Airoso del aire

 
Era el viento deshojando
el infortunio de los árboles,
arrancados de certezas,
doblegados de desmayo,
un viento furibundo
en el temblor de los semáforos,
el bamboleo del tendido eléctrico,
los insospechados apagones
que nos dejaban a la deriva
en la devoradora tiniebla
y su enmarañado silencio
como un crujir de ramas,
era el aire intempestivo que bufa
y nos empuja a la calamidad,
el viento resoplando en el miedo invisible
de saberse rehén de los caprichos del tiempo,
un oleaje de follaje dubitativo
que bailaba dando latigazos sobre el asfalto,
era el gélido aliento del viento inexorable
que nos arrastra a la locura,
el viento que me peinaba
y echaba por la borda
mis intentos de equilibrista,
viento luminoso
viento opaco
viento-asfixia,
viento-claridad tras la tormenta
que se lleva el humo café de los coches
dejando tras de sí la suave
transparencia azul del cielo.
::.

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 21 marzo, 2016 en Poemas. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: