Documentar esa extraña fantasía llamada realidad

Hastiado de realidad, de un tiempo a la fecha me ha dado por refugiarme en la ficción. Por eso había estado huyendo de los documentales y sus crudos retratos de lo real. Pero a veces pasa que la realidad resulta más fantástica que la ficción. Es el caso de dos documentales que acabo de ver y que me han dejado con mucho en qué pensar. El primero de ellos, El eco de la montaña, de Nicolás Echeverría, narra la historia del muralista wixárika Santos de la Torre, personaje que, a través de su obra revela la fascinante cosmogonía de la colorida etnia, famosa por su relación mágica con el peyote. Me cautivó la enorme sabiduría contenida en la cosmovisión wixarika, y la manera en que Santos expresa su vínculo sagrado con la naturaleza a través del bello mural que articula la historia.

La otra película es The Wolfpack, una inquietante película sobre un grupo de hermanos pertenecientes a una familia de inadaptados asentados en Nueva York, quienes convirtieron el cine en su principal vínculo con la realidad, tras permanecer 15 años encerrados en un estrecho departamento. De esas historias tan irreales que sólo pueden ocurrir en la más sórdida realidad.

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 4 enero, 2016 en Arte y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: