Soñemos otros mundos

 

 

Un aguacero cayó sobre el mundo,
un aluvión de sollozos y pérdida,
un reguero de balas y muerte,
tanta desgracia, tan jodidamente inútil.

Y se hizo la oscuridad
entre las grietas del frío,
entre los escombros de la tristeza,
como un racimo de gritos ahogados en silencio.

Pero yo sabía que aquello era un sueño.

“Otro mundo es posible”, dijo una voz
que resonaba desde lejos, en la selva.

Sólo quien ríe, sueña,
me dije a mí mismo,
recordando al poeta,
quien afirmó valiente:
“sólo quien ama, vuela”.

Yo no sé cómo se gana una guerra
pero algo sabré de tropiezos y fantasmas,
y sé también que no hay peor lucha
que la que no se hace,
no hay peor revolución
que aquella donde nunca se baila,
del mismo modo que no hay amor más triste
que aquel que nunca existió.

Dirán que escribir apostando la vida
no servirá de nada,
y que tampoco servirá de nada
levantar el puño, ni salir a la calle,
ni desenmascarar el odio,
ni cabalgar quimeras,
ni hacer canciones…
y quizá tengan razón.

Pero no hay peor mundo posible
que aquel donde nadie sueña,

nadie canta, nadie ríe.

Es por eso que
para seguir soñando,
seguir cantando
y seguir riendo,
a veces se vuelve necesario
inventarse un cuento
para tener un lugar donde vivir,
un refugio contra la miseria humana,
una guarida para recordar quienes somos.

Y si el mundo es sueño…
¿por qué habríamos entonces dejar de soñar?

Hagamos mundos multicolores
mundos que florezcan en el inhóspito desierto
mundos refrescantes como el agua virgen del río
mundos matutinos con sabor a carnaval
mundos donde llueva la risa
mundos como lámparas en lo profundo de la cueva
mundos con aletas y paracaídas
mundos descalzos desgranando maíz para hacer tortillas
mundos donde el dinero sirva de algo
mundos arborescentes para respirar clarito
mundos como alebrijes aleteando entre edificios
mundos epistolares que nos cuenten nuestro origen terrestre
mundos con sabor a helado de vainilla
mundos impregnados de besos y esperanza
mundos sin muros, ni cárceles, ni grilletes
mundos azules como remolinos danzantes
mundos pintarrajeados por puro loco chévere
mundos resonando en el cielo como pájaros
mundos andando en bicileta y de bajada
mundos como perros moviendo la cola
mundos fosforescentes inventando el amor bajo las sábanas
mundos furibundamente aguerridos
mundos rocosos de alta montaña
mundos como abrazos en la desgracia
mundos como tortugas desovando en la playa
mundos como fruta en medio del calor
mundos cinematográficos donde la imaginación sea también realidad
mundos como espigas creciendo entre el monte
mundos como libélulas a ras del agua
mundos como manglares haciendo frente a la tempestad
mundos que sean al mismo tiempo ataúdes y semillas
mundos para echar raíces
mundos para beberse elocuentes botellas de vino
mundos de parodia llenos de chistes mordaces
mundos caminantes y viajeros, errantes y locos,
mundos que reciten versos en muchas lenguas
mundos palpitantes donde quepan otros mundos
mundos donde quepa toda la alegría del corazón.
::.

Apariciones

 

¿Cuántos gritos yacen
debajo de la almohada,
cuántas sonoridades azules
siguen vivas en la piel?

Amo profundamente,
pero no sé cómo…
quizá por eso es tan difícil.

Pero ya aprenderé
a desatar todos los nudos
que quedaron por ahí,
amarrados al pasado.

Lo mío es cantarle a las cosas
para que aparezcan.
::.

Descenso

 

La muerte es una sustancia quieta.

Comienza el descenso,
como un ave rapaz buscando a su presa.

Todos los colores yacen en el ahora.

Son los gritos del sol
en el agua fría que se descuelga
de una nube fugitiva.

La cumbre es siempre momentánea.
::.

Donde los hombres se convierten en dioses

 

Todo lo que sabemos del mundo
es sueño,
ese gran relato de lo humano
que contaron los primeros hombres
y las primeras mujeres
que poblaron la Tierra.

Todo lo que sabemos de nosotros
no es sino el cuento que contaban los ancestros
que viven dentro de nosotros,
y para conectar con los espíritus
es necesario viajar al interior,
donde yace el dolor y el gozo,
en las entrañas de la perecedera carne.

Los dioses nacen y mueren
en el desierto de la conciencia,
ahí donde se sacuden los álamos
y el ombligo del maguey florece
en el centro de la galaxia.

Los dioses viven inmersos
en el misterio de las pasiones humanas,
y se se hacen piedra y se hacen polvo
cuando su recuerdo ha sido borrado del corazón.

Por eso hay que caminar con rumbo al oriente
y celebrar la llegada del sol,
hay que conmemorar su partida
hacia el mundo de los muertos,
y hay que perderse también
en las negras noches de obsidiana
para ver nuestro reflejo
en la más espesa oscuridad.

Gira el tiempo en el vórtice del cielo invisible
y se desnuda el viento que se cuela
en el corazón,
como el aire transparente
que entra y sale de los pulmones,
y se abren los poros de la piedra
como un par de ojos que miran por primera vez.

Vuelan los pájaros y las serpientes,
circunnavegando las estrellas
en el fuego de la noche primigenia,
un halo silencioso y musical,
una lluvia de luz sobre el aguacero del alma,
una encrucijada de caminos yuxtapuestos
donde copulan las flores del bien y el mal.

El aire tenue agita la imaginación
en lo alto de la montaña:
es la pulcritud del alma quieta,
una bocanada de esperanza.
::.

Estética de los amores pasajeros

Compartir la vida con otra persona es mirar el mundo con los mismos ojos, sentir con un mismo corazón. Es la estética de los amores pasajeros. Las personas que alguna vez hemos amado dejan en nosotros huellas, rastros, cicatrices y viejas añoranzas que se encienden dentro de nosotros con una canción, un cuadro, una fotografía, algún poema. Compartir ciertas formas de amar, ciertas palabras, ciertos cuidados, cierto modo de cerrar los ojos en el mismo compás de una melodía. Y recordar, recordar con el musculo cardiaco hinchado y benevolente, recordar ciegos de tanto decir. Como si transcurriera una cerveza tras otra, y esa forma de percibir nos condujera directo a un torrencial aguacero sentimental donde alguna vez abrevó un tibio amor, encallado en la arena, a la orilla del sol, una esencia de agua, un roce del aire, desolación del alma a media noche, como un fantasma que se muerde el corazón a hurtadillas para no hacer ruido, mientras la noche bufa, y las luces se disipan bajo la lluvia, y un trémulo rechinar de dientes nos va arrastrando lejos, cada vez más lejos, un reflejo, un aullido, y la nostalgia permanece intacta, bella y crepuscular como un ramo de flores, y las páginas de un libro se suceden una tras otra hasta desatornillarnos el alma lentamente, piedra por piedra, capa por capa, como si se tratara de una cebolla tiernamente blanca y reluciente, y los acordes de la guitarra iban desangrándose en las escaleras, y el sonido de los grillos sobre el teclado, y el eco de la sillas vacías, y la tibia añoranza de quien mira a lo lejos y se mira desnudo, flotando en medio del vacío grandilocuente de la soledad que se cierra sobre nosotros, y nos mutila las piernas, y nos parte de tajo como una manzana, un animal resiliente y acorralado musitando una elegía en las faldas de la luna.

La noche se hizo despojos, y la saliva tan liviana y fresca, oscura y arborescente como quien ha amado para siempre sin ser correspodido, y aleteaban las aves a media mañana, y nos mirábamos los ojos, radiantes, exhaustos de tanto gritar, de tanto arañarnos la espalda sobre el colchón, de tanto aullar con el corazón batiente lo que no dijeron nuestros largos silencios para fugarnos del mundo, y aguantarnos las ganas de decir te amo para no echarlo todo a perder, y hacernos humo como una bocanada de cigarro, mientras las luces apagadas de la calle nos delataban, y tu cuerpo fosforecía en un mar ennegrecido de odio, y las fragatas se ausentaban para siempre en algún lugar del esporádico cielo, y nos íbamos haciendo nada mientras nuestros caminos se cruzaban sin saberlo, y la hoguera de nuestros adentros se vaciaba sobre la arena como un turbio pozo condenado a la nada, y las ramas de los árboles diurnos claudicaban
y se iban de largo como tus labios, como tu cuerpo hecho de tinta y terciopelo, hecho de rabia remojada en ansiedad, locura y deseo,
y tu cuerpo hermoso, tan elocuente,
se iba mudando de manos a otras caricias
y se me iba secando la lengua junto con el desaforado corazón que sólo contempla
tu azarosa cabellera ennegrecida y revuelta
y se iba llenando mis días y mis noches de sosiego inútil,
es una enorme marejada de canciones
que me llega de pronto
y me ahoga en los versos perfectos
que nunca escribí,
como la luna que lloraba
una luz platinada y obscena
que se filtra por la ventana
y se cuela por los poros del alma sin anticongelante,
lo mío era una risa triste que se descuelga desde algún hervidero,
una somnolescencia gris como graznido de cuervos
o la resonancia de un páramo pretérito sin anestesia,
una hoguera donde se consume ese olvido tan ajeno del cuerpo,
un cuaderno con apuntes viejos,
un aroma con colores de otra vida,
una arenga hecha de polvo y menudencias,
un eco lacustre que me mira de regreso desde lo blanco del papel hasta la almohada,
reminiscencia del sueño escarpado que me grita por dentro y se evapora y se eleva como un globo rojo taciturno y sediento,
un globo rojo que se diluye en el multitudinario cielo que ahoga,
un cielo añil que asfixia con palabras y promesas,
un amasijo de recuerdos que se cuelgan de la carne en carne viva,
una hemorragia de canciones
derramada sobre el huerto de los sueños profanos,
una homilía sin cura y desayuno,
un papagayo cantando en tonos escarlata,
una abandonada remera sobre la playa,
un lagarto descalzo,
un navío sin destino ni tregua,
un corazón desbocado que nunca entiende,
un tiburón sediento de victimaria sangre,
unos ojos vacíos que nada miran desde el otro lado de la tierna muerte,
una muerte que me mira con los ojos apagados y una mueca llena de sarcasmo,
como el dorado y dulce amaranto que son tus labios,
como palabras desnudas que van de lengua en lengua, de boca en boca, de tumba en tumba y la tambora que tamborilea en la memoria que aúlla una canción con un enervante perfume de romero y manzanilla,
y los días se hicieron grises y azules,
y los pies siguieron caminando sin saberlo, remotos y felices,
como las hienas,
como las monjas masturbándose en la iglesia,
como un río de sangre amarilla.
::.

La última caminata lunar

Una serie de videos e imágenes sobre la misión Apolo 17, que sería la última expedición lunar en 1972. Un viaje ilustrado con imágenes de la NASA.

Rabia contra la maquinaria gubernamental

Un par de rolas de Rage Against The Machine para estos días que en México está legalizándose una dictadura militar ante la complacencia del grueso de la población. La maquinaria del control pareciera ir siempre un paso adelante. Pero, aunque quieran, no podrán someternos, no vamos a dejar de luchar.

Tú nunca te fuiste, poesía

 

Oh poesía!
yo sé que nunca te fuiste
pero hoy celebro tu regreso,
ahora que ando con la piel delirante
entre los aullidos del frío
y las fiebres palpitantes
que me llegaron de pronto
con la visita del querido Pablo
y sus versos imposibles
que dicen cosas
que no se pueden decir de otra forma.

Oh poesía!
vaya reencuentro que tuvimos
en el sino triste del invierno
y su luna roja, recordando
viejas y ensangrentadas batallas todavía por venir,
como preludio de la carnívora sombra
que se niega a partir.

Pero el camino en estos años
no ha sido en balde,
oh poesía,
y en mi cabeza ya no cabe más
que la posibilidad de reír furibundo de alegría
(no sin cierto cinismo)
y danzar sobre los entumecidos cadáveres
que pueblan las calles,
pues finalmente he podido salir victorioso
de aquella vieja afrenta,
esas ganas misteriosas
de morderse el corazón
cuando la vida no da para más.

Por eso sonrío,
poesía,
aunque nos toque volver a ver
la misma película de siempre,
pues los fantasmas
que antes acechaban mi sueño
se esfumaron,
y sólo quedó la tibia certeza
de comer palomitas
y burlarse de la infamia
y asar bombones tras el incendio
que dejó tras de sí
el tiempo combustible,
seguir queriendo con el corazón
inflamado y lleno de escamas,
tan susceptible,
siempre listo
para el próximo combate,
una próxima partida,
algún amor pasajero
extraviado en el viento de la tarde.
::.

Remembranza del frío

 

Una luz doliente
reverbera en el sueño,
una colección de distancias repetidas
se acumulan en el pecho,
el tiempo prófugo
gotea en el corazón,
es una embriaguez de sombra delirante
adherida a polvorientas canciones
por donde nunca pasó nadie,
acaso un murmullo
de nostalgias y deseo,
esa necedad idiota
de tener la sangre galopante y eruptiva,
la malsana costumbre del mortero y la lumbre,
ese dulce vicio
de ser al mismo tiempo
huracán, vigilia y terremoto,
hambre homicida
cavando suspiros entre raíces y tumbas,
árboles sin hojas como caídos de una nube,
colores diminutos se cuelan
por la fiera noche donde nunca escampa,
es un trago de tempestades a bocajarro,
un tren solitario
recorriendo tierras baldías,
planetas inertes,
como los vientos solares
que se diluyen y hacen nada en la fría
inmensidad del espacio,
un cielo sin fronteras
se despuebla y se marchita
en la premura lacustre
de unos ojos tristes,
una nave a la deriva
que va de sueño en sueño
buscando su cauce
en este cúmulo de soledades,
agua helada y terciopelo.
::.

La guapísima y talentosa Elise Trouw

Ayer me topé con algunos vidios de Elise Trouw, una morra que además de guapa, talentosa. Todo una mujer orquesta. Para que le echen ojo a sus rolas y algunos covers.

::.

 

La felicidad en la sociedad de consumo es también una ratonera

Un corto bastante elocuente de Steve Cutts, sobre la felicidad en la sociedad del consumo, donde el estrés cotidiano tiene que ser liberado a través del vicio en sus diferentes formas. Un retrato contundente de nuestra época.

Pactos de sangre: la política como lucha de clanes

La familia es el núcleo del poder político. Permite acumular capital, en forma de bienes, pero también conocimiento, a través de la cultura. Por ello, no es casualidad que un grupo pequeño de familias pueda permanecer siglos en el poder político, tal como lo han demostrado las grandes dinastías, desde los Ming, los Habsburgo o los Borbón, entre muchas otras. En esto consiste en esencia, el verdadero Juego de Tronos que es la política, tan fielmente retratado en la obra de George R. Martin.

Aunque las revoluciones burguesas cambiaron las reglas del sistema de gobierno a partir del cual se justifica el poder, el sistema dinástico se mantiene intacto en lo fundamental, tal como puede constatarse con las familias que se mantienen durante siglos encumbradas dentro de la clase política, aún cuando la reformulación del acuerdo político moderno como consecuencia de la construcción del Estado-nación, implica una rotación en los cargos que detentan el poder, concepto fundamental de las llamadas democracias liberales emanadas del siglo XVIII. Sin embargo, los vínculos de sangre siguen jugando un papel central en la ecuación del poder político, y para muestra, basta citar el reinado de los Bush en Estados Unidos, o la manera en que ciertos expresidentes buscan regresar al poder a través de sus hijos, esposas o parientes cercanos.

De este modo, la política se reduce a una disputa entre clanes, que al igual que ocurre desde tiempos remotos, utilizan el poder de la sangre para reafirmar su poderío por encima de otros. La raíz para entender esta disputa, se remonta a la lucha entre familias fuertes tratando de dominar a familias débiles. Esta disputa trae como consecuencia la lucha de clases, que no es sino un grupo de familias o clanes en contra de otras familias y clanes fragmentados. Una disputa en que el uso de las armas y la riqueza, pero sobre todo el lenguaje como medio de control de la realidad (incluida la religión y cualquier otra forma de ideología), juega un papel fundamental para explicar la dominación de un grupo sobre otro. Esto permite entender cómo en un primer momento la fuerza física de un líder guerrero podía implicar un poderío mayor dentro de la tribu, tal como ocurría en sociedades primitivas. Sin embargo, la necesidad de realizar alianzas con otros grupos para garantizar la superviviencia del clan, fue un factor determinante para que la fuerza física fuera gradualmente sustituida por otros atributos, como la capacidad de negociación, la inteligencia para prever escenarios y otro tipo de cualidades propios de un auténtico animal político.

De este modo, la supervivencia del clan se basa en la capacidad de establecer acuerdos de sangre con otros clanes. Y este acuerdo de sangre se da a través del matrimonio y la procreación. De ahí que “provenir de buena familia”, implica acceder a los privilegios que el clan ha acumulado a lo largo de generaciones. Por ello, la hegemonía de una clase social sobre otra, se basa en un tipo de “selección natural de segundo orden”, donde además del factor genético, existen otros atributos a tomar en cuenta a la hora de establecer alianzas de sangre con otros clanes. La fuerza del clan consiste en su capacidad de pactar con otros clanes. En términos políticos, esto tiene dos ventajas: 1) da mayor cohesión al grupo gobernante; 2) la hace menos vulnerable a ataques del exterior.

En toda familia existen historias de ruina, perversión y excesos. Pero guardar el secreto del clan los hace menos vulnerables a los embates de otros grupos. De ahí que “la ropa sucia se lave en casa”. De este modo, el poder político en el contexto humano puede resumirse a una lucha de clanes, donde la cultura y la ideología se vuelven factores cruciales no solamente para establecer su poderío. Esto permite entender desde una perspectiva más amplia, la manera en que opera el bloque hegmónico al que refería Gramsci, pues la dominación de un clan por encima de otro se fija en el imaginario del sometido a través de la cultura. No es casualidad que la fundación de un Estado-nación esté justificada en un conflicto bélico de rasgos mitológicos donde el grupo ganador es convertido en héroe a través del arte y el discurso. De este modo, para poder ostentar el poderío político, hace necesario que los clanes en el poder construyan su propia mitología capaz de someter a otros desde el imaginario. Por ello, la política es una continua lucha de narrativas cuyo objetivo es el control de la realidad. Un control donde los medios de comunicación (sean orales, escritos o digitales) cobran una particular relevancia a la hora de ejercer el poder político.

Esto permite entender cómo es que todo proyecto revolucionario es ante todo, un disurso capaz de trastocar los intereses del grupo dominante. Un discurso cuya legitimación se da en la acción, en la lucha, cuya máxima expresión es el ofrecimiento de la vida a cambio de un ideal. Un nuevo pacto de sangre capaz de romper el otro pacto de sangre establecido por las élites. De este modo, toda revolución busca crear su propia mitología, con el fin de justificar su permanencia en el poder. El debilitamiento o fortalecimiento de dicho grupo revolucionario dependerá de su capacidad para mantener la coherencia del discurso mitológico, para lo cual, se vuelve indispensable crear vínculos emocionales con ese “artificio de realidad” construido por los grupos de poder a través del lenguaje y la cultura. De este modo, todo concepto de realidad, como ocurre también con todo acto de lenguaje, implica un ejercicio del poder político. Esto permite entender el papel del arte en todo proceso revolucionario como ese gran transformador de narrativas, y permite también entender la manera en que el poder hegemónico trata de capturar y canalizar hacia sus propios intereses, el poder transformador del arte: desde el arte sacro del medievo hasta Hollywood como instrumento de propaganda.

Sin embargo, la familia como cualquier otro ente vivo, también es susceptible de ver menguado su poderío político a partir de las disputas internas u otros vicios propios de la condición humana, como dan cuenta la ruina de múltiples dinastías que en su momento parecían imbatibles. La perversión, la enajenación, la corrupción, el vicio y la podredumbre humana en sus distintas manifestaciones son siempre el preludio de la ruina, la explicación fundamental para entender la caída de los grandes imperios y los grandes clanes. Sólo el más apto sobrevive, siguiendo la máxima darwinista sobre la selección natural aplicada en el terreno de lo político. Y en esa rueda interminable que es la vida, algunos caen y otros se levantan, mientras otros luchan por mantenerse. Es el juego de la vida, el juego de lo político, donde el control de la realidad persigue un solo fin: la supervivencia de la especie a través del clan.
::.

No es sólo amor

No es sólo amor,

es también otra cosa…

esa fiebre de eternidad.

::.

Raíces

“Aunque sea a la chingada, pero nos vamos juntos…

Fueron las raíces resonando
en la noche.

Fueron los muertos
que nunca se fueron.

Sonaron los caracoles
y la tierra tan susceptible
después del temblor.

La gran ceiba conectaba
el firmamento
con las entrañas del mundo.

Y la gente se abrazaba,
comiéndose el corazón
como un rojo xoconostle.

Y la noche durmiente,
como un sueño transhumeante.

Eran las nubes como terciopelo
acampando la encrucijada.

Eran los teponaztles
haciendo brillar
las plumas del quetzal.

La tierra aullaba
un par de canciones
entre los poros de la piedra.

Deja que la sangre blanca
del maguey
recite versos a escondidas,
como una lumbre tenue que se incendia
con nosotros dentro.

Volvámonos locos, corazón,
en la humareda del tiempo azul
que se evapora.

Era una embriaguez de risas
atemperando el hambre de los coyotes
y los sapos sonrientes croando
en el ojo de agua.

Era un silencio sobre otro,
apilados,
como cerros dormitando la eternidad
a la otra orilla del alba,
en la frontera del sol.
::.

Los fluorescentes y rítmicos años 80

Sesión de música ochentera. Nunca había puesto atención a la música de Stevie Wonder y quedé fascinado. Esto, luego de echarme un buen ciclo de rolas ochenteras, debido a la nostalgia de otras rolas más actuales que van de Daft Punk al soundtrack de la tremenda película Kung Fury. Un festín de luces de neón, sintetizador, lentes oscuros y música disco.

Colores

 

Hay tantas formas
de sentir los colores,
a veces nublados,
sutiles, encendidos,
como las insinuaciones de los campos
en un rosado atardecer,
manzanas con antifaz,
sensaciones de ave
en la partitura del violín
sollozando bajo las uvas,
jóvenes febriles acariciadas
por el dorado aliento de la tarde,
mujeres ebrias de llanto y desamor
desfalleciendo entre botellas vacías
y tazas sedientas de café,
luna en ciernes
dibujada en la humedad de tus labios,
sueños obscenos que descubren
sus pechos al alba
y la noche evaporada en las tibias
suciedades del alma,
ojos castigados en el frío
de tus brazos mortecinos,
reminiscencias del paraíso,
y la atmósfera cargada de suspiros.
::.

Apuntes sobre Chomsky y su crítica a los Estados canallas (o la política intervencionista de los Estados Unidos)

El poder sin límites, es un frenesí que arruina su propia autoridad“.

Fénelon

 

“La desobediencia hacia los prepotentes la he considerado siempre

como el único modo de usar el milagro de haber nacido”. 

Oriana Fallaci

 

 Chomsky

 

El mundo de la posguerra quedó marcado de forma profunda y significativa, luego de la aterradora herida que dejaron las imágenes la Segunda Guerra Mundial. Buscando que esta terrible experiencia nunca volviera a repetirse, gobiernos y organizaciones de todo el orbe, impulsado por las potencias vencedoras del conflicto, comenzaron a gestar lo que posteriormente se convertiría en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), organismo que perseguía el ideal (lamentablemente utópico) de mantener la paz entre las naciones mediante la aplicación de la ley internacional plasmada en la Carta de las Naciones Unidas, la cual señalaba que la guerra, por definición, constituía un crimen basándose en las nuevas normas de derecho internacional. Es decir, la existencia de un régimen de derecho y de orden internacional que engloba a todos los estados, basado en la Carta de Naciones Unidas, las resoluciones subsecuentes y el Tribunal de Justicia. La amenaza o el uso de la fuerza están prohibidos a menos que estén explícitamente autorizados por el Consejo de Seguridad después de haber determinado que los medios pacíficos han fracasado, o en defensa propia contra un ataque armado hasta que el Consejo de Seguridad actúe.

Curiosamente, de manera paralela a la formación de la ONU, se gestaba otra realidad, cuando el mapa geopolítico fue redibujado por las dos superpotencias que polarizaron al mundo y que en poco tiempo derivaría en la aparición de la Guerra Fría.

No puede existir estabilidad política y una paz duradera, cuando la ley y el derecho internacional son quebrantados de manera impune una y otra vez por uno o varios de los miembros. Esto fue precisamente lo que pasó durante el largo tiempo en que EEUU y la extinta URSS, movían de manera estratégica las piezas del rompecabezas mundial para asegurar la hegemonía política del planeta, pasando por alto los tratados y pactos firmados con anterioridad ,que garantizaban el respeto a las instituciones encargadas de hacer cumplir la ley internacional, es decir, el Consejo de Seguridad de la ONU.

De este modo, las potencias ejercían una doble moral con un cinismo sin precedentes, cumpliendo la ley y desobedeciéndola según la situación se apegara a los intereses particulares de cada país.

Es precisamente en este contexto, que aparecen los primeros Estados canallas, capaces de promover guerras (ilegales, según la Carta de Naciones Unidas), manipular la situación política de países independientes e indefensos ante el poder aplastante de las potencias, o simplemente, violentar la soberanía de los estados independientes. El Estado canalla es, en síntesis, un criminal.

Con el paso del tiempo, el sistema socialista abanderado por la URSS, terminó por desplomarse a finales de los ochentas, luego de una serie de conflictos políticos, económicos y bélicos con su contraparte estadounidense. El mapa se redibujó de nueva cuenta. La Guerra Fría tenía un ganador, un sobreviviente y una única superpotencia capaz de establecer su voluntad por medio de la fuerza sin que existiera posibilidad alguna de evitarlo. EEUU se había convertido en el Estado canalla por excelencia.

Desde los años cincuentas, EEUU ha intervenido prácticamente en todos los rincones del planeta para salvaguardar sus intereses utilizando métodos ilegales y carentes de toda ética posible para lograr su cometido, sin importar la gran cantidad de gente que “tenga que ser sacrificada” o atropellada en el camino.

Samuel Huntington, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Harvard conocido por su análisis de la relación entre el gobierno civil y militar, su investigación acerca de los golpes de estado en países del tercer mundo y su tesis acerca de los conflictos sociales futuros , resume el problema del autoritarismo norteamericano explicando cómo es que EEUU se ha posicionado como el canalla por excelencia:

“A ojos del mundo (probablemente la mayor parte del mundo) EE.UU. está conviertiéndose en la superpotencia canalla y los demás estados lo consideran como la principal amenaza externa a sus sociedades. La teoría de las relaciones internacionales realista, argumenta, predice que pueden formarse coaliciones para contrarrestar a la superpotencia canalla”.[1]

Este hecho, ha repercutido en una severa crisis para la ONU, ya que uno de los principales métodos que ha utilizado EEUU para “justificar” sus acciones, se basa en descalificar y poner en duda la capacidad de Naciones Unidas para ejercer como intermediario y resolver los conflictos por la vía diplomática y pacífica, antes de ejecutar acciones militares.

Al mismo tiempo, el Estado canalla ha sabido utilizar eficazmente a los medios de comunicación para encubrir, distorsionar y legitimizar el accionar del gobierno norteamericano ante la opinión pública. La comunidad internacional ha guardado silencio o en algunos casos, ha hecho tímidas objeciones a los planes estadounidenses como la reciente invasión de Irak. El problema radica en que para la gran mayoría de la población global, desconoce a ciencia cierta la gran cantidad de crímenes que esta país ha efectuado de manera denigrante, ya que por lo regular, la ocupación e invasión estadounidense se realiza en países con poca presencia y repercusión en el mundo occidental, mismo que controla, de manera cuestionable, el destino del mundo.

Es así, que los estadounidenses se han enfundado ilegítimamente en el derecho de ejercer como procuradores de “justicia” del mundo, a pesar de que esta pase por encima de los organismos correspondientes, o de que el concepto de “justicia” que ejercen, no solo sea cuestionable o reprobable, sino ilegal, por irónico que suene.

Hedley Bull, professor de Relaciones Internacionales de la Australian National University, the London School of Economics, and the University of Oxford , señala que el grave peligro de efectuar estos procedimientos radica en que “los estados individuales, o grupos de estados que se presentan a sí mismos como los jueces autorizados del bien común mundial, sin considerar los puntos de vista de los demás, son, de hecho, una amenaza para el orden internacional y por lo tanto, para las acciones efectivas en este terreno”.[2]

Además, los constantes e hipócritas “argumentos” sobre la “intervención humanitaria” son otro de los pretextos predilectos de EEUU para justificar su incursión militar en diversos lugares, aunque siendo objetivos, el concepto canalla de “intervención humanitaria” solamente aplica para los casos en que se atenta contra los derechos humanos en poblaciones que afecten los intereses de la OTAN y los EEUU, ya que si fueran coherentes con su “doctrina humanitaria”, se habrían podido evitar miles de muertes en conflictos en los que el Consejo de Seguridad de la ONU, principalmente en los decidió intervenir e increíblemente, no contó con el apoyo del juez-policía del mundo. Los ejemplos son muchos. Mientras que la ONU decidió mandar un ejército que mantuviera la paz en inconmesurables actos genocidas como los ocurridos en Angola o Sierra Leona, los EEUU prefirieron intervenir de manera arbitrárea, en el conflicto entre Serbia y Kosovo, en donde Naciones Unidas, aún mantenía esperanzas de resolver el problema por la vía diplomática.

La constante intervención de Washington en una infinidad de países como Colombia, Bolivia, Laos, Camboya, Indonesia, Irán, Irak, Afganistán, El Salvador, Nicaragua o la ex Yugoslavia, por mencionar algunos casos, empieza a tener consecuencias de resonancia que están generando un severo ambiente de tensión y volatilidad en todo el mundo. Y es que si tomamos en cuenta que el famoso 11 de septiembre no se comparan en lo absoluto a la destrucción, la muerte, el hambre, la miseria y el rencor acumulado por generaciones que la aplanadora yankee ha dejado a lo largo de los años en todo el planeta, sirven como un claro ejemplo de lo que ocurre cuando un Estado que ha sido ultrajado de manera impune utiliza los propios métodos diseñados por el Estado canalla, y toma la justicia por propia mano, carente de un sentido y sustento legal y que además ha sido corrompido por un insaciable deseo de venganza. Los EEUU son presas de su propia política de pasar por encima del derecho internacional. Lo peor es que parece que Washington no aprende del pasado, ya que las recientes incursiones en Medio Oriente solo lograrán acentuar la crisis. Lo sorprendente de los atentados al WTC de Nueva York no es que se hayan consumado, sino que no se hayan realizado con anterioridad tomando en cuenta el enorme historial de los EEUU en este tipo de “operaciones militares”.

En el siguiente capítulo, analizaremos el caso de la invasión estadounidense a Panamá a fines de los ochentas, en el cual se ejemplifica a detalle cómo es que EEUU ha operado en lugares que parecieran ser remotos y no tener una importancia alguna en los intereses angloamericanos. Lamentablemente, cuando se tiene el firme objetivo de controlar al planeta, ningún sitio es lo suficientemente lejano como para permanecer fuera del alcance imperialista de EEUU y su decadente concepción de justicia.

 

El caso Panamá

 Panamá había sido un país dominado por una minoría de descendencia europea hasta que el general populista Omar Torrijos dio un golpe que permitió a los negros y mestizos pobres participar en un naciente proceso democrático.

EEUU siempre había mantenido un interés especial en Panamá, ya que hasta hace poco tiempo, era quien controlaba el “Canal de Panamá”, el cual representa un punto importante en los intereses norteamericanos, y desde hacía tiempo, estaba interesado en desestabilizar a Panamá y quitar a Torrijos del poder. En 1981 Torrijos resultó muerto en un misterioso accidente de aviación en el que muchos culparon al gobierno estadounidense.

Hacia 1983, Manuel Noriega, un criminal proveniente de la estructura militar panameña, con conocidos vínculos con el narcotráfico, llegó al poder con el beneplácito estadounidense, ya que durante mucho tiempo, Noriega formó parte de la nómina de los servicios de inteligencia norteamericanos.

Incluso en mayo de 1986 el director de la Agencia de la lucha contra la Droga elogió a Noriega por su «vigorosa política de lucha contra el tráfico de drogas». Un año después el director «Felicitaba nuestra estrecha asociación» con Noriega, mientras que el fiscal general Edwin Meese paró una investigación del Departamento de Justicia sobre las actividades criminales del personaje.

En agosto de 1987 una resolución del Senado condenó a Noriega como un narcotraficante que ponía en riesgo la seguridad interna de los EEUU. Cuando finalmente Noriega fue encausado en Miami en 1988, todos los cargos excepto uno eran relativos a actividades previas a 1984, irónicamente el tiempo que había trabajado para la CIA, ayudando en la guerra sucia contra Nicaragua y cometiendo fraude en las elecciones con aprobación de EEUU.

El rompimiento entre Noriega y el gobierno estadounidense, se debió a que el  independentismo de Noriega amenazaba con los intereses de Washington en el Canal de Panamá. El 1 de enero de 1990 gran parte de la administración del canal debía recaer en manos panameñas, y en el año 2000 debía estar terminado el proceso de transferencia.

La historia se repetía. Nuevamente, los aliados de EEUU se voltearon en contra suya, de manera que la CIA determinó que era necesario quitar a Noriega, a quien calificó como un brutal asesino, corrupto, criminal y narcotraficante que oprimía al pueblo panameño. Toda una encarnación del mal mismo.  Esta estrategia de descalificación y justificación de las futuras acciones de Washington utilizó de manera eficaz la versión mítica de la realidad de la que hablaba Lawrence LeShan en su “Psicología de la Guerra”.

Se intentó un golpe militar, pero falló. Ya en diciembre de 1989 Estados Unidos se aprestó a celebrar la caída del muro de Berlín y el final de la Guerra Fría invadiendo Panamá al margen de todo derecho internacional y matando cientos o miles de personas, (nadie sabe, y pocos se molestan en averiguarlo). La intervención tenía como objetivo “restaurar” la democracia en el país (misma que contribuyeron a destruir años atrás), así como restablecer el poder de la élite blanca rica, que había sido desplazada por el golpe de Torrijos, justo a tiempo de asegurar un gobierno lacayo antes de que se procediese al cambio de administración del Canal el 1 de enero de 1990, como no dejó de observar la prensa derechista europea.

Durante todo el proceso la prensa norteamericana no dejó de seguir las consignas de Washington seleccionando a los “malos” en base a las necesidades del momento. Acciones que anteriormente eran encubiertas por EEUU se convirtieron en crímenes imperdonables de la noche a la mañana.

Los medios de comunicación de la administración Reagan y sus aliados, los principales periódicos del país, se cuidaron muy mucho de criticar las elecciones fraudulentos perpretadas por Noriega en colaboración con la CIA, pero minimizaron y calumniaron las elecciones celebradas por los sandinistas en ese mismo ano, mucho mas honestas y libres más allá de cualquier duda, porque desconfiaban del resultado.

Los sectores marginales de Panamá fueron utilizados de manera infame como campo de práctica para probar el sofisticado armamento experimental que EEUU había desarrollado con miras a utilizarlo en la próxima incursión a Irak planeada para principios de los noventa y que sería conocida como la Guerra del Golfo.

Un número de víctimas inocentes fueron ejecutadas en Panamá, al tan condenable estilo de la Alemania nazi, en donde nuevamente, los complacientes medios de comunicación se convirtieron en cómplices del crímen, ya que la información proporcionada por Washington estaba totalmente trasgiversada y ajena a la realidad.

El mismo día, el de la invasión de Panamá, la Casa Blanca también anunció planes (que fueron llevados a cabo inmediatamente), para conceder créditos a Irak. El Departamento de Estado anunció, con su cara más seria, que esto se debía al intento «de incrementar las exportaciones norteamericanas y situarnos en una mejor posición para pactar con lrak su respeto a los derechos humanos.

El Departamento continuaba con su postura de ignorar la oposición democrática iraquí (banqueros, profesionales, etc,) y bloquear los esfuerzos del Congreso de condenar los atroces crímenes del antiguo amigo de Bush. Comparado con los colegas del presidente Bush en Bagdag y Pekín, Noriega parecía la Madre Teresa.

Después de la invasión, Bush anunció una ayuda de mil millones de dólares. De esta cantidad 400 millones consistieron en incentivos a la exportación norteamericana con destino Panamá, 150 millones tenían como fin pagar créditos bancarios y 65 millones fueron al sector privado y a garantizar las inversiones de EEUU en el país. En otra palabras la mitad de la ayuda fue un regalo de los contribuyentes norteamericanos a las grandes corporaciones, también norteamericanas.

A final de cuentas, el narcotráfico continúa, y EEUU logró su propósito. Ultrajó de manera denigrante, vil, pisoteando y abusando de su omnipotencia absoluta en el globo sin que pasara nada al respecto. Nadie hizo nada.

 

A manera de conclusión

El mundo no parece ser un lugar seguro en un lugar donde los crímenes de la guerra permanecen impunes y peor aún, en los que la comunidad internacional se ha acostumbrado. La guerra parece ser cosa de todos los días, algo normal que ya no impacta, y por lo tanto, no importa. Las esperanzas de que este conflicto se resuelva parecen lejanas, ya que los EEUU han logrado el tan anhelado objetivo de desestabilizar y descalificar a la ONU como el organismo encargado de resolver crisis internacionales. EEUU es el canalla, el terrorista por excelencia. Nadie ha pisoteado más los derechos humanos y la ley internacional que el Tío Sam, y sin embargo, el discurso denigrante, soberbio, hipócrita, cínico y lascivo del gobierno de las barras y las estrellas representa una burla a los países que ha pisoteado.

Pareciera que es cuestión de tiempo (en caso de que no haya comenzado ya) para que la violencia se salga por completo de control. Quizá el hombre esté destinado a tropezar en la misma piedra y necesite recordar o revivir el sufrimiento y el dolor de un acontecimiento igual o más devastador que el recuerdo de lo que fue Aushwitz, Stalingrado o Hiroshima. El recuerdo del presente, del infierno, de Ruanda, de Somalia, de Irak, de Camboya, de Guantánamo, de Afganistán, Indonesia, los Balcanes y todo lo que ha tocado la mano del canalla, de la violencia y de la injusticia. ¿Hasta cuando?

:

Fuentes:

Chomsky, Noam. Estados canallas: El imperio de la fuerza en los asuntos mundiales. Ed. Paidós, España. 2001

[1] Samuel Huntington. Foreign Affaire, mazo- abril 1999.

[2] Hedley Bull. Justice in Internacional Relations. Hagey Lectures, Notario, Waterloo University, 1983, pp. 1-35.

La era de los robots: ¿el nacimiento de una nueva especie?

captura-de-pantalla-2017-11-14-a-las-9-08-53-p-m.png

Desde el surgimiento de la cibernética fundada por Norbert Wiener, el ser humano ha estudiado los paralelismos entre el funcionamiento de los seres vivos y las máquinas. Con la revolución tecnológica que significó la era digital, el alcance de los robots ha llegado a un nivel sorprendente, tal como lo deja ver la más reciente versión del robot Sophia, desarrollado por Hanson Robotics. Un ser cibernético que incluso se ha convertido en el primer robot con ciudadanía saudí.

::.

Coco, una linda fábula sobre la muerte, el amor, el olvido y la memoria

coco-1

Una extraña fascinación por la muerte me ha acompañado desde hace muchos años, aún cuando han sido pocos mis encuentros con la flaca. Recuerdo cuando tenía 17 años, época en que uno se encontraba varado en un agujero, descubriendo lo que era el trabajo y la explotación, con sueldos miserables de 350 pesos semanales que no alcanzaban para mucho tras largas jornadas que en ocasiones superaban las ocho horas diarias. Por aquellos días, teníamos una perrita salmoyedo llamada Frida (antes de que la fridamanía invadiera el mundo). Aquella perrita además de ser nuestra única alegría por aquellos días, era la sensación de la colonia. Los niños tocaban a nuestra puerta para ver si la dejábamos salir a jugar. Cuando llegábamos a casa, exhaustos, no dejaba de ladrar hasta que no la sacáramos a pasear a la calle. Una tarde, mientras jugábamos futbol, atropellaron a Frida. Apenas la vi regresar cojeando, lastimada, antes de derramarse sobre el suelo. Corrimos a abrazarla pero para entonces ya era demasiado tarde. Tenía la lengua de fuera y sus ojitos negros, ausentes. Lloré como pocas veces en la vida ese día. La fui a enterrar a un terreno baldío. Mi hermano no quiso acompañarme y me enojé con él. A los pocos días, unos vecinos nos tocaron a la puerta para decirnos que el hedor a muerte que despedía el cadáver de la perrita era insoportable. Compramos un poco de cal, tomé la pala y volví al lugar para resolver aquella situación. Cuando llegué, el cuerpo de Frida estaba en la superficie, desenterrada. Su cabecita era la misma de siempre pero los animales le habían devorado el vientre. Me impactó mucho ver sus costillas de fuera, el reguero de tripas y un penetrante olor a podrido. Enterré a la perrita y pasé muchos días triste, tratando de hacerle una canción, pero en aquel tiempo no sabía cómo hacer una canción y lo dejé.

Por esas mismas fechas en que a veces apenas y teníamos dinero para comer, recibíamos seguido la visita de Birul, un primo de mi mamá a quien nunca habíamos tratado mucho, hasta ese entonces. Nos alegraba que cayera por la casa los fines de semana, cada vez que iba a Valles por algún asunto para luego regresar a su casa en Tamuín, siempre acompañado de sus muchos hijos. Era un bribón adorable ese Birul. Al poco tiempo cayó enfermo por unas piedras en el riñón, que se fueron complicando. Anduvo vagando de hospital en hospital. La última vez que lo vi, tenía la cara pálida, descompuesta. Aún así, nunca pasó por mi mente que se fuera a morir. Todo pasó en apenas unas pocas semanas. El sepelio fue triste, pero recuerdo que había mucha gente. Un año después, trabajando como camarógrafo de un canal de televisión local, me tocó cubrir un evento en su natal Tamuín, donde se repartieron andaderas, bastones y sillas de ruedas para viejitos. Uno de ellos, con la voz entrecortada, agradeció a Birul por la ayuda recibida que les había dado cuando todavía vivía. Aquello me tomó por sorpresa. Se me humedecieron los ojos y me conmovió pensar que las cosas que uno hace en vida, buenas o malas, que uno realiza en vida, puedan seguir resonando en la vida de otras personas mucho tiempo después de haber partido a otro mundo. Ahora que vi una foto de Birul que mi prima Ximena Borbolla compartió en su muro, me acordé de aquella anécdota.

En esas cosas me quedé pensando al salir del cine luego de ver Coco. ¡Qué lindura de película! Sobre la vida y la muerte, el amor, el olvido y la memoria. Y más porque el Día de Muertos me produce una fascinación peculiar. No en balde llevaba seis años ininterrumpidos juntando fotos de esa colorida celebración donde los muertos regresan del más allá para volver con los suyos, una vez al año. Creo que la película capta muy bien esa mágica relación del mexicano con la muerte. Luego me vino a la mente aquella canción que Silvio Rodríguez le compuso alguna vez a un solitario insecto en el lecho de su muerte:

 

¿Qué hará la tierra con los huesos

del que muere sin regreso

en virtud de su ambición?

Sin funerales, sin amigos,

sus adioses sin testigos,

sus domingos sin amor…

serán como el del insecto aquel,

muriendo solo, sin después.

Morir así es no vivir.

Morir así es desaparecer.

 

“Morir así es no vivir”, dice el poeta. Sólo quien vive en plenitud puede escapar del olvido. Sólo quien vive sin temor a la muerte vive de verdad. “Porque la vida es prestada y hay también que devolverla”, escribí hace un año camino a Cholula, en uno de los muchos poemas y reflexiones que he dedicado a la flaca. Algún día nosotros también habremos de partir. Es la única certeza posible en ese mar de dudas y extravío que es la vida, esa vida breve que se evapora en un segundo. Por eso creo, no hay tiempo que perder. Hay que vivir en plenitud, intensamente, hay que beber, hay que bailar y cantar, reír mucho, y también dolerse, hay que caer y aprender a levantarnos, vagando sonrientes entre laberintos y flores. De eso trata esta canción del Día de Muertos que compuse hace un par de años. Vivir, vivir intensamente, solamente vivir, que la vida es tan sólo un instante, un efímero chispazo para alumbrar la eternidad.

::.

::.

La historia se repite dos veces: Marx y el 18 Brumario de Luis Bonaparte

“La historia es un incesante volver a empezar”.

Tucídides

15 s3 Lodewijk-Bonaparte-bewerkt

Segundas partes nunca son buenas

Dice la sabiduría popular que segundas partes nunca son buenas. Algo que Marx tenía bien claro, tal como lo muestra al inicio de su libro ‘El 18 brumario de Luis Bonaparte’.

“Hegel dice en alguna parte que todos los grandes hechos y personajes de la historia universal aparecen, como si dijéramos, dos veces. Pero se olvidó de agregar: una vez como tragedia y la otra como farsa”, expresó Marx como un preludio de lo que sería el recuento de los hechos que llevaron a tirar por la borda los ideales que promulgaba la Revolución Francesa, para instaurar de nueva cuenta una monarquía constitucional, y de paso, burlarse de las increíbles contradicciones de la historia, siempre dando vueltas en espiral, siempre cíclica.

El 18 de Brumario del año VIII de la República (9 de noviembre de 1799) Napoleón Bonaparte, aprovechó la debilidad política del Directorio Ejecutivo gobernante en Francia, para dar un sorprendente golpe de estado contando con el apoyo popular y del ejército (sabedores de sus hazañas y capacidades en las diferentes campañas de las Guerras Revolucionarias Francesas), junto a algunos ideólogos de la Revolución, estableciendo el Primer Imperio francés.

Años más tarde, el 2 de diciembre de 1852 para ser exactos, la historia se repetiría una vez más cuando Luis Napoleón Bonaparte impusiera un Segundo Imperio tras acceder al poder al abrirse paso en el intrincado mundo de la política al más puro estilo de Maquiavelo.

La plataforma de Luis Napoleón significaba para los electores la restauración del orden después de los meses de la agitación política, del gobierno fuerte, de la consolidación social y de la grandeza nacional, a los cuales él abrogó con todo el crédito de su nombre, especialmente con la memoria de su tío Napoleón I, ya héroe nacional de Francia.

El sobrino del caudillo galo supo aprovechar las circunstancias políticas de su país para ir escalando peldaños en la subida al poder. Pese a no ser un tipo brillante, Bonaparte era un político astuto, siempre listo a aprovechar una oportunidad cuando esta se presentara.

Al contar con el apoyo popular (haciendo uso de lo que implicaba llamarse Napoleón Bonaparte) logró acceder al poder tras presentarse como candidato en la elección presidencial, la primera al sufragio universal masculino en Francia. Luis-Napoleón ganó por abrumadora mayoría, en las elecciones celebradas el 10 de diciembre de 1848.

Su abrumadora victoria fue debida a la ayuda de las masas rurales, a las cuales el nombre de Bonaparte significó algo, contrariamente a los nombres de los otros competidores para la presidencia que eran desconocidos a las masas. Representaba entonces también la idea de rescatar el orden tradicional y la causa de la religión católica, amenazada por los liberales.

Así, Luis Bonaparte fue convenciendo de su viabilidad como gobernante a las masas y a las clases acomodadas convencidas de la necesidad de restablecer un gobernante único que resolviera el continuo caos económico, político y social que reinaba en Francia. Eliminó a la oposición y le fue restando poder al aparato legislativo para que de esta forma, pudiera proclamarse emperador del Segundo Imperio Francés.

Luis Napoleón da un golpe de estado, el 2 de diciembre de 1852, presentándose ante los franceses como defensor de la democracia y el sufragio universal frente a la Asamblea. La crisis es superada mediante la celebración de un plebiscito popular que le es favorable y que aumenta su autoritarismo, que ejerce contra los republicanos extremistas y los monárquicos legitimistas y orleanistas.

El 14 de enero de 1852 se promulga una nueva constitución que refuerza los poderes del ejecutivo —duración de la presidencia 10 años, reelegible— y disminuye el del legislativo que divide en tres cámaras: Asamblea, Senado y Consejo de Estado. Finalmente, mediante plebiscito celebrado en noviembre, Francia deviene un Imperio, que se proclama solemnemente el 2 de diciembre de 1852.

Sin embargo, durante el periodo en que Luis Bonaparte, conocido también como Napoleón III, Francia se vio envuelta en una serie de conflictos bélicos como consecuencia de su sed imperialista, trayendo consigo un periodo de inestabilidad política y económica que permitió el despegue de otras potencias europeas en la lucha por la hegemonía mundial, incluyendo a Inglaterra, cuna de la revolución industrial, y posteriormente la aparición de Alemania e Italia tras su unificación.

Y como siempre, cuando la ambición desmedida llega a un punto insostenible empieza la caída. Esto fue precisamente lo que le pasó a Luis Bonaparte y sus ansias de expansión, al iniciar primero, una incursión militar para apoderarse de México, misma que fracasaría de forma estrepitosa al igual que la guerra contra Prusia, la cual dibujaría el comienzo de una nueva disputa por el control geopolítico del globo y que terminaría colapsando tras un largo periodo en lo que sería la Primera Guerra Mundial.

 

Breve síntesis de las guerras del Segundo Imperio francés

La respuesta de Napoleón a la demanda de Rusia para influir en el imperio otomano llevó a una victoriosa participación de Francia en la Guerra de Crimea (marzo de 1854–marzo de 1856). También aprobó lanzar una expedición naval en 1858 para castigar a los vietnamitas y forzar a su corte real a aceptar una presencia francesa en el país. El 14 de enero de 1858 Napoleón escapó a otra tentativa de asesinato.

En mayo-julio de 1859 la intervención francesa asegura la derrota de Austria en Italia. Pero la invasión francesa de México (enero de 1862–marzo de 1867) terminó en derrota y en la ejecución del emperador de México Maximiliano apoyado por Francia.

En octubre de 1865 en (Biarritz), el canciller prusiano Otto von Bismarck obtuvo de Napoleón III que Francia se mantuviera al margen de un previsible conflicto austro-prusiano, mientras que Prusia se comprometía a apoyar al Reino de Italia para conseguir la anexión de Venecia, en manos austriacas. Napoleón pensó que el conflicto sería largo y le brindaría la oportunidad de actuar de mediador y tal vez conseguir ventajas territoriales. El emperador se comprometió a mediar ante los italianos, lo que se consiguió con la alianza ofensivo-defensiva contra Austria firmada en abril de 1866. Pero Prusia derrotó fácilmente a Austria en la Guerra de las Siete Semanas.

Forzado por la diplomacia del canciller alemán Otto von Bismarck, Napoleón declaró el inicio de las hostilidades en la Guerra franco-prusiana (1870) que resultó desastrosa para Francia y dio vía libre a la conformación del Segundo Reich. El Emperador fue preso en la Batalla de Sedán (2 de septiembre) y depuesto por las fuerzas de la Tercera República en París dos días después.

 

La visión de Marx

El autor del libro, hace una detallada crónica de lo sucedido, explicando de qué forma la lucha de clases interviene en la toma de poder y cómo la participación de algunos personajes decisivos sirve como catalizadores de la historia.

Pero cuando Marx se dispuso a analizar una sociedad puntual, como fue el caso de la Francia que había sido conmovida por el golpe de Estado de Luis Bonaparte en diciembre de 1851, tras la derrota de la insurrección de 1848, elaboró un análisis mucho más complejo.

Además de estos dos grandes personajes, la burguesía y el proletariado, Marx distingue en la formación social francesa toda una gama de segmentos sociales que también forman parte de la lucha de clases. Además, da cuenta del fraccionamiento que la burguesía sufre en medio de la lucha política. No es lo mismo, nos advierte Marx, la fracción burguesa dedicada a los negocios financieros, que la burguesía industrial. Y ninguna de estas dos fracciones es idéntica a la burguesía terrateniente. Entre los diversos fraccionamientos de las clases se tejen alianzas políticas, donde una de las fracciones dirige y arrastra al resto. La lucha de clases, entonces, concluye Marx en El 18 Brumario, no es plana y horizontal, sino fraccionada y transversal.

En El 18 Brumario Marx nos habla también de Luis Bonaparte, un dictador que encabeza un golpe de Estado y permanece dos décadas al frente del gobierno francés. Este dictador era un personaje secundario, que gracias al liderazgo del Ejército se convierte en determinado momento de Francia en una especie de “árbitro” de los conflictos sociales. Una especie de “juez equidistante”, que viene a solucionar y a moderar los conflictos.

En su análisis de Luis Bonaparte y de la situación francesa de aquel período, Marx plantea elementos fundamentales de su teoría política. Por ejemplo, sugiere que la mejor forma de dominación política de la burguesía, la más eficaz, es “la república parlamentaria”. Para Marx república parlamentaria no es sinónimo de democracia, como sugiere la filosofía política del liberalismo. La república parlamentaria no garantiza “la libertad” sino que constituye una forma de dominación. A diferencia de la monarquía o de la dictadura militar (donde un solo sector de la burguesía domina) en la república parlamentaria es el conjunto de la burguesía el que ejerce su dominio a través del Estado y sus instituciones “representativas”.

Según Marx, la república parlamentaria licua los intereses particulares de las distintas fracciones de la burguesía, alcanzando una especie de “promedio” de todos los intereses de la clase dominante en su conjunto y, de este modo, logra una dominación política general, esto es: anónima, impersonal y burocrática.

En El 18 Brumario, Marx además agrega que cuando la situación política “se desborda” por la indisciplina y la rebelión popular, la vieja maquinaria republicana (con sus partidos, su Parlamento, sus jueces, su prensa “independiente”; en suma: con todas sus instituciones) ya no alcanza para mantener la dominación. En esos momentos de crisis aguda, los viejos partidos políticos de la burguesía ya no representan a esa clase social. Quedan como “flotando en el aire” y girando en el vacío. Entonces, emerge otro tipo de liderazgo político para representar a la clase dominante: la burguesía deja de estar representada por los liberales, los constitucionalistas o los republicanos y pasa a estar representada por el Ejército y las fuerzas armadas que, de este modo, se constituyen en “El Partido del Orden”. el ejército, entonces, aparece en la arena política como si fuera a equilibrar la situación catastrófica.

Refiriéndose al viejo mecanismo del Estado, Marx en El 18 Brumario de Luis Bonaparte, concluyó que todas las revoluciones lo perfeccionaban en vez de destruirlo.

Conclusión fundamental que reafirma el carácter revolucionario, de principios y de actualidad del Marxismo sobre su teoría del Estado. Otra de las conclusiones a las que llega Marx en esta obra es el de la relación entre el proletariado y el carácter de aliado en que se ubica el campesinado, cuando históricamente éste llega a comprender bien sus intereses.

En suma esta obra, reafirma a través de su práctica que en el desarrollo de las sociedades y sus acontecimientos, la lucha de clases es una constante histórica que conduce a la revolución proletaria y a la dictadura del proletariado; que la existencia de los partidos políticos es por su naturaleza una necesidad de las clases sociales por sus intereses de clase; así como la esencia misma del bonapartismo y su incidencia en la historia de Francia y de Europa.

Marx lo resume de forma ejemplar a través de la figura de Napoleón III: “Bonaparte quisiera aparecer como el bienhechor patriarcal de todas las clases. Pero no puede dar nada a una sin quitárselo a la otra”, según deja ver casi al final de la obra a manera de conclusión.

 

Reflexiones finales

Al igual que ocurrió en la Francia de los Bonaparte, la historia siempre termina por repetirse, aunque tan sólo hayan pasado algunos años.

Así ha quedado claro en México. Las elecciones fraudulentas de 2006 fueron un claro ejemplo de ello, tal como sucedió en 1988. A pesar de que México tuvo cambios importantes en lo político durante este lapso, los paralelismos son inevitables, tal como lo confirman diversos estudios sobre el tema.

Pese a que el sistema electoral era completamente otro y que la jornada de 2006 transcurrió lejos de las irregularidades de su antecesora, las herramientas utilizadas por los que ejercen el poder no ha variado mucho.

Dicen los conocedores que cuando los extremos se enfrentan y la sociedad se polariza, lo de en medio sale sobrando. Nada más falso, ya que es precisamente que cuando en un duelo, la participación de un tercero siempre terminará inclinando la balanza.

Así pasó en el 88 cuando el PAN decidió negociar con el PRI la “legitimización” de Salinas de Gortari como presidente de la República sacando tajada de por medio pese a que los datos no oficiales señalan a Cárdenas como el ganador de la contienda. Así pasó en 2006, cuando PRI y PAN repitieron la dosis e impidieron que se abrieran las actas para comprobar el resultado de la elección y la posible victoria de López Obrador.

Así es como se repite la historia. Los mismos mecanismos del poder en turno que en su momento criticaba la oposición, ahora son las herramientas que utilizan para aferrarse al poder.

Sin embargo, este poder repetitivo de la historia tiene varias caras. Las condiciones parecen puestas para que el descontento popular se transforme en un movimiento social que reclame el poder. El fantasma de la Revolución Mexicana ronda el 2010. ¿Volverá a repetirse la historia?

::.

(Texto rescatado de los archivos universitarios de 2009)

Fuentes:

Karl Marx. El Dieciocho Brumario de Luis Bonaparte, Alianza Editorial, S.A., 1990, Buenos Aires.

A %d blogueros les gusta esto: