte con mis manos, devorarte a besos,
y tenerte para mí, solo para mí,
abierta, mojada y susceptible,
quiero hacerte un surco en el alma
para que vueles y me ames y me saques las entrañas de un fiero zarpazo,
quiero tirar por la coladera los miedos y las pastillas,
quitarte la mordaza y el vestido,
enjuagar mi soledad en tu boca,
quiero penetrarte y romperte,
desgarrarte y reconstruirte como si estuvieras hecha de barro,
quiero incendiarte para que se retuerzan en el fuego
todos los pedazos rotos que somos,
todos los silencios que te has atragantado con vodka,
quiero que las llamas purifiquen tu cuerpo
para sumergirte en un sueño azul de cenote
y aliviar tus quemaduras en la fría transparencia del agua,
quiero que revivas y florezcas en invierno,
y que tu alma eche raíces en lo más fecundo de la tierra
y emerjas desde la más densa oscuridad para poblar el cielo
con la luz cegadora de tus ojos
y tu voz de tonos lunares,
y podamos extraviarnos en la amplitud de la noche
donde las estrellas parpadean al ritmo de tu corazón,
es un espasmo,
una estocada,
un latigazo,
una caricia,
un encuentro furtivo en el que habremos de extirpar
todas estas heridas infectadas de ansiedad,
quiero compartir contigo mi gangrena para luego
repartirnos el sol en un abrazo
y podamos contemplar la vida
que se nos escurre sin saberlo,
pintar el universo con todos los colores que no existen y hemos imaginado,
quiero respirar en tu pecho,
abrazarte fuerte hasta que aprendamos
a querernos sin hacernos daño,
como dos erizos enamorados que se cortan en la proximidad de una caricia,
quiero abrazarte fuerte y retenerte
y convencerte de nunca partir…
hoy quiero amarte con toda la insuficiencia de este corazón
dispuesto a morir sepultado
en el próximo derrumbe del amor,
hoy quiero estar contigo, tomarte de la mano
para extraviarnos en una galaxia remota y desolada
en la que nunca nos encuentren,
quiero emprender la fuga de esta realidad viciosa
para poblar con ficciones mis sueños más lejanos,
amarte y nada más,
como la vida seduciendo a la muerte,
o la eternidad contenida en un suspiro.
::.

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 27 junio, 2015 en Poemas. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: