Dolerán las espinas que fueron mariposas

Desnúdate,
ha pasado el tiempo sin máscaras,
deja que los murciélagos videntes
sigan avivando el fuego que dormita
en la memoria
como un temblor de carne muerta.

Quítate la venda de los ojos,
que tu lengua no es sepulcro,
es un animal herido y violento,
una bestia hambrienta acechando a su presa
en el luto sin dientes
donde habrán de perecer las buenas conciencias
y su insoportable vileza.

Afílate las garras,
que la tormenta ha llegado a tu puerta
sin que te dieras cuenta,
eres tan sólo un pequeño insecto
en esta selva habitada por monstruos
queriendo arrancarte la cabeza y devorarte
como hizo Cronos con sus hijos.

Levántate y lucha,
que las flores se ahogan
en el inmundo pantano de la melancolía,
las mismas flores que mueren de sed
al calor del último beso.

Levántate y pelea,
pequeño hombrecillo,
que la luna no es eterna
cuando te han arrancado los ojos
de un zarpazo.

No te compadezcas de ti mismo.

Prepárate para morder,
que la delgada membrana que llevas puesta
no está lista para soportar
el crujir de los huesos,
ni la crueldad del invierno
y su hielo mortecino.

Enciende la mirada, amarilla,
yergue las púas de tu dorso
que alguna vez fueron alas,
que nadie te dará una mano
para salir de la oscuridad del pozo,
estás solo,
tú y tu alma,
si acaso te acompañan
en tu amarga travesía
el hinóspito desierto y la cigarra,
el alucinógeno llanto de la cactácea.

Arráncate el miedo-gangrena
que te ha amputado el corazón,
sé fuerte,
pequeño hombrecillo,
que el aire tóxico que respiras
te ha llenado los pulmones de hollín,
pero sigues vivo,
vivo y crujiente,
revolcándote en la asquerosa benevolencia
de la compasión humana,
ese chiquero de la inmerecida ternura.

Despierta,
moja tus ojos de vidrio
con solvente y aguarrás,
sé como el tigre sin fronteras
que reclama para sí su territorio,
sé como una botella de alcohol
temblando de rabia y placer
en los desgarradores gemidos del violín,
sé como el grillo y la lechuza
para que escuches los muchos horrores
que encierra la noche,
bébete las espinas
que habitan tu corazón
como un fermento en la sangre,
baila como la comadreja a ras de suelo,
afila las piedras con las que habrás
de librar las batallas,
ensúciate la cara
con el hedor de la ira,
vuelve a parir los erizos
que te hicieron gritar de dolor
y acepta tu derrota,
deja que el viento combustible
siga su curso,
vuelve a recordar el infierno
que alguna vez habitaste,
vuélvete uno con la tierra y la nada,
tú que has nacido guerrero y asesino,
defiende con la vida el agua fresca
que corre bajo tu parcela
y defiende también a la mujer que amas,
pues llegará la hora maldita,
los umbríos callejones
donde rodarán las cabezas
y no querrás esconderte para siempre
dentro de una fosa.

Date cuenta
de tu propia fuerza,
abraza a tus demonios,
baila con ellos, hazles el amor,
viólalos si es necesario,
que en el panteón de la dolorida noche
todavía llueven ácidas muertes desde el cielo,
date cuenta
de una y vez por todas,
que tu cuerpo es una brasa ardiendo
que nada ni nadie podrá apagarla,
pues tus manos abiertas pueden ser también
un fuego que lastima.

Dolerán las espinas
que son necesarias.

Pero aquí no pasa nada.

Sólo la vida batiéndose a duelo
con la muerte,
como una herida que nunca cesa.

Aquí no pasa nada.

Sólo la vida masticando sus miedos
entre la neblina y los cerros,
como una jauría de pies descalzos,
una hemorragia de fierros oxidados,
la bilis donde se conjugan
el sueño y la tormenta,
un arenal de mariposas muertas
sobre el zacate.
::.

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 1 febrero, 2019 en Poemas. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: