Archivos Mensuales: diciembre 2018

El sonido característico de la década de los 2010

Dos rolas que había escuchado por ahí y no sabía cómo se llamaban, las cuales, me parece, expresan muy bien el sonido característico de la década de 2010. Sonido electrónico, con mucho sintetizador, pocas guitarras, una misma estructura.

 

 

Tierra mojada

La fresca mañana,
solar y repentina,
como una fiebre
de colores.

El té sobre la mesa,
el perro royendo
su hueso de carnaza.

La oruga trepando
las hojas verdes
que se engulle.

Los muertos hoy regresan
de su exilio,
siguiendo el rastro
de las flores.

Los vivos recuerdan
las horas sepia
que se hicieron humo
de copal.

La arena matutina
se extiende, fervorosa,
por los intransitables
caminos de la memoria.

Fue una fragancia
de hierba recién cortada,
como una lluvia de pasos
que no dejan huella.

Cesó la tempestad,
sólo resonancias
de esta habitable soledad
de tierra mojada.
::.

Homenaje pictórico a las canciones Silvio Rodríguez

Soy un fan de la obra musical de Silvio Rodríguez, el cantor más grande de nuestra América Latina del siglo XX. Y cuando descubrí las bellísimas pinturas de Luis Alberto Romero, éstas siempre me han dado vueltas en la imaginación. Pero como luego se me suele perder el enlace en internet para dar con estas bellas pinturas, las dejo por aquí.

Canciones para tomarse las cosas con calma y disfrutar la buena vida

Un par de canciones que he escuchado en los últimos días. La primera se llama La pegatina, de los Caligaris: “que corran los demás, nosotros venimos caminando”.

La segunda de Zaz, cantante francesa que se popularizó desde hace un rato en redes con esta canción, Je veux, que siempre me gustó, pero fue hasta hace poco que comprendí lo que decía la letra, que me parece fenomenal.

Y aprovechando que estamos metiéndole mano al archivo de videos musicales en Youtube, este otro video que me pareció muy bueno. Una canción de Ana Tijoux, con un lindo verso: Todo lo sólido se desvanece en el aire. Una entrañable crítica al mundo capitalista donde acumular riqueza se ha vuelto más importante que la felicidad de las personas.

No dicen ya nada los cerros (trisílabo)

 

No dicen
ya nada
los cerros
que lloran
tan tristes
de tanto
dolerse,
mi boca
que sangra
de tanto
soñarte
dormida
te sueña
buscando
tu nombre
de labios
rosados
y besos
fugaces.

La arena
de espuma
dorada
te invoca
lamiendo
la orilla
del mundo,
tú fuiste
naufragio
y espera
en noches
de versos
violentos,
un cielo
sin luna
royendo
las olas
furiosas,
mil gritos
rompiendo
las rocas
saladas
varadas
al filo
del alba.

Mis labios
desiertos
preguntan
si vienes
a casa
de noche,
las flores
desnudas
aun ríen
a solas
de tanto
quererse,
mis manos
obscenas
te siguen
los pasos
que borra
el aire
sediento
que surca
tus pechos
desnudos,
se alargan
las sombras
cual eco
terrestre
de anhelos
fantasma.

Caballos
veloces
galopan
las verdes
praderas
del alma,
la sangre
me llama
al centro
del tiempo
florido,
cual humo
distante
que brota
de un fuego
silente
quemando
mi frente.

La risa
del río
ya sigue
su cauce,
y ahora
yo añoro
tu canto
de musa
discreta,
buscando
tu rostro
perdido
de estrella
lejana.

Las rosas
celosas
te escriben
poemas
purgando
condena
de tanto
mirarte,
los lobos
se mueren
de frío
de tanto
evocarte,
las aves
nocturnas
se visten
de luto
de tanto
pensarte.

Yo quiero
decirte
ya poco
me importa
tu ausencia,
mi bella
dormida,
soñando
te fuiste
volando
en humo
de hierba.

Las ninfas
preguntan
de dónde
provienen
tus dudas,
palabras
hirientes
habitan
tu boca
que muerde
mis ansias
de perro
rabioso.

Las viejas
canciones
del radio
preguntan
a dónde
mandarte
postales
y cartas
bañadas
con vino,
mis dedos
surcando
tus piernas
son puro
delirio,
mis manos
audaces
ya gozan
del dulce
marasmo
que fueron
tus labios
sedientos,
aullido
sin dientes
que trepa
mis miedos,
yo quiero
beberme
tu lengua
morada
de un sorbo,
mis manos
voraces
aun tiemblan
de rabia,
yo quiero
que salgan
palabras
ahumadas
del tiempo
presente.

Mis rimas
no caben
en grandes
maletas
tan llenas
de olvido.

No basta
mi aliento
de amante
que surca
las tumbas
sin muerte
que fueron
tus ojos.
::.

A %d blogueros les gusta esto: