El imperdonable crimen de limitar el uso del coche

En este país no hay atropello más grande contra los derechos humanos que limitar el uso del coche. Respirar aire limpio es un tema intrascendente cuando de movilidad se trata. En México se puede perdonar la corrupción, el saqueo, la burla, la humillación, el despojo, los asesinatos, el secuestro, la impunidad, la carestía alimentaria, la represión, la censura, la manipulación informativa, la esclavitud remunerada, los negocios turbios de las cúpulas empresariales que evaden impuestos y un larguísimo etcétera… pero que nadie se atreva a despojarnos del automóvil si no quiere enfurecer a las masas. Respirar veneno es lo de menos. Aquí no hay crimen más vil que coartar la libertad de un automovilista. Hasta el día de hoy, nadie le perdona al Peje haber tomado Reforma tres meses tras el fraude electoral de 2006. Mientras en México todo fraude es permisible, como ocurrió también con la reforma energética, tomar la calle para protestar por lo que está mal es considerado un acto monstruoso, ajeno a las buenas costumbres de la corruptocracia.

Desde luego, la crítica a la paradójica y justificada ira de los automovilistas no significa que apoye al gobierno de la Ciudad de México y su doble No Circula, pues Mancera no ha hecho sino estupideces con su reglamento de tránsito que promovió la adquisición de más coches nuevos y una mayor emisión de gases contaminantes, mientras las multas de tránsito y los parquímetros se convierten en un jugoso negocio privado para los cuates del poder en turno. Pero aún así, no deja de llamar la atención que, desde otra perspectiva, el actual presidente Enrique Peña Nieto siga tan campante en su cargo, luego de al menos cinco escándalos que en otros países hubieran sido razón más que suficiente para tirar a un presidente. Quizá si la gente se enfureciera e indignara de un modo similar por lo que pasa en lugares como Veracruz, este país sería otro ligeramente mejor. Lástima. Habrá que ponerle carrocería a la desgracia nacional en la que vivimos para ver si así pasa algo en el país donde pareciera que nunca pasa nada.
::.

MALA CALIDAD DEL AIRE

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 6 abril, 2016 en Otros desvaríos, Política y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: