Archivo del Autor: manuelhborbolla

Una banda de robots

De cuando los robots fueron programados para hacer música. Se llama Automática.

Otra noche triste

No sé por qué será que en un país como este donde los asesinatos en todas sus formas son cosa de todos los días, de repente algo pasa que uno no termina de acostumbrarse a tanta chingadera. Será quizá que, a diferencia de otros casos, a este se le dio más seguimiento desde su desaparición. O será quizá que las fotos que se difundieron de Mara, reflejaban tal alegría y vitalidad que por eso nos pegó más la noticia. El caso es que a partir de todo esto, salió un poema, como forma de sobrellevar tanta jodida violencia a nuestro alrededor.

:

Otra noche triste

Para Mara Castilla y las mujeres asesinadas en México

Te mataron, bonita,
del mismo modo
en que los cobardes
suelen asesinar
a mujeres y niños
en este país
donde no deja de brotar
la sangre que nos ensucia a todos,
la sangre que nos ensucia el corazón,
en este país desmembrado
y turbio de tanta podredumbre.

Te asesinaron Mara,
así nada más,
y no faltará el imbécil
que pretenda culparte
por vivir sin miedo
en esta tierra maldita
donde el horror
se ha vuelto rutina,
este suelo impregnado
de muerte y tristeza,
y gritos enterrados
en ominoso silencio.

Hubiéramos querido
que la muerte no te amordazara,
querida Mara,
para que pudieras seguir cantando
y sonriendo en este mundo
triste y amargo
donde las niñas mueren por ser niñas,
y las pirañas muerden sin misericordia
y carroñeros zopilotes
merodean nuestras cabezas
junto a la risa infame
de las hienas.

Ojalá siguieras aquí,
querida Mara,
ojalá que no te hubieras ido
y no existiera este poema,
pero hoy estamos tristes
y no queda más remedio
que escribirte un par de líneas
para tratar de hallar consuelo
ahora que el aire roto
se nos adhiere en los pulmones,
y no sabemos qué hacer
ni a dónde acudir
ni con quién desquitar
toda la ira
que se nos va acumulando dentro,
tanto jodido dolor,
tanta puta injusticia,
y la infamia asesina
que nunca cesa.

Aquí seguimos inmersos
en esta pesadilla que no termina,
en esta lumbre silenciosa
que nos va quemando por dentro,
en esta sed de justicia
sepultada entre polvo y hollín,
esa extraña necesidad
de extrañar a nuestros muertos
y cantarles una elegía
para encontrar una salida
entre tanta penumbra
que nos ha dejado ciegos.

Aquí seguimos, Mara,
extrañándote como extrañamos
a nuestros otros muertos
que cerraron los ojos
para soñar mundos lejanos
con sabor a tierra mojada,
soleado refugio a donde
habremos de huir
para no ahogarnos
en el mar de la ira,
aquí seguimos, Mara,
soñando mundos azules
hasta que nos llegue el turno
de morir acuchillados
por la miseria humana.
::.

Maremoto

 

El mar brotó de una herida
y se fue a quiénsabedonde,
atraído por el viento fugaz
que se arremolinaba
repartiendo desastre por doquier,
era el mar enamorado que vagaba sin rumbo,
en el deshielo de la sangre caliente
vociferando huracanes.
::.

Las pinturas vivientes de Alexa Meade

Ya había visto el trabajo de Alexa Meade desde hace un rato. Pero ahora que me topé con un video suyo en Facebook, me dio por ahondar en su obra. Interesantes pinturas tiene en su portafolio esta artista que ideó una manera de convertir a gente de carne y hueso en pinturas de dos dimensiones. Vale la pena echarle ojo a su sitio web.

 

 

 

 

 

El capital financiero y la privatización del espacio urbano en la era de la globalización

Las dinámicas del capital financiero a partir de la década de 1980, que coincide con el fin de la Guerra Fría y el desarrollo de las nuevas tecnologías de la información, ha modificado las estructuras de los Estados nacionales y sentado las bases de un nuevo proceso estructural y global de apropiación de la riqueza.

Un proceso donde la desigualdad social, la migración y el choque de civilizaciones son sólo algunas de sus caras más visibles. Puntos esenciales para comprender el fenómeno de la globalización.

Aquí algunos conceptos para entender este complejo y fascinante proceso: David Harvey sobre la crisis del capitalismo; Saskia Sassen, sobre las desigualdades y el proceso de expulsión que promueve la ciudad global; Zygmunt Bauman sobre la modernidad líquida; y Manuel Castells sobre la sociedad red. Todo un marco conceptual para entender el mundo de hoy.

Una habitación sin muebles

 

¿Recuerdas aquella soledad
que se nos fue desprendiendo
de la ropa?

Casi como una habitación sin muebles,
una casa vacía,
el luto inamovible
que se lleva adherido
en el corazón.

¿Recuerdas aquella noche
en que dormimos pegaditos,
queriéndonos por la pura inercia
y sin decirnos nada?

En tus ojos todavía no llovía,
era apenas una nostalgia pasajera,
de esas que recorren el cuerpo
como una brisa sigilosa
que se nos cuela en el alma
y nos deja desnudos a la intemperie.

Era como un río cabalgando lento
desde lo alto de la colina,
una tarde de mudanzas y desvelo,
añoranzas inútiles
que sólo sirven para levantar el polvo.

Era como ver el rojo suceder de las estaciones
y las hojas secas
meciéndose en mis adentros,
un sueño escapando de su prisión
para dibujar la luna
en la inmensa negrura del cielo.

Y ahora me doy cuenta
que no eras otra cosa
sino un recuerdo marchito,
una punzada en la sangre
que se fue haciendo
como la espuma entre la arena,
un lejano suspiro
extraviado entre los árboles.
::.

La ficción como forma de vida (a propósito del final de temporada de Game of Thrones)

landscape-1501467920-game-of-thrones-jon-dany-meeting

 

Da gusto tener la oportunidad de seguirle la pista a Game of Thrones, una de las grandes fantasías de nuestro tiempo. En una era dominada por la producción en serie, donde uno pareciera haber visto una misma película que se repite y se repite en diferentes contextos, de repente alguien se acordó que el arte de narrar reside en una buena historia.

Los efectos especiales no pueden sustituir a la trama, como parecieran predicar las películas de superhéroes, las chic flick y los melodramas cursis que buscan el llanto fácil con las mismas fórmulas de siempre. Si algo siempre me ha impresionado de quienes escriben ficción, es precisamente la capacidad de recrear mundo enteros.

En cada capítulo de Game of Thrones aparecen docenas de personajes entrañables cuyas historias se van entrelazando poco a poco. Algunos personajes se mantienen y otros mueren, algunos se rencuentran tiempo después y otros nunca más se volverán a ver. Lo mismo ocurre en la vida. Personas van y personas vienen. Los que antes se amaban ahora se odian y visceversa. Los antiguos enemigos son aliados y lo mismo sucede al revés. La vida siempre tiene giros inesperados, como toda buena historia.

Y este tipo de relatos de largo aliento, con una geografía y una mitología propia, sólo se podían llevar a la pantalla en el formato serial que ha ido modificando la narrativa audiovisual de nuestro tiempo. Películas de 10 horas divididas en capítulos donde no hay espacio para la paja, el relleno, donde cada diálogo condensa años de tensión entre los personajes, historias donde los oscuros pasajes que no han sido revelados dan pie a extravagantes teorías que dan vuelo a la imaginación de los espectadores.

Y entonces ocurre el milagro de la ficción, que nos permite vivir en otro lugar y otro tiempo, vivir aventuras en la piel de los personajes que nos sirven también como una máscara que nos revela nuestra verdadera naturaleza, la del ser humano librando sus muchas batallas, el ser humano que intenta mantenerse a flote en la vorágine del caos, el ser humano que intenta transformar al mundo venciendo sus propios miedos, el ser humano que se reconcilia con sus demonios, el ser humano que sueña y llora y se ríe y se enamora y come y se desvela y se emociona y tiene dudas y recuerdos y hace amigos y enemigos, el ser humano que se extravía y se reencuentra consigo mismo en la oscuridad de una cueva, el ser humano cuya vida de ficción nos hace sentirnos más vivos y despiertos, porque nosotros también sufrimos con ellos y nos emocionamos con ellos, y nos enamoramos junto con ellos.

Es la diaria convivencia aquello que permite desarrollar vínculso con otras personas y lo mismo sucede con los personajes de ficción, esa nostalgia inexplicable que se le va metiendo a uno conforme termina de leer las últimas páginas de una novela, esa sensación de vacío que queda al saber que nuestro camino y el de los personajes de ficción habrá de llegar a su fin, porque toda buena historia tiene que tener un buen final y no podría ser de otro modo, como la muerte que habrá de recogernos en su manto fúnebre llagada la hora.

La ficción como espejo de la realidad, que se va construyendo a la par que nuestros sueños. La ficción como esa sustancia capaz de reescribir el presente. La ficción como salvavidas en momentos de duda y extravío. La ficción como una forma de expandir las muchas posibilidades que encierra nuestra finitud terrestre. La ficción como bálsamo que habrá de aliviar nuestras penas y hacer aún más plenas nuestras alegrías. La ficción como una forma de entender el maravilloso y terrible secreto de la vida y la muerte.

Por eso no queda más remedio celebrar el final de temporada de Game of Thrones, ahora que tendremos que esperar un año para ver la próxima temporada, la última, con la esperanza de llegar a buen puerto en ese largo periplo en que nos hemos embarcado desde hace ya algunos años. Porque a veces, cuando la vida pareciera carecer de sentido, basta imaginar otros mundos y otras vidas para seguir viviendo. La magia de convertir la vida en cuento.
::.

Canciones de éxtasis rapero y un par de pinceladas de Fito

Entre las rolas que me recomendaron últimamente, una en particular me impactó. No sólo por el ritmo tan pegajoso, sino también por la imagen del mismísimo Satanás repitiendo “éxtasis”. Por supuesto que en un país donde el crimen es ya parte de la cultura, dicha cultura crea también sus propias estéticas: la venta de drogas, la violencia, el chupe, las morras, la fiesta, las riñas callejeras. Por eso me parece poderosamente atractiva esta canción de Millonario y W Corona, en colaboración con Cártel de Santa.

Y por si queda dudas, pues no está de más ver este otro video, donde la narcoviolencia del norte de México, con tonos californianos, se mezcla también con la cultura de los shooters en consolas de videojuego.

En un asunto aparte, y entre otros vidios que tenía pendientes, me puse a oír este recital extraviado de Fito. Me gustó en particular la interpretación de Tres agujas (minuto 33:00), el cover brasileiroso de Tratando de crecer (43:30) y La rumba del piano (47:30).

Y como no conocía la última canción me puse a buscar otras versiones y me encontré esta maravilla. Tremendo Fito.

::.

De las palabras frescas y calientes

Leyendo sobre cosmogonía mesoamericana me encontré el siguiente texto:

“Perla Petrich, en su libro La alimentación mochó, afirma que para los mototzintlecos las palabras existen autónomamente, como fuerzas, después de que han sido expresadas. Se deslizan como “una flecha en el aire” y penetran el cuerpo del destinatario, por los oídos cuando son benéficas y tranquilas, por las articulaciones cuando son dañinas y cargadas de malos sentimientos. Las palabras calientes son las que van con pasión maléfica o perturbadora. El hechicero posee “boca de fuego”. En cambio, el qamán (el defensor) pronuncia palabras frescas”.

A lo cual habría que agregar: cuidado con lo que uno dice, pues las palabras cuando andan sueltas forman parte del mundo de los espíritus.

::.
::.

Recuento

 

He visto caer las estatuas de Oriente,
he buscado el oro en Junín
y probado el frío de la montaña,
he surcado maremotos de arena
y disfrutado la resonancia de un tibio amanecer,
he inundado la noche con canciones
y otras nostalgias sentimentales,
he estado ahí,
en la diáspora del hambre asesina
y el ácido corrosivo de los sueños rotos,
me he adentrado en templos de dioses muertos
y he escuchado también
las plegarias solares del bosque,
el diálogo coral de los pájaros,
he respirado el aceite secreto
que yace en el fondo del mar,
he caminado entre salares de interminable blancura,
he visto emperadores recorrer a caballo
las empedradas calles de la historia,
he visto ataúdes de anónima muerte
y la ira desbocada de jóvenes umbríos por la pena,
he clamado por el amor del mundo
y anunciado el eterno retorno de la primavera,
he caminado descalzo por pantanos
y entre las espinas del huizache,
he documentado con mis ojos
el terregoso vaivén
de hormigas jornaleras,
he cruzado puentes movedizos
en las intermitencias de un oscuro río
y sobrevolado el acantilado con una cuerda,
he bebido de la transparencia del agua
y la efervescencia del vino,
he buscado mi voz en cada piedra
para ir juntando pedazos de humanidad descuartizada
en el rugido de la metralla,
he asentido en silencio para no morder
y he palpado también
el sabor de mi propia sangre,
he contemplado soñoliento
el suave suspiro de la persona amada
y he caminado por el dintel
que nos separa del insalvable abismo de la locura,
he visto las imponentes cabezas de los tigres
y la pulcritud del mármol,
una antología de aves y colores
merodeando el cielo
y también he visto
repetirse la historia, sucedánea,
de los primeros hombres,
las primeras fiebres del corazón
y la sigilosa tormenta del último beso,
he acariciado cuerpos de madera blanca
y me he zambullido en un ojo de agua
para renacer de entre las brasas,
he acampado en el estiaje de la pobreza
y he contemplado también las estrellas,
he probado el obsceno fruto de la melancolía
destilado entre tus piernas,
he sido perseguido y vitoreado
en las callejuelas del alba,
he procurado enunciar todas las verdades del mundo
con la belleza de la palabra
que es también la belleza del corazón,
he ido dejando huellas en tinta negra
y aprendido también
a conversar con los muertos, dejarlos partir,
y aquí sigo
rumiando versos y quimeras
en la asimetría del tiempo-crucifijo
que nos devora
en medio de la tempestad,
aquí sigo
rememorando los días y las flores
en la lumbre de seguir viviendo.
::.

La formidable versión de Take five interpretada por Brubeck y compañía

Disculparán mi ignorancia jazzera pero no conocía esta versión de la clásica canción. Una cosa tremenda, alucinante. Señores músicos los que interpretan esta formidable pieza. Paul Desmond (alto sax), Joe Morello (batería), Eugene Wright (bajo) y Dave Brubeck (piano). La escuché y quedé prendado. Sublime.

 

El origen del sexo

¿Cómo o por qué fue que la vida desarrolló la reproducción sexual? Es uno de los grandes misterios de la biología evolutiva. Una cuestión que nos permite entender grandes procesos sociales y culturales que ocurren actualmente sin que nos demos cuenta.

Es por ello que el documental El origen del sexo, me resultó tan estimulante. Sobre todo, el caso donde se exponen las diferencias de comportamiento entre los chimpancés y bonobos, dos comunidades donde las relaciones de poder condicionan y configuran diferentes maneras de ejercer la sexualidad, y por ende, modifican por completo las dinámicas sociales.

El llamado

 

Escucho los tambores:
es el llamado al viaje
que retumba en mis oídos,
el llamado a la aventura
galopando desde adentro.
::.

Jornaleros

 

Rumiantes y cabizbajos
marcha la gente hacia el trabajo,
rutinario ritual del hastío
donde el sol no penetra
y el follaje es tan solo
un espejismo.

Rumiantes y cabizbajos
cual vacas rumbo al matadero,
llegan elegantes los jornaleros
a la fúnebre jornada
de prohibiciones
y suciedad en el alma.

Llevan la camisa rota,
las manos como terregales,
la mirada lejana hecha de vidrio,
ahí van los jornaleros
a empeñar la vida en la fábrica,
a rascar la piedra con los dientes.

Taciturnos y febriles
se arremangan los sueños
y se aguantan las horas
para salir huyendo en el tranvía,
aguardar la anhelada quincena
y arrancarse las ganas
de salir volando por la ventana.
::.

El deseo sexual hecho canción

Un video que ha sido censurado por las buenas conciencias de Facebook y Youtube, al considerarlo pornográfico. Desde luego que el video de Pink Guy tiene connotaciones sexuales explícitas, pero también una propuesta estética interesante, que va más allá del puro coito. Es más, me parece incluso que es una interesante muestra de los tiempos en que vivimos: una era gobernada por el PornHub. Una época donde el disfrute sexual ni siquiera necesita de contacto físico, pues está al alcance de un clic. Casi como coger con robots. Es el placer erótico en la era de la información. No podíamos esperar otra cosa de los creadores del hentai.

セックス大好き「I LOVE SEX」- PINK GUY [MUSIC VIDEO] from Nicolas Pomet on Vimeo.

La memoria es una selva de tonos lila

 

 

Cuantas dimensiones
tiene el alma,
cuantos vocablos,
cuantas imágenes y aromas,
cuantos sonidos.

Será que imaginar
es otra forma de recordar,
otra forma de sentir
y hacer presente
esa elocuente punzada
que llevamos
tan dentro de nosotros.

Es el lenguaje del alma
que habla
desde un vívido sueño
de embriagantes flores
o coloridas visiones
brotando en la superficie
de la luna.

Los espíritus vagan
por el mundo,
ahí donde convergen
el cielo, la tierra y el mar,
como el día que
desnuda a la noche:
son ballenas flotando
en el aire,
racimos de ciervos
huyendo de la sequía,
selvas de mangos y fresas
repartiendo dulzura
para olvidar las penas.

Así se escribe
desde las lúgubres catacumbas
del corazón,
desde la cienagosa pulcritud
de recuerdos color sepia,
una película
que se repite una y otra vez
en el imaginario
de quien sueña despierto,
siempre atento al llamado
de la próxima aventura,
el próximo diluvio,
la próxima puesta de sol.

Es un amor a las brasas
alumbrando la penumbra,
las coordenadas secretas
de los anhelos prohibidos,
la furibunda obsesión
de un último beso.
::.

Jung y los sueños: la manifestación del inconsciente

Vaya genio que fue Carl G. Jung. Uno de los precursores sobre el estudio del inconsciente y su relación con las emociones más profundas, los sueños y los mitos. Aquí un interesante documental sobre el tema.

Dunas

 

Dicen que en el desierto
se nos mete la muerte
cuando extraviamos
nuestra sombra.

Es la tiranía del sol:
ardiente, cruel y sofocante.

Y es en ese infierno de arena
que a los hombres
les da por inventarse,
de la nada,
el paraíso.

Un poco de sed
para perder la cordura,
un poco de agua
para recobrar la esperanza.

Es la vida arenosa
de quien vive en el desierto
huyendo del calor:
empapado de sed
y de hastío,
aferrado a la frescura
de su propia sombra.
::.

Kapuscinski: el viaje, la literatura, el periodismo y la vida

Al maestro Ryszard Kapuscinski hay que escucharlo. Siempre. Ahora que estoy leyendo sus crónicas del África subsahariana, en ese libro maravilloso que se llama Ébano, me puse a buscar algunos videos sobre el entrañable periodista polaco y me encontré con esta entrevista realizada por el buen Fernando Sánchez Dragó.

Será la noche

 

¿Qué sería la noche
sin alcohol
sin canciones
ni poemas?

Tan sólo una broma,
un residuo mortecino
de otros tiempos.

¿Qué sería la noche
sin recuerdos
ni risas
o esa hemorragia sentimental?

Tan sólo un despojo,
una fosa lunar,
reminiscencias de otras vidas.

¿Qué será la noche sin ti?
Solo abandono,
triste fosforescencia,
sabor a decadencia.
::.

A %d blogueros les gusta esto: