La memoria es una selva de tonos lila

 

 

Cuantas dimensiones
tiene el alma,
cuantos vocablos,
cuantas imágenes y aromas,
cuantos sonidos.

Será que imaginar
es otra forma de recordar,
otra forma de sentir
y hacer presente
esa elocuente punzada
que llevamos
tan dentro de nosotros.

Es el lenguaje del alma
que habla
desde un vívido sueño
de embriagantes flores
o coloridas visiones
brotando en la superficie
de la luna.

Los espíritus vagan
por el mundo,
ahí donde convergen
el cielo, la tierra y el mar,
como el día que
desnuda a la noche:
son ballenas flotando
en el aire,
racimos de ciervos
huyendo de la sequía,
selvas de mangos y fresas
repartiendo dulzura
para olvidar las penas.

Así se escribe
desde las lúgubres catacumbas
del corazón,
desde la cienagosa pulcritud
de recuerdos color sepia,
una película
que se repite una y otra vez
en el imaginario
de quien sueña despierto,
siempre atento al llamado
de la próxima aventura,
el próximo diluvio,
la próxima puesta de sol.

Es un amor a las brasas
alumbrando la penumbra,
las coordenadas secretas
de los anhelos prohibidos,
la furibunda obsesión
de un último beso.
::.

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 10 julio, 2017 en Poemas. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: