La noche se iba

 

La noche se iba abriendo
en la prohibición de tu cuerpo,
como un reguero de pólvora
buscando un poco de calor.

La noche iba muriendo
en un recuerdo de lavanda,
como un gatopardo maullando
en la premura del otoño.

La noche se iba ahogando
en el mar de tus ojos salinos
y los campos de canola
teñidos con sangre fresca.

La noche se fue temblando
en fría luminiscencia
y los gritos mudos del alba:
una querencia innecesaria.

::.

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 23 octubre, 2016 en Poemas. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: