Quedará la poesía


Hoy me acordé
del aroma carmesí
de tus besos duros,
tu sonrisa menguante.

Ya nada importa.

Arrástrame a tu infierno
de pastillas y luces apagadas,
quiero desfallecer en la sal de tus ojos,
en el extravío de tus brazos mortecinos.

Derrotado por las sábanas destendidas de tu habitación,
descubrí que tus besos en francés
saben a veneno destilado de hermosas flores,
al deseo lamiendo toda prohibición de tu cuerpo.

Entre más te conozco
más se apoderan de mí las dudas,
las certezas más incómodas.

¿Quién eres?

Eres la infección que me ha mutilado el corazón
con emociones a medias,
discreciones hipócritas,
secreciones del alma que no terminan de dar fruto.

Te buscan mis versos con insistencia
para llegar hasta lo mas hondo de ti,
sacarte de tu escondite,
raptarte al país de los enamorados
que habitan el lado oscuro de la luna,
pero no sé cómo…

No hay peor dolor que querer cambiar
un viejo dolor que se niega a ser cambiado.

Es como si estuvieras ausente,
en un lugar remoto,
atrapada por recuerdos que te persiguen
cabalgando la negra noche.

Lejos de salvarte iba a hundirme contigo.

¿Quién soy yo para jugar al héroe
en esta densa selva de ataúdes vacíos?

Prende el mechero
y reduce a ceniza mi obsesión de ti,
mi obstinación de pensarte todo el día,
atrapada entre cuatro paredes
que se encogen y nos aplastan.

Dime si el sueño del último año
no fue acaso la más sutil de mis pesadillas.

¿Cómo amarte sin destruirte,
cómo ahuyentar el humo negro
que te nubla el corazón
sin incendiarme
o morir asfixiado en la humareda?

Vamos a refugiarnos a una isla
llena de monstruos…
escapemos de esta marabunta de culpas,
liberémonos de las ataduras de la carne
para perdernos en la eternidad del cielo,
juguemos a la casita,
a revolcarnos en el lodo,
a la ruleta rusa en el último trago de vodka.

¿Buscas acaso un compañero
que sólo mire tus piernas mientras
te sumerges en el pálido sueño de la muerte?

Yo busco las palabras secretas para desnudarte el alma.

Sigo preso en tu transpiración erótica,
el letargo taciturno de mis días y de mis noches
en que me dueles hasta el origen mismo de la existencia.

Tu desnudez es otra forma de ponerte la máscara
para que nadie te reconozca,
y puedas justificar tu soledad
y beberte el dolor de vivir incompleta
en cada bocanada.

¿Por qué me habré vuelto adicto
a marchitarme en tus labios
cuando me dicen,
de todas las formas posibles,
que no me amas?

Desde que te conozco no he hecho
otra cosa sino fracasar en mi intento de entender qué anhelas
para hacerte feliz.

Entre más me acerco,
más se aferran las raíces de mi corazón a tu fotografía…
será mi imposibilidad de aceptar que para ti
no soy más que un simple pasatiempo.

Tengo que alejarme de ti,
pero aún no encuentro la manera,
si te pienso a todas horas
y a todas horas me dueles,
como una astilla en el corazón,
aturdido de tanta nostalgia,
degradado como un vil residuo de la noche.

No estoy dispuesto a volver a perderte,
a volver a ti para que me arranques el corazón a mordidas,
por eso no quiero volver a verte,
para que no me vuelvas a doler
como me dueles desde que te conozco.

¿Qué vieron mis ojos en ti que no te sueltan?

¿Cómo se le hace para no perderte
si te asusta tanto que te quieran?

¿Cómo ayudarte a descubrir el amor
sin morir aplastado en el trayecto?

¿Existirá la vida después de ti?

Siempre me quedará la poesía
para evocarte desde mi exilio submarino
y cantarte al oído
en la suave intimidad del sueño.

::.

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 7 julio, 2015 en Poemas. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: