Apuntes sobre ‘Arquetipo e inconsciente colectivo’ de Carl Jung

mujeres-masonas-carl-jung 2

Resumen

– La psique preconsciente no está vacía; puesto que lo psíquico es preformado, existen “predisposiciones inconscientes” a las que pertenece toda “fantasía creadora” de la cual se desprenden los arquetipos. Los arquetipos no se difunden por tradición, lenguaje o migración, sino que pueden volver espontáneamente en toda época y lugar sin ser influidos por ninguna transmisión exterior.

– Los arquetipos no están determinados en cuanto a su contenido sino sólo formalmente, y de este modo muy limitado. El arquetipo es un elemento es un elemento formal vacío, una posibilidad a priori de la representación, que corresponden a los instintos Sólo se puede comprobar su existencia en el terreno de lo consciente.)

-“El saber si la estructura psíquica y sus elementos, los arquetipos, se formaron en algún momento es un problema metafísico y al que por lo tanto no debemos dar respuesta. La estructura es lo que siempre se encuentra ya, es decir, es lo que en todos los casos ya estaba, es la precondición”.

-“No se sabe cómo funciona ese inconsciente , pero partiendo de la presunción de que es un sistema psíquico, podemos pensar que probablemente ha de tener todo lo que tiene la conciencia, es decir: percepción, apercepción, memoria, fantasía, voluntad, afecto, sentimiento, reflexión, juicio, etcétera, pero todo esto en forma subliminal”.

-“Existen ciertas condiciones inconscientes colectivas que actúan como reguladoras y propulsores de la actividad creadora de la fantasía y que, al poner al servicio de sus fines el material existente en la conciencia, producen configuraciones correspondientes. Actúan exactamente como motores de los sueños”.

:

Jung sobre el inconsciente colectivo:
– La existencia de estos reguladores inconscientes (dominantes) fundamentan la teoría de Jung sobre el inconsciente colectivo.

-De este modo, los arquetipos regulan y modifican la configuración de los contenidos conscientes, y se comportan como instintos.

-Para Jung, el contenido esencial de todas las mitologías, de todas las religiones y de todos los istmos es de naturaleza arquetípica.

-El arquetipo, como imagen del instinto, es psicológicamente una meta espiritual hacia la cual tiende la naturaleza del hombre; el mar hacia el cual todos los ríos trazan sus sinuosos cauces.

– La conciencia del yo aparece como dependiente de: las condiciones de la conciencia colectiva los arquetipos.


Apuntes

“Un estrato en cierta medida de lo inconsciente es, sin duda, personal. Lo llamamos inconsciente personal. Pero ese estrato descansa sobre otro más profundo que no se origina en la experiencia y la adquisición personal, sino que es innato: lo llamado inconsciente colectivo”. (p.10)

“La existencia psíquica se reconoce sólo por la presencia de contenidos conciencializables (…) Los contenidos de los inconsciente personal son en lo fundamental los llamados complejos de carga afectiva, que forman parte de la intimidad de la vida anímica. En cambio, los contenidos de lo inconsciente colectivo los denominamos arquetipos”. (p.10)

“Por lo tanto, el concepto ‘arquetipo’ sólo indirectamente puede aplicarse a las representaciones colectivas, ya que en verdad designa contenidos psíquicos no sometidos aún a elaboración consciente alguna, y representa entonces un dato psíquico inmediato”. (p.11)

“Lo inconsciente colectivo, como hoy lo llamamos, nunca fue psicológico, puesto que mucho antes de la iglesia católica, ya en tiempos prehistóricos del neolítico, existieron misterios. Nunca le faltaron a la humanidad imágenes poderosas que le dieran protección contra la vida inquietante de las honduras del alma. Siempre fueron expresadas las figuras de lo inconsciente mediante imágenes protectoras y benéficas que permitían expulsar el drama anímico hacia el espacio cósmico-extraanímico”. (p.18)

“Las imágenes arquetípicas son ya a priori tan significativas, que el hombre nunca pregunta qué podrían en rigor significar. Por eso mueren de tanto en tanto los dioses, porque de repente se descubre que no significan nada, que son inutilidades hechas de madera y de piedra, fabricadas por la mano del hombre”. (p.19)

“Lo inconsciente es esa psique que va desde la claridad diurna de una conciencia espiritual y moral hasta ese sistema nervioso denominado simpático desde mucho tiempo atrás. Este sistema que gobierna la percepción y actividad muscular como el sistema cerebro-espinal y por eso no puede controlar el espacio circundante, pero que manienten en cambio el equilibrio vital sin valerse de órganos sensoriales y que siguiendo secretos caminos no sólo nos da noticias sobre la naturaleza íntima de otra vida sino que también provoca en ella un efecto interno. En este sentido es un sistema extremadamente colectivo, es la verdadera base de toda participation mystique”. (p.25)

“Pero apenas nos toca lo inconsciente ya somos inconscientes, pues nos volvemos inconscientes de nosotros mismos. Este es el peligro primordialque el hombre primitivo, que tan cerca está todavía de ese pleroma, conoce instintivamente, y ante el cual siente terror. Su conciencia es todavía insegura y vacilante, es todavía infantil y apenas despunta sobre las aguas primitivas. Fácilmente puede barrerla una ola de lo inconsciente, y ese hombre olvida entonces quién era él y hace cosas en las cuales ya no se reconoce. Por esa causa temen los primitivos las pasiones incontenidas, ya que en ellas desaparece con facilidad la conciencia y puede tener lugar la posesión. De ahí que los esfuerzos de la humanidad se dirijan siempre al fortalecimiento de la conciencia”. (p.28).

“El hombre ha despertado en un mundo que no comprende, y por eso trata de interpretarlo”. (p.38)

“El proceso simbólico es un vivenciar en imagen y de la imagen”. (p.45)

“A mi parecer, es un gran error admitir que el alma del recién nacido es una tabula rasa y afirmar en consecuencia que en ella no hay absolutamente nada. Puesto que el niño llega al mundo con un cerebro predeterminado por la herencia y diferenciado, y por lo tanto también individualizado, no se enfrenta a los estímulos de los sentidos con cualquier disposición sino con una disposición específica, que ya condiciona una selección y configuración peculiar (individual) de la apercepción. Se puede comprobar que estas disposiciones son institntos y preformaciones heredadas. Estas preformaciones son las condiciones a priori y formales, basadas en los instintos, de la apercepción. Su existencia estampa en el mundo del niño y del soñador el sello antropomórfico. Son los arquetipos. Los arquetipos señalan vías determinadas a toda la actividad de la fantasía y producen de ese modo asombrosos paralelos mitológicos, tanto en las creaciones de la fantasía onírica infantil, como en los delirios de esquizofrenia, así como también, aunque en menor medida, en los sueños de los normales y neuróticos. No se trata entonces de representaciones heredadas sino de posibilidades de representaciones”. (p.62)

“Hay un a priori de todas las actividades humanas y ese a priori es la estructura individual de la psique, estructura innata y por eso preconsciente e inconsciente. La psique preconsciente, como por ejemplo la del recién nacido, de ningún modo es una nada vacía, la cual, dadas circunstancias favorables, ha de adquirir todo por el aprendizaje: esa psique es, por lo contrario, una condición previa enormemente complicada y determinada individualmente en extremo, que sólo aparece como nada oscura porque no podemos verla directamente”. (p.72)

“Puesto que todo lo psíquico es preformado, también lo son sus funciones particulares, en especial aquellas que provienen directamente de predisposiciones inconscientes. A ese campo pertenece ante todo la fantasía creadora. En los productos de la fantasía se hacen visibles las ‘imágenes primordiales’ y es aquí donde encuentra su aplicación específica el concepto arquetípico”. (p.73)

“Si alguna parte me toca de estos descubrimientos, esa parte consiste en haber demostrado que los arquetipos no se difunden meramente por la tradición, el lenguaje o la migración, sino que pueden volver a surgir espontáneamente en toda época y lugar sin ser influidos por ninguna transmisión exterior” (p.73). (“Un hombre sin una representación colectiva dominante sería un fenómeno por completo anormal” p.58)

“El arquetipo es un elemento formal en sí vacío, que no es sino una facultas praeformandi, una posibilidad dada a priori de la forma de la representación. No se heredan las representaciones, sino las formas, que desde este punto de vista corresponden exactamente a los institntos, los cuales también están determinados formalmente. Así como es imposible comprobar la existencia de arquetipos en sí, tampoco puede comprobarse la de los instintos en tanto estos no actúen in concreto”. (p.74)

“Todos los símbolos pueden tener un sentido positivo, favorable, o un sentido negativo, nefasto”. (p.75)

“El conflicto produce el fuego de los afectos y emociones, y como todo fuego, también éste tiene dos aspectos: el de la combustión y el de la producción de luz. La emoción es el fuego alqumístico, cuyo calor es lo que hace aparecer todo y cuyo ardor quema todo lo superfluo, y es también, por otro lado, ese momento en el cual es eslabón golpea sobre el pedernal y se produce una chispa: la emoción es la fuente madre de toda conciencialización. Sin emoción no se produce transformación alguna de las tinieblas en la luz y de la inercia en movimiento”. (p. 89-90).

“Todo lo exterior es también interior, se podría decir con Goethe. Sólo que ese ‘interior’, que tanto le gusta al moderno racionalismo derivar de lo ‘exterior’, tiene su propia estructura, que precede como un a priori a toda experiencia consciente”. (p.94)

“La psique es esencialmente conflicto entre el instinto ciego y la voluntad, o sea libertad de elección”. (p.128)

(Para Jung, la manera en que la psique ordena las imágenes arquetípicas son las siguientes:)
“Menciono como características fundamentales la multiplicidad caótica y el orden; la posición de claridad y oscuridad, arriba y abajo, derecha e izquierda; la unificación de los contrarios en un tercero; la cuaternidad (cuadrilátero, cruz), la rotación (círculo, esfera) y finalmente la ordenación radial, por lo general, de acuerdo con un sistema cuaternario”. (p.147)

(Sobre las estructuras del imaginario)
“Existen ciertas condiciones inconscientes colectivas que actúan como reguladores y propulsores de la actividad creadora de la fantasía y que, al poner al servicio de sus fines el material existente en la conciencia, producen configuraciones correspondientes. Actúan exactamente como motores de los sueños, por lo cual la imaginación activa -nombre que he dado a este método- reemplaza hasta cierto grado los sueños. La existencia de estos reguladores inconscientes -que en ciertas ocasiones también he designado como dominantes a causa de su forma funcional- me pareció tan importante que fundé sobre ello mi hipótesis respecto del llamado inconsciente colectivo, impersonal”. (p.149)

(Sobre la dialéctica de la mente)
“La psique consiste en procesos cuya energía puede provenir de la compensación de los más variados opuestos”. (p.151)

(El arquetipo es una proyección simbólica del inconsciente hacia la búsqueda de la realización, el bienestar, y por lo tanto, de la espiritualidad).
“El arquetipo, como imagen del instinto, es psicológicamente una meta espiritual hacia la cual tiende la naturaleza del hombre”. (p.157)

(La valoración del inconsciente en Jung)
En lugar de la medida exacta de cantidades, en la psicología se realiza una determinación aproximada de intensidades, para lo cual se hace uso de la función del sentimiento (valoración). Esta ocupa en la psicología el lugar de la medición en la física. Las intensidades psíquicas y sus graduales diferencias indican la presencia de procesos dotados de carácter cuantitativo, pero inaccesibles a la observación directa y a la medición”. (p.181).

::.

Presentación Power Point sobre el arquetipo de la Madre


Bibliografía

JUNG, Carl Gustav. Arquetipos e inconsciente colectivo. Ediciones Paidós Ibérica. España, 1970.

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 24 agosto, 2015 en Comunicación y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: