Moreliana

 

No sabía
que me sabía
tantas cosas de ti.

Lo supe de pronto,
al oír
una canción.

Fui yo
quien comenzó
el desmadre.

Y no supe
cómo detenerme
en medio de la noche.

Los gatos maullaban
sobre las bardas,
sedientos de amor.

Los árboles callaban
todas las palabras
que el viento nunca dijo.

El alma destendida
sobre las sábanas
ronroneaba por ti.

Y no supe
qué decir
ni qué hacer.

Fue tan solo un exabrupto,
un error entre tantos
que volví a recordar.

Y soñé
que te marchabas
otra vez.

Y que de pronto
amanecías
junto a mí.

Y no quise despertar,
apenas pude recordar
lo que era sonreír.

Era un hueco
en el aire,
un vacío tan elocuente.

Tu mirada impía
que llovió de golpe
en el corazón.

Una brisa leve
que ocultaba
todo rastro de ti.

Y yo me fui cayendo
en el solitario vicio
de querer.

Y yo me fui bailando
en el absurdo intento
de querer.
::.

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 28 junio, 2017 en Poemas. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: