Los antipejes

No deja de sorprenderme la retórica anti-AMLO. Los conservadores hablan como si el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, hubiera recibido un país próspero y lo estuviera encaminando a la ruina. ¿En serio? ¿En qué burbuja vive esa gente? Ellos por supuesto, no han visitado nunca un ejido, un pueblo pobre, una ranchería, no han siquiera cruzado palabra alguna con la gente que ahí vive y padece los estragos del modelito económico que los conservadores tanto defienden. Y al mismo tiempo se quejan de la violencia, como si fueran cosas ajenas.

El fifí por excelencia piensa que todo México es Polanco. No puede siquiera concebir que haya rincones del país donde no existe conexión de internet. Se quejan de la situación nacional mientras planean su próximo viaje a Europa, al mismo tiempo que en otras latitudes, existen mexicanos que comen agua caliente con sal para tratar de engañar al hambre. Pero eso no les indigna. Consideran que ayudar a los más necesitados es populismo. Defienden los beneficios de una supuesta meritocracia como si hubieran crecido y prosperado en la sierra Tarahuamara y no en las Lomas de Chapultepec. Siguen pensando que los clasemedieros son los únicos que trabajan, que los pobres son pobres porque quieren y no quieren trabajar. Habría que verlos cargando bultos de cemento bajo el rayo del sol, arando la tierra, o exponiendo la salud en trabajos miserables y mal remunerados, en lugar de oírlos decir estupideces desde la comodidad de la computadora. Se asumen como “capitalistas” cuando en realidad son unos pobres asalariados acomplejados, o en el mejor de los casos, tienen un changarrito familiar. Pero eso sí, nadie les va a arrebatar su derecho a la infamia, y harán todo lo posible por defender la propiedad privada, porque en el fondo, anhelan fama y fortuna, para tratar de sobrellevar el insoportable vacío existencial que padecen cada vez que se miran al espejo. Cualquier cosa que aluda a la cooperación como forma de convivencia social, será vista como una conspiración comunista y representa una amenaza que debe ser aniquilada. Los antipejes no proponen nada, sólo se quejan.

Así de pobre y limitada es su capacidad de interpretar el mundo.

Lo curioso es que aquellos que más se quejan del Peje, son los mismos que defendieron durante años el sicariato de Felipe Calderón, los mismos que decían que extrañarían a Peña Nieto porque los hacía reír con tantos memes. Cegados en su frivolidad, no se dieron cuenta que el país se fue al carajo mientras ellos nomás se reían viendo el Feis.

El derroche de ignorancia es tal, que las críticas estúpidas a López Obrador son por cosas tan triviales o insulsas como la rifa del oneroso avión presidencial, mientras las grandes contradicciones de la 4T, como lo ocurrido con la termoeléctrica de Huexca, donde vimos la peor versión de Andrés Manuel, pasó inadvertida.

Y eso se debe a que los intereses de los medios de comunicación que gobiernan las insípidas mentes de #LaBorregada, sólo se ofenden cuando se atenta contra los intereses del capital financiero trasnacional. Lo demás, les importa un carajo, así se trate de exterminar y arrasar con pueblos enteros.

Los antipejes suelen ser el mismo tipo de personas que creen que no usar popotes o bolsas de plástico salvará al planeta de la crisis ecológica, los mismos que vociferan si no hay crecimiento económico, aún cuando ese crecimiento económico contamina el aire, el agua, la tierra y envenena animales, plantas y personas. Por supuesto, ellos no se dan ni por enterados que los patrones de acumulación de riqueza o la mecánica de producción-consumo del sistema capitalista, son el trasfondo de la catástrofe ambiental que padece el planeta.

Pero ellos, muy tranquilos, siguen renovando su teléfono celular cada año, para estar a la moda. Eso no es un atentado contra la ecología, por supuesto que no. Es simple y sencillamente estar al día, para tomarse selfies más sofisticadas. La fastuosa galería de la podredumbre humana.

¡Cuánta frivolidad! ¡Qué derroche de ignorancia!
::.

Acerca de manuelhborbolla

Poeta, filósofo y periodista, egresado de la UNAM. Creo que es posible transformar el mundo a través de la poesía.

Publicado el 22 enero, 2020 en Política y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: