Archivo del sitio

Arte, ficción y realidad, a propósito de Tolkien

Salgo de ver la película biográfica sobre J.R.R. Tolkien y confirmo algo que ya sabía: que la única vida que vale la pena es aquella que se vive como una obra de arte.

Pasan los años y cada vez me parece más absurdo eso que nos ha dado por llamar “realidad”. La literatura, la plástica, la música, son expresiones de ese lado inefable de la vida, ese donde habita el misterio de la existencia, ese que no se puede comprender racionalmente pero se puede sentir. Supongo que eso es la poesía, y por eso llevo años escribiendo versos, para decir aquello que no se puede decir de otra forma, tratar de darle forma y sonido a esas fuerzas profundas que habitan en nosotros, esas fuerzas que buscan la manera de manifestarse. La Tierra es un lugar poblado de espíritus, un lugar sagrado donde los árboles y las piedras y el agua dicen cosas. Al poeta, al artista, le toca escuchar las palpitaciones del mundo para luego tratar de traducirlas, interpretarlas.

Es por ello que en la ficción y no los periódicos, reside la verdad profunda de la condición humana. La de los seres que sufren y aman y odian y matan y son héroes. Es la condición humana en su estado más puro. El arte como requisito de supervivencia.

Siempre he dicho que el periodismo me hizo mejor persona, al permitirme la oportunidad de conocer y platicar con personas muy diversas, escuchar sus historias. Pero la literatura me ha salvado la vida en más de una ocasión, porque ahí, varado en medio de la más espesa oscuridad, siempre había un libro con el que podía uno dialogar y sentirse identificado, un autor con el cual compartimos ciertas cosas que nos remiten a nuestra propia manera de habitar y sentir el mundo. La literatura es una forma de encarar la soledad y sentirse acompañado por ese otro al solemos seguir valerosamente en su larga travesía, ese extraño mundo donde las barreras entre el autor y el personaje se diluyen, y solo queda una esencia universal, la del ser humano arrojado a las brasas, dispuesto a luchar contra cualquier monstruo para seguir riendo, seguir amando. La literatura -y el arte en general- es el mecanismo que ha desarrollado el ser humano para lidiar con los muchos problemas que encierra la vida, el juego que le ayudará a lograr su realización espiritual. Por ello, sostengo que la magia es el arte sublime de la ficción, el poder de transmutar la realidad, deformarla a nuestro antojo. Por ello decía Nietzsche que en todo creador habita un Dios dispuesto a ince diar la pista de baile o reinventar la historia misma de la creación. Es una lástima que muchas personas, tan encerradas en su propio cuerpo, no sean capaces de entender sobre estas cosas.

Supongo que algo de eso le pasó a Tolkien. Y no le quedó más remedio que inventar mundos con enanos, dragones y anillos, para poder decir aquello que no se puede decir de otra forma.

La ficción como cumbre y raíz de toda realidad posible. El verdadero arte consiste en descubrir la magia que habita en todas las cosas.
::.

Felinos y mujeres

Me encontré con la obra de este compa, Evelio Moreno, y hubo algunas cosas que llamaron mi atención, principalmente, sus acuarelas de mujeres y felinos. Les dejo una muestra para que le echen ojo.

El impresionante colorido ácido prehispánico de Cix Mugre

Las pinturas de este artista mexicano son simplemente alucinantes. Una estética propia y un envidiable dominio del color. Vaya generación de muralistas mexicanos la que tenemos ahora. Échenle ojo a Cix Mugre en sus redes.

Homenaje a Egon Schiele a un siglo de su muerte

Quizá el mayor descubrimiento de mi viaje por Europa, fue la obra de Egon Schiele. La fuerza de este pintor austriaco, a quien le bastaron 28 años de vida para volverse inmortal, tiene una originalidad trágica, un trazo tembloroso y vibrante, una estética única. Aquí un pequeño homenaje para el genio, uno de los mayores exponentes del llamado Expresionismo Austriaco y discípulo de Klimt.

El arte en bolígrafo de Nicolas V. Sánchez

Captura de pantalla 2018-07-28 a las 1.37.46 p.m.

Me encontré con la obra de Nicolas V. Sánchez gracias a un video sobre su arte con bolígrafo. Me llamó la atención no sólo por la calidad técnica, sino porque me pareció que sus pinturas decían más cosas. Adentrándome en su sitio web, encontré algunas pinturas peculiares: el ganado y la familia, dos de sus inquietudes recurrentes que recrean el mundo a su alrededor. Interesante.

 

Un buen drama

drama

¿Cómo identificar un buen drama? Cuando oyes hablar a los distintos personajes que luchan entre sí, y todos tienen una dosis de razón, una pasión oculta, un motivo para hacer lo que cada uno hace.

La condición humana está más allá del bien y del mal. Quien entiende esta sencilla verdad, puede comprender la vida con mayor amplitud. Por ello la ficción tiene también una función pedagógica: ayudarnos a comprender mejor el mundo en que vivimos y comprendiéndonos mejor a nosotros mismos.

La calidad del drama que usted consume querido lector, será directamente proporcional a su comprensión del maravilloso y terrible misterio de la existencia humana.
::.

La Mecánica de la Historia, de Yoann Bourgeois (o de cómo el movimiento dice cosas)

Una serie de instalaciones sorprendentes, realizadas por el coreógrafo Yoann Bourgeois. Impresionante. Dos obras que dicen mucho a través del movimiento.

::.

 

Jim Carrey: la delgada línea de la locura para soportar la realidad

Me impactó el documental Jim y Andy, que narra la manera en que el actor Jim Carry se metió tanto en el papel del comediante Andy Kauffman que ya no podía salir. La mente humana es fascinante. La locura puede ser un dispositivo para alejarnos del mundo cuando éste nos provoca un inmenso dolor. La locura es pues, un extraño mecanismo de supervivencia. La película es una indagatoria profunda en la psique humana, una revelación de las fuerzas internas que continuamente convergen y se manifiestan en nosotros, en nuestros actos, en nuestra vida.

Pero la historia no queda ahí, ya que en otra pequeña película documental, se relata la “necesidad de color” por la que atravesó el comediante para lidiar con la profunda crisis existencial que le aqueja y trató de ocultar con una máscara de payaso que lo condujo a la fama y la riqueza, pero no a la felicidad. Ahora busca reconstruir los pedazos rotos de su interior a través de la pintura. Interesante personaje, lleno de matices. Un hombre atormentado en busca de sí mismo.

::.

Paul McCartney recorre las calles que marcaron su juventud

¡Qué belleza! Paul McCartney es un viejo adorable, con una vitalidad envidiable para su casi 80 años de edad. Se nota que la vida lo ha tratado bien y que no se ha quedado con ganas de hacer nada. Esas ganas de vivir y disfrutar las cosas buenas, pero también la posibilidad de crear belleza a partir de los momentos difíciles, es el remedio elemental para curar todos los males del mundo. Escenas mágicas que surgen de lo inesperado. Gran momento para la televisión y para el simpático gordo, James Cordin. Imperdible.

Sobre el poder sanador del arte

ARTE

Obra de Oswaldo Guayasamin

Por azares de la vida, me topé con mis viejos poemas, de aquella época en que andaba yo en el bajón existencial hard core, esa época que en mi autobiografía lleva el nombre del Filonauta del tiempo combustible. Es curioso lo diferente que se ve todo en retrospectiva. Hoy me parece increíble verme reflejado en esos versos, que parecieran un tanto distantes al tipo que soy en la actualidad. Luego me vino el recuerdo de una declaración de Jodorowsky, cuando decía que él no aspiraba a un arte donde cada uno vomitara sus traumas, sino un arte sanador. El viejo estaba en un error, pues a final de cuentas, el poder sanador del arte reside, en buena medida, precisamente en esa posibilidad de vomitar las dolencias.

Fue así que comprendí que expresar el dolor, la ira o la tristeza en cualquier manifestación artística, es realizar un conjuro mágico, un acto alquímico capaz de convertir nuestra desgracia en algo bello. Dejar que salga y se exprese lo que llevamos dentro. El arte es también encontrar la belleza de nuestras muchas deformidades. ¡No puede existir acto más purificador y revolucionario! Convertir el dolor y la rabia en algo sublime, etéreo. ¡Qué belleza! He ahí, queridos alquimistas, la fórmula para remediar todos los dolores de la tierra y el alma.

Palabra ficcionalista.
::.

Simbología del alma

d2bea9fc81e827efdac7b077f0c524d8

Todo sentimiento es polisémico. Significa muchas cosas al mismo tiempo, a veces contradictorias. Tratar de interpretar el alma implica estar atento, desarrollar cierta intuición para comprender la enorme complejidad que encierra cada persona. Pero sólo aquel que se explora a sí mismo y trata de descifrar el significado de sus propias emociones, puede aventurarse a tratar de descifrar el alma de otra persona. Las emociones son la base de todo lenguaje posible, aquello que nos permite establecer una conexión espiritual con el otro. Comprender por qué razón el otro se siente como se siente y encontrar similitudes con nuestra propias emociones, es la clave para desarrollar empatía: ver reflejado nuestro corazón en el corazón del otro. Eso es el arte.

Por ello, creo firmemente que el arte es el único medio posible para transformar al mundo. Convertir la vida en un poema es unir todo aquello que un día fue separado, es restablecer la conexión perdida con los demás, la base de toda experiencia mística, la comunión del uno con el todo. No es la política, ni los argumentos racionales, ni las discusiones interminables lo que nos sacará del lodazal en que nos encontramos. Es el alma, che, el deseo ingobernable de fundirnos todos juntos en un gran abrazo. La única revolución posible es el amor a los demás. Y el arte es la clave para amplificar las resonancias del corazón. No es posible una revolución sin arte.

Nosotros los artistas tenemos el deber de crear una nueva estética, una nueva manera de sentir e interpretar el mundo. La imaginación como forma de supervivencia. Transformar la mierda en flores con un acto de magia. Alquimia poética. He ahí la clave, los cimientos para la transformación del mundo que habremos de construir entre los escombros de una civilización obsoleta. Hacer resonar los corazones como si fueran tambores. Así se construye la esperanza.

Palabra ficcionalista.
::.

Las pinturas vivientes de Alexa Meade

Ya había visto el trabajo de Alexa Meade desde hace un rato. Pero ahora que me topé con un video suyo en Facebook, me dio por ahondar en su obra. Interesantes pinturas tiene en su portafolio esta artista que ideó una manera de convertir a gente de carne y hueso en pinturas de dos dimensiones. Vale la pena echarle ojo a su sitio web.

 

 

 

 

 

Los claroscuros de José Luis Malo

Hoy me topé con la obra de José Luis Malo. Me impresionó la fuerza de sus retratos, su manejo de la luz y la sombra, los motivos de sus pinturas. Recomendable echarle un ojo a su sitio oficial. Me gustó el video. Se nota la energía en sus trazos.

El arte de la creatividad para no perder el color en las fauces del capitalismo

Hoy me topé con el mismo problema abordado desde dos perspectivas distintas. Por un lado, Lipovetsky reflexiona sobre el papel que desempeña el arte y la creatividad en la era del hiperconsumo en una entrevista para la prensa española.

“No soy en absoluto pesimista: las contradicciones harán evolucionar el mundo, el hombre no es sólo un productor y consumidor, es un creador que encuentra la felicidad en esa dimensión creativa. Cada vez más la gente común escribe, fotografía, hace teatro… y no lo hace por esnobismo, sino en busca de la felicidad que no encuentra en el supermercado”, asegura el filósofo francés.

Casi inmediatamente después me topé con el multipremiado cortometraje de animación Alike, en el cual se retrata un problema común de nuestro tiempo: el descolorido del alma.

Las máscaras de Saner

Un muralista e ilustrador con un estilo propio desbordante de colorido y reminiscencias a un pasado indígena que se niega a desaparecer a pesar de todo. La máscara, ese otro rostro que nos define como parte de una añeja tradición cultural, se ha convertido en el signo distintivo de Saner, cuyo trabajo goza ya de admiración por parte de la crítica y la gente de a pie. Un artista único creador de una estética propia, referente del nuevo muralismo mexicano.

La galaxia que cabe dentro de una habitación

Un par de sorprendentes instalaciones de TeamLab en Tokio, Japón. De cuando la tecnología lumínica saca jugo a la imaginación humana.

El neoimpresionismo de Tallman Powers

En una época donde existen aplicaciones para convertir fotografías del teléfono móvil en supuestas pinturas, retomar los principios de la pintura se vuelve una necesidad para un mundo del arte contaminado por la industrialización del arte objeto. En medio de todo ese caos, las pinturas de Scott Tallman Powers, oriundo de Alabama, Estados Unidos, retoman algunos elementos del impresionismo adaptado a contextos rurales y pequeños poblados de Marruecos, Guatemala o Alaska. Aún cuando le gusta pintar muchos paisajes con motivos bucólicos, la sutileza de los colores y las expresiones de sus retratos lograron cautivarme. Les dejo aquí algunas muestras de su trabajo para que le echen un ojo en su sitio web.

El fraudulento mundo del “arte” contemporáneo

Ahora que ando reflexionando a fondo sobre el mercado del arte y aquello que el discurso hegemónico intenta presentarnos como fenómeno estético, me pareció muy acertada la postura de la crítica de arte mexicana Avelina Lésper, una férrea enemiga de las mamarrachadas del pomposo, insustancial, frívolo y redituable mundo del arte conceptual donde cualquier cosa pretende elevarse a fines artísticos por mero interés mercantil. Aquí una interesante conversación con Sabina Berman.

La fantástica realidad de ese cronopio llamado Cortázar

El azar, esa fuerza que opera de manera contraria a las reglas de la lógica, me condujo a esta charla con Julio Cortázar, uno de los escritores latinoamericanos más originales del siglo XX. Si he de ser sincero, leí Rayuela y no me acuerdo de gran cosa salvo de algunos pasajes, un tanto vagos. En cambio, me parece que 62/Modelo para armar explora las mismas inquietudes existenciales pero de manera más concreta. Hay escenas realmente cachondas en ese libro que todavía me asaltan de repente. Los cuentos de Cortázar me parecen buenos, pero nunca fui uno de sus muchos fans, ahora que los hipsters lo han retomado como uno de sus referentes literarios. Pero eso sí, de que el Cronopio mayor es un personaje digno de un cuento, con sus consabidos límites siempre difusos ente ficción y realidad, que no quepa la menor duda.

 

A %d blogueros les gusta esto: