Periodista Manuel Hernández Borbolla denuncia agresión en su domicilio

Carta abierta a la opinión pública

El pasado domingo 17 de enero de 2016, alrededor de las 12:30 horas del medio día, yo me encontraba en mi domicilio ubicado en la delegación Benito Juárez cuando me percaté que la cerradura de entrada a mi departamento se estaba abriendo desde afuera. En un primer momento imaginé que se trataba de uno de mis compañeros de piso, por lo cual me acerqué para ayudarle a abrir la puerta, ya que en ocasiones suele trabarse a la hora de entrar.

Al abrir la puerta me topo con dos tipos que intentaban allanar ilegalmente mi departamento. Uno de ellos se encontraba de cuclillas, forzando la cerradura, mientras el otro estaba unos metros atrás vigilando las escaleras del edificio. Al verse descubiertos en el acto, ambos emprendieron la huida, por lo cual, los perseguí hasta la calle al mismo tiempo que pedía auxilio con la esperanza de que pasara alguna patrulla. Sin embargo, los dos tipos abordaron un automóvil oscuro de modelo reciente, en el cual los esperaba un tercer sujeto que se encontraba listo para arrancar el vehículo y darse a la fuga.

Algunos vecinos se percataron del incidente y me ayudaron a contactar a la policía para darle seguimiento al caso y posteriormente levantar la denuncia correspondiente ante el Ministerio Público. Desconozco si los agresores se encontraban armados al momento de querer entrar a mi domicilio, así como las intenciones que perseguían, lo cual deberá ser esclarecido por la investigación ministerial correspondiente. No dejo de pensar en la suerte que tuve al haberlos sorprendido en el acto, ya que las cosas pudieron desarrollarse de modo muy diferente si me hubiera percatado de la presencia de los agresores una vez que lograran entrar a mi casa.

Aunque no descarto que el intento de allanar ilegalmente mi domicilio pueda tratarse de un delito común como lo es el robo a casa habitación, tampoco puedo descartar la posibilidad de que este tipo de agresión pueda estar vinculada al trabajo periodístico que llevo realizando desde hace unos años investigando principalmente actos de corrupción gubernamental, ya que la agresión se da la misma semana en que iniciaba nuevas indagatorias sobre diversos temas vinculados con el desvío de recursos públicos.

Debido a ello, me he puesto en contacto con autoridades del gobierno capitalino para solicitar el mecanismo de protección a periodistas, ya que en un país como México, donde el acoso, agresión, desaparición forzada y asesinato de estudiantes, activistas y periodistas tristemente se ha vuelto una situación habitual, he decidido hacer público el incidente, luego de que en los últimos meses han ocurrido hechos similares con otros colegas, tal como pasó con el allanamiento e intimidación que sufrieron en sus domicilios las periodistas Anabel Hernández, Gloria Muñoz, directora de Desinformémonos, así como Elva Mendoza y Flor Goche, reporteras de la revista Contralínea. Esto sin contar con el asesinato del fotorreportero Rubén Espinosa y cuatro mujeres más en el conocido caso de la colonia Narvarte.

En un país donde la gran mayoría de los crímenes quedan sin resolver, o ni siquiera se investigan, la impunidad se ha convertido en la regla. Por lo anterior, hago un llamado al jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera para que dé seguimiento a las indagatorias pertinentes, pues considero que la detallada descripción del vehículo proporcionada a las autoridades (misma que omito en esta carta para no interferir con las investigaciones), cuenta con elementos suficientes para dar con los agresores, esclarecer el caso, conocer el móvil y descartar cualquier especulación.

Asimismo, hago un llamado a mis colegas periodistas y a la sociedad civil en general a no permanecer callados ante el clima de violencia generalizado que se vive en el país, consecuencia de una crisis institucional generada por la corrupción y la impunidad promovida por las élites mafiosas que controlan al país. Esto, aún cuando escándalos mediáticos como la ‘Chaponovela’ o cualquier otro escándalo de moda resulten más atractivos para las audiencias mientras otros temas que suelen pasar desapercibidos tengan una trascendencia mayor en la vida de millones de mexicanos, tal como ocurre con la devaluación del peso como consecuencia de la desastrosa política económica de los últimos gobiernos, la permanente agresión contra civiles por parte de gobiernos delincuenciales como el de Veracruz o el habitual descubrimiento de fosas comunes con cadáveres anónimos de los que nadie sabe nunca nada.

Al igual que ocurre con los casos anteriormente expuestos, me parece que las difíciles condiciones que enfrentan los periodistas mexicanos para ejercer su profesión dice mucho del país en el que vivimos.

Sin nada más que agregar, agradezco de antemano su atención.

Manuel Hernández Borbolla

::.

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 19 enero, 2016 en Otros desvaríos. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: