Archivos Mensuales: diciembre 2016

Entender la guerra en Siria, la derrota del neoliberalismo y el nuevo orden mundial

Proyectos de infraestructura, descontento social, potencias metidas de lleno en el ajedrez geopolítico en una región harto volátil, conflictos étnico-religiosos. Entender lo que ocurre en Siria no es algo sencillo. La realidad es más compleja de lo que parece. Aquí algunos videos para tratar de entender un fenómeno sumamente complejo que ha sido el epicentro de una nueva Guerra Fría entre Estados Unidos y Rusia, con el papel protagónico de China, un conflicto que tiene como trasfondo la derrota del neoliberalismo con la llegada de Donald Trump y el ascenso de la ultraderecha en Europa.

Lo que ocurre en Siria es consecuencia de un mapa geopolítico en transformación, donde la reedición de la Guerra Fría entre Estados Unidos y Rusia, tiene hoy a China como un tercero en disputa a la hora de inclinar la balanza. Pero no sólo eso, ya que tanto el Brexit como el triunfo de Trump marcan la derrota del neoliberalismo frente el ascenso de una derecha autoritaria y populachera de tintes fascistas, no sólo en Estados Unidos, sino también en Francia con LePen y Alemania con PGIDA, países donde habrá elecciones en 2017 y donde la ultraderecha puede ser la gran triunfadora en Europa ante la crisis de refugiados y la violencia yijadista impulsada desde Medio Oriente.

Vaya encrucijada que vive el mundo el día de hoy. Pareciera que el escenario va perfilándose poco a poco para una nueva guerra mundial de grandes proporciones. Pero por extraño que parezca, quizá la llegada de Trump podría darle un respiro a las tensiones entre las potencias, escenario en el que Putin figura como el gran vencedor y el personaje más poderoso del planeta. Aquí una serie de materiales para una reflexión profunda sobre la guerra en Siria y el nuevo orden mundial.

Un arrecife quizá

Arrecife

Ahora solo quedan sedimentos
de aquella noche
en que compartimos la soledad y la cama,
la tibia soledad
de nuestros cuerpos a la deriva,
y nos despojamos del frío
con la misma facilidad con que nos
arrancamos la ropa.
::.


 

Quizá

Quizá contigo
la vida tenga algún sentido
y la música suene mejor
en ese eterno diambular
de nubes teñidas por el sol
y esa extraña
sensación de amanecer.
::.

Palabras

 

Las palabras son puertas
que se abren en la mente
para explorar la realidad
hecha de carbono y artificio.

Las palabras son bichos
fosforeciendo de noche,
aleteando entre sueños
que se disuelven en el aire.

Las palabras son la música
donde resuena el mundo
que se aferra a la vida en los
cóncavos ojos de la muerte.
::.

Matamoscas

 

A veces somos
como las moscas
que se dejan seducir
por la negra luz fatal
que habrá
de achicharrarnos.
::.

Amar es…

Amar es decir
aquellas cosas
que hemos callado.

Es dar la media vuelta
y no volver la vista atrás.

Es desabrocharse
los botones del alma
hasta quedar desnudos
frente al río de la vida.

Amar es dejar de abrazarse
al dolor de caer y caer
sin tocar el suelo.

Amar es perdonarse
y perdonar.

Amar es compartir
una bocanada de aire limpio
y cantarle a la vida
sólo porque sí.

Amar es olvidar
todo aquello que dolía
y es recordar con alegría
lo que nunca pudo ser.

Amar es hablar
con la lengua enamorada
y escribir con la sangre negra
que brota del corazón.

Es darle cuerda al reloj
todos los días
para seguir andando
al son de este mundo caótico
que nunca terminaremos
de comprender.

Pero el amor no se trata
de entender,
se trata de sentir
las punzadas del alma
que nos llegan de repente
sin saber por qué.

Amar es dejarse envolver
en el misterio,
querer con los ojos cerrados,
dejar que el viento
nos pegue de lleno en el rostro.

Amar es lanzarse al vacío
sin medir las consecuencias,
sonreírle a la tristeza,
encontrar la paz en un suspiro
y aprender a decir adiós
llegada la hora.
::.

Sucede que alguna vez…

Sucede

Y las horas
iban sucediéndose
y tu boca
iba seduciéndome
y el amor
iba suicidándose.
::.


 

Alguna vez

Alguna vez fuimos felices,
alguna vez seremos libres.
Igual que ahora.
::.


 

La imaginación habrá de salvar al hombre de sí mismo.
::.

Tríptico poético para recordar que nada permanece

Arreglar

 

Deberías arreglar
las muchas averías
del mundo.

Deberías arreglar
también, las muchas
averías del alma.

::.


 

Arcilla histórica

La historia humana
está hecha de arcilla,
y como cualquier otra
extensión de la memoria
es capaz de perdurar
miles de años
bajo una sábana fósil…
o borrarse para siempre
con una ligera brisa.
::.


 

Vienen y van

En la vida de toda persona
gente viene y gente se va,
unos pocos se quedan,
la gran mayoría se va,
como las aguas del río
en su camino hacia el mar,
que nunca terminan de irse
y nunca terminan de llegar.
::.

 

El otoño iba muriendo…

 

Llegó el invierno
disfrazado de primavera
y la luz astral
se nos metió en el alma
como un baño de flores.

El canto de las aves
nos hinchaba el corazón
de transparencia
y una querencia descendía
desde las alturas celestes
de la sonriente montaña,
como si fuera
un caudaloso río
transportando el tiempo
malherido de amor.

Era el inefable placer
de volverse todo con la nada
y volverse nada con el lodo,
volverse aire en la risa de un niño
y volverse loco
en los pechos diurnos
de una mujer
arborescente y obscena
con ojos de pantera,
que va bebiéndose la vida entera
en una copa de vino,
y las dudas resbalaban
entre el vidrio y la sangre añeja
de la uva que cantaba
desde la cornisa de un prostíbulo
con sabor a redención,
una colección de fotografías
rancias y amarillas buscando
testigos que dieran cuenta
de los inconfesables ardores
sonámbulos que siempre
traen consigo el recuerdo
de un amor embalsamado
navegando entre ansiolíticos
y la densa niebla.

Era el rubor adolescente del invierno
que me anunció que llegabas
matutina y soleada,
como tirada de un puente
o de un sueño,
proveniente de un país remoto
y los recuerdos de aquellos fantasmas
que rondan mi cama
con el mortecino cuchillo
entre los dientes,
y las hortensias se iban muriendo
de frío y desamor en la sala,
contemplando su sobrada melancolía
desde la ventana,
mirando la calle que nunca se calla,
eran las flores escribiendo
su obituario
en una fúnebre jornada
de desvelo y extravío,
haciendo surcos en el alma enamorada,
acorralada por el agua caliente
de la bañera
y el sofocante abrazo de los lirios.

Es un amor que llega a hurtadillas
y no pregunta,
o la luna derretida en tu cuerpo
furibundo de mujer sedienta,
tú que vas cavando tumbas de cama en cama,
y te saboreabas la sangre que escurría de tu boca
y mi lengua recorría cada orilla
de tu cuerpo hecho de arena.

¿Escuchas?

Es la tibia noche
rumiando quimeras
entre las olas un mar abrasivo,
son las suaves dunas del deseo
abriendo sus puertas
a un cielo sin aduanas ni fronteras,
es la luz homicida de tus ojos
abrevando en la blanca ceguera del corazón,
tapizando de lila el amueblado panteón
de tus piernas entreabiertas,
y yo iba enjuagándome las ganas
en tus muslos
como si fueran dulce de guayaba
o los tranvías
que no pasaban por la estación
a la hora marcada
o las horas muertas que ya nada decían
o las risas cienagosas que se hundieron
en la repetida mueca del hartazgo
con que me mirabas de lejos,
y yo me sumergía mar adentro
en la oscura luz
que destilaban tus ojos.
::.

Me gustaMostrar más reacciones

Come

A %d blogueros les gusta esto: