La democracia NO existe

LA DEMOCRACIA NO EXISTE

La democracia es una aspiración, una meta, un ideal. Pero, contrario a lo que nos han hecho creer, la democracia como sistema de gobierno simple y sencillamente no existe. Y esto se debe a que desde el origen de la civilización, el ejercicio del poder político ha sido siempre oligárquico.

El término oligarquía se define como una “forma de gobierno en la cual el poder político es ejercido por un grupo minoritario”. Una situación que de hecho, viene ocurriendo desde la creación del Estado, cuyo antecedente más lejano se remonta a la construcción de las primeras ciudades sumerias que poblaron Mesopotamia alrededor del año 3000 a.C.

Desde entonces, el ejercicio del poder político dentro de la civilización ha estado marcado por la imposición de un pequeño grupo lo suficientemente fuerte para imponerse frente a otros grupos. Como bien advirtió Max Weber, una minoría organizada siempre termina imponiéndose a una mayoría desorganizada. Y es precisamente a partir de esta imposición de un pequeño grupo bien organizado por encima las masas desorganizadas lo que explica el surgimiento de las élites, que no es otra cosa que “la clase política” a la que aludía el politólogo Gaetano Mosca, lo mismo que Gramsci denominó como “bloque hegemónico”.

De ahí que algunos juristas adviertan que, más que un acuerdo fruto del consenso, toda Constitución expresa la correlación de fuerzas entre los diversos grupos que conforman una sociedad. Una ecuación donde unos ganan y otros pierden. Por ello el Estado, y todo conjunto de leyes que estructuran el marco normativo que fundamenta la existencia y funcionalidad del mismo, son siempre una manifestación de poder, que busca posicionar los intereses de un grupo por encima de otros. Un asunto que conoce bien todo buen analista político, quien al más puro estilo de Maquiavelo, sabe que el real ejercicio del poder está siempre orientado a intereses de grupos, más que dilemas morales sobre el bien y el mal. Intereses particulares que sin embargo, requieren de cierta resonancia entre las masas con el fin de construir legitimidad.

Aunque el papel de las mayorías será siempre un factor que incide y puede inclinar la balanza en la disputa que libran los distintos grupos políticos, no existe un solo ejemplo a lo largo de la historia de la civilización en que las masas hayan podido gobernarse sin mediación de estas élites, más allá de algunos breves y efímeros episodios de adorable anarquía.

El ejercicio del poder político es siempre oligárquico, pues ningún sistema de gobierno, sin importar que se trate de monarquía, totalitarismo o la llamada “democracia liberal”, ha podido sostenerse en pie sin la existencia de una “élite de poder”, como diría el sociólogo estadounidense Charles Wright Mills. De ahí que toda revolución, no sea otra cosa que un reacomodo de élites: quitar a unos para poner a otros.

Pero la historia también nos ha enseñado que, aunque el poder político sea siempre sectario, existen oligarquías más abusivas o más tolerantes que otras. Estas oligarquías más abiertas a la deliberación de los distintos sectores sociales es lo que nuestra cultura occidental ha denominado como “democracia”.

Una palabra cuyo origen y uso actual, remonta precisamente al uso de la razón como instrumento de lucha y resistencia contra el poder hegemónico cuya legitimidad radicaba en el carácter divino de los gobernantes. Esto permite entender cómo es que, en la antigua Grecia, el discurso de la democracia defendido por los primeros filósofos planteó una ruptura entre la razón y lo sagrado como forma de conocer e interpretar el mundo, un proceso que el filólogo español Carlos García Gual denominaría como una ruptura entre mythos y logos, entre emoción y la razón. Una ruptura que más allá de múltiples consideraciones existenciales y epistemológicas, tenía también un trasfondo político.

No en balde, el desarrollo del pensamiento científico durante el Renacimiento y la Ilustración traería como consecuencia el surgimiento de las democracias liberales con el inicio de la Revolución Francesa que más tarde se extendería a Estados Unidos y otras colonias americanas. Un proceso histórico donde la razón serviría como medio de lucha para tratar de contrarrestar los abusos de élites políticas cuya legitimidad estaba basada en la religión. Es por ello que para acabar con la monarquía, era necesario primero matar a Dios con las luces de la razón. Este proceso histórico, ocurrido a finales del siglo XVIII, marcaría el inicio formal de las democracias liberales, con la institución del Estado laico y el empoderamiento de una burguesía emergente que terminaría consolidando su carácter hegemónico con el florecimiento de la Revolución Industrial.

En esto consistió el proyecto de la Modernidad, del cual no logran escapar ni el liberalismo ni el socialismo más ortodoxo, toda vez que el proyecto ilustrado, basado en ideas como el progreso o el método científico como fundamento para conocer la realidad, deja de ser realizable sin una racionalidad que pretende negar la validez del mito. He ahí la paradoja que caracteriza al proyecto moderno, que trata de exterminar el mítico mundo de lo sagrado valiéndose de otro mito: el mito de la razón absoluta. De ahí que los límites de la racionalidad en el terreno científico, planteado en campos como la física teórica, pero principalmente en la lógica y las matemáticas (incapaces de funcionar sin proposiciones no demostrables racionalmente, conocidos como axiomas), ha dejado al descubierto los límites de la racionalidad, lo cual tiene también implicaciones políticas para los próceres de la democracia. Estos límites de la racionalidad en lo político han quedado evidenciados en los planteamientos de la hermenéutica, pero también en obras como Dialéctica del Iluminismo de Adorno y Horkheimer, y en las estructuras mitológicas del Estado descritas por Ernst Cassirer, quien brillantemente advertía que la raíz del pensamiento simbólico que condiciona el lenguaje es emotiva, más que racional. Antes que la lógica, fue la metáfora. Y esta crítica a la razón absoluta, que ya había sido planteada por Kant, implica también una dura crítica a la democracia liberal, que suele exaltar y exagerar las virtudes del diálogo, el consenso y la deliberación de los asuntos públicos, por encima del conflicto y el golpeteo político. Pero resulta que, los seres humanos somos más emotivos que racionales, seres impulsivos que ponen a la razón en un segundo plano a la hora de tomar sus decisiones. Sólo bajo este tenor puede entenderse no sólo la llegada de personajes como Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, sino también, el factor emotivo que juega un papel crucial en cualquier proceso electoral en cualquier país del mundo.

Desde una perspectiva histórica, el desarrollo de la modernidad significó avances sin precedentes en el campo tecnológico, el surgimiento del Estado-nación como forma de organización social y el predominio de la democracia como referente para la construcción de los sistemas de gobierno. Todos ellos, fenómenos que irían siempre ligados a una forma específica de entender e interpretar el mundo. Una forma de concebir la existencia humana que, a su vez, se traduce en formas concretas de ejercer el poder político y construir legitimidad, que no es otra cosa que una justificación discursiva para ostentar el poder con su respectiva validación por parte una sociedad. Esto permite entender la razón por la cual, la legitimidad está siempre anclada a una cosmovisión plasmada en la cultura. De este modo, las tradiciones y las mitologías de cada pueblo juegan un papel determinante en la legitimación de cualquier régimen político.

Y esto mismo ocurrió durante la Modernidad. La democracia moderna surge como un medio de resistencia y de lucha contra los abusos de una monarquía cuyo fundamento de legitimidad estaba basado en un supuesto vínculo divino entre Dios y el monarca. Un fenómeno cuyo trasfondo político era la disputa de la burguesía frente a la monarquía, donde la lucha ideológica trastocaría la legitimidad del antiguo régimen y abriría la puerta para una transformación conceptual de los sistemas de gobierno, lo cual representa el triunfo político de un grupo sobre otro: la instauración de la burguesía como parte de la nueva élite política moderna.

A partir de entonces, la idea de la democracia como forma de gobierno se ha propagado de generación en generación a lo largo de los últimos dos siglos y medio, facilitando que un puñado de oligarcas se ostenten como los legítimos representantes del pueblo. Cualquier paralelismo con los monarcas que antiguamente se ostentaban como los legítimos representantes de Dios en la Tierra no es mera casualidad.

La democracia no deja de pertenecer al terreno mítico. El mito de la democracia es el mito de nuestro tiempo. Una construcción ideal que encuentra muchos problemas para encajar en un mundo donde la continua disputa de unos contra otros es la regla no escrita de la política. Podemos aspirar a parecernos al ideal de la democracia, pero ese ideal será siempre inalcanzable, siempre irrealizable, por la sencilla razón de que el poder político dentro de los confines de la civilización, nunca ha podido ser ejercido sin élites, grupos minoritarios con la fuerza suficiente para imponer su visión del mundo por encima de otras visiones del mundo posibles. Un esquema de poder que se reproduce a través de los aparatos de control que operan en el imaginario, a través de la cultura, y un andamiaje institucional que replica el discurso hegemónico sobre el que se sostiene el poder de las élites.

Por eso la crisis de la democracia es al mismo tiempo una crisis de las élites en el poder, una crisis que surge a partir de las contradicciones cada vez más evidentes del discurso democrático, incapaz de cumplir con las promesas de igualdad, libertad y fraternidad que dieron sustento ideológico durante el surgimiento del Estado-nación. Esto explica en buena medida el desencanto democrático que pareciera prevalecer en varios rincones del planeta, luego de que fenómenos como el incremento de la desigualdad, el despojo a manos de empresas trasnacionales y la manera en que las instituciones del Estado tienden a favorecer a una minoría de ricos por encima de una mayoría de pobres, ha ido resquebrajando poco a poco la máscara democrática. Un disfraz con el cual, las oligarquías que controlan los mercados financieros globales tienen el poder suficiente para poner y quitar gobiernos a su antojo, aún en contra de la voluntad de los pueblos que se ven orillados a buscar otras formas de resistencia, frente a la voracidad y los abusos de una élite corrompida por su insaciable ambición que contrasta con los inéditos niveles de concentración de riqueza que prevalecen a lo largo y ancho del planeta. De ahí el extrañamiento que suscita la frase que suelen acuñar los zapatistas cuando dicen que un buen gobierno es aquel donde “el pueblo manda y el gobierno obedece”. Cosa que paradójicamente no ocurre en ninguna democracia del mundo. ¿O acaso alguien podría argumentar que existe un país ajeno a los intereses de los bancos, los fondos de inversión, las empresas trasnacionales o las élites financieras, que son en realidad los dueños del dinero del mundo? ¿Alguien en verdad podrá argumentar hoy que existe un país donde la gente es realmente la que manda sin que exista la mediación de una élite?

Quizá por ello, uno de los grandes retos de nuestro tiempo, para quienes soñamos con transformar el mundo, sea precisamente desmontar el mito de la democracia que hemos repetido incansablemente durante más de 200 años. Así como la burguesía tuvo que matar a Dios para tomar el poder, quizá hoy sea necesario matar a la democracia para acabar con los abusos de una minoría capitalista y rapaz, que promueve un modelo político y económico que favorece la concentración de la riqueza y que, entre muchos otros problemas, ha creado fenómenos como la crisis ambiental que explica también el cambio climático. Y para matar a la democracia como la conocemos, también es necesario derribar el mito de la supremacía de la razón sobre los otros ámbitos que conforman la rica diversidad de la existencia humana: destruir el mito de la racionalidad como único medio posible para concebir el mundo.

La democracia es una utopía, un referente, un ideal que en el mejor de los casos habrá de servir como guía para la construcción de un sistema político más equitativo. Pero la democracia, lamentablemente, no es, ni ha sido nunca, un proyecto realizable en la práctica.

::.

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 17 enero, 2018 en HuffPost, Otros desvaríos, Política. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: