Archivo del sitio

La configuración del nuevo régimen político en México

Imagen relacionada

Un régimen político es el conjunto de instituciones que regulan el poder al interior de una sociedad. En este sentido, un cambio de régimen implica un cambio en la correlación de fuerzas entre los distintos grupos sociales que ejercen un determinado tipo de poder y articulan a una sociedad.

En este sentido, México experimenta un cambio de régimen político cuyas repercusiones son equiparables a las que ocurren tras una revolución. La transformación del régimen mexicano es consecuencia de un proceso histórico que se manifestó de manera contundente con el triunfo electoral del actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, cuyo partido Morena, obtuvo mayoría en las dos cámaras que conforman al Congreso. Un giro que reconfiguró las relaciones de poder en la política mexicana.

Ante este escenario, surge la pregunta: ¿cómo quedó la correlación de fuerzas al interior de la sociedad mexicana? El presente análisis intentará dar algunos elementos para responder la pregunta en tres apartados donde se revise la relación de poder entre las instituciones del Estado, los poderes fácticos y los sectores populares, frente al nuevo Gobierno de México.

 

Los actores estatales (parte I)

Poder Ejecutivo

El apabullante triunfo de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones presidenciales de 2018 significó un parteaguas en la política mexicana. Con 30 millones de votos que lo respaldan, López Obrador llega como el presidente más votado en la historia de México, lo cual le dará margen de maniobra para llevar a cabo su agenda reformista donde la lucha contra la corrupción, la austeridad y el reparto de programas sociales serán las prioridades.

Con un inicio de gobierno accidentado, donde se ha evidenciado problemas de coordinación al interior del Gabinete, el combate a la violencia e inseguridad será el gran obstáculo del Ejecutivo y donde hay mayores pendientes.[1] En el mismo tono, el presidente ha reconocido que ha costado trabajo arrancar el aparato gubernamental.[2] Esto, aunado a los frentes de batalla y continuos choques mediáticos, podrían mermar el ímpetu de López Obrador. Por ello, el presidente mexicano apuesta a obtener resultados tangibles para las elecciones intermedias de 2021, con el fin de reafirmar su poder de cara a la sucesión presidencial de 2024. De ahí el corto tiempo con el que cuenta para lograr sentar las bases de una transformación del país, luego de tres décadas de modelo económico neoliberal.

En el mismo tono, López Obrador ha procurado llevar una relación cordial con el gobierno de EE.UU., pese a las reiterados ataques verbales de su homólogo Donald Trump. Este podría ser otro factor crucial en el actual cambio de régimen mexicano, debido a la manera en que la política bilateral de EE.UU. y México está siendo movida por la política interna de sus respectivos países.

Rescatar de la quiebra a la industria energética mexicana, vía Pemex y la Comisión Federal de Electricidad[3], así como enmendar las grandes carencias del sistema de salud[4], serán otros de los mayores retos de la presente administración.

 

Congreso

El Congreso dio un giro profundo tras las elecciones de 2018. Por primera vez, desde la Revolución Mexicana, el Poder Legislativo cuenta con mayoría de izquierda en las dos Cámaras, con Morena y sus aliados. El Senado será controlado por el partido de López Obrador hasta 2024, mientras que la Cámara de Diputados se renovará en 2021, durante las elecciones intermedias que servirán como un termómetro del nivel de satisfacción popular con el nuevo régimen.

Sin embargo, hasta ahora el presidente López Obrador ha marcado la pauta de los grandes temas Legislativos: el recorte de altos salarios a funcionarios, la reforma constitucional para la Guardia Nacional y la reforma educativa que se encuentra en vilo, así como una reforma laboral próxima a discutirse en el marco de las negociaciones con EE.UU. y Canadá dentro del acuerdo T-MEC. Todavía falta que el Poder Legislativo logre una agenda propia sobre temas como la despenalización del aborto en todo el país y la legalización de la mariguana. Las reformas al Poder Judicial[5] y otra más para quitarle dinero a los partidos políticos[6], serán también dos iniciativas que podrían modificar las estructuras de poder en la política mexicana en el futuro próximo.

Mientras tanto, los expertos en materia penal consideran que las reformas para aumentar los delitos con prisión preventiva, podrían agudizar las violaciones a los derechos humanos.[7] Asimismo, todavía falta definir qué hará el Congreso para revocar la reforma energética impulsada por Enrique Peña Nieto, ya que hasta el momento, Morena se ha mostrado cautelosa a la hora de promover iniciativas que puedan perjudicar los intereses del capital financiero trasnacional.[8]

 

Poder Judicial

Uno de los primeros choques de la administración de López Obrador fue con el Poder Judicial, luego de que se presentara una reforma de ley para que ningún funcionario del Estado pudiera ganar más que el presidente de la República. El acto provocó que magistrados y ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación se pronunciaran contra el recorte a sus privilegios -actualmente un ministro de la SCJN percibe ingresos mensuales por 578,186 pesos (28.635 dólares)-. Una tensión inédita en México.[9]

Al final, el conflicto se resolvió por la vía de la negociación, luego de que el Congreso y el Poder Judicial acordaron hacer los ajustes a la reducción salarial a los nuevos funcionarios que se integren después de la reforma.

Tras el conflicto, algunas versiones señalan que el Gobierno de López Obrador operó políticamente mediante el consejero jurídico Julio Scherer[10] para nombrar a Arturo Zaldívar como presidente de la SCJN, quien finalmente resultó electo para el cargo, situación que minimizó las tensiones entre el Poder Judicial y el Ejecutivo.[11] Posteriormente, el presidente López Obrador envió una terna para sustituir a un ministro de la SCJN y resultó elegida por el Congreso, la ministra Yasmín Esquivel Mossa, esposa de José María Rioboó, un contratista cercano a López Obrador.[12] Dicho nombramiento generó una polémica debido a que la oposición calificó el hecho como una injerencia del presidente en el Poder Judicial.

Aunque López Obrador ha señalado que no permitirá corrupción al interior del Poder Judicial,[13] el escenario actual indica que las tensiones entre el nuevo Gobierno y los jueces no serán del todo tersas,[14] [15] pero sí de cooperación.

 

Fuerzas Armadas

A pesar de que en el periodo de campañas López Obrador se había visto envuelto en varias polémicas por criticar el papel de las fuerzas armadas[16] durante la llamada “guerra contra el narcotráfico” y las violaciones de derechos humanos cometidas por el Ejército mexicano.[17]

Sin embargo, López Obrador ha dado un giro drástico al trato hacia el Ejército,[18] al cual ha confiado una serie de tareas que van desde el mando de la nueva Guardia Nacional[19] hasta los beneficios por la construcción del nuevo aeropuerto.[20] Una serie de privilegios que han convertido al Ejército en uno de los protagonistas de la llamada Cuarta Transformación[21] y que han provocado un respaldo inédito en la historia reciente de México de un secretario de la Defensa Nacional hacia el proyecto de un presidente.[22]

En este sentido, cabe resaltar el debilitamiento de la Marina Armada de México, fuerza que en los últimos dos sexenios desempeñó un papel protagónico en la “guerra contra el narcotráfico”. Un factor que se explica por la cercanía que tuvo la Marina con mandos militares del Comando Sur de EE.UU.,[23] lo cual no es visto con buenos ojos por López Obrador.[24]

 

Gobernadores

Aunque los gobernadores se han mostrado dispuestos a trabajar de cerca con el nuevo gobierno federal,[25] que incrementó el presupuesto para los estados en un 10%,[26] la relación de López Obrador con los mandatarios regionales ha quedado de manifiesto en los primeros 100 días del nuevo gobierno.

Esto, luego de que varios gobernadores fueran abucheados durante actos públicos en los que participaron junto a López Obrador,[27] [28] lo cual provocó la molestia de los gobernadores de oposición y que el presidente tuviera que pedir respeto a sus seguidores para los mandatarios estatales.[29]

Sin embargo, uno de los temas estructurales que ha ocasionado mayor molestia entre los gobernadores, es la designación de los llamados “superdelegados” federales nombrados por el presidente, los cuales operarán en cada uno de los estados con el fin de vigilar el uso del presupuesto federal en los estados.[30] Un asunto que fue interpretado por la oposición, como un intento de acotar políticamente a los gobernadores, al mismo tiempo que se refuerza la operación electoral del nuevo partido hegemónico en los estados.[31]

A pesar de que los aliados de López Obrador y Morena apenas cuentan con 5 de 32 gubernaturas, se prevé que el nuevo partido oficial logre triunfos importantes en los próximos comicios debido a la alta popularidad del presidente, como ocurre en el caso de Puebla,[32] una de las cinco entidades más pobladas del país. Mientras tanto, el mapa de México la correlación de fuerzas en los estados es más plural que nunca: 12 para el PRI; 12 para el PAN; 1 para PRD; 1 para MC y 1 Independiente.[33]

 

Oposición

La oposición política en México está desfondada. La derrota del PRI, PAN y PRD en las elecciones de 2018 fue de tal grado, que hasta el momento los principales partidos opositores al nuevo Gobierno no han logrado reagruparse.[34] Además de estar disminuidos como fuerza electoral en el Congreso, los principales partidos de oposición junto con MC, las disputas al interior del PRI y PAN hacen prever un escenario favorable para el oficialista Morena y sus aliados de cara a las próximas elecciones. De ahí que incluso existan cada vez más voces que llamen a una posible alianza electoral de PRI y PAN contra Morena en distintos estados con miras a las votaciones intermedias de 2021.

Por otro lado, la posible conformación de un nuevo partido político conocido como México Libre, liderado por el expresidente Felipe Calderón y su esposa Margarita Zavala, podría aglutinar a un sector importante de la derecha mexicana inconforme con López Obrador. Sin embargo, todavía falta ver la efectividad de dicha organización para formar cuadros y tener una presencia territorial en todo el país, algo que no ocurrió durante la campaña presidencial de Zavala, quien terminó por bajarse de la contienda.[35]

 

 

Los poderes fácticos (parte II)

Como parte de la segunda entrega sobre el análisis del nuevo régimen político en México, se analizará el papel de los llamados poderes fácticos, los cuales pueden concebirse como aquellos grupos sociales con una alta concentración del poder político, ejercido desde instituciones alternas al Estado. Son los agentes no estatales que tienen un peso específico en la correlación de fuerzas al interior de una sociedad. Los poderes fácticos, incluyen a sectores como los empresarios, los medios de comunicación y el crimen organizado, entre otros.

Resultado de imagen para consejo coordinador empresarial

Empresarios y banqueros

El sector empresarial y de negocios en México es uno de los principales bloques opositores a la política “populista” del nuevo Gobierno. No el balde, las cúpulas empresariales jugaron un papel activo en contra del presidente Andrés Manuel López Obrador durante las campañas electorales de 2018. Uno de los principales choques de Obrador con el sector empresarial se dio durante la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, con sede en Texcoco, cuyos trabajos de reubicación se encuentran detenidos ante la falta de informes técnicos que den viabilidad a la propuesta de Santa Lucía.[36]

Aunque en fechas recientes las cúpulas empresariales han decidido darle un voto de confianza al Gobierno de López Obrador, quien ha procurado entablar una relación menos ríspida con las élites económicas del país[37], organismos empresariales como el Consejo Coordinador Empresarial[38], el Consejo Mexicano de Negocios[39] y Coparmex[40], mantienen una línea crítica hacia la política de austeridad promovida por el Gobierno y el impulso prioritario de programas sociales. Esto, aún cuando las cúpulas empresariales celebran el respaldo del presidente al libre mercado y su cruzada contra la corrupción.

De este modo, el Gobierno de López Obrador ha implementado una “operación cicatriz” con las cúpulas del sector empresarial, que operaron en su contra desde las elecciones presidenciales de 2006. Esto, aún cuando en fechas recientes ha sido revelado, mediante documentos y testimonios, la manera en que los empresarios Agustín Coppel, Alejandro Ramírez (Cinépolis) y el minero Germán Larrea (Grupo México) financiaron una campaña negra contra López Obrador a través de noticias falsas difundidas en redes por el grupo del historiador Enrique Krauze, referente ideológico de la derecha mexicana.[41]

Las cúpulas empresariales mexicanas, además, se encuentran fuertemente vinculadas al capital financiero trasnacional y los intereses de EE.UU. en la región. Una situación que explica los embates de las principales calificadoras de riesgo del mundo contra el plan de López Obrador para rescatar a la paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex)[42], a pesar de los resultados obtenidos por la nueva administración en lo referente a la significativa reducción de casi el 80% en el robo de gasolina lograda en menos de tres meses.[43]

De este modo, pese a los intentos de reconciliación, el sector empresarial y financiero será uno de los sectores más críticos del nuevo régimen, además de contar con una fuerte influencia en los principales medios de comunicación. Una situación que permite entender el desempeño de la economía será uno de los principales campos de batalla en la disputa por el poder político, lo cual representa un punto de quiebre tras los 30 años de imposición del modelo neoliberal en México.

 

Medios de comunicación

El sector mediático es uno de los que más ha resentido el cambio de gobierno. Esto, debido a que la administración de López Obrador ha cortado buena parte del dinero destinado a los grandes medios vía la publicidad oficial, que durante el sexenio anterior de Enrique Peña Nieto, gastó 51,893 millones de pesos. Tan sólo siete medios de comunicación concentraron el 47.6% de la publicidad oficial: Grupo Televisa, TV Azteca, Grupo Imagen, Grupo Fórmula, El Universal, Organización Editorial Mexicana (El Sol de México) y Grupo Milenio.[44]

Con el anunciado recorte del 50% a la publicidad oficial en el primer año de López Obrador[45], se ha producido una oleada de despidos masivos de periodistas, debido a que los ingresos de la gran mayoría de los medios provenía de las pautas del gobierno.[46]

Pese al recorte, López Obrador anunció que dentro de su Consejo Asesor estarán los tres dueños de las principales televisoras del país: Ricardo Salinas Pliego (Televisión Azteca); Olegario Vázquez Aldir (Grupo Imagen) y Bernardo Gómez (director de Televisa).[47] La relación del presidente incluso trascendió en el marco de las relaciones exteriores, ya que incluso admitió haberse reunido con Jared Kushner, yerno del presidente de EE.UU., Donald Trump, en la casa de Gómez.[48] Una situación que provocó una oleada de críticas al mandatario mexicano.[49]

En contraparte, el triunfo de la Cuarta Transformación abrió nuevos espacios en medios electrónicos, con el regreso a la radio de la periodista Carmen Aristegui[50] y la incursión de Julio Hernández López a las filas de Grupo Radio Centro.[51] Dos periodistas identificados con la izquierda que no tuvieron cabida en medios electrónicos en sexenios anteriores.

Sin embargo, los choques entre el presidente López Obrador y la prensa, serán una constante a lo largo de todo su mandato. En especial por la marcada tendencia conservadora de los medios mexicanos[52] a la hora de reproducir críticas sesgadas por cuestiones ideológicas frente al nuevo Gobierno que se ha declarado como antineoliberal.[53]

 

Crimen organizado

El crimen organizado y los cárteles de la droga son un factor de poder en México. A pesar de la fragmentación[54] de las principales bandas delincuenciales del país en los últimos años[55], la violencia en México llegó a una cifra récord en 2018.[56]

De acuerdo con un mapeo realizado a finales de la pasada administración por la Procuraduría General de la República, en el país existen 45 cárteles, células y pandillas de narcotraficantes. De estos, 9 han sido catalogados como “grandes organizaciones del narcotráfico”: Cartel de Sinaloa, Cartel Jalisco Nueva Generación, Cartel de los Arellano Félix, Familia Michoacana, Carrillo Fuentes, Beltrán Leyva, Los Zetas, El Golfo y Caballeros Templarios. [57]

Aunque el gobierno de López Obrador declaró “el fin de la guerra contra el narco” como estrategia de combate a la delincuencia organizada[58], los asesinatos siguieron prácticamente igual durante los primeros meses de 2019,[59] respecto a los meses finales de la pasada administración.[60] Esto, mientras el Congreso aprobaba la nueva Guardia Nacional (policía militarizada) para tratar de contener la crisis de violencia que vive el país.[61] Sin embargo, la falta de una estrategia clara en términos de seguridad pública, ha provocado que diversos analistas hayan externado sus dudas[62] sobre los alcances que tendrá el despliegue de la nueva fuerza en términos de reducción de la inseguridad, un factor decisivo en la reconfiguración del nuevo régimen político mexicano.

 

Iglesia

Aunque el papel de la Iglesia ha mermado en toda América Latina en las últimas décadas,[63] sigue siendo un factor de poder en países como México. De acuerdo al último censo oficial, el 89.3% de los mexicanos profesa la fe católica, mientras que los protestantes y evangélicos representan el 10.5%.[64]

En este sentido, el gobierno de López Obrador busca darle espacios en radio y televisión a las distintas iglesias que existen en el país, con el fin de “moralizar” a la sociedad mexicana.[65] El nuevo gobierno ha procurado mantener una relación estrecha con las instituciones religiosas,[66] incluyendo el Vaticano.[67] Dado el carácter conservador del presidente López Obrador en materia religiosa, no se prevén grandes tensiones entre la iglesia y el nuevo gobierno,[68] a pesar de algunas polémicas.

 

Organizaciones No Gubernamentales

Las organizaciones civiles serán otro contrapeso al nuevo gobierno. Esto, debido a que muchas de las organizaciones no gubernamentales con más visibilidad en medios mexicanos es financiada por el gobierno de EE.UU. (vía USAID[69]) y organismos internacionales con una agenda a favor de las potencias occidentales, desde Open Society[70], del millonario George Soros y agencias de cooperación de varios países de Europa. Esto sin contar con organizaciones que funcionan como think tanks de las cúpulas empresariales, tal es el caso del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO)[71] o Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad[72], entre otras.

Pese a ello, es importante resaltar que al no ser las organizaciones de la sociedad civil un “sector homogéneo”[73], existe un amplio espectro de intereses, objetivos y maneras de operar entre las distintas asociaciones que defienden temas cruciales como la agenda ambiental[74] y los derechos humanos[75], sectores en los que las críticas al gobierno de López Obrador serán una constante a lo largo del sexenio.

 

 

Sectores populares (parte III)

Las organizaciones de las clases obrera, campesina y popular, constituyen sectores masivos que también ejercen el poder político en el nuevo régimen político mexicano. Su capacidad de articulación a través de movimientos de base, así como la movilización es un factor crucial para comprender el papel que juegan las clases populares en la nueva correlación de fuerzas sociales que se construye en México.

Resultado de imagen para huexca samir

Magisterio

Tras el enfrentamiento entre el magisterio y el Gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto, por la aprobación de la reforma educativa[76], el presidente López Obrador se comprometió a cancelar los controles “punitivos” planteados en dicha reforma, mediante una nueva propuesta de reforma de ley enviada al Congreso.[77]

De este modo, se prevé que las inconformidades del gremio docente aglutinado en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación -el sindicato más grande de América Latina con más de 1 millón 619,990 afiliados- se reduzcan con la llegada de López Obrador al poder. Esto, aún cuando el sector más combativo al interior del sindicato, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), cercó el Congreso de México para protestar por los términos en que estaban siendo planteados los cambios de ley en torno a la reforma educativa.[78] Un conflicto que está tratando de resolverse vía la negociación, pero que al mismo tiempo evidencia la manera en que prevalecen ciertas tensiones entre el Gobierno y el sector más radical del gremio magisterial.

Otro asunto que resalta en este ámbito, es el regreso de la líder docente, Elba Esther Gordillo, a la escena política. Gordillo, quien fuera líder del SNTE y una poderosa aliada de los expresidentes emanados del PAN, Vicente Fox y Felipe Calderón (2000-2012), fue encarcelada por el Gobierno de Peña Nieto por oponerse a la reforma educativa. Desde 2017, el grupo cercano a Gordillo estableció una alianza electoral con López Obrador para las elecciones en el Estado de México y posteriormente, las elecciones presidenciales.[79] Tras salir de prisión, Gordillo ha buscado un acercamiento con Obrador, el presidente se ha negado a ello, aunque ha reconocido públicamente que no intervendrá en caso de que la poderosa líder docente busque retomar el control del sindicato magisterial.[80]

 

Sindicatos

El cambio de régimen también empieza a delinear un cambio en la correlación de fuerzas en el sector obrero. Esto, principalmente debido al regreso a la escena política nacional ahora senador y líder del sindicato minero, Napoleón Gómez Urrutia. El dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros y Metalúrgicos, permaneció exiliado en Canadá desde 2006 tras un conflicto con el millonario y empresario minero Germán Larrea[81] que derivó en una persecución política por parte de los gobiernos de Fox, Calderón y Peña.[82] Sin embargo, Gómez Urrutia regresó del exilio tras la propuesta de sumarse a la bancada de Morena en el Senado por la vía plurinominal.[83] Con su regreso, respaldado por López Obrador, el líder minero anunció la creación de la Confederación Internacional de Trabajadores (CIT),[84] ente que reúne a 150 sindicatos y 10 organizaciones obreras, y que busca iniciar “una nueva etapa en el sindicalismo mexicano”[85] desde una perspectiva independiente, pero afín al proyecto de la Cuarta Transformación.

La irrupción de la CIT, servirá de contrapeso a las organizaciones obreras sobre las cuales se construyó buena parte del corporativismo del Partido Revolucionario Institucional (PRI), entre las cuales se incluyen sindicatos como la Confederación de Trabajadores de México (CTM), el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC) y la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP).[86] A pesar de que estas organizaciones obreras han sido señaladas de operar bajo esquemas de corrupción[87] [88] para favorecer los intereses del PRI, los principales sindicatos se han mostrado dispuestos a colaborar con el proyecto de López Obrador.[89] [90] Esto, a pesar de las tensiones[91] y los temores que tienen algunos líderes sindicales de que el nuevo gobierno pueda proceder judicialmente en su contra por diversos actos de corrupción.[92]

 

Campesinos

El sector campesino ha manifestado confianza en que se retomará la producción del campo mexicano con el nuevo gobierno. Esto, al ofrecer principalmente una nueva política de precios de garantía en granos básicos, con la que se buscará beneficiar a 2 millones de campesinos.[93]

En este sentido, la Confederación Nacional Campesina (CNC), la organización campesina más grande de México, tradicionalmente vinculada al PRI, ha expresado su confianza en que el nuevo gobierno mantenga los apoyos sociales y agropecuarios para la gente que vive en el ámbito rural.[94]

Sin embargo, López Obrador ya vivió también su primer desencuentro con este sector, luego de las protestas ocasionadas por campesinos de Morelos por la instalación de la Termoeléctrica de Huexca.[95] Un conflicto que incluso dejó el asesinato de un líder opositor al proyecto eléctrico, además de evidenciar rasgos autoritarios de López Obrador, incluyendo los términos en que se llevó a cabo la consulta[96] con la que terminó imponiéndose dicho proyecto, pese al rechazo de las comunidades aledañas.[97] Un acontecimiento que representó una señal de alerta para otras comunidades campesinas amenazadas por proyectos de infraestructura.

 

Pueblos indígenas

Representantes de los pueblos indígenas organizados, son uno de los sectores que más desconfianza han mostrado hacia el nuevo gobierno. Así ha quedado de manifiesto con el llamado del Ejército Zapatista de Liberación Nacional a levantarse y luchar contra proyectos como el Tren Maya y la creación de la Guardia Nacional.[98]

Esta crítica también fue evidente durante la polémica por la vocera del Concejo Indígena de Gobierno (CIG) y exaspirante a candidata presidencial independiente, María de Jesús Patricio ‘Marichuy’, quien aseguró que la solicitud de perdón realizada por López Obrador al Rey de España Felipe VI[99] por los agravios contra los pueblos indígenas en la Conquista, “es pura simulación”.[100] En un sentido similar, el EZLN cuestionó el trato recibido por el nuevo gobierno, tras condenar el asesinato contra el activista Samir Flores.[101]

Sin embargo, el gobierno de López Obrador ha puesto como prioridad la atención a los pueblos indígenas, al menos en la retórica oficial y la creación del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas.[102] “El primero de los 100 compromisos ya lo estamos llevando a cabo, consiste en que todos los Programas de Bienestar tienen como población preferente a las comunidades indígenas de México”, dijo el presidente López Obrador durante la presentación de su informe en los primeros 100 días de gobierno.[103]

 

La opinión pública

El principal apoyo al nuevo gobierno es el fuerte respaldo popular que registra el presidente López Obrador en sus primeros meses de gobierno.

De acuerdo a encuestas recientes, el promedio de aprobación ciudadana a la nueva administración es de 80%, una cifra inédita al inicio de un mandato desde que se realizan este tipo de estudios hace 30 años. El rango de aprobación va de 67% (Mitofsky) a 86% (Parametría) en los primeros tres meses del nuevo gobierno.

Esto significa que 8 de cada 10 mexicanos aprueban la labor del nuevo gobierno, a pesar de las constantes críticas que se expresan tanto en medios de comunicación como en redes sociales. Una situación que contrasta con la polarización existente entre los sectores más informados de la sociedad mexicana.[104]

Aunque por su naturaleza este es un sector particularmente heterogéneo, la capacidad de movilización de este sector será crucial para definir las elecciones intermedias de 2021 donde se evaluará la viabilidad y los resultados del nuevo régimen a la hora de satisfacer las demandas sociales de un país en crisis.

::.

[1] https://actualidad.rt.com/actualidad/308188-lopez-obrador-informe-100-dias

[2] https://actualidad.rt.com/actualidad/310410-lopez-obrador-ayuda-gobierno-amenazas-trump

[3] https://www.jornada.com.mx/ultimas/2019/02/28/rescate-de-pemex-y-cfe-proposito-del-gobierno-nahle-5783.html

[4] https://www.eluniversal.com.mx/nacion/sociedad/imss-no-puede-celebrar-dia-mundial-de-la-salud-con-capacidad-hospitalaria-en-ruinas

[5] https://www.milenio.com/politica/ricardo-monreal-arturo-zaldivar-julio-scherer-trataran-reformas-judicial

[6] https://www.nacion321.com/gobierno/la-tia-tatiana-quiere-quitar-la-mitad-del-dinero-a-los-partidos

[7] https://www.milenio.com/politica/onu-prision-preventiva-deberia-deberia-eliminarse

[8] https://expansion.mx/empresas/2019/01/30/amlo-se-compromete-a-no-modificar-comisiones-bancarias

[9] https://actualidad.rt.com/actualidad/298975-batalla-lopez-obrador-congreso-judicial

[10] https://elpais.com/internacional/2019/01/03/mexico/1546473028_000007.html

[11] https://heraldodemexico.com.mx/pais/amlo-y-zaldivar-independientes-mas-coordinados/

[12] https://www.animalpolitico.com/2019/03/eleccion-ministra-senado-votacion/

[13] https://lopezobrador.org.mx/2019/04/01/version-estenografica-de-la-conferencia-de-prensa-matutina-del-presidente-andres-manuel-lopez-obrador-57/

[14] https://www.reporteindigo.com/reporte/cjf-niega-presion-a-jueces-para-no-criticar-a-amlo/

[15] https://www.jornada.com.mx/ultimas/2019/03/13/amlo-por-exhibir-a-los-jueces-que-liberan-a-delincuentes-7407.html

[16] https://www.estadomayor.mx/81487

[17] https://www.proceso.com.mx/478981/sedena-revira-a-amlo-infundios-los-senalamientos-violaciones-a-derechos-humanos

[18] http://www.laizquierdadiario.mx/El-ejercito-del-pueblo-el-nuevo-relato-de-Lopez-Obrador

[19] http://www.notimex.gob.mx/ntxnotaLibre/686494/militar-en-activo-encabezar%C3%A1-la-guardia-nacional-anuncia-l%C3%B3pez-obrador

[20] https://www.animalpolitico.com/2019/02/santa-lucia-sedena-ejercito-felipe-angeles-amlo/

[21] https://heraldodemexico.com.mx/opinion/alhajero-el-ejercito-se-abre-camino-i/

[22] https://heraldodemexico.com.mx/opinion/alhajero-por-que-marcha-el-ejercito-con-amlo-y-ii/

[23] https://www.defensa.com/mexico/marina-mexico-estrecha-cooperacion-comando-norte-estados-unidos

[24] https://heraldodemexico.com.mx/opinion/la-marina-cabizbaja/

[25] https://lopezobrador.org.mx/2018/12/04/reune-presidente-andres-manuel-lopez-obrador-a-gobernadores-en-lx-reunion-ordinaria-de-conago/

[26] https://www.gob.mx/presidencia/prensa/entidades-federativas-recibiran-incremento-del-10-en-participaciones-federales-anuncia-presidente-de-mexico-en-conferencia-matutina

[27] https://www.google.com/search?q=15+gobernadores+abucheados+amlo&oq=15+gobernadores+abucheados+amlo&aqs=chrome..69i57j69i61.6486j0j4&sourceid=chrome&ie=UTF-8

[28] https://vanguardia.com.mx/articulo/ellos-son-los-16-gobernadores-abucheados-100-dias-de-gobierno-de-amlo

[29] https://www.jornada.com.mx/2019/03/07/politica/007n1pol

[30] https://www.eleconomista.com.mx/politica/Quienes-son-los-delegados-federales-de-AMLO-20181208-0001.html

[31] https://adnpolitico.com/congreso/2018/11/14/los-superdelegados-de-amlo-operacion-politica-o-eficiencia-del-gobierno

[32] https://www.eluniversal.com.mx/estados/morena-arranca-en-puebla-con-amplia-ventaja-encuesta

[33] https://www.nacion321.com/elecciones/asi-cambiaron-los-colores-del-mapa-electoral-de-mexico-y-la-cdmx

[34] https://www.efe.com/efe/america/mexico/pan-y-pri-mueven-primeras-piezas-para-reestructuracion-tras-derrota-electoral/50000545-3693197

[35] https://www.excelsior.com.mx/nacional/margarita-zavala-renuncia-a-la-candidatura-presidencial/1239284

[36] https://actualidad.rt.com/actualidad/296575-mitre-inviable-aeropuerto-santa-lucia

[37] http://www.notimex.gob.mx/ntxnotaLibre/670407/trato-hecho-dice-l%C3%B3pez-obrador-al-respaldar-propuesta-de-empresarios

[38] https://vanguardia.com.mx/articulo/pactan-amlo-y-consejo-coordinador-empresarial-acabar-con-pobreza-y-corrupcion-en-el-pais-%27liman-asperezas-tras-choque-en-campa%C3%B1a

[39] https://lopezobrador.org.mx/2019/02/18/version-estenografica-consejo-mexicano-de-negocios/

[40] https://www.eluniversal.com.mx/cartera/coparmex-en-45-dias-suman-tres-errores-de-lopez-obrador

[41] http://www.ejecentral.com.mx/operacion-berlin-conjura-antiamlo/

[42] https://actualidad.rt.com/actualidad/307932-pelea-lopez-obrador-calificadoras-riesgo

[43] https://vanguardia.com.mx/articulo/en-2-meses-baja-789-el-huachicoleo-con-plan-de-seguridad-de-amlo

[44] https://www.contralinea.com.mx/archivo-revista/2019/02/03/festin-de-medios-con-publicidad-oficial-pena-les-dio-52-mil-millones/

[45] https://www.efe.com/efe/usa/mexico/medios-mexicanos-se-adaptan-a-lopez-obrador-y-reduccion-de-publicidad-oficial/50000100-3789786

[46] https://actualidad.rt.com/actualidad/302801-despidos-recortes-crisis-periodismo-mexico

[47] https://expansion.mx/empresas/2018/11/15/estos-son-los-ocho-empresarios-que-asesoraran-a-lopez-obrador

[48] https://www.sinembargo.mx/20-03-2019/3553053

[49] http://www.zocalo.com.mx/reforma/detail/critica-oposicion-lugar-de-reunion-amlo-kushner

[50] https://cnnespanol.cnn.com/2018/09/28/carmen-aristegui-regresa-a-la-radio-mexicana-tras-tres-anos-de-ausencia/

[51] https://www.eluniversal.com.mx/nacion/politica/llega-julio-hernandez-astillero-radio-centro

[52] http://consulta.mx/index.php/estudios-e-investigaciones/internautas-opinan/item/download/93_7ff811aa6ecb79374defd87577fcce80

[53] https://lopezobrador.org.mx/2019/03/17/presidente-declara-inicio-de-un-cambio-de-regimen-en-el-pais-y-fin-de-la-politica-neoliberal/

[54] https://worldview.stratfor.com/article/tracking-mexicos-cartels-2019

[55] https://www.nexos.com.mx/?p=36947

[56] https://actualidad.rt.com/actualidad/302820-mexico-registro-asesinatos-2018-violento

[57] https://www.contralinea.com.mx/archivo-revista/2019/01/06/proceso-de-paz-se-topara-con-45-carteles-del-narco-altamente-violentos/

[58] https://lopezobrador.org.mx/2019/01/30/version-estenografica-de-la-conferencia-de-prensa-matutina-del-presidente-andres-manuel-lopez-obrador-34/

[59] https://www.elfinanciero.com.mx/opinion/eduardo-guerrero-gutierrez/condiciones-minimas-para-la-paz

[60] https://lopezobrador.org.mx/2019/01/30/version-estenografica-de-la-conferencia-de-prensa-matutina-del-presidente-andres-manuel-lopez-obrador-34/

[61] https://actualidad.rt.com/actualidad/306263-senado-mexico-guardia-nacional-unanime

[62] http://ibero.mx/prensa/analisis-el-estado-mexicano-y-el-fracaso-en-las-politicas-de-seguridad

[63] https://www.youtube.com/watch?v=Gok6OzPEDkI&t=3369s

[64] https://www.inegi.org.mx/temas/religion/

[65] https://www.elsoldemexico.com.mx/mexico/politica/amlo-pretende-dar-a-la-iglesia-canales-de-tv-y-radio-para-moralizar-al-pais-iniciativa-reforma-ley-de-asociaciones-religiosas-y-culto-publico-religion-catolica-3182093.html

[66] https://www.aciprensa.com/noticias/dios-conceda-sabiduria-a-lopez-obrador-pide-presidente-del-episcopado-de-mexico-81342

[67] https://lopezobrador.org.mx/2018/09/10/el-presidente-electo-recibe-la-visita-de-embajadores-de-rusia-y-el-vaticano/

[68] https://twitter.com/lopezobrador_/status/1098692406453723137

[69] https://www.usaid.gov/es/mexico/estrategia

[70] https://www.opensocietyfoundations.org/about/programs/latin-america-program

[71] https://imco.org.mx/conoce-imco/#que_es_imco

[72] https://contralacorrupcion.mx/quienes-somos/

[73] http://laoms.org/wp-content/uploads/2019/03/Cuaderno_LFFAROSC_IBD.pdf

[74] https://www.greenpeace.org/mexico/

[75] http://centroprodh.org.mx/

[76]https://www.elsoldemexico.com.mx/mexico/politica/sexto-informe-de-gobierno-enrique-pena-nieto-educacion-epn-se-recupero-rectoria-ya-no-es-rehen-1965516.html

[77] https://lopezobrador.org.mx/2018/12/12/el-presidente-lopez-obrador-firmo-la-iniciativa-por-la-que-se-cancela-la-reforma-educativa-y-modificaciones-al-articulo-3-de-la-constitucion-politica/

[78] https://actualidad.rt.com/actualidad/309343-maestros-mexico-reforma-educativa-lopez-obrador

[79] https://www.jornada.com.mx/2017/05/16/politica/018n1pol

[80] https://actualidad.rt.com/actualidad/285821-regreso-maestra-elba-esther-gordillo-politica-mexicana

[81] https://www.proceso.com.mx/380036/grupo-mexico-una-historia-de-crimenes-e-impunidad

[82] https://www.jornada.com.mx/2014/04/29/politica/015n1pol

[83] https://www.animalpolitico.com/2018/02/morena-plurinominales-senado-napo/

[84] https://www.proceso.com.mx/571657/napoleon-gomez-urrutia-crea-confederacion-internacional-de-trabajadores

[85] https://twitter.com/CIT_Mexico/status/1096616904943456256

[86] https://vanguardia.com.mx/articulo/sindicatos-mexicanos-viejos-antidemocraticos-y-sumisos-al-poder

[87] https://www.eleconomista.com.mx/capitalhumano/La-CTM-y-la-CROC-son-expulsadas-de-la-CSI-20181209-0008.html

[88]  https://adnpolitico.com/mexico/2019/02/06/petroleros-acusan-a-romero-deschamps-por-corrupcion-ante-la-seido

[89] https://www.sinembargo.mx/04-07-2018/3437640

[90] https://www.eleconomista.com.mx/politica/Queremos-trabajar-con-AMLO-CTM-20181006-0009.html

[91] https://www.elfinanciero.com.mx/economia/ctm-anuncia-marchas-en-contra-de-politica-sindical-de-amlo

[92] https://adnpolitico.com/mexico/2018/12/28/el-gobierno-de-amlo-envia-advertencias-a-carlos-romero-deschamps

[93] https://www.eleconomista.com.mx/empresas/Dos-millones-de-campesinos-se-beneficiaran-con-los-precios-de-garantia-que-ofrece-AMLO-20190127-0026.html

[94] https://heraldodemexico.com.mx/pais/cnc-dispuesta-a-apoyar-con-reciprocidad-al-gobierno-federal-para-lograr-un-campo-prospero/

[95] https://actualidad.rt.com/actualidad/306384-asesinato-huexca-samir-pueblo-obrador

[96] https://actualidad.rt.com/actualidad/306626-consulta-ciudadana-lopez-obrador-aprueba-termoelectrica

[97][97] https://actualidad.rt.com/actualidad/307648-fantasma-revolucionario-zapata-campesinos-obrador

[98] https://www.animalpolitico.com/2019/01/ezln-amlo-tren-maya-guardia/

[99] https://actualidad.rt.com/actualidad/309694-lopez-obrador-rey-espana-papa-cartas-perdon-conquista

[100] https://www.sinembargo.mx/27-03-2019/3557157

[101] http://enlacezapatista.ezln.org.mx/2019/04/10/comunicado-del-ejercito-zapatista-de-liberacion-nacional-2/?fbclid=IwAR3ip3qwG7IH3ZmFozoUA5EK8C_YWVklis2ocz4wXTXxY20ez0kvra84CWQ

[102] http://www.lavozdemichoacan.com.mx/pais/lopez-obrador-presenta-programa-nacional-de-pueblos-indigenas/

[103] https://lopezobrador.org.mx/2019/03/11/version-estenografica-informe-por-los-primeros-100-dias-de-gobierno/

[104] https://actualidad.rt.com/actualidad/295880-chairos-fifis-polarizacion-politica-mexico

Lo que realmente indigna a la comentocracia mexicana

Llama la atención la embestida mediática contra el presidente Andrés Manuel López Obrador por su crítica a los “expertos” de la “sociedad civil”.

La misma semana, las columnas de los periódicos publicaron una oleada de “opiniones” muy similares, quejándose del desdén de AMLO por el saber técnico de los “expertos”.

Nunca oí a los comentócratas quejarse por cómo se desdeñaba el saber producido en las instituciones públicas como la UNAM, mientras se privilegió a instituciones semilleros de tecnócratas como el ITAM, a la hora de tomar decisiones a lo largo de los 30 años de neoliberalismo que dieron como resultado un país destrozado, con una crisis humanitaria sin precedentes. Pero ahora se quejan al unísono, como si se hubieran puesto de acuerdo.

Los opinólogos pedantes que tienen espacios de privilegio en los medios de comunicación tampoco hablan sobre quiénes son los que financian a las organizaciones que se han autoproclamado como voceros de la “sociedad civil” pese a recibir financiamiento de organizaciones como Open Society (del multimillonario George Soros) o fondos de USAID (el gobierno de EE.UU.) o las cúpulas empresariales mexicanas afines a los intereses del capital financiero trasnacional (ahí están el IMCO y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad como dos ejemplos de ello). Financiamiento que busca influir en la opinión pública y posicionar agendas específicas que suelen situar intereses privados por encima del interés público de los mexicanos. De ahí que los integrantes de la autoproclamada “sociedad civil”, conformada por académicos socialité egresados de universidades extranjeras, peguen el grito en el cielo cuando el nuevo régimen político emanado de la llamada 4T haya optado por cambiar las reglas del juego y abrir espacios de decisión a sectores tradicionalmente marginados que fueron vilmente ignorados en aras de un saber tecnócrata que hizo añicos a este país.

Los comentócratas están furiosos porque no conciben que se socaven su autoridad como depositarios del “saber”. Algo que en realidad tiene que ver con una disputa por el poder político.

“Así, pues, saber consiste en referir el lenguaje al lenguaje; en restituir la gran planicie uniforme de las palabras y de las cosas. Hacer hablar a todo. Es decir, hacer nacer por encima de todas las marcas el discurso segundo del comentario. Lo propio del saber no es ni ver ni demostrar, sino interpretar”, señalaba el Michel Foucault en Las palabras y las cosas.

En su formidable libro, el filósofo francés explica con una lucidez extraordinaria la manera en que el “saber” no es un ente estático o fijo, sino algo que cambia continuamente y se configura culturalmente a partir de las relaciones de poder al interior de todo grupo social. Para Foucault, el saber es sinónimo de poder, pues es precisamente ese “saber” el que legitima el ejercicio del poder político. Y la imposición de un saber hegemónico que aplasta a otras formas del saber, constituye siempre un ejercicio de poder.

Por ello, lo que vemos hoy en la prensa mexicana no es sino una disputa abierta por el poder político, en la que los resquicios de los intelectuales favorecidos por el régimen neoliberal pelean por el control de “la verdad” en una época donde el discurso de la Cuarta Transformación cuenta con un amplio respaldo popular, con niveles de aprobación hacia López Obrador cercanos al 80% de los mexicanos, según las últimas encuestas (El Finanicero, Reforma, Mitofsky).

Algo que tampoco dicen los intelecutales orgánicos del régimen neoliberal, es que el triunfo de López Obrador es en buena medida consecuencia del agotamiento discurso tecnocrático cada vez más alejado de la realidad que viven millones de familias mexicanas agraviadas por la violencia, la falta de oportunidades y el saqueo sistemático de unos pocos a expensas de las mayorías.

La realidad que retratan los opinólogos desde su burbuja de privilegios está completamente divorciada de esa otra realidad que vive la gran mayoría de los mexicanos. Una realidad mucho más cruda de lo que se alcanza a percibir en la comodidad de los cubículos y las estancias académicas en universidades estadounidenses y europeas. Una realidad que golpea en la cara mientras los intelectuales del viejo régimen y los bienpensantes pasan largas horas discutiendo lo que “debería ser” en un mundo ideal que no existe. De ahí su incapacidad para resolver problemas prácticos que, más allá de un saber técnico altamente especializado e inaccesible para el ciudadano común, requiere de sentido común y voluntad para resolver un estado de cosas caótico y complejo que difícilmente se corresponde íntegramente al mundo ideal planteado en los libros.

Un ejemplo de esta situación es el debate sobre la creación de la Guardia Nacional y los espacios otorgados por López Obrador a los militares, que incluyen hasta la construcción del nuevo Aeropuerto. Desde una lógica estrictamente academicista, el planteamiento de la creciente militarización implica un riesgo para los poderes civiles propios de los regímenes democráticos a la usanza liberal. Sin embargo, ese análisis excluye factores prácticos que van más allá de la teoría. Y es que desde una perspectiva políticamente maquiavélica -que suele ofender a los intelectuales puros, inmaculados y éticamente bienintencionados- el acercamiento de López Obrador con el ejército en aras de defender un proyecto nacionalista frente a las presiones del capital financiero trasnacional, tiene toda la lógica del mundo.

¿O acaso no han visto cómo el gobierno de EE.UU. está tratando de invadir Venezuela y dividir a las fuerzas armadas de aquel país para beneficiar sus intereses geoestratégicos en América Latina? ¿No vieron como la soberanía de Chile y Guatemala (con los golpes a Allende y Arbenz) y más recientemente en Honduras y Brasil, se vio burdamente socavada por el imperialismo estadounidense en la región? ¿Qué nos garantiza que los países movidos por banqueros e inversionistas de Wall Street no fomenten un golpe de Estado cuando sus intereses hegemónicos sean afectados para beneficio de los mexicanos?

Todos esos factores están en juego hoy, en el contexto político de México. Pero por supuesto, los comentócratas conservadores no han mencionado una sola palabra de todo esos factores que existen y tratan de ocultar para manipular a su favor a la opinión pública, dentro de una continua disputa por el poder. Lo que vemos a diario en los medios, más que simples opiniones, es en realidad maniobras de guerra en un escenario de confrontación entre dos grupos antagónicos: los que luchan por mantener intactos sus privilegios frente a los que luchan por cambiar el estado de cosas que prevalece en México y el mundo.
::.

Los tambores anuncian ya la batalla

 

Resultado de imagen para lopez obrador bmv

Si algo ha quedado claro en las últimas semanas, es que ni Peña ni Calderón gobernaban México. No eran sino simples títeres de los mercados financieros internacionales, coautores de la desgracia mexicana.

Desde Carlos Salinas de Gortari, los presidentes mexicanos han sido rebajados a burdos gerentes del capital financiero, vergonzosos títeres que han permitido que los mexicanos sean rehenes de la banca trasnacional. Durante tres décadas de proyecto neoliberal, los gestores del régimen político no hicieron otra cosa que seguir al pie de la letra los postulados económicos dictados desde Washington y Wall Street, postulados que han enriquecido a los ricos a niveles grotescos a costa de los más pobres.

La desgracia de los mexicanos ha dido un jugoso negocio para el capital financiero trasnacional. Ahí están los indicadores de la creciente desigualdad, ahí está la violencia sin precedentes, la corrupción solapada por los señores del dinero.

A los grandes inversionistas les importa un carajo el bienestar de la gente. Lo han demostrado hasta el cansancio. Por eso los mercados internacionales reaccionaron favorablemente cuando con el fraude que se gestó en Brasil y provocó la llegada al poder de Bolsonaro, un Hitler brasileño.

En el caso mexicano, ya se resiente la presión de los grandes capitales. Al menor intento por regular o limitar la cruel voracidad del sector financiero, los mercados reaccionan provocando turbulencias macroeconómicas, tirando las bolsas de valores, retirando capitales y devaluando la moneda.

Son las consecuencias del proyecto neoliberal que promovió a la
Inversión extranjera como motor de un supuesto desarrollo que, lejos de cumplir con sus promesas, agudizó las condiciones de missria de millones de personas para beneficio de las élites y su insultante riqueza basada en el despojo y el exterminio. Ahí está la devastación provocada por las mineras como un palpable ejemplo de esta situación.

Mientras despojaban de sus tierras a ejidos y comunidades para beneficio de la oligarquía, los mercados fueron felices. Mientras el país se desangraba en la famosa “guerra contra el narco” ls tecnócratas celebraban la “estabilidad macroeconómica” generada por instituciones sometidas al capital financiero internacional.

Ahora que por fin llega en México un gobierno popular, como consecuencia de la catástrofe neoliberal, los mercaderes de la muerte utilizan sus instrumentos para generar caos cuando un gobierno no accede a satisfacer sus intereses y mantener sus privilegios obtenidos con la desgracia de millones.

En esto consiste la profunda crisis estructural del Estado nación y las democracias liberales, rehenes de la insaciable voracidad del capital financiero trasnacional, los señores de la banca, los grandes y omnipotentes inversionistas, dueños del mundo, responsables directos de la actual crisis global.

A pesar de sus errores, Andrés Manuel López Obrador no es responsable de la catástrofe que se avecina. Son los tecnócratas neoliberales quienes pudieron al país en la actual situación de vulnerabilidad, a disposición del capital financiero trasnacional. Los responsables tienen nombre y apellido, aunque las estructuras sociales desarrolladas por la oligarquía traten de ocultar y distorsionar la verdad.

Lo que vemos hoy en México es consecuencia de un nuevo tipo de guerra global, una guerra donde la oligarquía financierista global busca mantener intactos sus privilegios a expensas de la miseria de millones.

Y como en toda guerra, hay que elegir partido. Por supuesto, algunas pobres ovejas, víctimas de la manipulación informativa, el fanatismo exacerbado y la enajenación más soez, defenderán hasta la muerte a sus verdugos, creyendo ingenuamente que los privilegios de las élites son también los suyos.

Y habemos, en cambio, quienes elegimos defender el interés de la gente, de esas grandes mayorías expulsadas del mundo que hoy luchan por tratar de encontrar un lugar en medio de la catástrofe global. Y así hemos de asumir alegres nuestro papel terrestre en esta guerra de todos contra todos: luchando incansables contra la injusticia, la estupidez y la maldad en todas sus formas.

Que suenen los tambores y se escondan los cobardes. Aquí seguiremos dando pelea en esta continua lucha por la supervivencia.
::.

Así las cosas: la realidad mexicana en vísperas de la elección presidencial

A pocos días de las elecciones presidenciales el panorama es desolador. La gente se encuentra confundida, resignada, impotente ante lo que pareciera ser un destino inevitable. Los poderes fácticos se alinean a favor del poderoso: todos quieren brincar al barco ganador. Pareciera que el sistema político mexicano ya votó por Enrique Peña Nieto y no hay nada más que hacer.

En lo personal, me siento abatido. Me resisto a seguir siendo tratado como peón de aquellos que se piensan como amos y señores de México, eligiendo el futuro de  millones de personas con sus carteras llenas y su indiferencia al sufrimiento de otros.

No es nada en contra de Peña, lo juro. Es un tipo bien educado en las formas (no así en los fondos), políticamente correcto, entrenado para no salirse del guión impuesto por los grupos de poder a los que representa. Un político insípido que se limita a decir “yo respeto” cada vez que se topa con un tema incómodo. Un autómata fabricado a imagen y semejanza del régimen autoritario al que pertenece, un sistema basado en el control. Así fue su campaña: controlada de principio a fin. Cada acto fue planeado por sus asesores con precisión milimétrica. En los spots nunca se le despeinó un solo pelo, ni se le veía una sola arruga a sus camisas. Todo salió impecable en este melodrama con tintes de farsa producido por Televisa.

Ante las críticas, Peña optó por el control de los medios. Repartir dinero se convirtió en el remedio a todos sus problemas, tanto a los reporteros que cubrieron su campaña (salvo honrosas excepciones) como a los grandes jeques de los medios, esos señores feudales de la información, capaces de inventarse de la nada a un candidato ganador y construirse una realidad paralela que sólo es posible en las pantallas de televisión y los titulares de la prensa. Quizá por eso me resulte tan difícil entender que un ex gobernador con una gestión tan  mediocre (por decir lo menos) se nos presente como puntero de las encuestas. Por más que busco justificaciones para ello, no encuentro argumentos sólidos para explicar cómo es que un gobernador cuyo mayor logro fue construir carreteras cuente con el beneplácito de millones. Basta darse una vuelta al Estado de México para darse de topes con la verdad.

Durante el segundo debate entre los presidenciables, Peña aseguró que si algo lo había marcado durante su campaña era haber visto de cerca las condiciones de pobreza y marginación en la que vivían millones de mexicanos. Un descubrimiento cuyo cinismo no deja de parecerme terrible, dados los casi de siete millones de pobres (43% de la población que vive en el Estado de México) que habitan la entidad que gobernó durante seis años.[1] Personas a quienes la administración de Peña mantuvo en el olvido, según evidencian datos como los del Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), organismo que ubica al Estado de México como la entidad donde más creció la pobreza de 2008 a 2010[2] y donde existen tres de los diez municipios más pobres del país (Ecatepec, Nezahualcóyotl y Toluca).[3]

Sin embargo, la pobreza no es el único tema en el que el Estado de México presenta deficiencias. En materia de derechos humanos la administración de Peña resultó ser un desastre rotundo como lo evidenció el caso Atenco, de acuerdo con el análisis de organizaciones civiles como el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez [4].

Algo similar ocurre en temas vinculados con la inseguridad, donde la falta de datos confiables impide hacer una evaluación seria de la política de seguridad de Peña, según la opinion de especialistas de la organización México Evalúa[5] y los vacíos de información que se presentan en estudios como el del Instituto Ciudadano de Estudios Sobre Inseguridad.[6]

En materia económica el escenario no es muy diferente. Datos del IMCO en 2010 ubicaban al Estado de México como la entidad con el segundo lugar en corrupción (dato con el cual coincide la organización Transparencia Mexicana[7]) y la segunda entidad con mayor deuda (aún cuando habrá que reconocerle a Luis Videgaray la manera en que reestructuró las finanzas del estado tras la criminal gestión de Arturo Montiel), ubicándose como la quinta entidad menos competitiva del país, a pesar de contar con el presupuesto más oneroso de la federación.[8]

En educación tampoco se obtuvieron logros importantes. Según el informe Estado de la educación en México 2011, desarrollado por la organización Mexicanos Primero, las estrategias locales impulsadas por el gobierno mexiquense “no han alcanzado a impactar en forma contundente” en el grueso de la población[9], aún con los pequeños avances que los estudiantes mexiquenses del nive básico y medio han registrado en la prueba Enlace desarrollada por la Secretaría de Eduación Pública.[10]

En el tema de infraestructura tampoco puede hablarse de resultados del todo exitosos para la administración Peña, pues si bien es cierto cumplió con la mayoría de sus compromisos firmados ante notario, muchos de ellos los cumplió a medias (123 según el PAN).[11] De ahí que para analistas como Raymundo Riva Palacio, casos como el de Zumpango evidencien las obras a medio terminar que dejó Peña, pues de los tres compromisos firmados en dicho municipio, tres de ellos quedaron inconclusos: un parque ecológico contaminado, un hospital sin doctores y una biblioteca sin libros.[12] Quizá por ello, los logros que presume el ex gobernador mexiquense resulten tan cuestionables para algunos expertos.[13]

Por más que intento, no puedo encontrar elementos suficientes para justificar la ventaja de Peña en función de sus resultados como gobernante. ¿Cómo puede un gobernante tan gris llevar una ventaja holgada en todas las encuestas? Pues por el apoyo que le han dado los medios para tapar sus debilidades. Ahí están las denuncias hechas por medios como Proceso y el diario británico The Guardian para tartar de demostrar el vínculo entre Peña y Televisa. Ahí están las portadas de diarios como Milenio, El Sol de México, El Universal, La Razón o La Crónica, los comentarios de los locutores de cadenas como RadioFórmula, o “líderes de opinion” tan cínicos como Cyro Gómez Leyva, Ricardo Alemán, Joaquín López Dóriga y muchos otros, siempre tan aplaudidores del PRI, apostándole siempre a su gallo en la contineda presidencial. “Ya luego vendrá la recompensa cuando Peña sea presidente”, se dicen a sí mismos mientras se frotan las manos llenos de avaricia y sin importarles un carajo su responsabilidad social a la hora de informar. Medios que, como todos, operan en función de sus propios intereses aún cuando se dicen defensores del interés público. Vaya hipocresía. Sólo así puede entenderse la supuesta supremacía electoral de un candidato que ha realizado campaña con las estructuras de su partido político en lugar de acercarse a la gente, al pueblo, algo que incluso se evidencia en sus spots donde resaltan las calles vacías que evidencian su carácter antipopular. Ahí se revelan las intenciones de Peña para gobernar desde la comodidad del televisor.

Y sin embargo, Peña es el menor de nuestros problemas. Lo grave es que un probable triunfo electoral del PRI significaría el regreso al modelo de partido hegemónico. Al controlar la presidencia de la República, obtener mayorías en las dos cámaras del poder legislativo y asegurar más de la mitad de las gubernaturas, el equilibrio de poder que se venía construyendo desde la fallida alternancia, nuestra incipiente democracia terminará de joderse. He ahí el riesgo inminente: el regreso del régimen autoritario y vertical que gobernó a su antojo este país durante 70 años, acompañado de las mafias que hoy buscan servirse con la cuchara grande.

Ahí están también los vínculos del PRI con los cárteles de la droga en estados como Tamaulipas y Veracruz, ahí están los 34 mil millones que Humberto Moreira robó a Coahuila, ahí están Elba Esther Gordillo y Carlos Romero Deschamps, tan impunemente libres, al igual que gobernadores criminales como Ulises Ruíz y Mario Marín, por citar tan solo algunos de los nombres más selectos de la camarilla tricolor. Ahí estarán también personajes maquiavélicos como Manlio Fabio Beltrones y Carlos Salinas de Gortari, operando desde las sombras con la protección de Peña para que el PRI pueda construirse una estructura legal y política lo suficientemente sólida como para mantener el poder en los años venideros. Ahí estarán los priístas, aprobando sus reformas liberales para terminar de hundir a un país que no termina de reponerse de linduras como el Tratado de Libre Comercio o el Fobaproa. Ahí estarán fortaleciendo sus aparatos de espionaje y control, sus clientelas siempre listas para las despensas que dejará el próximo proceso electoral. Ahí estará el grueso de los mexicanos, tan serviles a las órdenes del nuevo amo que buscará ser reverenciado en cada acto público, en cada entrevista. Ahí estarán las promesas de poner en cintura a las bandas criminales, aún cuando esto no represente ninguna garantía de estabilidad.

Sin embargo, el actual escenario previo a la jornada electoral del 1 de julio no podría entenderse sin la manera en que el candidato de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador perdió la inercia ascendente que llevaba a lo largo de la contienda tras su participación en el segundo debate entre los presidenciables, realizado en Guadalajara. El tabasqueño perdió el momentum al apostarle a una estrategia de no confrontación, en aras de convencer a los votantes independientes. Peña salió ileso del segundo debate, aún cuando había material para evidenciarlo ante las millones de personas que siguieron el ejercicio a través de la televisión. López Obrador dejó escapar la oportunidad ideal para asestarle el golpe definitivo al candidato tricolor.

Tampoco reaccionó en el posdebate, cuando el presidente Felipe Calderón aseguró que no le salían las cuentas, situación que fue aprovechada por el PRI para golpear a su más cercano perseguidor. Rogelio Ramírez de la O, la propuesta de López Obrador para encabezar la Secretaría de Hacienda, nunca dio la cara ante los medios para aclarar el punto y contrarrestar el ataque.

El otro golpe bajo lo asestó el PRI un día antes del debate organizado por el movimiento estudiantil #YoSoy132, cuando a través de YouTube se dieron a conocer las grabaciones que vinculaban a los universitarios con líderes de la izquierda, lo cual ayudó a fortalecer la campaña que el PRI emprendió contra los estudiantes desde varias semanas atrás, mediante las descalificaciones de columnistas y líderes de opinión coptados por el tricolor. Fue así que el equipo de Peña buscó quitarle legitimidad al debate de los #YoSoy132, al cual se negó a asistir para administrar su ventaja.

Y mientras todo esto ocurría, López Obrador se enredaba en sus propias contradicciones, dando respuestas confusas cada vez que se le preguntaban si respetaría los resultados del Instituto Federal Electoral. Un día denunciaba un intento de fraude y al día siguiente celebraba la imposibilidad del fraude denunciado el día anterior. La esquizofrenia del discurso lopezobradorista fue tierra fértil para que sus enemigos volvieran a golpearlo mediante comparaciones con el presidente venezolano Hugo Chávez.

La lentitud de AMLO para reaccionar le pasó factura. Desaprovechó el escándalo mediático generado por la nota del diario británico The Guardian, famoso por haber sido el eje de las filtraciones de WikiLeaks, sobre el vínculo de Peña con las televisoras. También pasó por alto caso denunciado por la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota, sobre una red de espionaje con fines políticos financiada con dinero del Estado de México para favorecer la carrera de Peña Nieto rumbo a Los Pinos, un tema que evidencia el carácter autoritario del PRI y que sin embargo se diluyó de la agenda pública gracias al fuerte cerco mediático impuesto por el tricolor. Tampoco se aprovechó el peso mediático de Marcelo Ebrard Casaubon y Juan Ramón de la Fuente (propuestos para la Secretaría de Gobernación y la Secretaría de Educación Pública, respectivamente), quienes al igual que Cuauhtémoc Cárdenas, terminaron regateando su apoyo al tabasqueño, quien nunca terminó de explotar realmente a su gabinete.

A una semana del día definitivo, la campaña de López Obrador nunca terminó por prender del todo, a pesar de que el instinto de supervivencia del político tabasqueño lo tiene con posibilidades de dar la sorpresa, aún con la amplia desventaja que tiene frente al PRI en cuanto a recursos económicos y estructura. Además, los análisis de prospectiva actuales no han logrado medir cuál será el impacto real que tendrá el Movimiento de Regeneración Nacional  (Morena) el día de la elección. El arma secreta del Peje es un misterio que sólo sus colaboradores más íntimos conocen a fondo, luego de seis años de recorrer todos los rincones del país en busca de un contrapeso a las estructuras partidistas. El éxito de López Obrador dependerá del voto independiente que logre captar en esta recta final de la contienda. Las plazas llenas en estados como Nuevo León, Jalisco, Puebla, Oaxaca o incluso el propio Estado de México, todavía mantienen viva la esperanza de sus simpatizantes, aún a pesar de las pifias cometidas por el tabasqueño en las últimas semanas y a pesar de los personajes que lo siguen arrastrando al descrédito público y que van desde el ex priísta Manuel Bartlett hasta el siempre recordado René Bejarano.

Si bien Josefina ha logrado levantarse un poco en las últimas semanas tras su desastrosa campaña, esto no impedirá que el PAN termine como tercera fuerza. Los panistas están derrotados y lo saben. Un secreto a voces que incluso han reconocido fuera de micrófonos integrantes del cuarto de guerra blanquiazul como Ernesto Cordero, Juan Ignacio Zavala o Alberto Pérez Cuevas, brazo derecho de Chepina. Me da la impresión de que el partido de Calderón evitará que su candidata se desfonde para apostarle a un conflicto poselectoral, ante una elección cerrada, y sentarse a negociar con el PRI. Un escenario muy similar al de 1988, cuando el PAN empezó su carrera a Los Pinos tras validar el fraude que terminaría imponiendo a Carlos Salinas de Gortari en la silla presidencial.

Gabriel Quadri en cambio, nunca pasó de ser una puntada de la maestra Gordillo que fue perdiendo gracia y simpatías conforme su enorme arrogancia terminó destacando más que sus propuestas de corte liberal. Si acaso le ayudará al partido Nueva Alianza a captar algunos votos para asegurar el registro mientras las estructuras del magisterio operan a favor de Peña, justo como se planeó desde el inicio.

Así las cosas, el panorama luce difícil. Sobre todo, porque la inmensa mayoría de los mexicanos parecieran no entender lo que está en juego. Las discusiones de política a través de las redes sociales se han centrado, en buena medida, en la capacidad y honestidad de los personajes, elementos que, si bien no dejan de tener cierta relevancia, pasan a segundo término cuando lo que está en el aire es el proyecto estructural que deberá seguir el país los próximos seis años: apostar por la continuidad de las política de libre mercado o darle fortalecer al Estado como ente regulador de la desigualdad que genera el mercado. Si bien cada candidato tiene matices muy particulares en sus plataformas programáticas (aquí un buen análisis de ellas: http://arenaelectoral.com/como_van#temas_pos), me parece que no hay que perder de vista lo importante a la hora de salir a las urnas: la urgente necesidad de un cambio de fondo en las relaciones de poder para quitarle peso a las partidocracias y fortalecer al ciudadano en lo referente a la toma de decisiones. Algo que resulta particularmente preocupante en votantes muy concentrados en la elección presidencial y que ha reparado poco en la manera en que se articularán las fuerzas políticas al interior del Congreso, tal como lo sostiene un estudio del Comité Conciudadano para la Observación Electoral, el cual señala que los mexicanos votarán a ciegas por sus representantes debido a que sólo el 2% de los 6 mil 442 candidatos al poder legislativo se han dado a conocer ante la ciudadanía.[14]

Debemos entender a los políticos como un instrumento para alcanzar nuestras metas como sociedad, no como un fin en sí mismos. Me parece urgente utilizar las herramientas que tenemos a la mano para romper con las aparatos de dominación hoy vigentes que pretenden fortalecer aún más el poder de los oligopolios, aún cuando sus abusos están desgarrando al país entero. Por eso mi voto este 1 de julio estará con López Obrador, ese “caudillo anticuado que no conoce la autocrítica pero que representa un mal menor”, como bien apunta Juan Villoro.[15] Aclaro que mi voto por la izquierda no representa un cheque al portador y que, gane quien gane, habremos de exigirles resultados y cuentas claras a quienes resulten electos, siempre y cuando ganen en buena lid. Ante este ambiente de tintes fúnebres y esperanzas a medio coagular, no queda más remedio que seguir transformando al mundo desde la trinchera que le corresponde a cada quién. La democracia y la construcción de ciudadanía no pueden reducirse únicamente a un proceso electoral. Así las cosas, que pase lo que tenga que pasar.


Carta de Manuel Hernández (mexicano) a María Pavira (venezolana)

Esta carta la escribí luego de la profunda molestia que ocasionó en mí el siguiente video, difundido con virulencia en las redes sociales: http://www.youtube.com/watch?v=A00mbHAIDnU

Aquí mi respuesta.

Hola María. Me parece lamentable la situación que expones en tu video. Tuve la oportunidad de visitar tu país en diciembre de 2007, justo en la época del referéndum constitucional que perdió Chávez en las urnas, un acontecimiento histórico. Es triste lo divididos que están los venezolanos. Los simpatizantes de Chávez lo idolatran como si se tratara de un mesías. La oposición lo odia como si fuera el peor tirano que pudiera existir. En lo personal, ambas percepciones me parecen desproporcionadas. Desde luego hay que condenar el carácter autoritario de Chávez, pero bueno, creo que también sería mezquino no reconocerle algunos logros, como haber conseguido una distribución más equitativa de la riqueza (y no lo digo yo, lo dicen cifras de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), organismo que incluso pone a Venezuela como ejemplo a seguir en combate a la desigualdad (véase el siguiente link:  http://www.youtube.com/watch?v=lrr02natTBM). Una tendencia de frenar la creciente brecha entre ricos y pobres que se repite en países con gobiernos de izquierda, contrario a lo que ocurre en México, donde la desigualdad crece de forma alarmante, según datos no sólo de la CEPAL, sino del mismo gobierno mexicano:

(http://web.coneval.gob.mx/Informes/ITLP/AGOSTO_2011/ITLP_ESTATAL_agosto_2011.pdf).

Pero bueno, esas son cosas que deberán resolver los venezolanos. Lo que me parece grave e irresponsable, son los paralelismos que planteas entre Chávez y Andrés Manuel López Obrador sin tomar en cuenta los matices que existen entre ambos personajes: Chávez es un militar, López Obrador es un civil. Chávez ha recurrido al golpe de estado como alternativa; López Obrador la movilización social (pacífica). La formación ideológica de Chávez es el marxismo; López Obrador es un liberal. Tu carta también omite diferencias profundas en el contexto histórico-político de Venezuela y México. Un caso concreto: el modelo de partido hegemónico y el autoritarismo que representa hoy el PSUV en Venezuela es justo lo que se intenta evitar en México con el regreso del PRI. Pero bueno, como olvidaste poner en contexto esos datos por eso sentí la necesidad de recordártelos por si planeas una reedición de tu carta-video.

Aprovecho la ocasión para platicarte un poco de cómo andan las cosas en este mi amado (y apedreado) México. Resulta que la economía lleva estancada 30 años. El proyecto neoliberal que nos vendieron como la solución a todos nuestros problemas simple y sencillamente no ha funcionado. En los 90 fuimos uno de los primeros países en firmar un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá. Sonaba muy bien, a decir de algunos políticos que hacían eco de este proyecto económico-político ideado en Washington, pero resultó todo lo contrario. El libre comercio resultó ser no sólo una gran mentira, sino también un pretexto ideal para iniciar un proceso de privatización sin precedentes en la historia de este país. Hoy, los datos indican que el 25% del territorio nacional ha sido concesionado a empresas mineras (la mayoría extranjeras) para la explotación de minerales aún a pesar de causar serios desastres tanto ambientales como humanos con la complicidad del gobierno. También se desmantelaron empresas públicas de las cuales dependía la soberanía alimentaria de los mexicanos (Pronase y Conasupo) para que las grandes empresas trasnacionales controlen el mercado de los alimentos. Ahora importamos alimentos básicos como maíz, arroz o frijol, que bien se pudieran producir en el país pero que resulta imposible ante los precios que ofrece el mercado estadounidense. Algo similar pasa con otros secotres, como el de servicios, donde tiendas como Walmart han aprovechado la corrupción de los gobiernos mexicanos para fortalecer su monopolio. También se privatizó una empresa pública como Teléfonos de México con la promesa de que eso ayudaría a mejorar el servicio. Ahora pagamos una de las tarifas telefónicas más altas del mundo, pero presumimos tener al hombre más rico del planeta, Carlos Slim, con una fortuna de 79 mil millones de dólares. Un dato que contrasta terriblemente con los 12 millones de mexicanos que viven en condiciones de pobreza extrema.

Fíjate que el abuso llegó a tal nivel que cuando los bancos quebraron por sus malos manejos, los mexicanos tuvimos que endeudarnos de por vida para rescatar a bancos que terminaron vendiéndose a inversionistas extranjeros. Y de paso, algunos corruptos privilegiados por el sistema amasaran tremendas fortunas. Fue así como se creó el llamado Fondo Bancario de Protección al Ahorro (Fobaproa), el mayor robo en la historia de este país, avalado por los partidos de la derecha (PRI y PAN). A pesar de que cada año pagamos más de 30 mil millones de pesos, sólo por concepto de intereses, en 2010 el Instituto para el Ahorro Bancario tenía una deuda de 1 billón 300 mil pesos, con lo cual terminaremos de pagar el chistecito (sin bien nos va) dentro de 70 años. Lo peor es que esta deuda la van a seguir pagando mis hijos y los hijos de muchos mexicanos más que ni siquiera han nacido.

Pero no sólo eso. En 2006, la descomposición política llegó a niveles tales, que incluso se declaró ganador de la elección presidencial a un candidato cuya victoria siempre estuvo en entre dicho, según juzgó la Suprema Corte de Justicia de la Nación, cuyos magistrados determinaron que, efectivamente, la intervención del presidente en turno, Vicente Fox, y algunos organismos empresariales fueron determinantes en el proceso. Sin embargo, esto no impidió que Felipe Calderón asumiera la presidencia aún cuando dichas irregularidades eran suficientes para modificar el resultado de la elección, dado el corto margen de diferencia, de apenas un 0.56% de los votos. Este antecedente, aunado al crecimiento sin control de las bandas criminales, provocó una crisis política sin precedentes en la historia del país que a la fecha ha arrojado al menos 60 mil muertos en menos de seis años y un sinnúmero de desaparecidos. La gente del norte, por ejemplo, ya no puede salir de sus casas sin temor de que ser asesinados por grupos criminales que hoy gobiernan estados en la frontera norte de México. De ahí que muchos especialistas hablen de la existencia de narcoestados como Tamaulipas. Y el grado de violencia imperante hoy en día en todo el país no puede entenderse sin un proceso gradual de descomposición social, política y económica que explica el escenario actual en el que nos encontramos.

¿No te parece grave todo esto? ¿No amerita esto un cambio? Decía Einstein que era estúpido hacer lo mismo una y otra vez esperando obtener resultados distintos. El problema es que en México esta estupidez es una epidemia que se repite cada seis años, cuando los grupos de poder beneficiados por el régimen se sienten amenazados y utilizan el miedo como instrumento de control. Un miedo que se alimenta de videos como el tuyo, en el que comparas a Chávez con López Obrador sin hacer un análisis más completo. Lamento decirte que por todo este contexto, tu video está siendo utilizado para alimentar el miedo de la gente y tratar de mantener intactas las estructura de dominación que existen en México con la manipulación informativa de los grandes consorcios mediáticos, reformas legales impulsadas por partidos políticos que atentan contra el interés público y un sistema judicial sumamente eficaz para perseguir a los disidentes y exonerar a los criminales que operan al amparo de la corrupción.

Estas en todo tu derecho de manifestar tu opinión como mejor te parezca. Yo estoy en mi derecho de manifestarme respetuosamente por la manera en que tu video promueve el miedo y la desinformación. Por ello es necesario hacer estas aclaraciones ante la clara ausencia de un sentido crítico que nos ayude a descifrar la realidad sin prejuicios y exageraciones vagas que resultan terriblemente efectivas en estos tiempos electorales para que las cúpulas impongan un gobierno autoritario como el que afirmas, existe en tu país. Todo cambio implica un riesgo, pero no por ello podemos permitir que las cosas sigan igual cuando es evidente que las cosas no han funcionado. No podemos permitir que sea el miedo el que gobierne esta patria de todos contra todos, donde  se incubó durante años un odio profundo que hoy estalla en diversas manifestaciones de violencia. Por supuesto que López Obrador tiene sus propios defectos y habremos de tomarlo en cuenta a la hora de votar (o no) por él, pero no podemos juzgarlo por las acciones de Chávez.

Espero que la exposición de mis argumentos en esta carta contribuya aunque sea un poco a terminar con los prejuicios absurdos que sólo generan daño.

Te mando un afectuoso abrazo.

Manuel Hernández Borbolla

Semiótica electoral a la mexicana: los presidenciables y sus spots

Los cuatro candidatos a la presidencia de México presentaron sus primeros spots televisivos con los que bombardearán a la ciudadanía durante los tres meses de campaña. Por ello resulta interesante hacer un breve análisis sobre la manera en que cada uno ha construído la forma y contenido de sus respectivos mensajes:

::.

Enrique Peña Nieto

Por mucho, los spots de mejor hechura, no sólo por el tratamiento audiovisual (cortesía de Televisa y su productor estrella, Pedro Torres), sino también por la claridad del mensaje que desea transmitir. La presencia mediática de Peña Nieto es su punto fuerte durante la campaña y sus asesores lo han sabido explotar. La idea de grabar spots por todo el país, con un Peña paseándose por rincones emblemáticos de cada entidad y emitiendo mensajes diferenciados para llegar a públicos (mercados) diferentes, fue una movida atinada en términos de comunicación política. Una jugada que le ayudará a posicionar su imagen como un tipo cercano a la gente en el imaginario de los mexicanos y que además permitirá contrarrestar la idea de que López Obrador es el candidato que mejor conoce el país. Aún cuando no sea lo mismo conocer todos los municipios de México durante seis años que hacer un mini recorrido de dos meses, poco importa para efectos mediáticos a la hora de manipular a la opinión pública que se dejará seducir por la imagen de Peña Nieto encarnando el papel de galán telenovelero al que aspiran millones de personas influenciadas por los insoportables melodramas de Telerrisa. Las imágenes son impecables. El ex gobernador mexiquense luce fresco, pulcro, portando ropa de diseñador, con el pelo perfectamente engominado mientras camina firme y decidido por las calles de Guanajuato, baila un danzón en el puerto jarocho o se come unos tacos de pescado en las costas de Quintana Roo. Algo que además, refuerza a los gobernadores como el epicentro del poder priísta en la actualidad. La oferta política es clara: cumplir sus compromisos. Algo que va muy ad hoc con el nombre de la coalición PRI-PVEM (Compromiso por México) y que ayudará a fortalecer la campaña mediática que hizo durante sus seis años como gobernador del Estado de México. Si la presidencia de la República se decide en las pantallas de televisión, el ganador es indiscutible, siempre y cuando no cometa errores garrafales que le hagan perder la ventaja en las preferencias electorales.

::.

Josefina Vázquez Mota

La Chepina prefirió utilizar una estrategia mucho más dramática que intenta posicionarla como una mujer fuerte, capaz de lidiar con el crimen organizado en un país donde la cifra de muertos derivados de la guerra contra el narco ya supera los 60 mil. Cada uno de los spots toca temas diversos: seguridad, educación y su origen. En ninguno menciona lo que había sido su principal fortaleza durante la precampaña: su condición de mujer. Los mensajes son duros, directos, con palabras gigantes en el fondo dando martillazos al televidente, mientras la música tétrica evidencia la situación de crisis por la que atraviesa el país. Por ello, su oferta política es totalmente contradictoria. La candidata que promete darle continuidad al proyecto panista comandado por Felipe Calderón ofrece también “Un México diferente”. ¿Qué diablos quiere decir? ¿Darle continuidad a las mismas políticas pero al mismo tiempo lograr un cambio? El mensaje es falaz, confuso, lo cual difícilmente podrá revertir la caída de Vázquez Mota en las últimas encuestas. La última parte, donde aparece la Chepina viendo el atardecer con un rostro más amigable, quizá hubiera sido la parte que debieron explotar sus asesores de imagen: una imagen más afable y hogareña que hiciera un contrapeso a los otros candidatos. Sus spots son inconsistentes, al igual que la carrera política de Vázquez Mota, quien necesitará todo el apoyo de Calderón y los recursos públicos al alcance del gobierno federal para tener posibilidades reales de alcanzar la presidencia de la República, “haiga sido como haiga sido”.

::.

Andrés Manuel López Obrador

Los spots en radio y televisión nunca han sido el fuerte del Peje. Lo dejó claro con sus primeros spots, los cuales dejan mucho que desear en términos de comunicación política. El primero de ellos, AMLO ofrece su “mano franca en señal de reconciliación (…) a quien pudo afectar en su determinación de luchar por la democracia y la paz”. El mensaje es claro: ofrece reconciliación y pide perdón a medias. El problema es que el spot grabado en una sola toma resulta aburrido, poco estimulante en términos audiovisuales, además de que su lenguaje corporal luce tieso, acartonado, lo cual le resta credibilidad e impide que el público pueda engancharse con lo que ofrece. En el segundo, se hace un recuento histórico de los últimos cien años de México con fotografías en blanco y negro acompañadas de la narración del actor Damián Alcazar, para darle un toque de cine documental. El mensaje, cargado de altas dosis de ideología, trata de posicionar a López Obrador como heredero de la Revolución Mexicana y como la única opción disponible frente a la derecha encarnada por el PRIAN. La fotografía en la que se ve acompañado de Cuauhtémoc Cárdenas resulta lejana, apenas discernible, algo que definitivamente no ayuda a contrarrestar el distanciamiento que una vez más, ha mantenido el ingeniero dentro de la campaña presidencial, tal como lo evidenció con su notable ausencia en la toma de protesta del Peje ante el PRD y su posterior registro en el IFE. El spot es plano, gris. Ni siquiera cuando aparece AMLO a colores logra impactar. El cierre, dando la espalda al televidente y mirando por la ventana es desastroso, pues además, impide que el espectador pueda retener la figura del dirigente de Morena. Si bien su popularidad no lo necesita, podría ayudarle a transmitir con mayor eficiencia su menaje de reconciliación. Si López Obrador aspira a repuntar en la contienda presidencial, tendrá que replantear su estrategia mediática, aún cuando resongue todo el tiempo de ella. Necesita spots menos teóricos y más emotivos, explotando su discurso amoroso y el posicionamiento de su eslogan sobre el “cambio verdadero”. También sería pertinente meter en sus spots una canción pegajosa como el himno de Morena, una cumbia populachera y guapachosa, con el fin de lograr mayor retención en el público. Aunque puede corregir el rumbo, su necedad y la cerrazón de sus asesores más cercanos serán el principal obstáculo para ello.

::.

Gabriel Quadri

Un spot de risa para una campaña de broma cortesía de la maestra Elba Esther Gordillo y sus huestes. Una combi color acua y cuatro jóvenes parodiando a los cuatro candidatos presidenciables. Sólo les falta conseguirse un perro estilo Scooby Doo y resolver misterios por todo el territorio nacional para completar la caricatura. Quadri nunca se presenta a los espectadores, aún cuando apenas es conocido por un 20% de los votantes. “La Nueva Alianza es contigo. ¿Contamos contigo?”, un eslogan flaco que sin embargo busca posicionar la imagen del partido propiedad del sindicato de maestros. Los personajes y la trama ya la definieron. Ojalá Quadri y su campaña de caricatura nos sigan entregando buenas dosis de entretenimiento chatarra durante los próximos tres meses. Sólo Juanito y su candidatura presidencial podrían hacerle sombra.

De la barbarie del neoliberalismo a la esperanza de la organización social

Hay que tomar el documental De la barbarie a la esperanza como lo que es: propaganda en tiempos electorales (sobre advertencia no hay engaño). Sin embargo, el caracter propagandístico de la película no le resta ciertas virtudes, como explicar a detalle cómo se ha generado la actual crisis económica, política y social que padece México, producto de la ambición desmedida de los pocos a costa del trabajo de los muchos. Se podrá cuestionar a López Obrador y su doble cara, su cercanía con personajes como René Bejarano, su carácter seco y en ocasiones socarrón, pero la verdad que denuncia difícilmente puede ser cuestionado a través de argumentos racionales. El dato de la cantidad de mexicanos que aparecen en la revista Forbes antes y después de la apertura comercial con Estados Unidos habla mucho del país en que vivimos actualmente.

Lo mismo ocurre con los estragos generados por las mineras, petroleras y bancos extranjeros que operan bajo el amparo y la complicidad de los gobiernos de derecha que juegan a pintarse de diferentes colores para tratar de disfrazar que, en el fondo, tanto el PRI como el PAN obedecen a los mismos intereses, es decir,  beneficiar a las oligarquías y los grupos de poder que pretenden imponer su voluntad a toda costa.

Las elecciones de julio próximo no definirán el triunfo de un candidato presidencial, sino el triunfo de un proyecto político: la continuidad del modelo neoliberal o la resintalación del proyecto inconcluso de la Revolución Mexicana.

Dice Lorenzo Meyer que en México la izquierda nunca ha podido alcanzar el poder por la vía pacífica. Esperemos que lo logre pronto, ya sea a través del voto o por la construcción de una conciencia colectiva que nos ayude a darnos cuenta de que otro México es posible.

Enrique Dussel y las bases de una República Amorosa

Enrique Dussel Ambrosini –reconocido mundialmente por sus trabajos en los campos de la ética, de la filosofía política, de la historia, la religión y por ser uno de los fundadores de la Filosofía de la Liberación-, es actualmente integrante del Consejo Consultivo de Morena y uno de los principales teóricos detrás del proyecto de la República Amorosa propuesto por Andrés Manuel López Obrador.

De origen argentino, naturalizado mexicano tras su arribo a México en 1975 como refugiado político luego de que un atentado con bomba destruyera su casa, Dussel equipara a López Obrador con hombres de la talla de Luis Inácio Lula da Silva y Nelson Mandela. Aunque ello no significa, precisa, “firmarle un cheque en blanco”.

Reconoce que el amor en la política puede parecer “un poco ingenuo”, pero considera que construir las bases de una República Amorosa es un buen pretexto para poner sobre la mesa la importancia de la ética y la participación ciudadana para revertir la corrupción que padece México actualmente.

¿Qué podemos entender por la construcción de una República Amorosa? A muchos les suena a demagogia electoral.

Unos dicen demagogia, otros que puede ser ingenuo hablar de lo amoroso en la política, que no es el lugar. Sin embargo habría que ver un poco la crisis profunda en la que está el país, donde los mexicanos estamos enfrentados unos a los otros, una gran intolerancia, violencia, y no sólo por la violencia callejera, los bandidos, la droga, sino que la gente está exasperada, temorosa. Hay una especie de miedo protectivo que dice sálvese cada uno como pueda, lo que conlleva a una intolerancia y una agresividad. La propuesta de algo que parece melifluo o demagógico o ingenuo, pues sí. Uno puede decir que esto no tiene que ver con la política seria, pero al mismo sabemos que ha sido duramente criticado como con un fantasma, se construyó un fantasma, el enemigo de México, igual a Hugo Chávez, que va a traer socialismo. Miedos que crearon un fantasma. El otro día Hector Díaz Polanco dio una conferencia al respecto y habló muy bien de cómo se crean esos fantasmas. En el plano latinoamericano Hugo Chávez es un fantasma, no es una persona y Krauze ha escrito un libro sobre él hace poco porque se estaba debilitando el fantasma. Dice una cantidad de cosas que no tienen nada que ver con la realidad, pero se crea el fantasma. Ante el fantasma del enemigo de México, un hombre de izquierda, un hombre peligroso que va a cambiar todo, lo que hace AMLO es querer bajar un poquito el nivel de los enfrentamientos, es decir, tomemos las cosas un poco más en serio por una parte y con un poco de humor por otra, pues no es asunto que nos estemos matando. Entonces lanza la República Amorosa. Cuando escuché por primera vez, me acordé de una obra de Al Farabi, un gran filósofo musulmán de Bagdad, allá por el siglo décimo, que escribió la Política de Aristóteles pero en árabe y la llamó la Ciudad Virtuosa. Pudiera haber hablado de la República Virtuosa pero eso sí hubiera sido más moralista. Amorosa es más desconcertante, pero crea la idea de que hay que cambiar un poco las reglas de la política y reconciliar al mexicano con los otros mexicanos. El antagonismo político no es un antagonismo de guerra, sino que es un antagonismo dentro de una comunidad en donde debe haber una especie de fraternidad que diga, “bueno, no pienso como tú, eres un desastre y nos estás empobreciendo pero al fin, eres mexicano”. Si se crea ese clima entonces se puede ser un poquito más racional, entender argumentos y la gente puede pasar a otro nivel de racionalidad. Creo entonces que aunque la palabra es ambigua, sí crea el ambiente de distensionar el ambiente. A tal punto que queremos ahora hacer un concurso nacional entre jóvenes menores de 30 años para escribir en cinco páginas cómo usted imaginaría la República Amorosa, y de ahí surgirán muchas ideas. También se está pensando hacer un concurso para niños menores de 12 años para que dibujen lo que entienden por una República Amorosa, porque cuando uno le pide a los niños que dibujen lo que está pasando la imagen es terrible: policías, tiros, muertos, sangre. Va a ser interesante el imaginario. Más que nada crear un imaginario desde donde la fraternidad es posible. En la política hay amigos y enemigos, como dice el filósofo alemán Cal Schmidt, pero el enemigo es antagonista político, no alguien al que hay que matar. Eso pasa en la guerra, pero en la política no, es un antagonista al que tengo que soportar y argumentar. En el fondo del antagonismo político tiene que haber una fraternidad o un cierto amor.

¿Es compatible el amor con la política?

López Obrador tiene una expresión muy profunda y muy interesante. Dice que la política es un “noble oficio”, y eso explica un poco lo amoroso. La política no es un lugar del egoísmo, del enriquecimiento, de doblegar a los enemigos, de imponer mi voluntad como dictadura. No. Es el más noble oficio de un ser humano porque es la responsabilidad a favor del bien común, del pueblo. Mire a Lula, cómo siendo un obrero metalúrgico, que también decían que era el enemigo de Brasil, que era un marxista, que era peligroso, perdió tres elecciones y cuando subió resultó una maravilla, saliendo de presidente con una opinión favorable del 83%, creo que es el presidente con mayor porcentaje en la historia. ¿Y cómo Lula pudo lograr ese éxito? Creo que él estableció un tipo de relación fraterno amoroso, un hombre que siempre está sonriendo, que platica aún con los peores enemigos en lugar de discutir, y creó un clima donde todo mundo se puso a trabajar por Brasil. Ahora de pronto, descubrimos que Brasil es una potencia y está creciendo muchísimo, distribuyendo mejor la riqueza y disminuyendo la pobreza. Ahí está el ejemplo y lo hizo un obrero que, como Mandela en Sudáfrica, quien estuvo 27 años preso… Uno diría que aquel hombre salió de la cárcel para matar a medio mundo, empezando por los policías que lo torturaron y la oposición que lo metió preso. El hombre salió de la cárcel y dijo “vamos a construir Sudáfrica, olvidémonos lo que pasó”. Tuvo una actitud de perdón. Eso es amor. La gente quedó entusiasmada y se convirtió en primer ministro. Concilió a la cultura negra con la blanca, y desarmó a los blancos que estaban apertrechados para empezar la lucha contra Mandela. Y Sudáfrica es también una potencia en África, como parte del BRICS (Brasil, Rusia, China, India y Sudáfrica). Los chinos son los primeros que dan un ejemplo de eso, con un partido comunista, estalinista, pero los hombres están haciendo trabajar a todo mundo. Claro, los temas democráticos los están pasando para el futuro, pero mientras tanto todos empiezan a vivir mejor y van creciendo. Los gobiernos de éxito son los que crean una fraternidad fundamental para el ejercicio de la política y creo que lo de amoroso es nuevo, es medio demagógico, medio ingenuo, pero es mejor que decir “vamos a hacer una política donde nuestros enemigos vean lo que les va a costar lo que me han hecho”, que sería empezar a luchar en contra, sería un desastre.

¿Andrés Manuel está a la altura de los personajes que acaba de mencionar? ¿Está México preparado para un cambio de esta magnitud?

Creo que él es un líder muy interesante. Está a la altura de esos, lo está demostrando. El mismo zapatismo lo criticó muy duro pero él nunca los criticó y ahora el zapatismo, por ahora, no está hablando de otra campaña, está dejando. Está demostrando que tiene el temple de un gobernante que sabe perdonar, olvidar en vista del bien común. Habían dicho que él iba a ser un desastre y ahora está llamando a la burguesía nacional para decirles, “ustedes también están perdiendo el partido porque las trasnacionales se están comiendo todo y si se privatiza Pemex ni energía van a tener, lo mismo con la minería y con todo”. Necesitamos una especie de saludable nacionalismo que por fin ame un poco a México y defienda los intereses del país para que esto se componga muy pronto. Se puede componer con pocas medidas, pero los diez grandes millonarios que se han apropiado de las grandes empresas del estado de bienestar, que fue lo que el PRI creó en el mejor sentido, a esos hay que bajarles un poco a sus pretensiones porque en el fondo odian al pueblo mexicano, se enriquecen y no les interesan los efectos de ese enriquecimiento, pues la pobreza es al fin la falta de trabajo.

¿Cómo hacerles entender a la burguesía mexicana todo esto?

Acabo de escribir en un librito que acaba de salir, Carta a los indignados, un capítulo que se llama Condiciones democráticas del ejercicio de liderazgo. La política necesita líderes pero tienen que ser democráticos. Entre un líder dictatorial y uno democrático hay mucha diferencia. Y democrático significa atenerse a la democracia participativa y representativa, que no es muy conocida. Creo que él tiene un estilo realmente democrático. Se ha visto que mientras todos estaban discutiendo y hablando, el hombre se dedicó a conocer todo el país. El primer mexicano que ha hecho actos en 2 mil 500 municipios, nunca ha habido una persona así, ni Cuauhtémoc, ni Hidalgo, ni nadie. Eso es una actitud de fondo del político, quien debe conocer su pueblo y estar a su servicio y ¿cómo va a estar a su servicio si ni lo conoce?. Se ve mucho la diferencia con Peña Nieto, quien es parte de una élite que se pavonea a los niveles de la burocracia, que educa mal a sus hijos que hablan de los “proles”. Es terrible que el hijo de un gran político hable de esa manera, pues eso quiere decir que ese es el ambiente de la familia. Él no, trabajó ahí en Tabasco, arremangándose con los indígenas, sacándose los zapatos y caminando en el barro. Es una estirpe de político interesante. Pero tiene que ser democrático y si no lo es, pues habrá que criticarlo y bajarlo. No se le va a firmar un cheque en blanco, pero creo que ha dado muestras de paciencia, de fidelidad a los principios. No se mezcló en pequeñeces ni del propio partido. Ha mostrado tener miras más altas.

Justo lo contrario de todo lo que se le acusó en 2006…

Puras acusaciones inventadas porque no cambió, él es el mismo de siempre.

Vemos que Peña Nieto está arropado por una estructura política que no se resigna a ceder el control del país. ¿Esto qué le dice a usted?

Lo ha dicho claramente que va a hacer intervenir a la iniciativa privada en Pemex. ¡Terrible! Eso quiere decir que van a hacer el negocio ellos y no el país. No sé a qué tipo de suicidio se esté refiriendo, porque el país va a estar peor que antes y todo para congraciarse con el gran capital norteamericano, mexicano. Entonces dice “bueno, si me critica la gente no me interesa, porque el poder no viene de ellos”. En cambio López Obrador dice todo lo contrario: “No, no. Ellos son el poder”.

¿Qué tan consciente es la gente de la calle a todo esto?

Tú sabes que hay un filósofo italiano que se llama Giorgo Agamben y que habla de la mediocracia, el poder de los medios. Entonces los grandes medios como Televisa o Televisión Azteca crean los personajes para la política, y eso hace un asunto difícil. Pero la gente va creciendo y si cree nuevamente en la televisión, va a cometer nuevamente los mismos errores y a la próxima dirá “bueno, ahora vamos a tener que cambiar”. Creo que López Obrador también tiene para la próxima, pues puede perder por segunda vez.

¿Qué diferencias nota entre el nivel de confrontación social de 2006 y el proceso de 2012 que recién empieza? ¿Puede tomar ese mismo rumbo?

Podría, porque la campaña que hizo el PAN fue diseñada por un español que exacerbó a propósito y durante un mes le lanzaron unos spots terribles, mentirosos e ideológicos. López Obrador no le dio importancia aún cuando sí la tenía. Fue una guerra sucia terrible. Ahora, pareciera que por el IFE y por todo, no se va a permitir propaganda tan agresiva y violenta, pero puede darse. Nadie sabe qué pueda pasar.

A final de cuentas la estructura electoral está con los dados cargados a favor del sistema…

Claro, por eso es que de ganar tiene que ganar por mucho, lo cual es muy difícil. Pero la historia no termina, continúa, y el que tenga más paciencia es el que va a ganar. Puede que ahora no sea, que sea la próxima, pero está cambiando un poco la situación. Hay un descenso de algún candidato, ascenso de otro y ciertamente está dando algunos frutos el crear otro clima.

¿El simple hecho de que la palabra amor inunde el discurso político ayuda a esto no?

Sí. Es más difícil achacarle actitudes violentas a alguien que está hablando de eso todo el tiempo.

¿En qué consiste esta constitución moral de la que habla Andrés Manuel?

En el grupo que piensa en esos temas yo siempre insisto en un punto. La última referencia realmente importante de la política es el pueblo, es la gente, y la única manera que esa gente puede hacer escuchar su voz crítica contra la corrupción, el robo o la violencia es participando, pero no hay instituciones de participación. Los partidos políticos son instituciones de representación: el partido elige candidatos y la gente confirma a los candidatos que los partidos eligieron. Los partidos en realidad tienen el monopolio de la elección de los candidatos, no la gente. Lo mismo pasa en Estados Unidos. La democracia representativa se ha corrompido porque el partido se ha separado del pueblo y le propone un candidato que la gente dice “ninguno está bueno, pero tengo que votar por uno”. Y si no voto por ninguno como dice mucha gente, en el fondo sale peor. Como decía mi madre, un voto en blanco es un voto en contra. Un voto en contra de lo que debería elegir aunque sea lo menos peor. La ética de la política debe articularse sobre instituciones de participación que hay que crear. La democracia participativa articulada a la democracia representativa, eso es una novedad completa.

¿La idea de ciudadanía no representa esta institución de democracia participativa?

La ciudadanía es el hecho de ser ciudadano. Lo que pasa es que también hay parte del pueblo, por ejemplo, los pueblos originarios que quieren ser respetados como comunidad, no como individuos. En ese caso hay que darles el derecho de tener un derecho comunitario y no individual. Entonces empiezan a haber muchos tipos de ciudadanía y el concepto liberal de “cada persona, cada voto” empieza a ponerse en cuestión. Ciudadanía sí, pero la ciudadanía se vive en la participación y la gente no participa porque no sabe dónde participar o porque cuando ha participado lo han manipulado. Acá en el Distrito Federal se hicieron comités de barrios y se eligieron como dos mil, pero en seguida se politizaron y la gente vio que no funcionaba. En Porto Alegre, en Brasil, un gobierno local estableció que todos los gastos se decidieran con participación popular. Entonces se pusieron prioridades, con reuniones de base y después hasta el más alto nivel, donde la gente iba decidiendo si la prioridad de ese año era la seguridad, la electricidad o drenaje, cómo gastar y en qué gastar. Eso es participación ciudadana, pero los gobiernos no se animan. Aún los gobiernos de izquierda son ellos mismos los que distribuyen los recursos de la ciudad. Entonces el código de ética va a valer si hay una estructura participativa y hay que darle importancia a la ética porque está todo corrompido. Al menos hay que hablar del asunto, porque si ni siquiera se habla de esto en las escuelas porque se elimina la materia de ética filosófica, el ciudadano nunca escuchó hablar de ética. La iglesia ya no funciona, que es el lugar donde se hablaba de ética. Entonces, ¿dónde estudia un niño de  12 o 15 años estudia los principios éticos y quién se le muestra como un ejemplo ético a imitar para ser un hombre decente? ¡Nadie! Porque el padre está en crisis y se defiende como puede, y roba a su nivel concreto lo que puede.

Cuando todo el sistema te empuja a lo contrario de lo que promueve la ética…

Claro. No hay ningún ejemplo de actitud ética ni ningún lugar donde se estudia el tema ético. ¿Entonces de dónde queremos que la gente tenga principios? Está todo corrompido y bueno, ese es el fruto. ¿Y qué pasa cuando todo se corrompe? Es un desastre, porque uno aprieta un botón y piensa que se va a prender la luz, pero resulta que se han robado el cable y no se prende nada. El país no marcha porque todas las estructuras exigen que cada uno cumpla honestamente su función. Y los grandes pueblos son gente donde cada uno cumple su función y el sistema funciona, todos están bien. Aquí nada funciona y por eso estamos todos mal.

Y a nivel mundial parece que hay una tendencia de romper con estas estructuras de control y que ya no se pueden seguir legitimando al ser cada vez más evidente que ya no funcionan. Ahora incluso en el foro económico de Davos hablan de cosas como cambiar el capitalismo, cosas que hasta hace un par de años parecían impensables.

Sí, porque los que más han robado son los banqueros. La gente les dejaba el dinero para que estuviera seguro, pero ahí se lo roban. Ha llegado la corrupción al más alto nivel. Ya ni el capital anda porque se roba al propio capitalista. En el siglo XIX eran tipos honestos, familiares, eran explotadores y aristócratas que seguían las normas éticas del mercado, que no eran  buenas pero al menos funcionaban. Ahora ya ni las del mercado se cumplen.

¿Cómo ve a México en todo este escenario de protestas globales que van desde la Primavera Árabe hasta los Indignados españoles, pasando por los Ocuppy de Wall Street y todo el bloque sudamericano que intenta construir una nueva forma de Estado, como ocurre en Bolivia por ejemplo?

Aquí la única manera de tener un gobierno que represente a esos grupos, no es por decirlo, pero no hay otro que López Obrador. Los demás van a seguir con lo mismo. Por lo menos López Obrador debería ser intentado como posibilidad, a ver qué hace, si la cosa mejora un poco. Y con muy pocas medidas todo empieza a mejorar. Kirchner no era un gobierno revolucionario, era un peronista casi como los otros, pero dijo “un momentito, vamos a estudiar la deuda y vamos a ver cuánto debemos”. Después se la subastó en el mercado y se le bajó la deuda completamente. Si nosotros ya pagamos la deuda, habríamos que hacer un estudio serio, mandarlo al tribunal de La Haya para demostrar que ya pagamos la deuda o una moratoria de seis años para no pagar la deuda y utilizar ese 15% del presupuesto a salvar el campo, mejorar la educación, invertir para que la industria nacional funcione y compita. Con muy pocas medidas puede empezar a funcionar. Argentina tocó fondo en 2001, tres gobiernos en un día, una cosa espantosa. La gente saliendo a la calle les robaban el dinero dentro y fuera del banco, porque la gente que tenía dólares se los sacaron, los transformaron en pesos y devaluaron el peso. Entonces tenían 50 dólares y de pronto valía tres veces menos, una estafa. La gente explotó y al fin salió Kirchner para levantar el país. Y en dos años vendiendo soja y qué se yo a los chinos, siete por ciento mensual de crecimiento. Ahora hablo con los argentinos y dicen “che, hay mucho optimismo, la gente está muy contenta, hemos vivido treinta años de infierno, pero ahora sí, ya estamos saliendo”. Es posible, pero se necesita el mínimo de honestidad. Pero está difícil porque toda la maquinaria está mintiendo, creando fantasmas y ahí entonces está la cuestión.

¿Cómo percibe el desencanto hacia el gobierno y que los mexicanos hayan aguantado un régimen de violencia como el que vivimos a diario?

Lo que pasa es que en el Valle de México hubo uno de los primeros lugares de la Tierra donde hubo agricultura, una especie de calabaza que se cultivó hace 9 mil años. El mexicano está muy disciplinado, porque el campesino tiene que cumplir normas. Pero está tan disciplinado que nunca llega al fondo de decir ¡basta! Dice “estoy mal pero todavía puedo sufrir más así que mejor aguanto”, hasta que un día se decida a no aguantar más, como pasó en 1910, hace un siglo. No sé si se va a dar eso, pero podría evitarse con un gobierno que levante al país. Están todos desesperados pero nadie hace nada. Cada uno se quiere salvar solo, como las ratas del barco, pero al fin el barco se hunde con todo y ratas.

¿A nivel mundial usted percibe que se esté construyendo un nuevo discurso que a su vez pueda fundamentar las bases de un nuevo sistema social?

No, lo que pasa es que hay una crisis mundial del capitalismo como nunca ha habido…

Una crisis del proyecto de modernidad como tal ¿no?

De modernidad y del capitalismo. Los Indignados ya son un poco la expresión de los jóvenes que son cultos en Europa y en Estados Unidos, que tienen estudios y entienden lo que está pasando y que no pueden trabajar, que están desocupados. No son como nuestros ninis, que ni estudian ni trabajan. No, aquellos han estudiado y saben por qué no trabajan y se están oponiendo a ello. Estamos en un momento muy crítico de la historia de la humanidad.

Pero incluso los jóvenes mexicanos con altos niveles educativos se perciben un tanto apagados…

Todavía, y algunos tienen que sobrevivir por su familia. Hay mucha desigualdad, 55% de pobres. Brasil bajó de 35% a 27%. Argentina también, ha podido bajar el número de pobres y en cambio, en México han aumentado. Es espantoso, uno de los países con mayor índice de pobres en el mundo. El pobre está en el límite de la supervivencia y quiere salvarse, no puede pensar mucho en otras cosas, pero ese va a ser el que va a decir “bueno, intentemos algo distinto”. Ése va a ser el cambio. Quizá aún haya que sufrir más.

Todavía no podemos saber si lo peor ya llegó o está aún por venir.

Claro, y no sabemos si la gente tomará conciencia contra la propaganda y se dispondrá a ver qué pasa con otro proyecto.

¿Qué papel están jugando las nuevas tecnologías de la información en todo esto?

Ya está jugando un cierto papel, pero habrá que ver si continúa y hasta qué nivel. Peña Nieto le dio motivo a un ‘boom’ y se va a cuidar de no meter tanto la pata en el futuro, pero ya hay una presencia de los medios electrónicos y ojalá que crecieran y se transformaran en un elemento determinante como ha sido en otras partes. Creo que hay que empezar a contar con eso.

¿Cree que pueda llegar el momento en que estas tecnologías puedan empezar a promover un nuevo sistema de organización social como el que describía Manuel Castells en torno a su idea de sociedad red?

Esa está naciendo, aún dentro del capitalismo, el mercado y todo. Mucha gente compra y se comunica por red, eso ya entró. El asunto es hasta qué punto se transforma en un elemento determinante para las elecciones de julio. Ahora, va a ir creciendo y eso es parte de la política participativa, pues la gente ya no depende de lo que le diga la televisión, sino lo que yo pueda escribir entre mis amigos. Es una actitud mucho más activa del ciudadano y cuando son millones se arma un lío. Creo que eso va a crecer de todas maneras. Para mí, los medios electrónicos de la red son semejantes a la revolución industrial para la economía del siglo XVIII. Es una revolución también material, porque al final es materia, un instrumento, que permite modificar el proceso de producción de las decisiones políticas, no el proceso de producción de la mercancía, como lo fue la Revolución Industrial. Aquella fue económica, ésta es política. La gente se entera muy rápido y puede cambiar su opinión y las decisiones. Entonces el PRI dice “está bajando el nivel de las encuestas porque éste metió la pata” y tiene que cambiar rápido las decisiones que están siendo determinadas por esos medios.

¿Eso quiere decir que la ciudadanía global está retomando ese poder perdido que tuvo alguna vez?

No. Un poder que nunca tuvo y que está tomando por primera vez en la historia, porque aún la Revolución Francesa fue un grupito y todos han sido grupos. Ahora es masivo y va a ser hasta el campesino, que nunca entró en nada. Estamos en un proceso de maduración de la población mundial nunca dado y va a ser en el siglo XXI.

Y más rápido de lo que muchos imaginan…

Por una parte. México quizá más lento, pero en el fondo López Obrador le apuesta a eso. A lo mejor todavía no está el momento lo suficientemente maduro, pero quizá en otros años ya lo esté. Hay que tener paciencia. Hablando del amor, el amor es paciencia. Hay un texto muy bueno de Pablo de Tarso sobre el amor, se lo voy a leer. Lo iba a llevar el otro día pero no quería escandalizar a la gente. Pero mira qué lindo texto. Es una carta de Pablo de Tarso a los Corintios I. Es quizá el texto más impresionante sobre este tema en la historia. Mira cómo dice, y a esto es para la mujer, para el hijo, para todo: “El amor es paciente, (espera, sabe esperar). Es afable. (El amor no tiene envida, te va bien, ¡magnifico!, no me entristece que andes bien). No se jacta ni se engríe, no es grosero ni busca lo suyo, no se exaspera ni lleva las cuentas del mal, (todos los errores que hiciste no los cuenta). No simpatiza con la injusticia, simpatiza con la verdad. Disculpa siempre, confía siempre, espera siempre, aguanta siempre. El amor no falla nunca. Los dichos inspirados en la gran ciencia se acabarán, las que hablan muy bien las lenguas cesarán. El saber se acabará, porque limitado es nuestro saber y limitado nuestro conocimiento. Y cuando venga lo perfecto lo limitado se acabará. Cuando yo era niño, hablaba como un niño, tenía la mentalidad del niño. Cuando me hice hombre acabé con las niñerías”. En fin, ese es el amor. Pero es más fuerte todavía, mira lo que dice: “Yo puedo hablar inspirado y penetrar todos los secretos y todos los saberes. Puedo tener toda la fe y mover todas las montañas, pero si no tengo amor soy nada. Yo puedo dar limosna de todo lo que tengo y puedo dejarme quemar vivo, que si no tengo amor, de nada me sirve”. Este texto lo voy a meter en algún lado (risas).

Más que para escandalizar sería bueno difundirlo…

Sobre todo que es de Pablo de Tarso, la biblia cristiana (risas). Cuando lo lea López Obrador va a decir “oh, está bueno” y lo va a usar, ya verás, porque se lo voy a sugerir. Eso va a ser un escándalo, porque le saca el tema al PAN. López Obrador hablando como debería hablar el PAN, pero el PAN no puede hablar eso. El sin vergüenza del Calderón, siendo un cristiano no saca la ley de la sequía y deja que se mueran de hambre los campesinos, aún cuando el cristianismo dice que hay que darle de comer al hambriento. Él dejó que el hambriento se muera de hambre. La va a pasar mal el día del juicio en su propia ética. Si la cree, le va a jugar mal y si no la cree pero todavía, entonces para que se llama cristiano. El Calderón es un desastre. Entonces, le está tomando como la ética pues, se les está metiendo. Algunos dicen es demagógico. Sí, pero es real y es interesante, y además me gusta. Entonces deja de ser demagógico y a decir, “ojalá que fuera real” y entonces lo voto. Ése es el tema. Ahora el asunto es que después hay que ser fiel a ello, pero sí lo va a ser, porque es un tipo muy entregado. Lo demostró cuando era del gobierno. Se levantaba a las cinco de la mañana y a las seis ya estaban todos los periodistas dando sus informes y en todos los diarios y radios parecía la voz de López Obrador cuando era Jefe de Gobierno del Distrito Federal. Era muy inteligente. Y todos los días reunía el comité de seguridad. Es un buen administrador, sabe hacer bien las cosas.

El nuevo discurso de Andrés Manuel es muy cristiano. ¿No se puede prestar a confusiones con el Estado laico?

Es muy cristiano la verdad. Ahí también hay que romper un poco. El Estado no es la iglesia y es secular, pero el Estado tiene derecho a aprender de cualquier lado, también de una religión. Confucio le dio la ética a los chinos, y el neoconfucianismo es la teoría que tiene hoy el gobierno chino, que de marxista ortodoxo dijo “no, hay que poner un poco en remojo a aquel, hay que abrirse a otras cosas” y volvió a la sabiduría china tradicional y le funcionó mejor. Entonces, no hay que tener miedo de un Estado laico, pero el cristianismo es parte de nuestra cultura y se pueden absorber elementos interesantes. No hay que tenerle miedo ni negarlo. Eso serían otros temas, pero la gente no se da cuenta que tener como imagen de una religión a un crucificado es un escándalo total, porque al crucificado ya no se le ve como tal, sino como un signo religioso. Es la silla eléctrica del imperio romano, es un rebelde, un joven muerto. ¡Espantoso! No hay ningún fundador de religión tan escandaloso. Los demás murieron de viejos: Confucio, Buda, Mahoma. El fundador del cristianismo fue un tipo interesante pero no lo saben ver y la iglesia tampoco. Mira al gordito del cardenal (Norberto Rivera), no tiene nada de semejanza con el fundador del cristianismo. ¿Usted cree que va a morir crucificado por los pobres? Primero rompe los clavos de lo gordito que está. Pero no hay que tener miedo.

¿Cómo fomentar la participación de toda la sociedad civil y que no se quede nada más entre los simpatizantes de López Obrador?

Es parte de la propaganda, del convencimiento y de la gente misma. A medida que se vaya aproximando julio… las encuestas de los precandidatos es interesante, unos tienen 40%, 30%, 20% pero el 50% de la gente está indecisa y no sabe por quién va a votar. Entonces pones el 50% a un lado y de pronto el 40% de los que dieron opinión son el 20%. El gran problema son esos indecisos, a esos apunta la cosa. Un lema como este le puede gustar a los indecisos, quienes serán los que van a decidir. Tener 10 puntos de diferencia no es muy significativo, porque en las presidenciales vota mucha gente. Algunos van a decir, vamos a lo seguro que es el PRI y otros dirán “vamos a ver si cambiamos esto”.

¿Este congreso moral representa el inicio de un nuevo pacto social?

Este grupo en específico no tanto, más bien, va a ser un trabajo como más teórico. Se van a discutir temas teóricos como qué significa una República Amorosa, qué es la justicia, el problema ecológico, la violencia, el código ético… es más teórico por ahora. Ese congreso que se va a hacer no estará a un nivel político concreto.

¿Quiénes más participan en este proceso?

Son intelectuales, filósofos, sociólogos, poetas, escritores, la gente más conocida en México como Elena Poniatowska, Laura Esquivel, gente muy reconocida. Eso también habla del compromiso.

¿Qué tan accesible es la justicia en México?

La única manera de destruir esas estructuras de impunidad es por la participación, hay que idear otras maneras. Yo siempre doy e ejemplo de un amigo paraguayo en Oslo, Noruega, que me dice “tengo que ir al juzgado”. ¿Tienes algún problema?- le pregunto. “No, he sido nombrado por la comunidad para observar al juez, entonces los lunes tengo que ir ahí, no se me paga nada, y pregunto al señor juez cómo están las cosas, a los abogados defensores, los empleados, los reos, todo”. Si no hay nada que decir, se va a su casa, pero si alguno explica que lo presionaron o le pidieron dinero, llama a una auditoría y el ciudadano puede destituir al juez. Eso es participación.

Nos han vendido la idea de que la participación se limita únicamente al voto cuando en realidad implica cosas más amplias como el consumo, por ejemplo.

Claro. Hace años se vota, luego se observa y es el tiempo del engaño. Al fin, votas por los mismos que la propaganda determinó. No, la participación debe ser semanal y tiene que haber órganos de participación en el barrio, en el Estado, donde la gente continuamente tenga presente herramientas como la revocación de mandato, que es esencial. Y es lo primero que dijeron, que la reforma del Estado no se va a dar la revocación de mandato. Sin eso no hay reforma. Revocación de mandato del presidente, senadores, diputados o jueces significa que un cierto porcentaje de ciudadanos presentan cosas y pueden destituir al juez o a un presidente. Como Hugo Chávez, que jugó esa carta y la ganó, pero pudo haberla perdido y lo destituían. Eso es participación, pero reelegir… nadie sabe lo que elige, eso sólo va a perpetuar a la burocracia. Eso no es una buena reforma pues representa más corrupción todavía, porque si la gente supiera quién es su diputado y qué decidió, la gente podría decir “no lo voto más”, como en Estados Unidos, pero aquí la gente no sabe quiénes son sus diputados y qué hicieron. ¿Cómo se van a reelegir? Lo único que van a hacer es que se van a eternizar.

¿Cómo percibe a los partidos de izquierda tan entusiasmados con métodos como las encuestas para elegir a sus candidatos?

No, eso demuestra que la izquierda también está muy corrompida. Están Los Chuchos, que son un desastre. Y ahora se están repartiendo los puestos con buenos salarios, entonces lo primero que hay que hacer es mitad de sueldo a los diputados, senadores y presidentes. Cuatro veces menos de sueldo a la Suprema Corte, como en Bolivia, donde nadie puede ganar más que el presidente Evo Morales que gana 2 mil dólares, 26 mil pesos. Nadie puede ganar más que eso. Si usted no quiere, no sea político. Y acá un juez de la Suprema Corte gana 450 mil pesos más otros beneficios.

O 700 mil pesos mensuales si eres alcalde de Tlalnepantla, en el Estado de México…

Son ladrones. Cómo un juez se puede fijar tal salario, que vaya que es injusto. ¿Cómo va a hacer justicia un juez injusto? Tendrían que darse cuenta que es desproporcionado lo que gana y no. Le gusta, se enriquece. Entonces está corrompido el poder judicial.

¿Qué opina de esta frase de los zapatistas de “el pueblo manda y el gobierno obedece” que parece causarle malestar a los partidarios de las democracias liberales?

Tengo un libro que se llama 20 tesis de política en el que hablo del poder obedencial, donde hago todo una política a partir de este concepto. El representante debe obedecer al pueblo y no mandar. Ahora, el que manda mandando es el pueblo, no el gobernante, pero manda por la participación, pero si no participa y no tiene órganos de participación no hay expresión de su mandato.

O peor aún, cuando ni siquiera el pueblo es consciente de su propio poder…

Eso es el punto de partida. Si usted toma en cuenta que el único lugar y la única sede del poder es el pueblo, no el Estado ni el gobierno, ya tendríamos la solución de todo, pero nadie lo cree. Nadie actúa en convicción. ¡Yo soy el poder!, no usted señor presidente, no usted señor policía. Usted está a mi servicio, señor diputado. ¡Obedezca al ciudadano! Una vez estaba yo tomando un avión y cuando me estaban hurgando todo, entonces yo le digo al policía, “sí, mire porque yo me obedezco a que usted esté hurgando todo”. ¿Cómo es eso?, preguntó el policía. Sí, mire, yo lo he puesto a usted para que no haya gente que nos meta una bomba en el avión y usted me obedece a mí, y yo me obedezco a mí cuando dejo que usted opere (risas). Le di todo una clase al que estaba mirando. Pero cuidado, usted me obedece a mí y por eso es que yo lo obedezco a usted, porque en realidad me obedezco a mí.

¿Esta obediencia de sí mismo debería ser el sentido último de la política?

Y el sentido ético. Por eso Evo Morales dijo “yo ejerzo un poder obedencial”. Y lo hace. En tres casos muy graves se ha tenido que echar para atrás. Pasó con el gasolinazo, con la gran carretera que iba a hacer en medio de los indígenas. Es un hombre que cuando la gente se pone en serio se sabe echar para atrás y eso es gobernar. Se tiene que ser obediente al pueblo, y eso lo siente la gente. En cambio el Calderón dice “he ordenado” como si fuera el rey. Le gusta usar esa terminología, tiene esos conceptos. Alguna vez dijo “tengo el monopolio del poder”. Yo le respondí en un artículo en La Jornada, diciendo que tener el monopolio del poder se llama dictadura. Y digo, como estudió en la universidad patito ni sabe lo que dijo. No tiene el monopolio del poder, tiene el monopolio del ejercicio de la coacción legítima, que es otra cosa.

Como diría Max Weber…

La coacción, pero la coacción que todos hemos acordado que hay que cumplir al que no cumpla con lo que hemos decidido. Si hemos decidido y alguien no lo quiere hacer, tenemos que decidir qué hacer con el que no hace esto. Entonces podemos decir que un policía lo va a obligar a hacerlo y ese policía obra legítimamente porque el Estado tiene el monopolio de la coacción legítima que los ciudadanos han decidido. Pero eso no es el monopolio del poder, vaya tontera. Al equivocarse en su formulación muestra cómo piensa.

¿Esa es la gran importancia de reposicionar a la ética como un tema fundamental para devolverle el poder al ciudadano?

Totalmente. Los principios éticos son constitutivos de la política. ¿Pero cuáles? La afirmación de la vida, hay que comer. Todo debe ser fruto del consenso simétrico de los afectados, ese es el principio democrático. Y también hay que hacer las cosas posibles. Esos son los tres principios éticos. Con eso usted tiene un político fantástico que piensa en afirmar la vida del pueblo en lugar de su riqueza y egoísmo, está habituado a que todo lo que hace lo hace pro consenso, no porque se le ocurre, y luego hacer cosas posibles para lo cual se necesita tener buenos asesores. Son principios éticos pero también políticos. Ese es el tema de la ética, lo demás es egoísmo, corrupción, utilizar el poder para enriquecerme, para extorsionar sexualmente a mis subordinados.

¿Cómo se puede entender este enfrentamiento entre López Obrador y el zapatismo?

Más bien todo lo contrario, cómo se puede explicar uno que el zapatismo se enfrente a López Obrador, porque él nunca se opuso al zapatismo. Fue un error estratégico del Sub Marcos.

Y sigue siendo, porque hasta hace unas semanas todavía volvió a cargar contra Andrés Manuel.

Sí, pero con mucha sabiduría política Andrés Manuel no le responde y eso es lo que hay que hacer.

Incluso el Sub Comandante llegó a mencionar que el discurso amoroso de López Obrador estaba más cerca de Gaby Vargas que de Alfonso Reyes. ¿Qué opinión le merece esto?

La verdad es que el concepto de la República Amorosa es un concepto casi vacío que hay que llenarlo de contenido y lo va a llenar la gente en un horizonte interesante, positivo. Eso es lo bueno. No es un concepto elaborado, sino un concepto horizonte. Si se le pide precisión (a López Obrador) él va a decir, “que el pueblo lo precise”. Es como Hugo Chávez y su concepto del socialismo de siglo XXI, ¿Qué significa eso? Ya se irá viendo. Nadie sabe lo que es, pero está bien que no se sepa. Pero se sabe que no es capitalismo y que no es el socialismo del siglo XX. Esto no es ni violencia ni nada. ¡Es amor! Es ambiguo, es ingenuo, pero también un horizonte interesante para iniciar una discusión. Si le pido mucha precisión uno no se da cuenta del significado político que tiene esto. Entonces el Sub se plantea esto más como un teórico que como un político. Él es el líder de un proceso a largo plazo, pero López Obrador va a corto plazo, ocupar el poder y arreglar un poco las cosas de como están. El Sub seguirá trabajando a largo plazo y eso está muy bien, por eso es que no deberían oponerse. El mismo Sub debería decir “bueno, López Obrador es un político que intentará cierto patriotismo nacionalista, no es un revolucionario”. López Obrador no lo quiere ser ni lo puede ser, pero es mejor que los que están. Lula tampoco fue un revolucionario y sin embargo mejoró un poco la cosa y dio más ámbito para construir cosas mejores. Estamos en eso, en crear ámbitos de centro izquierda, no de extrema izquierda. Hay que ser un poco realistas, no dan para más las cosas pero es suficiente.

Aunque siempre los gobiernos que se anuncian como centro izquierda terminan gobernando como la derecha.

No, pero esos son los socialdemócratas, porque esa socialdemocracia es una centro derecha con disfraz de izquierda. Por eso el Zapatero, Blair son un desastre. Son peores, porque aparecen como izquierda cuando son derecha. Esto no, esto es realmente izquierda, nacionalista, popular, no populista. No hay que pedirle demasiado pero ya es mucho que lo logre, porque los que tenemos están mal. Ante lo mal que estamos eso otro vendría fantástico. Es un realismo crítico.

::.

A %d blogueros les gusta esto: