Archivos Mensuales: febrero 2016

Mal de tiempo

 

De tanto hacer
no hacemos nada,
sino intentar escapar
de la quietud de la semana,
tanto escribir
para no tener qué decir,
tanto por asir
y no poder hacer,
es la vehemente locura futurista
de perseguir lo que fue,
apresurarse a presionarse
en imprecisiones prematuras,
ya no sé si el día de hoy
fue el mismo de ayer,
ya no sé si sigo siendo
el que ya no soy,
vivo en una era donde
todo lo que ocurrirá mañana
ha quedado obsoleto,
pues lo nuevo caduca
demasiado pronto,
y los niños nacen viejos,
y el amor es tan breve
como un ardor en el aire,
una contracción del miocardio,
un crujir de huesos y silencio…
estamos tan comprometidos con la vida
que nos hemos olvidado de vivir,
lo único vigente
es lo que apenas viene,
lo que todavía no llega,
pues nada dura más
que el breve aleteo de una mosca,
la órbita de un electrón
girando en las manecillas
de la existencia,
o la noche derramada
en los pechos furibundos
de una mujer sedienta,
nada es para siempre,
ni siquiera el instante preciso
en que subo las escaleras eléctricas
y me vuelvo un cuerpo vacío,
lejos de todo, cercano a la nada,
envuelto en la fricción de las luces
como fierro masticado que se alarga
por las vías del tren,
un eterno suceder de suicidios
subterráneos,
un repentino mareo de quien despierta
en otro cuerpo como si se tratara
de otras ropas,
es la manía de aburrirse
en la diarrea verbal
del noticiero,
la diáspora enfermiza
de esta humanidad tan inhumana,
inmunda humareda de huérfanos huertos,
cruel coartada
de crudeza y crispada secrecía,
hoy he de preguntarme
por qué será que
siempre vamos
a ninguna parte,
por qué será que nunca
sabremos qué rumbo tomar
con estos pasos moribundos
como tristes crisantemos
que caminan y se oxidan
en el raudal
de la roída existencia
que se extiende en el vaso roto
de la vida
de la viuda
de la uva envidiosa
de la vid
que bebía del
vino de la vida,
como un vago fantasma
que vigila
esta desvencijada
y vieja noche de vigilia.
::.

Una estampa macroeconómica de lo jodido que está México, gracias a su gobierno mafioso

Hoy todos los titulares de la prensa traen el anuncio de que el gobierno mafioso y vendepatrias encabezado por Enrique Peña Nieto y sus secuaces abrirá la importación de gasolinas a la empresa privada a partir de abril, con lo cual se sigue acelerando la destrucción de un sector estratégico para el país. La velocidad con la que se ha desmantelado a Pemex es sorprendente. En menos de un sexenio no quedará nada de lo que alguna vez fue una de las mayores empresas del mundo. Y por si fuera poca cosa, la Auditoría reporta que en 2014 el Estado dejó de recaudar 1.2 billones de pesos (una cifra gigantesca) al perdonarle el pago de impuestos a las mafias empresariales que controlan al país. Por eso parece particularmente irónico que en México se destine más dinero al pago de deuda que a apoyos sociales para combatir la pobreza. En este sistema mafioso, los banqueros serán siempre una prioridad frente a los pobres. Uno no puede deberle 20 pesos a Hacienda porque inmediatamente están chingando con notificaciones de todo tipo, pero eso sí, los grandes empresarios, los multimillonarios, no pagan un centavo porque el gobierno los exenta del pago de impuestos. Estamos jodidos. No hay día que este gobierno de mierda no deje de sorprendernos con algún caso de corrupción impune, vileza desmedida, estupidez crónica y otras linduras tan representativas de nuestra miserable clase política. Y a pesar de que la situación económica está cada vez está peor —una vez que el salario pierde valor al mismo tiempo que se incrementan los precios de las mercancías por fenómenos como la devaluación y la inflación maquillada en los principales indicadores macroeconómicos—, las mafias político-empresariales que han conducido a México a un estado de crisis económica, política y social, van campantes por la vida, gozando de los muchos privilegios que otorga el poder y la enajenación. Y si no me creen, pregúntenle a Humberto Moreira y a Javier Duarte. Par de rufianes, hijos de la chingada en su máxima expresión. Así las cosas en este país hecho trizas llamado México.

::.

img_9525

De cuando los prejuicios culturales pueden ser utilizados para jugar una broma

Un video bastante bobo que me hizo llorar de risa. Basta un barbón con turbante y una maleta para desatar el pánico entre la gente. Sé que es políticamente incorrecto, por aquello de fomentar los prejuicios contra el mundo árabe, pero afortunadamente, la risa no sabe de diplomacia.

Canciones nostálgicas en el preludio de un febrero desamorado

Tras una sesión de nostalgia y videos, salieron varias cancioncillas que había olvidado o no conocía. Aquí un resumen de lo que aconteció aquella noche de febrero, en el preludio de un extraño sopor de noche sin luna.




Sueño de sangre

 

Amanecí con la sangre del sueño
en la boca
y la sal de los recuerdos
detrás de mis ojos,
como un hemorrágico y errático vuelo
de pájaros y lobos marinos.

Ondea en mi alma
la rebelión de la sangre
que se pliega en las sábanas:
la noche es un pañuelo
que palpita en cada estrella,
el híspido preludio de mi hora incauta
bañada en mirra, azogue y copal,
y mis ganas de ti
dispersas en mi alcoba,
en las cavidades del alma,
un silencio abierto como una herida
que se escurre y se filtra en el suelo.

En tus ojos existe un misterio
aún por descubrir,
aún por resolver,
aún por conquistar.

Por eso he de zambullirme en el
invisible velo
de tu secreta melancolía
para saciar mi curiosidad de ti,
mis ganas de descubrirte
y maravillarme como quien
se ha quedado varado para siempre
en la música de tu piel.

Si fueras a llorar el mundo
¿qué quedaría?
¿quién viviría?

Que dure lo que tenga que durar
esta febril convalecencia
de silencios y oscuridades,
este efímero y breve transcurrir
de tu boca resuelta y sus besos
manchados de tinta.

En esta luna roja
nunca escampa tu mirada,
sólo me acuerdo que
merodeabas en mi sueño
como la rosada luz de la aurora
y sus pasos abovedados
llenos de fiebre
resonando en las escaleras,
en la hebra del tiempo aletargado
respirando la eternidad
en el fugaz y victimario encuentro
de nuestras soledades a la deriva.
::.

El fraudulento mundo del “arte” contemporáneo

Ahora que ando reflexionando a fondo sobre el mercado del arte y aquello que el discurso hegemónico intenta presentarnos como fenómeno estético, me pareció muy acertada la postura de la crítica de arte mexicana Avelina Lésper, una férrea enemiga de las mamarrachadas del pomposo, insustancial, frívolo y redituable mundo del arte conceptual donde cualquier cosa pretende elevarse a fines artísticos por mero interés mercantil. Aquí una interesante conversación con Sabina Berman.

Mono de fuego

A mis hermanos de kung fu

A veces hay que arder por dentro
para descubrir lo que somos,
como el risueño mono
que danza en el aire
al compás del fuego,
jugando a convertir
la pena en alegría,
la tristeza en alborozo,
el dolor en burlona fechoría,
porque la vida es
ante todo, baile
y rojo frenesí.
::.

Mono de fuego 2

Filamento de tu luz intacta

Muero sin decirle nada a la muerte,
en la hora más temprana
del retoño del árbol de la vida sin retorno,
ese río que desemboca en tu boca
y su espejo de cielo despejado,
lejanías que se alejan
de lo que alguna vez fui,
de cuando andaba como ido
sentado en el paraíso,
entre barcazas reposando
en los canales de agua verde,
sin saber lo que sería de mi
sin la mancha de tu recuerdo
adherida a mi cabeza,
esa alabanza matinal de quien busca
en las estrellas su destino,
como el hambre que bufa y se bifurca
y se hace ansias y se hace enojo,
es la ira de la hidra furiosa que palidece
bajo la lluvia de gatos grises
que se filtran en el alma,
como la espesura de la infame guerra
cavando tumbas en cada trinchera
y las olas del mar abrasivo
que se ahogan en arena blanca,
hay que salir de esa angustia permanente
que es el olvido,
sordo de silencio,
ciego de maldad,
baila el silencio
de tus ojos morenos
anunciando la llegada de la noche,
esa tormenta de latigazos y desasosiego
por donde entra la soledad,
como las aves con su tercer ojo
siempre despierto
cantando a la voracidad
de un sueño diáfano que se repite
y se repite y se repite
en la asimetría del tiempo
que susurra en mi oído
varios versos profanos
llenos de símbolos que hablan
el idioma de la tierra
y el instante mismo en que naciste
de la nada como una flor virgen y campestre
que se abre en el rocío de la mañana,
puertas abiertas que van y vienen
del corazón a la palabra,
resonancia del fuego que palpita
de alegría en la intimidad de tu ausencia
como un reguero de vasos rotos
y una punzada de sangre mezclada con vino,
ese aliciente de pájaros desatados
sobrevolando el umbral de las almas sin nombre
que van de planeta en planeta
esparciendo su canto en el basto infinito
donde siempre te pierdes
y te encuentro aún sin buscarte.
::.

A %d blogueros les gusta esto: