Embriaguez de mañana

 

La noche tristemente insomne
se desnuda
en el frío de la mañana,
en los labios morados
del pordiosero
que dormita en la banca de un parque
mientras los perros danzan de alegría
junto a sus dueños
y su frísbi rojo surcando el viento sucedáneo
que transita la arboleda.

Fueron los ardores
inconfesables
de la carne siempre abyecta
que ladra y resuena
en la concupiscencia despreciable
del que sueña,
como un hombre derretido
sentado en la banqueta
jubto a su hijo
haciendo hoyos en la tierra,
una mujer hermosa
perfumando el aire lila
que se desprende
de la húmeda lavanda,
un balón desinflado en medio
de la calle
que nada dice.

La mañana habla
un idioma de luces muertas,
habla de raíces y hojarasca,
habla de la mirada interior
que reverdece
en los olvidados pastizales del alma,
es la partitura que remueve
todas las caricias secretas
guardadas con llave
en el ritmo de la sangre,
como las flores huérfanas
gimiendo una canción
de tonos azules,
es un conjuro,
el poema doliente
que se escribe entre la herida y la entraña,
símbolos antiguos que describen
cada parte del todo,
la piel del universo
cuando respira
una tempestad de versos sonrientes.
::.

 

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 28 septiembre, 2019 en Poemas. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: