Archivos diarios: 19 junio, 2018

Bufa la rabia

 

La ira sale por la nariz
y bufa, furibunda,
como un toro
hiriente y salvaje
queriendo dar
la mortal estocada.

La ira sale por los ojos
e incendia el paisaje
cuando respira por la entraña,
como una sombra desollada
con hambre de ataúdes.

La ira sale por la boca
cuando aprieta la quijada
y muerde, asesina,
toda la rabia, fermentada,
toda la crueldad de los tiranos.

La ira trepa por la espalda
y bufa, como una cornada,
un fiero cuchillo buscando venganza,
el mortal orificio
por donde escurre la vida miserable
del que odia.

La ira no quiere dolerse,
sino beberse la sangre enemiga
para curar la infección,
esa fiebre de huesos crujiendo
sobre el asfalto, una dentellada,
un hedor a carne muerta.

La ira no escampa
y solo bufa, ¡cómo bufa!
es un volcán incontenible
anhelando sólo escombros,
un cadáver roto,
masticado, vomitado,
en la letrina de la historia.
::.

Calles de piedra rosada

 

Los árboles secos
de tanto dolerse
miraban desde lejos.

Así me recorrí
calles atormentadas
por tu ausencia.

Eran calles de piedra rosada,
muros mancillados
por el tupido vergel
de flores silenciosas
que no saben
sino delinquir en tu nombre
rasguñado por el tiempo.

Así fueron tus pasos irrepetibles
y matutinos
sobre el rechinar de la madera,
como una lluvia de pájaros negros,
una luz adormilada
de puertas y manos entreabiertas.
::.

Mascarada

 

¿Quién es aquel
que se refugia
detrás de la máscara?

¿De quién es ese rostro
que se bifurca y multiplica
en un millón de ojos?

Acaso un viento triste
que se cuela por el balcón,
como una sed de luz y de ruinas.

Era la ensoñación secreta
que duerme en todas las cosas.
::.

A %d blogueros les gusta esto: