Canciones de éxtasis rapero y un par de pinceladas de Fito

Entre las rolas que me recomendaron últimamente, una en particular me impactó. No sólo por el ritmo tan pegajoso, sino también por la imagen del mismísimo Satanás repitiendo “éxtasis”. Por supuesto que en un país donde el crimen es ya parte de la cultura, dicha cultura crea también sus propias estéticas: la venta de drogas, la violencia, el chupe, las morras, la fiesta, las riñas callejeras. Por eso me parece poderosamente atractiva esta canción de Millonario y W Corona, en colaboración con Cártel de Santa.

Y por si queda dudas, pues no está de más ver este otro video, donde la narcoviolencia del norte de México, con tonos californianos, se mezcla también con la cultura de los shooters en consolas de videojuego.

En un asunto aparte, y entre otros vidios que tenía pendientes, me puse a oír este recital extraviado de Fito. Me gustó en particular la interpretación de Tres agujas (minuto 33:00), el cover brasileiroso de Tratando de crecer (43:30) y La rumba del piano (47:30).

Y como no conocía la última canción me puse a buscar otras versiones y me encontré esta maravilla. Tremendo Fito.

::.

De las palabras frescas y calientes

Leyendo sobre cosmogonía mesoamericana me encontré el siguiente texto:

“Perla Petrich, en su libro La alimentación mochó, afirma que para los mototzintlecos las palabras existen autónomamente, como fuerzas, después de que han sido expresadas. Se deslizan como “una flecha en el aire” y penetran el cuerpo del destinatario, por los oídos cuando son benéficas y tranquilas, por las articulaciones cuando son dañinas y cargadas de malos sentimientos. Las palabras calientes son las que van con pasión maléfica o perturbadora. El hechicero posee “boca de fuego”. En cambio, el qamán (el defensor) pronuncia palabras frescas”.

A lo cual habría que agregar: cuidado con lo que uno dice, pues las palabras cuando andan sueltas forman parte del mundo de los espíritus.

::.
::.

Recuento

 

He visto caer las estatuas de Oriente,
he buscado el oro en Junín
y probado el frío de la montaña,
he surcado maremotos de arena
y disfrutado la resonancia de un tibio amanecer,
he inundado la noche con canciones
y otras nostalgias sentimentales,
he estado ahí,
en la diáspora del hambre asesina
y el ácido corrosivo de los sueños rotos,
me he adentrado en templos de dioses muertos
y he escuchado también
las plegarias solares del bosque,
el diálogo coral de los pájaros,
he respirado el aceite secreto
que yace en el fondo del mar,
he caminado entre salares de interminable blancura,
he visto emperadores recorrer a caballo
las empedradas calles de la historia,
he visto ataúdes de anónima muerte
y la ira desbocada de jóvenes umbríos por la pena,
he clamado por el amor del mundo
y anunciado el eterno retorno de la primavera,
he caminado descalzo por pantanos
y entre las espinas del huizache,
he documentado con mis ojos
el terregoso vaivén
de hormigas jornaleras,
he cruzado puentes movedizos
en las intermitencias de un oscuro río
y sobrevolado el acantilado con una cuerda,
he bebido de la transparencia del agua
y la efervescencia del vino,
he buscado mi voz en cada piedra
para ir juntando pedazos de humanidad descuartizada
en el rugido de la metralla,
he asentido en silencio para no morder
y he palpado también
el sabor de mi propia sangre,
he contemplado soñoliento
el suave suspiro de la persona amada
y he caminado por el dintel
que nos separa del insalvable abismo de la locura,
he visto las imponentes cabezas de los tigres
y la pulcritud del mármol,
una antología de aves y colores
merodeando el cielo
y también he visto
repetirse la historia, sucedánea,
de los primeros hombres,
las primeras fiebres del corazón
y la sigilosa tormenta del último beso,
he acariciado cuerpos de madera blanca
y me he zambullido en un ojo de agua
para renacer de entre las brasas,
he acampado en el estiaje de la pobreza
y he contemplado también las estrellas,
he probado el obsceno fruto de la melancolía
destilado entre tus piernas,
he sido perseguido y vitoreado
en las callejuelas del alba,
he procurado enunciar todas las verdades del mundo
con la belleza de la palabra
que es también la belleza del corazón,
he ido dejando huellas en tinta negra
y aprendido también
a conversar con los muertos, dejarlos partir,
y aquí sigo
rumiando versos y quimeras
en la asimetría del tiempo-crucifijo
que nos devora
en medio de la tempestad,
aquí sigo
rememorando los días y las flores
en la lumbre de seguir viviendo.
::.

La formidable versión de Take five interpretada por Brubeck y compañía

Disculparán mi ignorancia jazzera pero no conocía esta versión de la clásica canción. Una cosa tremenda, alucinante. Señores músicos los que interpretan esta formidable pieza. Paul Desmond (alto sax), Joe Morello (batería), Eugene Wright (bajo) y Dave Brubeck (piano). La escuché y quedé prendado. Sublime.

 

El origen del sexo

¿Cómo o por qué fue que la vida desarrolló la reproducción sexual? Es uno de los grandes misterios de la biología evolutiva. Una cuestión que nos permite entender grandes procesos sociales y culturales que ocurren actualmente sin que nos demos cuenta.

Es por ello que el documental El origen del sexo, me resultó tan estimulante. Sobre todo, el caso donde se exponen las diferencias de comportamiento entre los chimpancés y bonobos, dos comunidades donde las relaciones de poder condicionan y configuran diferentes maneras de ejercer la sexualidad, y por ende, modifican por completo las dinámicas sociales.

El llamado

 

Escucho los tambores:
es el llamado al viaje
que retumba en mis oídos,
el llamado a la aventura
galopando desde adentro.
::.

Jornaleros

 

Rumiantes y cabizbajos
marcha la gente hacia el trabajo,
rutinario ritual del hastío
donde el sol no penetra
y el follaje es tan solo
un espejismo.

Rumiantes y cabizbajos
cual vacas rumbo al matadero,
llegan elegantes los jornaleros
a la fúnebre jornada
de prohibiciones
y suciedad en el alma.

Llevan la camisa rota,
las manos como terregales,
la mirada lejana hecha de vidrio,
ahí van los jornaleros
a empeñar la vida en la fábrica,
a rascar la piedra con los dientes.

Taciturnos y febriles
se arremangan los sueños
y se aguantan las horas
para salir huyendo en el tranvía,
aguardar la anhelada quincena
y arrancarse las ganas
de salir volando por la ventana.
::.

El deseo sexual hecho canción

Un video que ha sido censurado por las buenas conciencias de Facebook y Youtube, al considerarlo pornográfico. Desde luego que el video de Pink Guy tiene connotaciones sexuales explícitas, pero también una propuesta estética interesante, que va más allá del puro coito. Es más, me parece incluso que es una interesante muestra de los tiempos en que vivimos: una era gobernada por el PornHub. Una época donde el disfrute sexual ni siquiera necesita de contacto físico, pues está al alcance de un clic. Casi como coger con robots. Es el placer erótico en la era de la información. No podíamos esperar otra cosa de los creadores del hentai.

セックス大好き「I LOVE SEX」- PINK GUY [MUSIC VIDEO] from Nicolas Pomet on Vimeo.

La memoria es una selva de tonos lila

 

 

Cuantas dimensiones
tiene el alma,
cuantos vocablos,
cuantas imágenes y aromas,
cuantos sonidos.

Será que imaginar
es otra forma de recordar,
otra forma de sentir
y hacer presente
esa elocuente punzada
que llevamos
tan dentro de nosotros.

Es el lenguaje del alma
que habla
desde un vívido sueño
de embriagantes flores
o coloridas visiones
brotando en la superficie
de la luna.

Los espíritus vagan
por el mundo,
ahí donde convergen
el cielo, la tierra y el mar,
como el día que
desnuda a la noche:
son ballenas flotando
en el aire,
racimos de ciervos
huyendo de la sequía,
selvas de mangos y fresas
repartiendo dulzura
para olvidar las penas.

Así se escribe
desde las lúgubres catacumbas
del corazón,
desde la cienagosa pulcritud
de recuerdos color sepia,
una película
que se repite una y otra vez
en el imaginario
de quien sueña despierto,
siempre atento al llamado
de la próxima aventura,
el próximo diluvio,
la próxima puesta de sol.

Es un amor a las brasas
alumbrando la penumbra,
las coordenadas secretas
de los anhelos prohibidos,
la furibunda obsesión
de un último beso.
::.

Jung y los sueños: la manifestación del inconsciente

Vaya genio que fue Carl G. Jung. Uno de los precursores sobre el estudio del inconsciente y su relación con las emociones más profundas, los sueños y los mitos. Aquí un interesante documental sobre el tema.

Dunas

 

Dicen que en el desierto
se nos mete la muerte
cuando extraviamos
nuestra sombra.

Es la tiranía del sol:
ardiente, cruel y sofocante.

Y es en ese infierno de arena
que a los hombres
les da por inventarse,
de la nada,
el paraíso.

Un poco de sed
para perder la cordura,
un poco de agua
para recobrar la esperanza.

Es la vida arenosa
de quien vive en el desierto
huyendo del calor:
empapado de sed
y de hastío,
aferrado a la frescura
de su propia sombra.
::.

Kapuscinski: el viaje, la literatura, el periodismo y la vida

Al maestro Ryszard Kapuscinski hay que escucharlo. Siempre. Ahora que estoy leyendo sus crónicas del África subsahariana, en ese libro maravilloso que se llama Ébano, me puse a buscar algunos videos sobre el entrañable periodista polaco y me encontré con esta entrevista realizada por el buen Fernando Sánchez Dragó.

Será la noche

 

¿Qué sería la noche
sin alcohol
sin canciones
ni poemas?

Tan sólo una broma,
un residuo mortecino
de otros tiempos.

¿Qué sería la noche
sin recuerdos
ni risas
o esa hemorragia sentimental?

Tan sólo un despojo,
una fosa lunar,
reminiscencias de otras vidas.

¿Qué será la noche sin ti?
Solo abandono,
triste fosforescencia,
sabor a decadencia.
::.

Cacería

Me afilo los colmillos
y me alisto a morder:
la cacería apenas comienza.

La presa intenta huir,
pero no podrá:
la sangre corre más rápido.
::.

Debí nacer

 

Yo debí nacer
entre luces de colores
y un amplificador
a todo volumen.

Seguro nací
entre alegres canciones
y la inevitable sonrisa
de quien fue parido por el amor.
::.

Marx y Adam Smith discuten sobre economía en fluido portugués

Un video muy interesante y muy bien interpretado en el que los dos principales referentes de la economía clásica sostienen una amena charla en portugués.

Moreliana

 

No sabía
que me sabía
tantas cosas de ti.

Lo supe de pronto,
al oír
una canción.

Fui yo
quien comenzó
el desmadre.

Y no supe
cómo detenerme
en medio de la noche.

Los gatos maullaban
sobre las bardas,
sedientos de amor.

Los árboles callaban
todas las palabras
que el viento nunca dijo.

El alma destendida
sobre las sábanas
ronroneaba por ti.

Y no supe
qué decir
ni qué hacer.

Fue tan solo un exabrupto,
un error entre tantos
que volví a recordar.

Y soñé
que te marchabas
otra vez.

Y que de pronto
amanecías
junto a mí.

Y no quise despertar,
apenas pude recordar
lo que era sonreír.

Era un hueco
en el aire,
un vacío tan elocuente.

Tu mirada impía
que llovió de golpe
en el corazón.

Una brisa leve
que ocultaba
todo rastro de ti.

Y yo me fui cayendo
en el solitario vicio
de querer.

Y yo me fui bailando
en el absurdo intento
de querer.
::.

Belleza

 

Abraza la belleza
como quien se aferra a la vida.

Descubre la belleza
que se esconde
en la crueldad del mundo.

Quizá para entonces,
puedas darte cuenta
que la felicidad
es disfrutar la belleza
de la miseria humana.
::.

Pasaba por ahí

 

Escribir
es dejar constancia
de que alguien
alguna vez
estuvo vivo.

Y hoy que estás
como ausente,
quizá te preguntes
a dónde se fue volando
el corazón por la ventana,
una mañana gris.

Vivir es escribir,
caminar y caminar
hacia ninguna parte,
y dejar constancia
de que alguien
alguna vez
pasó por aquí.
::.

La poesía libertaria de Roque Dalton

Un documental sobre el poeta y militante salvadoreño, Roque Dalton, símbolo de la resistencia latinoamericana. La poesía, como el amor, es y será siempre libertaria.

:

Ayer

Junto al dolor del mundo mi pequeño dolor,
junto a mi arresto colegial la verdadera cárcel de los hombres sin voz,
junto a mi sal de lágrimas
la costra secular que sepultó montañas y oropéndolas,
junto a mi mano desarmada el fuego,
junto al fuego el huracán y los fríos derrumbes,
junto a mi sed los niños ahogados
danzando interminablemente sin noches ni estaturas,
junto a mi corazón los duros horizontes
y las flores,
junto a mi miedo el miedo que vencieron los muertos,
junto a mi soledad la vida que recorro,
junto a la diseminada desesperación que me ofrecen,
los ojos de los que amo
diciendo que me aman.

Roque Dalton

::.

A %d blogueros les gusta esto: