Mudanza

 

Empaca tus cosas.

Vayámonos de aquí
a la luna para no volver
y dejar todo atrás.

Mudemos la piel
y mudémonos el alma
a los ojos soñolientos
de la persona amada.

Mudémonos de vecindario
pero no de los recuerdos,
porque el olvido no sólo alivia,
puede también echar a perder
un deslenguado corazón
que no se ríe de su amargura,
pues vivir es recordar,
es respirar en la gangrena
del aire homicida,
es ahogarse en aquellos versos
que dejaron abierta una herida,
es diambular por los solitarios pasillos
de una casa vieja,
es arrancarse el pasado
como quien ha extraviado su rostro
frente al espejo,
es aullar y cavar una tumba
en los más lúgubres escondrijos
del alma,
es el extraño vicio
de caminar entre vidrios
o la insaciable sed
de una caricia.

Huyamos para siempre,
amor,
porque pareciera que en tus ojos
nunca escampa la tristeza.

Mudémonos amor,
a las entrañas de la noche
y su florido panteón
donde germina la añoranza.
::.

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 27 octubre, 2016 en Poemas. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: