Archivos diarios: 9 julio, 2019

El hombre unidimensional y la pobreza del espíritu en tiempos de la 4T

Sin título

 

En una revisión a la obra de Herbert Marcuse y su concepto de “hombre unidimensional”, la académica Blanca Muñoz señala que:

“El individuo unidimensional se caracteriza por su delirio persecutivo, su paranoia interiorizada por medio de los sistemas de comunicación masivos. Es discutible hasta la misma noción de alienación porque este hombre unidimensional carece de una dimensión capaz de exigir y de gozar cualquier progreso de su espíritu. Para él, la autonomía y la espontaneidad no tienen sentido en su mundo prefabricado de prejuicios y de opiniones preconcebidas”.

La definición es brutal y sintetiza a la perfección los tiempos en que vivimos: una sociedad de individualismo exacerbado, donde las personas son fácilmente manipuladas por los medios de comunicación masiva, donde el consumo se ha convertido en el nuevo culto.

Dime el grado de consumismo y te diré el grado de enajenación. Ahí reside la incapacidad de muchas personas a la hora de darse cuenta cómo están siendo burdamente pastoreadas por grupos que defienden un modelo civilizatorio en ruinas.

Las masas tienen que consumir mucho para tratar de llenar sus vacíos existenciales, la pobreza de su espíritu, débil, abyecto. En la sociedad capitalista, el consumo es la nueva religión. La gente trabaja y a cambio el sistema te devuelve unas horas de entretenimiento superficial, cómodo y simplón, un entretenimiento comercial que inhibe el desarrollo espiritual de las personas.

El entretenimiento dominical orientado al consumo se convierte entonces en una droga, la adicción de nuestro tiempo, que nos permite sobrellevar un sistema económico que tiende a la acumulación de la riqueza a través de la explotación humana y de la naturaleza.

Dime qué tan fifí te asumes y te diré el grado de alienación en el que te encuentras. Y algo parecido sucede en otros sectores impregnados de fanatismos apegados a ideologías rancias, incluyendo el marxismo, el liberalismo y otras corrientes filosóficas emanadas de la modernidad.

Curar todos los males del mundo implica desarrollar una nueva espiritualidad propia de nuestro tiempo. Volver a unir todo lo que fue separado.

Lástima que #LaBorregada prefiera simplemente ver la tele y procastinar en el feis.

Hay que destruir este mundo para escribir uno nuevo. ¡He dicho!
::.

A %d blogueros les gusta esto: