Archivos Mensuales: marzo 2017

La integridad del poeta Miguel Hernández a 75 años de su muerte

La voz de Miguel Hernández es un rayo que no cesa. A 75 años de su partida, recuperamos esta charla con uno de sus biógrafos, José Luis Vicente Ferris, para ahondar en la biografía de un poeta monumental y un ser humano maravilloso.

Bailar en la colina: así se construye un movimiento social

El video es más que elocuente. Para crear un movimiento social basta un loco que empiece a bailar en la colina y otro loco que le siga el juego, luego un tercero que haga multitud. Todo lo demás es inercia.

 

El arte de la creatividad para no perder el color en las fauces del capitalismo

Hoy me topé con el mismo problema abordado desde dos perspectivas distintas. Por un lado, Lipovetsky reflexiona sobre el papel que desempeña el arte y la creatividad en la era del hiperconsumo en una entrevista para la prensa española.

“No soy en absoluto pesimista: las contradicciones harán evolucionar el mundo, el hombre no es sólo un productor y consumidor, es un creador que encuentra la felicidad en esa dimensión creativa. Cada vez más la gente común escribe, fotografía, hace teatro… y no lo hace por esnobismo, sino en busca de la felicidad que no encuentra en el supermercado”, asegura el filósofo francés.

Casi inmediatamente después me topé con el multipremiado cortometraje de animación Alike, en el cual se retrata un problema común de nuestro tiempo: el descolorido del alma.

Estacional

 

En estos días de inexplicable melancolía, con periodistas asesinados, días de protestar y protestar contra la rutinaria injusticia, con el hastío del trabajo que ni la música puede sofocar o la náusea existencial de los días grises, el mundo pareciera tan lleno de ollín, tan lleno de suciedad por todas partes, cuando todo lo que uno hace o deja de hacer, resulta de pronto tan absurdo.

Y es entonces que uno se pregunta si la vida tendrá siempre que ser tan complicada o si el complicado es uno. Y es entonces que uno anhela los días sencillos y claros que se bastan a sí mismos, y uno se pregunta cómo será aquello de no andar siempre construyendo laberintos donde refugiarse, cómo será no sentir esa sensación de embarcarse siempre a un nuevo naufragio, cansado de tener que fingir que nadie finge nada en esta farsa de árboles sin hojas, o tener que levantarse desecho todos los días entre sus escombros, entre las ruinas de la soledad, la ingobernable oscuridad que se nos adhiere al alma en cada bocanada de aire combustible.

Será que en días de inexplicable melancolía como los de hoy, a uno le da por instalarse en las sombras, tan ávido de hacerse ligero, como si la vida importara o tuviera algún sentido, algún propósito secreto aún por descubrir, lejos de esta cruda carnicería de caníbales hambrientos que aparece a diario en las noticias.

Por fortuna existe el silencio, el acogedor colchón, los amados libros, la nostalgia en mp3 o la levedad del sueño, para dejar que el tiempo escurra en el incesante suceder de las flores, en el momentáneo transcurrir de las estaciones…
::.

Altamar

 

Las venas del mar
son un torrente
de recuerdos
que vienen y van,
desde un abismo
azul marino
hasta la dorada arena
que revienta entre las olas.

Son los sonidos
de la bravía noche
arrullando el sueño
de los marineros
que vienen y van
de puerto en puerto,
amores esporádicos
que regresan de pronto,
entre botellas vacías.
::.

Va dormitante

 

La noche
indómita y doliente,
pasajera y distante,
va dormitante,
en un mar de calaveras,
en un rumor de ataúdes.
::.

Los días

 

Los días se suceden
momentáneos,
pasajeros,
inamovibles.

Los días corren
a la velocidad de un tuit
y no se detienen nunca,
ni siquiera parpadean.

Los días se hunden
en el fango de la rutina
y no hay escapatoria,
apenas una caricia del aire.

Los días se vuelven largos
como el ocaso,
y no regresan
y nunca vuelven.

Los días flotan a la deriva
y vuelan en el aire gris,
como el humo del cigarro
y estos versos insolubles.
::.

Wet eyes

 

Maybe I can find you
in your skyiest lips,
flying in the middle of
a red bloody sunshine,
across the anybody words
that we never said,
is the secret smile
of your sad and wet eyes.
::.

A %d blogueros les gusta esto: