Eras

 

Eras la representación
del más vívido sueño,
eras como fugarse
de la prisión del cuerpo
para rozarte el alma
en una mirada.

Eras como despertar la oscuridad
para encontrarme entre tus piernas,
que son también un jardín
de nardos y amapolas.

Eras como respirar la historia
de una sola bocanada.

El sol se ha ido
y ahora sólo me queda
la lisura de la noche
para amarte en silencio.

Eras como blandir el alma
en el temblor inacabado
de tus manos
la premura del primer beso.

Eras el acaecer
de este límpido trance
que me resbala por las venas,
una infusión de torbellinos
o el calor del fuego bajo la lluvia.

Eras y sigues siendo la referencia inmediata
de todas las cosas que pasan en el mundo,
pues el acontecer del mundo
no tiene razón de ser
si no estás ahí para verlo.

Hoy voy a llegar hasta ti
con el aroma fantasmal del incienso
y los poemas que dejé escritos
en cada flor,
en cada manifestación de la belleza
que nace de tu mirada
y se posa sobre el mundo
y su murmullo de estrellas.

Voy a alargar
el suspenso de tus labios
en los estertores del silencio,
esta dentellada inquietud
de amar que se me cuela
por los agujereados
paredones del alma.

¡Desenfunda el corazón, amor!
que hoy voy a beberme el mundo
entre tus piernas.
::.

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 1 junio, 2016 en Poemas. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: