Archivos Mensuales: septiembre 2018

Cacticidio

 

Tofolio en la Casa Blanca empedaba
bebiendo whisky y un poco de vino
festejando el cumpleaños del latino,
ya necio, la música no soltaba.

Discutiendo de elecciones, gritaba,
rematando camisas, repentino,
presagiábase ya un fatal destino
entre tanto aspaviento que lanzaba.

“¡Odio a la naturaleza!”, decía,
ya la planta iniciaba su martirio:
y al aire la maceta se rompía.

Entre tanto sateluco y delirio
sus manos espinadas no sentía,
y la peda terminó en cacticidio.
::.

A mansalva

 

Tiraban del caballo como un sueño
los vientos de la noche cuando ardían
tus ojos que a mis ansias volverían
sin sentirme en tu risa lugareño.

Ya sé que fruncirás furiosa el ceño
huyendo sin saber a dónde irían
tus senos que mis labios probarían
delirando en tu cuerpo tan pequeño.

Rompían ya las luces en el alba
como hoguera de gritos encendidos
sumergidos en los mares del alma.

Un enjambre de besos malhabidos
brotaban cual cuchillos a mansalva
fue tu herida en mis días doloridos.
::.

La evolución del alfabeto latino

Una tecnología revolucionaria. Sólo así puede comprenderse la trascendencia del alfabeto, un código capaz de construir palabras a partir de fonemas, que permitió la transferencia de información a un nivel nunca antes visto. Una tecnología tan potente, que sigue vigente hasta nuestros días y cuyo uso se ha potencializado a partir de las nuevas tecnologías digitales.

La imagen puede contener: textoEste peculiar invento se remonta hasta la escritura protosinaítica que incluyó lo que se conoce como el primer alfabeto consonántico documentado, hace casi 1750 años antes de nuestra era. Luego le siguieron el fenicio, griego y latino.

Una prueba de que el lenguaje es un ente vivo que evoluciona al igual que el resto de los seres animados que pueblan la Tierra.

::.

Sueña que sueña

 

La noche risueña
soñando va
tu alegre tristeza,
tu ausencia
de niña despierta
que viene y va
sueña que sueña,
eran tus pasos azules
de niña pequeña,
la sangre pesada
que riega mis venas,
mis horas aciagas
que tu risa desdeña,
los versos azules
de luz silenciosa
que mi lengua
en tu lengua
de luna desuella,
ya no disimules
oh niña traviesa,
que en tus labios calientes
mi boca se acuesta,
y al mirarte desnuda
de todas las flores
el aire se adueña,
ya no digas más,
oh musa indiscreta,
que entre tanta quimera
yo quiero seguirme
fumando tus penas,
de tanto soñarte
yo quiero morir
asfixiado en tus piernas,
de tanto mirarte
yo habré de beberme tu nombre
enterrado en la arena,
de tanto extrañarte
yo habré de escribirte
canciones en vela,
yo habré de tatuarme
la noche
por dentro y por fuera,
buscando un pedazo
de cielo en la cueva,
un pedazo de triste silencio
queriendo olvidarte,
fue la herida que dejó
mi boca en tu boca
adherida a tu sombra,
soy el artista vehemente
que pinta una hoguera
en los negros
jardines del alma,
yo soy un aullido
caminando dormido,
un sueño que va
sueña que sueña,
un perro drogado
que te busca
y te encuentra,
como los ecos nocturnos
de tu beso fantasma
que me muerde
y no me suelta.
::.

Terregal

Crecen las raíces
de un corazón bajo tierra,
cavando suspiros
entre la sombra y la piedra.

Allá arriba, en el cielo,
se despueblan sus hojas:
son flores como pájaros
presagiando tormentas.

La noche sueña
tu fotografía
y la luna se contempla
desnuda en tus ojos.
::.

Una clase de historia decolonial con Enrique Dussel

Deslumbrante explicación del gran Enrique Dussel sobre las implicaciones de la invasión europea a América. Un relato que da cuenta cómo se da el surgimiento de Europa como potencia global, frente a otros procesos civilizatorios en el planeta. El inicio de una era moderna que parece próxima a terminar.

Lo que sabemos a una semana del ataque porril contra la UNAM ¿La mano de Narro mece la cuna?

Resultado de imagen para narro graue

Por lo que hemos podido rastrear la última semana, hay un fuerte interés de ciertos grupos políticos por meter mano en la UNAM y destituir al rector Enrique Graue. Hay algunas señales peligrosas en este sentido, pero antes de las especulaciones, revisemos los hechos.

1. Existe un consenso generalizado en que el ataque porril fue orquestado para desestabilizar a la UNAM.

2. Hay una campaña promovida por grupos políticos (además de un sector importante de estudiantes) para destituir a Graue.

3. Hay un conflicto evidente entre Rectoría y el Gobierno de la CDMX (como vimos con la polémica sobre los detenidos que fueron liberados).

4. Personajes de Morena dentro de la UNAM han salido públicamente a apoyar a Graue.

Pero se mantiene la duda: ¿quién se beneficia realmente ante la desestabilización de la UNAM? Hasta ahora no se ven indicios claros de que el gobierno saliente o entrante estén interesados en desestabilizar a la UNAM. Sin embargo, sabemos que históricamente la UNAM ha sido manejada por el PRI, y que muchos priistas están buscando acomodo ante la falta de espacios (el PRI no sólo perdió la presidencia, perdió el Congreso y gubernaturas importantes), por lo cual, pareciera que ciertos grupos políticos (incluyendo sectores del PRD) buscan mantener o rescatar los pocos espacios de poder que les quedan, y la UNAM entra dentro de dicha ecuación.

Según se comenta en los pasillos de Ciudad Universitaria, uno de los personajes que podrían resultar más beneficiados con la crisis al interior de la UNAM, es el exrector José Narro. “Es el único que pudo haber orquestado un ataque tan preciso, moviendo a distintos grupos dentro y fuera de la universidad”, me comentó alguien que conoce bien de la política al interior de la UNAM.

Si bien faltan elementos y pruebas contundentes para señalar a Narro, la hipótesis no suena descabellada, debido a que, según cuentan, el grupo de Narro al interior de la UNAM se ha ido debilitando durante la gestión de Graue y recordemos que Narro tiene una mala relación con López Obrador (en 2012 AMLO no pudo hacer campaña en CU por la negativa del entonces rector y actual secretario de Salud en el gobierno de Peña), lo cual hará difícil que Narro siga teniendo el peso que todavía mantiene dentro de la UNAM. Y recordemos que la universidad es un coto de poder importantísimo, no sólo por el presupuesto que maneja (superior a estados como Colima o Tlaxcala), sino por la influencia y relaciones que implica estar al frente de la UNAM.

Bajo esta HIPÓTESIS, salen a notar algunos puntos interesantes:

1. Narro y Graue compartieron mesa en la presentación del más reciente libro de Andrés Oppenheimer, horas antes del ataque de porros, celebrada el 3 de septiembre a las 10:00 horas en la Sala Nezahualcóyotl, previo a que ambos asistieran al sexto y último informe de Peña. Hasta donde se sabe, la relación entre Graue y Narro no es mala.

https://www.facebook.com/events/303886260186310/

2. En entrevista con Pascal Beltrán, el rector Graue señaló que: “las hipótesis que estamos explorando van desde el REPOSICIONAMIENTO de grupos políticos que no han tenido cabida a la presencia de narcomenudeo”, (min. 5:00). “Estos son grupos que quieren posicionarse ANTE alguien”, agregó el rector (6:28), tras descartar a los grupos de Peña y López Obrador como posibles perpetradores del ataque. Pero queda la pregunta: ¿ante quién buscarían quedar bien estos grupos? ¿Ante el próximo presidente, Andrés Manuel López Obrador? ¿Ante los grupos que buscan el control de la universidad? ¿Ante quién más podrían querer posicionarse los grupos a los que alude el rector?

 

3. Un dato clave: desde el inicio de la adminsitración de Graue, Narro ha perdido posiciones importantes para mantener el control de la UNAM: alrededor de una tercera parte de la Junta de Gobierno que designa a directores y al mismo rector (una tercera parte de los integrantes del órgano de gobierno, alrededor de 6 de 15, son “aliados” de Graue y el resto son afines a Narro, según me cuenta gente que le sabe a la grilla universitaria). Entre las personas aliadas a Graue, se encuentra Rosaura Ruiz, quien sonaba para ser la primera rectora de la UNAM y quien ocupará el cargo de Secretaria de Educación de la Ciudad de México en el gobierno de Claudia Sheinbaum.

http://www.juntadegobierno.unam.mx/

Pero entrando de lleno en el terreno especulativo, hubo otro acontecimiento que llama la atención.

Según nos cuentan, es la poca resistencia que mostró el director de la Facultad de Derecho, a la hora de oponerse al paro de actividades. Un hecho que destaca, debido a que históricamente la Facultad de Derecho ha sido manejada por grupos de ala conservadora, y que el mismo Raúl Contreras Bustamante, hizo campaña a favor de José Antonio Meade en la pasada contienda presidencial. A Contreras Bustamante se le identifica como un cercano de Narro. Un hecho inusual en la política universitaria, que además se suma a la llamativa forma en que muchas asambleas estudiantiles en muchas facultades fueron convocadas de manera escalonada, por lo cual, existen sospechas de que grillos profesionales están operando políticamente para radicalizar las asambleas y elevar la presión contra Graue. De este modo, apuntan algunos analistas, es posible que la radicalización artificial de las protestas contra Graue tengan por objetivo desestabilizar al rector y forzar el “reposicionamiento” de algunos grupos. Y aunque es posible que el exrector Narro no tenga nada que ver en los ataques, existen altas probabilidades de que el grupo de relaciones que construyó al interior de la UNAM sean de los más beneficiados con un reacomodo de fuerzas al interior de la universidad, ante el debilitamiento de Graue. Recordemos que dentro de un año habrá sucesión en la Rectoría y hay mucho dinero y posiciones de poder en juego.

Asímismo, siguen apareciendo indicios de que algunos grupos del PRD, y en específico de la corriente Vanguardia, mantienen relación con grupos porriles en Gustavo Madero y Coyoacán.

Asimismo, no podemos perder de vista otras aristas, que parecen temas distintos pero no lo son. Recordemos que a más tardar en octubre, se decidirá la construcción del Nuevo Aeropuerto, un tema en el que hay muchos intereses económicos, y que de algún modo, forma parte de la coyuntura política. No en balde, los pobladores de Texcoco en resistencia se han acercado a las asambleas estudiantiles con la intención de formar un frente común.

Y por supuesto, la pista más clara es el autobús en que viajaban los porros, procedente del Estado de México. El gobierno capitalino ya tiene las placas del vehículo, y con esta pista, debería ser relativamente fácil indagar a quién pertenece el autobús y quién pagó para transportar a los porros. Si con el paso del tiempo no se aclara esta cuestión, será evidente que hay intereses detrás ocultando datos relevantes para proteger a ciertos personajes.

Hoy lunes, 10 de septiembre, Graue se reunió con AMLO para tratar el tema de la crisis al interior de la UNAM. El presidente electo externó su apoyo a Graue, y confió en que “no prosperará ningún intento de desestabilización”. Con ello, queda claro que el rector solicitó el apoyo de López Obrador para contener el ataque de otros grupos. Sin embargo, no han salido a la luz más detalles sobre quiénes podrían ser estos otros grupos.

 

Pero más allá de eso, el llamado de los estudiantes de destituir a Graue y “democratizar la UNAM” (lo que sea que eso signifique) en la actual coyuntura de cambio de régimen, puede resultar particularmente peligroso para la universidad. A pesar de la tibieza y los errores de Graue, me parece que en el actual contexto político puede salir contraproducente pedir la cabeza del rector ante el clima de efervescencia política que se vive. Queda claro que este reclamo de la cabeza de Graue va acompañada de una campaña orquestada desde algunos medios para destacar complicidades dentro y fuera de la UNAM, algo que resulta evidente ante la notoria similitud con la que reconocidos columnistas ligados al poder, han abordado el tema.

Lo dejo aquí para la reflexión.

::.

El libro del tiempo

Resultado de imagen para espiral libros

Ahí estaba. Después de tanto tiempo la búsqueda había llegado a su fin. Las hojas amarillentas, casi cafés, evidenciaban el irremediable paso del tiempo. El libro había sobrevivido siglos enteros: guerras, incendios, inundaciones, la epidemia de la estupidez humana. Pero el verdadero prodigio de aquel misterioso libro no residía en su capacidad de resistir las inclemencias del destino, sino en el contenido de sus páginas: un extenso poema con la capacidad de abrir las puertas del infinito.

La primera vez que escuché hablar de aquel enigmático volumen, fue gracias a una conferencia del erudito ruso Anatoly Mineev, en la cual, describía con particular emoción un libro de versos atribuido a un sabio de la antigua Persia. El libro contenía un poema métricamente perfecto, en el cual, según contaba Mineev, aquel que lo recitara en voz alta sería capaz de adentrarse en las más hondas profundidades del cosmos y la existencia humana. En aquel video, grabado en formato de 8 milímetros durante una ponencia en la Universidad de Oxford en la primavera de 1979, el filólogo ruso aseguraba haber tenido oportunidad de constatar aquello tras revisar una copia del antiguo manuscrito. Sin embargo, la versión adquirida por Mineev carecía de las últimas páginas, por lo cual, el académico apenas pudo percibir una pequeña fracción del todo. A pesar del inconveniente, aquella experiencia fue determinante en la biografía del célebre lingüista ruso. Dicen que desde el descubrimiento de aquel enigmático libro, se volvió más huraño. Su trabajo sobre filología persa e indoeuropea le valió hacerse acreedor de distintos premios y reconocimientos en el mundo académico, pero aquello parecía no importarle. “¿Para qué sirve el dinero cuando uno es capaz de comprender la totalidad del cosmos?”, solía decir Mineev, cada vez que alguien tocaba a su puerta para notificarle que su basta obra lo había hecho merecedor a un nuevo reconocimiento en alguna universidad extranjera. Pero lo que más me llamaba la atención del lingüista ruso, era la manera en que desapareció un día sin dejar rastro. A los cincuenta años de edad y seguía viviendo en casa de su anciana madre. La última vez que Mineev fue visto con vida, fue en 1981, mientras trabajaba en un tratado de simbología bizantina en la Universidad de Praga. A partir de ese día, nadie volvió a saber nada de él. Las versiones policiales no descartaban un posible suicidio, aunque los académicos que convivieron con Mineev en sus últimos años, no descartaban la posibilidad de que se hubiera vuelto loco y anduviera por ahí, mendigando en las calles de Moscú o Varsovia, como solía hacer aquellas ocasiones en que, presa de algún brote psicótico, se extraviaba durante meses mientras dormía debajo de los puentes, reflexionando sobre lo efímero de la existencia humana.

La historia de Mineev y su enigmático paradero, no hizo sino exacerbar mi fascinación por aquel extraño libro que supuestamente guardaba el secreto para comprender todas las cosas. Fue así que me comencé mi propia investigación para dar con el libro, atribuido al sabio y poeta persa Mazdak Aram, un antiguo profeta de la religión zurvanista, la cual concibe a Zurvan, el tiempo, como fuente creadora de la cual emanan Ormazd y Ahriman, el bien y el mal.

Las primeras pistas sobre la vida de Mazdak Aram, las encontré gracias al erudito británico Richard Zaehner y su Compendio de creencias zoroástricas. También encontré algunas referencias en textos del orientalista y filósofo francés Pablo Masson-Oursel, quien señala que, para los zurvanistas, el tiempo tiene dos caras: una finita y otra infinita. El tiempo limitado sería entonces el instrumento que trae consigo “la victoria de la luz sobre las tinieblas”, mientras que el tiempo ilimitado “es la condición inicial, la quietud y la perfección”.

Según el erudito rumano y especialista en religiones antiguas, Mircea Eliade, en el siglo IV antes de nuestra era, el antiguo filósofo griego Eudemo de Rodas afirmaba que los magos zurvanistas llamaban al todo uno e inteligible, a veces “Espacio” y a veces “Tiempo”. Cuando leí aquello, me pareció fascinante la similitud entre la religión zurvanista y los postulados de Einstein en torno a la existencia de un mismo Espacio-tiempo, a través del cual se manifiestan todas las fuerzas del universo. Una antigua verdad que los zurvanistas conocían varios milenios atrás y parecía revelarse nuevamente en los cánones de la ciencia moderna.

Durante años, indagué todo lo referente al tema, tratando de encontrar alguna clave, alguna pista que me permitiera saber más sobre aquel extraño libro. Sin embargo, las referencias al texto escrito por Mazdak Aram, eran escasas o demasiado vagas. Revisé a fondo la obra que dejó Mineev, con la esperanza de encontrar algún indicio sobre el enigmático libro, al cual se refiere de forma ocasional en los borradores de sus últimos ensayos. Pero la prematura desaparición de Mineev y la falta de un estudio que reuniera sistemáticamente la información en torno al tema, hizo más difícil rastrear las pocas pistas que existían para dar con el libro

En su conferencia de 1979, disponible en YouTube, Mineev cita los primeros versos del libro:

 

El tiempo inmaculado

es el principio de todo:

las aguas transparentes

donde abrevan el bien y el mal.

 

Mineev comenta que logró dar con una versión del libro traducida al latín casi por accidente, mientras realizaba una investigación en el acervo histórico de la Universidad de Turín. El libro, según Mineev, había pasado prácticamente inadvertido durante siglos, reposando en las estanterías de un viejo archivo del departamento de Literatura, filología y lingüística.

Intrigado por aquella referencia, en alguna ocasión que visité Italia fui exclusivamente a Turín para ver el extraño volumen con mis propios ojos pero fue imposible. El libro no estaba ni en los estantes, ni figuraba tampoco en ningún registro del archivo histórico de la universidad. Aquel desencuentro fue como un balde de agua fría. Todo parecía indicar que Mineev había mentido y que aquella historia sobre un antiguo poema persa capaz de abrir las puertas del infinito, era tan sólo un cuento, producto de la locura con la que el filólogo ruso pasó sus últimos años.

Abatido por aquel infortunado hallazgo, pasaron muchos años antes de que el tema volviera a captar mi atención. Fue precisamente en un viaje a Moscú, durante una encuentro académico de filología antigua, que el asunto sobre aquel antiguo poema persa volvió a mi vida cuando conocí a un discípulo de Mineev. El anciano me aseguró que el libro, había sido en realidad adquirido por Mineev gracias a un traficante de libros antiguos. Incluso, me comentó, en los pasillos de la Universidad Estatal de Moscú corría la versión de que Mineev había pagado una fuerte suma de dinero por aquel ejemplar. Algo que posiblemente explicaría el por qué Mineev mintió sobre cómo logró acceder a tan enigmático ejemplar, al mismo tiempo que intentaba cubrirse las espaldas. Quizá por ello, nunca se atrevió a publicar ningún estudio formal sobre el tema. A pesar de que el célebre erudito pasó sus últimos días obsesionado con el contenido del libro, el tema no suscitó mayor interés entre las autoridades de la Universidad de Moscú, quienes tomaron la pequeña colección de textos que Mineev había logrado reunir en su cubículo, para depositarlos en el archivo de la nueva Biblioteca de la Facultad de Filología. Un archivo en el cual, tampoco figuraba el comentado y misterioso ejemplar. Tras realizar algunas indagatorias sobre qué había ocurrido con la obra de Mineev tras la muerte de su madre, llegué a la conclusión de que sería imposible rastrear el paradero de un objeto tan específico, lo cual me hizo abandonar la búsqueda.

Pero el azar tiene extrañas maneras de manifestarse. Después de todo, en el Avesta, libro sagrado de los zoroastristas, “se menciona raras veces a Zurvan, pero siempre aparece relacionado con el tiempo y el destino”, según refiere Mircea Eliade en el segundo volumen de su Historia de las creencias y las ideas religiosas. El tiempo y el destino. Eso fue lo que me sucedió cuando muchos años después y de manera totalmente inesperada, encontré una versión completa del poema de Mazdak Aram traducida al castellano, escondido en un estante de madera, dentro de una vieja tienda de libros usados, ubicada en el centro de Madrid. Cuando leí el título, mis ojos apenas podían dar crédito de tan sorprendente hallazgo. “Oda a Zurvan, de la pluma del sabio persa Mazdak Aram”, se leía en la primera hoja, ilustrada con un ser alado y andrógino con cabeza de león, enredado por una serpiente, símbolo con el que los antiguos zurvanistas representaban al dios del tiempo. El libro, protegido por gruesas tapas de cuero, contenía un manuscrito sin fecha que impedía establecer su antigüedad a simple vista. Pero lo que más me llamó la atención, fue la peculiar advertencia que venía en la primera hoja del libro, escrita con una letra diferente al resto del manuscrito: “Leedlo bajo vuestro propio riesgo”.

El viejo librero dueño de la tienda, muy posiblemente no sabía lo que estaba vendiendo por algunos pocos euros. Miró el libro y al ver la su antigüedad, le puso precio sin reparar mucho en el contenido del mismo. Camino a casa, pude percatarme de los estragos que el tiempo había hecho en aquella vieja pieza: páginas dañadas, algunas notas en los márgenes, rastros de humedad. Pero por lo demás, las letras eran legibles y, a diferencia de la versión conseguida por Mineev, aquella parecía estar completa.

Al llegar a casa, dejé la mochila en el sillón de la estancia y saqué el libro con cuidado. Todavía no podía creer que, después de tantos años de búsqueda infructuosa, finalmente tenía una copia de aquel libro mágico en mis manos. ¡Y en castellano! Aquello me parecía realmente una locura, a tal punto, que en más de una ocasión me pregunté si no estaría soñando. Me quité la ropa que traía puesta y me puse más cómodo, instalándome en una silla junto a la mesa del comedor, con el fin de devorar el libro lo antes posible. Aunque advertí que habría diferencias considerables entre la lengua original en que fue escrito el texto con la traducción al castellano, consideré que lo más conveniente sería leer el libro en voz alta, como recomendaba Mineev, con la esperanza de advertir aunque fuera un eco, algún rastro de la musicalidad original del poema.

La advertencia de las primeras páginas llamó de nueva cuenta mi atención, pero mi impaciencia era tan grande que preferí ignorarla. A pesar de mis altas expectativas, en aquel momento no podía prever lo que estaba a punto de experimentar.

Leí con emoción los primeros versos: “El tiempo inmaculado es el principio de todo”. Me sorprendió que a pesar de la traducción, el poema tenía una musicalidad envolvente, una cierta sonoridad que hacía brillar aún más las elaboradas metáforas que aludían al origen mismo de la existencia del cosmos. El extenso poema describía con enorme belleza la conformación de los astros, la tierra, el cielo y el agua, de la cual se desprendían todos los otros seres que pueblan el mundo. Me sorprendió que la creación no se le atribuía a un dios en particular, sino al tiempo, esa sucesión infinita de instantes que componen una basta película que, de algún modo misterioso, nos hermana con todas las cosas que conforman la totalidad del universo. El poema también aludía al origen de los primeros seres humanos como consecuencia natural del orden cósmico, marcando así, el comienzo del “tiempo enamorado”, que, cansado de tanto esperar, procreó seres mortales capaces de apreciar cada instante de sus efímeras vidas de un modo único e irrepetible, como no ocurría antes, con los primeros seres inanimados que poblaron la Tierra.

Conforme me iba adentrando en la lectura, comencé a sentirme extraño. Un ligero aturdimiento se mezclaba con pequeñas punzadas en la sangre. Por momentos sentía los ojos pesados, pero a la vez, sentía una particular ligereza en el pecho, un alegre cosquilleo que aceleraba mi ritmo cardiaco. Fue entonces que el mundo comenzó a latir con mayor fuerza. Yo seguía leyendo, atrapado en aquellas palabras mágicas que revelaban el origen de todas las cosas de un modo tal, que yo no había podido imaginar antes. Levanté la mirada y percibí un brillo inusual en las paredes de mi departamento. Los colores eran más vívidos e incluso podía percibir la transparencia de las plantas, como si trajera puestos unos lentes de rayos X. Aquella experiencia me hizo sentirme asustado. Recordé la advertencia al principio del libro, pero a pesar del miedo, continué con la lectura. Comencé a notar cierta musicalidad secreta en el murmullo nocturno de la ciudad, esa fuerza secreta que impregna el aire y condiciona la vida de las personas sin siquiera darnos cuenta. Sentí también una extraña vibración en la ventana, en los patrones geométricos que se formaban en el piso de madera, el cual parecía adquirir mayor relieve, como si se tratara de una imponente cordillera. Fui consciente de cada célula de mi cuerpo y la manera en que todas ellas se comunicaban entre sí, y me di cuenta que, aquello que las personas suelen llamar Yo, es en realidad la consecuencia de esa enorme conversación entre los pequeños seres que forman un todo más grande. Me concentré en mi respiración y observé cómo aquellas bocanadas de aire generaban una reacción en cadena dentro de mí cuerpo. Me miré las manos y no las reconocí. Parecían una basta selva, un ecosistema caótico lleno de bichos interactuando entre sí. Comprendí entonces, que la vida y la muerte son parte de un mismo proceso infinito en el que ambas partes se retroalimentan, pues a final de cuentas, la vida sólo es posible y tiene sentido en presencia de la muerte. Pensé que me había vuelto loco. Comenzó la taquicardia. Las manos me temblaban ansiosas mientras una extraña necesidad de seguir leyendo se apoderaba de mí. Y de pronto ocurrió. El infinito se abrió de golpe en medio de la estancia. Un portal capaz de conectarme a mí, conectar al ser humano con todas las cosas. Para ese entonces, mi alma había logrado desprenderse de mi cuerpo. Era como si mi espíritu hubiera echado raíces y pudiera sentirlo todo al mismo tiempo, la risa desenfrenada y la más profunda tristeza, el placer de millones de orgasmos a la vez y la agonía inmensa de una muerte con remordimientos. Fue devastador. Aquellas sensaciones las iba experimentado rápidamente, a veces de forma simultánea. Así comprendí que el placer y el dolor son en realidad dos caras de lo mismo, que todas las cosas tienen un doble secreto que se desdobla para mantener el equilibrio, pues a final de cuentas, el universo tiende siempre al equilibrio aunque nunca lo consiga, y es a partir de esa búsqueda permanente del equilibrio inexistente que surge el tiempo, esa energía secreta que da sentido a la existencia de todos los seres. Una experiencia lo suficientemente abrumadora como para no repetirla. Mi alma se disolvió entonces en el todo. Se derrumbaron todas las fronteras que separan el bien y el mal, todo el sentido, todos los candados que nos mantienen presos en esta prisión hecha de carne y hueso. Las puertas del infinito se abrieron ante mí. Entendí que en realidad me había convertido en Dios, pues la energía universal que impregna todas las cosas vivía también dentro de mí. Y al borrar esa frontera del yo con el todo, ocurre entonces que cualquier ser es capaz de convertirse en Dios. Imaginé entonces, que aquella reveladora experiencia podía ocurrirle también a los árboles y a las aves, a los peces, a los corales y las hormigas, a la montaña cuando sueña las estrellas, el mar y sus insondables misterios. Supe que Dios estaba en todas las cosas porque todos los seres forman una parte diminuta del todo, y por ello, todos los seres del mundo son sagrados. Por un momento, me sentí parte de algo más grande, algo inefable, imposible de describir. Era como percibirlo todo desde la cumbre más alta y, al mismo tiempo, tener conciencia de las más abismos más profundos, las cuevas más oscuras. La psique humana, después de todo, es consecuencia de una inteligencia mayor que rige el curso natural de las cosas, esas fuerzas invisibles que explican nuestro origen: ese “tiempo inmaculado” al que se referían los antiguos persas en los primeros versos de su extenso poema.

La alucinación provocada por el libro fue bajando de intensidad poco a poco, conforme me acercaba a las páginas finales. Me sorprendió la manera en que un ser humano podía escribir un poema como aquel y nombrar una a una, todas las cosas que existen en el universo, en tan reducido número de hojas. Fui regresando paulatinamente dentro de mi cuerpo, mientras el vertiginoso ritmo del poema iba decreciendo, como una apacible y soleada playa tras luchar contra la ira del océano. Me fui recobrando lentamente, pero en ningún momento dejé de leer, o al menos eso me pareció. Comenzó a despuntar el alba y comprendí que durante la lectura había transcurrido toda la noche. El canto matutino de los pájaros me ayudó a salir de mi trance poco a poco, hasta llegar a los versos finales:

Todas las cosas son sueño

en este laberinto infinito

donde todo final es principio,

en esto consiste

la palabra sagrada

de Zurván,

la magia secreta

del tiempo y el destino,

capaz de contener

el universo entero en un poema.

Los ojos se me humedecieron y comencé a llorar, conmovido por aquellas palabras. La experiencia había provocado en mí una enorme transformación. Cerré el libro y caminé a la cocina para beber un poco de agua. Todavía aturdido por todo lo vivido, me arrastré hasta la cama y me quedé profundamente dormido. Desperté algunos días después, según pude constatar después. Me pregunté si realmente había ocurrido todo aquello o si se trataba tan sólo de un simple sueño.

Salí de mi cuarto. En la mesa del comedor estaba el libro. Cuando lo abrí, pude notar que sus páginas estaban en blanco. Sólo sobrevivió la advertencia: “Leedlo bajo vuestro propio riesgo”.

Con el paso de los días, reflexioné mucho sobre aquel suceso para tratar de comprender qué ocurrió en realidad. ¿Había sido sólo un sueño? Y sin embargo, ¿cómo explicar aquel libro en blanco? ¿Acaso había adquirido yo un libro vacío con una advertencia? ¿O sería quizá yo quien había escrito aquella frase en un montón de papel antiguo? De nueva cuenta, sentí que me estaba volviendo loco. Angustiado, revisé el video de la conferencia de Mineev, con la esperanza de encontrar alguna pista sobre lo ocurrido. Conforme se iba desarrollando la plática, advertí un significado diferente en las palabras del erudito ruso, como si aquella plática cobrara ahora otro significado, otra dimensión, casi como si Mineev hubiera dejado algunas claves secretas para aquellos afortunados que lograran acceder al principio del tiempo, repitiendo ese canto sagrado que los antiguos persas habían desarrollado para comunicarse con Dios. La mirada del barbado erudito ruso al término del video, me resultó inquietante. Se quedaba viendo fijamente a la cámara y de pronto tuve la extraña sensación de que me miraba a mí, que sus palabras se dirigían a mí y a nadie más que a mí. Después de eso, su desaparición me parecía de lo más normal. Al igual que yo, Mineev había experimentado el todo, había logrado acceder a los inefables secretos de la existencia humana. Entendí que el destino de Mineev era una consecuencia natural de todo aquello. El infinito es demasiada carga para un simple mortal. Ese era el significado de la terrible advertencia que servía de prólogo al libro. Mi curiosidad me había hecho caer en la trampa. Desde entonces, no volví a ser el mismo. Me costaba trabajo concentrarme en mis labores cotidianas, incluyendo las clases en la universidad. Me fui sintiendo cada vez más solo. Después de experimentar el infinito de un solo trago, vivir inmerso en una sociedad donde las verdades profundas de la existencia humana carecían de importancia, me parecía algo insoportablemente absurdo. Recordé entonces las palabras de Mineev. “¿Para qué sirve el dinero cuando uno es capaz de comprender la totalidad del cosmos?”. Eso era exactamente lo que me había ocurrido a mí. Ahora sé que es cuestión de tiempo para repetir el destino fatal de Mineev.

Una tarde, regresando a mi casa, busqué el libro que había guardado junto a los demás, en un librero de madera ubicado a un costado de un viejo sillón. Abrí de nueva cuenta el libro y al hojearlo, me di cuenta que el poema había cambiado. Los versos que conformaban el manuscrito eran completamente otros, muy diferentes a los que yo había leído meses atrás. Sólo sobrevivían los primeros versos: “El tiempo inmaculado es el principio de todo”. Era como si aquel basto poema se reescribiera automáticamente, revelando siempre una verdad diferente. Un poema-fractal que se reescribía eternamente en el libro del tiempo. Me pareció que aquello tenía todo el sentido del mundo, pero aún así, me aterró la posibilidad de convivir todos los días con la infinita inmensidad del cosmos, así que decidí salir de casa y deshacerme del libro. Caminé durante horas, hasta un pequeño bosque. Pensé en cavar un agujero y enterrar el libro, pero en lugar de eso, simplemente lo arrojé entre los arbustos. Me fui inmediatamente, con cierto remordimiento, pero aún así continué mi camino. Cuando quise volver a casa, no pude encontrar el camino de regreso. Me sentí aturdido, desesperado. Era como si, después de que el universo entero se abrió frente a mí, yo estuviera varado en algún lejano rincón del tiempo, el destino y la nada. Tuvieron que transcurrir muchos días de ansiedad para que finalmente encontrara una libreta tirada en la calle. Conseguí un bolígrafo y comencé a escribir mi historia, con la esperanza de volver a casa algún día. Escribo esto como un llamado de auxilio y también a manera de advertencia . El infinito tiene un precio y ese precio es la locura.

::.

Psycho-Pass: una distopía sobre la justicia, el control y la bondad

Imagen relacionada

Uno de los mejores ánimes que he visto. Un discurso sobre la justicia, la bondad y el control, lleno de referencias literarias donde lo mismo se cita a Weber, que a Foucault, Swift o Pascal. Los japoneses son unos maestros de la ciencia ficción, tal como demuestran con categoría en esta novela corta repleta de escenas poéticas donde se ponen a prueba las pasiones humanas. Se llama Psycho-Pass y es uno de los grandes clásicos contemporáneos de cualquier género. Una historia inquietante y violenta, cuya narrativa representa un desafío permanente para el espectador. Apenas terminé la primera temporada, pero da para mucho más. Imperdible.

https://animeflv.net/anime/5244/psycho-pass

Un largo y solitario eclipse fueron tus ojos

 

Para David Bowie, donde quiera que esté, surcando la galaxia.

 

La muerte te acaricia la entrepierna…
¡Por fin serás libre,
querido poeta!
Pues la vida se nos fue de las manos
tan de pronto
tan de prisa
que apenas si nos dimos cuenta.

Ya no queda sino apagar la luz
y esconderse en el ropero,
volverse uno con la oscuridad
y contemplar desde la sombra
el final del eclipse
y su luna solitaria,
viendo el fin de las estrellas
haciendo combustión hasta morir,
como tú, poeta ciego,
que vas montando cometas
para acariciar la vía láctea
como si fueras una estrella,
la suave flama de una vela
derretida en los labios
de una mujer terrestre.

Era la muerte divagando en el espacio,
era la muerte tan dormida y lejana
haciendo círculos sobre la arena,
como un viento sideral que va y viene
al otro lado del cosmos
para aterrizar tan dentro de nosotros,
una estrella que se apaga y oscurece,
ojos vacíos que se alargan
una eternidad.

Comienza la hora del baile,
¡oh poeta!
pues morir es despertar,
hacerse uno y hacerse todo
en el delirio del aire,
este ingrávido sueño
que nunca cesa,
es hora de reír,
querido poeta,
pues los espantapájaros ya se levantaron
entre las espigas y las costuras,
el dolor de haber perdido todo
en la insoportable agonía de la guerra,
allá vas tú, poeta,
mancillando la dolorida muerte
con tu danza de cráneos
masticando el tiempo enterrado
entre las ruinas de un antiguo reino.

Life is over,
dear poet,
but your verses
are still singing
in the last breath
of another
lonely death star,
shining in the desert
of the darkest night…
the sunrise moon
keeps smiling
in the clear
of your odd eyes.

Y así hemos de irnos
tarde o temprano
todos nosotros también,
como la sabia de un árbol
inseminando planetas,
tras ser arrancados de raíz
en el arrullo de la cruel tormenta,
así es nuestro periplo,
esa travesía terrestre que nos hace
perdernos dentro y fuera
de nosotros mismos,
ahí vamos,
entre ataúdes como semillas
germinando en el cielo,
versos como soles
floreciendo en el espacio.

Un solitario y largo eclipse
fueron tus ojos.
::.

Adherencias de la noche

 

Adherido a la noche
como una sustancia pegajosa
voy invocando demonios silenciosos
mientras camino
por las soterradas cláusulas
de mi onírica existencia.

Soy un bardo recitando
soledades y quimeras
en medio de la plaza,
soy el tristealegre
de los versos procaces
cuando rompen en el cielo.

Será la tenue brisa del otoño,
la que me invita a caminar
por los floridos páramos
de esta febril convalecencia,
ese cúmulo de fantasmas
y secretos que se esconden
tan dentro de la milpa,
una hojarasca de recuerdos
y otros sueños
que me invaden de pronto
cuando llegan corriendo
a mi madriguera.

Era la luna soleada
podando maravillas de mis ojos,
un viaje en paracaídas
penetrando la aurora boreal,
la risa líquida de los coyotes
cuando sueñan despiertos
aullidos de piedra nocturna,
una jauría de nostalgias hambrientas,
el caluroso abrazo del nopal
en medio del desierto,
una sinfonía de musarañas
y chapulines celebrando
los muchos cumpleaños de la tierra.

Así me fui yo,
galáctico y solemne,
enunciando torbellinos
de madera y carne roja,
así me fui yo,
tan alegre,
devorando la entrepierna
de mujeres felinas
que se cuelan de pronto
por mi ventana,
así me fui yo,
tan ligero y sonriente,
bebiendo tempestades
en el mar de tus piernas,
ese fruto prohibido
que destilan tus senos
cuando van por ahí
regando mis sueños rojos
de maíz y de poeta,
como una barcaza de flores
navegando entre los turbios canales
de la muerte,
una traición sin enigmas,
una canción sin escalas,
un florero como ausente,
una larga homilía de pordioseros
habitando ciudades rotas
entre las ratas,
una temporada de carnaval y locura
surciendo versos en la campiña,
como quien camina descalzo
entre vidrios:
una humareda de gritos hambrientos
como negros zopilotes
merodeando el corazón.
::.

Rock psicodélico al estilo de King Gizzard & The Lizard Wizard

El otro día en casa de unos amigos, un compa, el TaKa, nos puso unos videos que me parecieron maravillosamente sorprendentes por la estética que maneja esta banda australiana. Rock ácido de la vieja escuela aderezado con disfraces y efectos especiales chafas que hacen de sus videos musicales, algo verdaderamente memorable. Se llaman King Gizzard & The Lizard Wizard.

10 puntos para tratar de entender el ataque de porros contra estudiantes de la UNAM

Tras el ataque de porros ocurrido el 3 de septiembre de 2018 en Ciudad Universitaria, cuando un grupo de estudiantes del CCH Azcapotzalco fueron agredidos por grupos de choque, hay varias cosas que llaman la atención.

La imagen puede contener: 3 personas, árbol, césped, niños, calzado, exterior y naturaleza

1. El ataque de porros contra estudiantes del CCH Azcapotzalco fue un atentado orquestado contra la UNAM.

2. Aunque varios señalan como responsable del ataque a Rectoría, queda claro que Enrique Graue y la dirigencia de la universidad es uno de los grupos más afectados con la crisis.

3. Sin embargo, es de resaltar la inoperancia e ineptitud de las autoridades universitarias para contener la violencia nada más y nada menos que a las afueras de Rectoría. La manera en que Teófilo Licona “El Cobra”, fue captado en medio de los disturbios sin realizar mayor esfuerzo por detener la violencia, aunado a las órdenes de no actuar por parte de las autoridades de la UNAM es un ingrediente que genera sospechas y Rectoría debe aclarar.

4. El comunicado de Rectoría, en el cual se insinúa un golpe orquestado por un grupo político para desestabilizar a la UNAM, es un mensaje entre líneas, un tanto inusual. Me llama la atención el penúltimo párrafo: “Agresiones como la sucedida esta tarde son inadmisibles, pues sólo buscan enturbiar el ambiente y desestabilizar la vida académica de esta casa de estudios”.

5. La crisis de violencia en todos los planteles de la UNAM sigue siendo un tema sin resolver que debilita a la institución y sigue haciendo crecer el malestar entre la comunidad estudiantil (lo cual es un caldo de cultivo para que grupos ajenos a la universidad puedan gestar una crisis relativamente fácil).

6. El ataque contra la UNAM se produce el mismo día en que el rector Enrique Graue se encontraba en el sexto y último informe del presidente Enrique Peña Nieto, el mismo día, en que el equipo de Andrés Manuel López Obrador decide hacer público que el exfiscal electoral Santiago Nieto (quien fue cesado del cargo tras indagar los sobornos millonarios de Odebrecht a la campaña presidencial de Peña Nieto vía Emilio Lozoya), será el encargado de perseguir el lavado de dinero, lo cual es un mensaje para Peña y sus secuaces. Llama también la atención que Obrador no tuvo actividades públicas.

7. El ataque, perpetrados por porros de tres planteles distintos (los grupos 3 de marzo, 31 de marzo y Federación de Estudiantes de Naucalpan), tienen presuntos vínculos con el PRI, de acuerdo con algunas versiones que todavía es necesario confirmar.

8. El ataque se produce exactamente un mes antes de que se cumplan 50 años de la matanza del 2 de octubre. Llama la atención que el ataque no fue perpetrado únicamente por el grupo porril de un plantel, sino de varios. Alguien está muy interesado en desestabilizar a la UNAM y al país a casi tres meses de la sucesión presidencial y el cambio de régimen que ya comenzó en el Congreso. ¿Con qué finalidad? Es algo que todavía no queda del todo claro.

9. Las permanentes disputas entre distintos grupos de poder al interior de la UNAM, es otro asunto que no debemos perder de vista. Históricamente las autoridades de la UNAM han sido priistas, y con el cambio de régimen, es posible que también estemos en presencia de movidas políticas con el fin de golpear e intentar abrir puertas con la nueva élite hegemónica. Recordemos que la presencia de Claudia Sheinbaum como parte de uno de los grupos de poder al interior de la UNAM (los llamados Güeros del Colegio Madrid), también forman parte de la ecuación. Y la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS), que domina este grupo, inmediatamente aprobó cerrar las instalaciones tras la asamblea que realizaron los estudiantes de dicha facultad. ¿Qué otros grupos dentro de la UNAM están aprovechando la coyuntura para patearse debajo de la mesa?

10. El cambio de régimen no será tan terso como se pensaba. Se avecina un mes de mucha movilización estudiantil en la capital del país. Alguien tuvo la intención de ir a patear el avispero y remover las aguas. A río revuelto, ganancia de pescadores. ¿Quiénes son exactamente esos grupos que preparan ya sus redes para salir de pesca? Es la pregunta importante que habrá que tratar de responder. Y para responderla hay que seguir la cola de rata: ¿quiénes manejan a los grupos porriles que orquestaron la agresión? Esa pista, si se investiga, permitirá identificar a los agresores que se esconden en la sombra.

::.

A %d blogueros les gusta esto: