Los canguros no dejan dormir

Seguro fue el estrés. Anoche soñé que en el parque de la Nápoles había una especie de jardineras para que la gente armara sus huertos. También había terrenos enrejados que se compraban como si fuera un departamento y donde la gente podía hacer “al aire libre” las actividades que le dieran la gana. Era como comprar un pedazo de campo en medio de la ciudad. En una de las parcelas cercadas por rejas había una manada de ualabís abandonados. Yo, junto con otros integrantes de mi familia, nos introdujimos a la jaula de los ualabís quesque para rescatarlos. Pero después de un rato, advertí a la banda familiar sobre la necesidad de salir de la jaula, pues un enorme canguro azul, tuerto y mal encarado, con aire de pirata viejo, nos quería echar pleito. Desperté. Todo el día he traído sueño. Pinches canguros que no dejan dormir.

::.

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 4 septiembre, 2015 en Cuentos. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: