Raíz de aire

Suelo echar raíces en el aire
y dejar que se las lleve el viento
diambulando de una nube a otra
en el rotundo y opaco silencio
que se desenreda de mi garganta.

Tu lento nombre cae y gotea
en los pliegues de mi alma derramada
en la noche pasajera
mientras tu voz de agua desollada
va mojando cada surco de mi pecho,
cada grieta innumerable de esta
solitaria procesión de amores dormidos
en la levedad del sueño
y su rumor de alegrías
que me desborda el corazón
de alborozo y carcajada.

Fueron diez años de vagar por el mundo
sin saber dónde encontrarte,
fueron millones de años de vivir
en el letargo ancestral de las calladas piedras
y el húmedo canto que te evoca desnuda
desde el origen mismo de la vida,
como un eco lunar que resuena
en la sangre de los hombres
y se alarga y se transforma
y se bufurca y se multiplica
sin siquiera saberlo, o quizá imaginarlo,
era el sueño profundo de estar despierto
que se me vino de golpe
en la última copa de vino,
en el aliento mineral del rosedal
y sus párpados hirientes,
manantial de labios encendidos
en el regocijo diurno de las aves
que se devoraban a besos
rozando la tarde y el dorado crepúsculo
por dónde trepa el amor y el deseo.

::.

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 11 abril, 2016 en Poemas. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: