Archivo del sitio

Para comprender la guerra del cambio de divisas

Imagen relacionada

La política monetaria y el cambio de divisas, es una arma geopolítica que está siendo muy utilizada en nuestros días. EE.UU. defiende la hegemonía del dólar mientras que la Unión Europea apuesta al euro como alternativa, al mismo tiempo que las potencias orientales como China, Rusia y Turquía intentan explorar otras posibilidades como el yuan o la adquisición de oro como una medida para contrarrestar el poderío hegemónico estadounidense.

Algo que yo no sabía y me llamó la atención, es la manera en que al ser una divisa fiduciaria, con una amplia presencia más allá de sus fronteras, la hegemonía del dólar le permite a la Reserva Federal de EE.UU. imprimir con más holgura el papel moneda y generar riqueza con poco impacto inflacionario, lo cual es una ventaja importante a la hora de, por ejemplo, adquirir deuda. Un proceso que se conoce como monetización de

El asunto de los mercados financieros de divisas es algo sumamente complejo de entender. Pero por ahí encontré algunos videos que pueden ayudar a clarificar algunos puntos importantes.

Venezuela: el nuevo campo de batalla en la guerra geopolítica de EE.UU. y Europa contra Rusia y China

Más que una lucha por la democracia y los derechos humanos, una serie de factores e intereses de las grandes potencias explican la atención que ha tenido la crisis venezolano a nivel internacional.

Manuel Hernández Borbolla

La dimensión internacional que ha adquirido la crisis política en Venezuela, poco tiene que ver con una lucha por la democracia o la soberanía nacional.

Por el contrario, la crisis venezolana se convirtió en un nuevo campo de batalla geopolítica entre las potencias hegemónicas: el bloque conformado por EE.UU. y Europa frente a la alianza entre China y Rusia.

Una situación que permite entender por qué razón el conflicto político en Venezuela, ha desatado una crisis diplomática a nivel internacional como no ha ocurrido con otros países que enfrentan crisis humanitarias provocadas por regímenes autoritarios, tal como ocurre en Honduras, Nicaragua, Haití, Arabia Saudita o la hambruna en Yemen.

He aquí algunas de las razones que explican la importancia de la crisis política Venezuela a nivel geoestratégico.

 

Fragilidad económica y tensiones políticas

La debacle económica que ha sufrido Venezuela en los últimos años, ha sido uno de los principales ingredientes de la crisis política.

Venezuela registró una hiperinflación de 1.698.000% en 2018 según la Asamblea Nacional, única cifra oficial en el país. Una situación que se produjo por una política de divisas, problemas financieros y una alta dependencia a las exportaciones de petróleo, cuyo precio se desplomó en 2014, lo cual agudizó la situación y produjo una serie de efectos como escasez de alimentos. La venta de crudo supone aproximadamente el 96% de los ingresos de Venezuela.

De acuerdo con Latinbarómetro, en 2018 los venezolanos registraron la peor percepción de progreso y situación económica en América Latina. “En Venezuela no hay nadie (1% es estadísticamente no significativo) que diga que hay buena situación económica”, señala el estudio.

Resultado de imagen para venezuela

La debacle económica debilitó al Gobierno del presidente Nicolás Maduro, ya que en 2015, la oposición se hizo del control de la Asamblea Nacional. Para contrarrestar el descalabro, Maduro impulsó la creación de la Asamblea Nacional Constituyente, órgano que asumió facultades plenipotenciarias por encima de la Asamblea Nacional, con el propósito de que Maduro pudiera mantener el control del Poder Legislativo. Un acontecimiento que aumentó el descontento de la oposición y las tensiones políticas -incluyendo las acusaciones de represión y autoritarismo- que ya existían desde la época del expresidente Hugo Chávez.

Pese al malestar por la situación política y económica, Maduro logró mantenerse a flote gracias al apoyo de sectores populares, el respaldo del Ejército y el Poder Judicial.

Sin embargo, el debilitamiento del régimen provocó que Venezuela tuviera que buscar ayuda en el exterior. Una situación que fue capitalizada por China y Rusia para aumentar su influencia geopolítica en el continente americano, frente a la animadversión histórica de EE.UU. hacia el chavismo y su respaldo a la oposición venezolana.

La dependencia al capital chino

Para saldar sus deudas, Venezuela tuvo que solicitar diversos préstamos a China, lo cual ha reforzado la presencia geopolítica del gigante asiático en la región.

“Venezuela ha recibido más préstamos de instituciones chinas que cualquier otro país en la región”, lo cual “refleja la creciente dependencia del gobierno venezolano en el capital chino, para mantener su liquidez y como un vehículo de desarrollo”, señala un informe elaborado por la Red China y América Latina (REDCAEM).

Resultado de imagen para venezuela china

El Centro para los Estudios Internacionales y Estratégicos de Washington (CSIS, por sus siglas en inglés), estima que China ha invertido en Venezuela un monto cercano a los 62.000 millones de dólares. Un monto que implica el 52% de la inversión china en América Latina.

En este sentido, Venezuela impulsó la creación de la Petrolera Sinovensa -una compañía de capital misto con inversión estatal y participación de la China National Petroleum Corporation- diseñada para pagar con petróleo las líneas de crédito que los bancos chinos otorgan al Gobierno venezolano.

“Los acuerdos con China no generan deuda, todo el dinero que se debe se ha pagado con petróleo”, reconoció Maduro en septiembre de 2018, tras realizar un viaje a Pekín para reforzar acuerdos de cooperación con el mandatario chino Xi Jiping. En dicha visita, los presidentes de China y Venezuela firmaron 28 acuerdos de cooperación en las áreas de energía, comunicación, minería y financiamiento.

Venezuela es el país con las mayores reservas petroleras del planeta, con 300.900 millones de barriles, según datos de la CIA, equivalentes a casi el 18% de las reservas petroleras globales.

La mayor parte del petróleo venezolano se destina a China en un 40%, India 20%, EE.UU. 20% y un 20% se vende al resto del mundo, de acuerdo con datos oficiales recabados por la DW.

El oro para Turquía

Ante la caída de los precios de petróleo y la producción de la compañía estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), el Gobierno de Maduro optó por explorar otras alternativas para diversificar la entrada de divisas.

Una de estas alternativas, fue impulsar la explotación minera, ya que Venezuela tiene las reservas de oro sin explotar más grandes del mundo, con unas 7.000 toneladas métricas en reservas estimadas, según un informe de la consultora española Iberglobal.

De este modo, Venezuela es el país con más oro después de EE.UU., que posee 8.133 toneladas del mineral áureo.

Resultado de imagen para oro venezuela

Además de oro, el Gobierno venezolano estima que en el país hay 33,8 millones de quilates de diamante (cuyo valor supera el Producto Interno Bruto de países como Chile y Dinamarca), 3.644 millones de toneladas de hierro (cuyo valor superaría el PIB de México y España), además de gigantescos yacimientos probados de bauxita, cobre, coltán y otros minerales. Todo esto, en el llamado “Arco Minero del Orinoco” que busca ser explotado comercialmente pese al alto impacto ambiental.

En este sentido, Venezuela exportó 23,62 toneladas de oro a Turquía en 2018, valoradas en 900 millones de dólares, según cifras oficiales de la nación euroasiática.

El Gobierno de Venezuela dejó de enviar oro a Suiza, ante el temor de que le sea decomisado por sanciones internacionales, por lo cual, la administración de Maduro ha celebrado diversos acuerdos con Turquía para refinar ahí el oro venezolano.

De este modo, Venezuela está alentando a que empresas turcas inviertan en la industria del oro en el país sudamericano. A cambio, Turquía envía alimentos.

Esta medida ha desatado la molestia de EE.UU. y su presidente Donald Trump, que en noviembre de 2018 firmó una orden ejecutiva imponiendo sanciones sobre las exportaciones de oro y otros sectores de la economía de Venezuela.

Países como Turquía, Rusia y China han comprado grandes cantidades de oro en los últimos años para reducir su dependencia al dólar como divisa. De acuerdo con algunos analistas, el oro es el activo más seguro porque no puede ser congelado o puesto en una lista negra. Una situación que da más independencia a las potencias orientales frente al control financiero de EE.UU.

La demanda mundial de oro por parte de bancos centrales creció 4% en 2018, el aumento más grande en 50 años, según el World Gold Council.

La presencia militar de Rusia

Ante las tensiones geopolíticas en Sudamérica, el Gobierno de Venezuela también ha reforzado en los últimos años su cooperación militar con Rusia, una situación que no es vista con buenos ojos por EE.UU. y Colombia, su principal aliado en la región.

Tan sólo entre 2005 y 2013, Caracas firmó con Moscú unos 30 contratos de defensa por valor de más de 11.000 millones de dólares, según contabiliza la agencia rusa Tass. Estos contratos incluyeron la adquisición de equipo militar como:

  • 100,000 rifles de asalto Kalashnikov AK-103
  • 24 aviones de combate Sukhoi Su-30MK2
  • 34 helicópteros Mi-17V-5
  • 10 helicópteros Mi-35M y otros 3 Mi-26T
  • 92 tanques de batalla Т-72B1
  • Sistemas de misiles antiaéreos Igla-S
  • Vehículos de combate BMP-3

De acuerdo con el índice Global Fire Power 2018, Venezuela se encuentra entre los seis Ejércitos con mayor capacidad de fuego en América Latina, al contar con un total de 696 tanques y 280 aeronaves de guerra.

A pesar de tener 123.000 efectivos militares, las Fuerzas Armadas venezolanas pueden llegar a contar con cerca de 550.000 personas, ya que el Gobierno otorgó armas a civiles con el objetivo de constituir una fuerza de reserva.

Un poderío militar que ha ido creciendo con la adquisición de armamento ruso en años recientes, aunque no existen cifras precisas y disponibles para dimensionar la venta de armamento ruso y chino en Venezuela.

Esto sin contar con la cada vez más estrecha relación militar entre Caracas y Moscú, que en diciembre pasado anunciaron operaciones militares conjuntas casi al mismo tiempo que dos aviones bombarderos rusos con capacidad nuclear Túpolev Tu-160 (conocidos como Cisne Blanco), realizaban operaciones de práctica en territorio venezolano.

“En la época de la Guerra Fría, Rusia nunca llegó a poner un avión de ese nivel en América Latina. Nunca entró en el patio trasero de los EE.UU.”, aseguró en diciembre pasado el analista y experto en geopolítica, Néstor Rosanía, director del Centro de Estudios en Seguridad y Paz de Colombia, en entrevista con el programa Al Punto.

Para Rosanía, el aumento de la presencia de Rusia en Venezuela es una respuesta a las operaciones militares de la OTAN en el Báltico. Esto, luego de que la OTAN realizara en noviembre pasado su mayor ejercicio militar desde el final de la Guerra Fría, el denominado “Trident Juncture 2018”, realizado en Noruega, con la participación de 50.000 soldados. Las maniobras se llevaron a cabo en un contexto de tensión creciente con Rusia, por la instalación de una base militar de EE.UU. en el país nórdico y varios casos de espionaje.

Un respaldo del presidente ruso Vladimir Putin a Maduro se produjo mendiante un nuevo acuerdo por 6.000 millones de dólares entre el Kremlin y Miraflores.

Casi al mismo tiempo que Irán anunció el envío de buques de guerra al Atlántico, con el objetivo de realizar operaciones militares conjuntas con Venezuela, informó Touraj Hassani Moqaddam, subcomandante de la Armada de Irán.

“Lo que vemos es que todavía seguimos con lógicas de la Guerra Fría. Hay dos superpotencias que tienen un tablero geopolítico y nosotros somos esos pequeños países satélite que vamos a tener el choque de esas decisiones de alto nivel. Lo que está pasando en Siria y otros países, también lo vamos a ver en el Caribe, con Colombia y Venezuela, que son aliados satélite de esos dos grandes bloques hegemónicos”, apuntó Rosanía.

La injerencia de EE.UU. y sus aliados

Aunque históricamente el Gobierno de EE.UU. ha apoyado a la oposición venezolana desde que Hugo Chávez llegó al poder en 1999, el debilitamiento del régimen de Maduro ofreció una oportunidad para mover sus fichas en el ajedrez geopolítico para reafirmar su poderío en el continente americano y debilitar a sus rivales.

Resultado de imagen para trump bolton

De ahí que el apoyo de Trump hacia Guaidó se produce en un contexto en que varios países de Sudamérica han dado un giro hacia la derecha en países como Argentina, Chile y principalmente Brasil, el gigante latinoamericano cuya frontera colinda con Venezuela y es uno de los mayores aliados de EE.UU. en la región tras la llegada al poder del fascista Jair Bolsonaro.

Un hecho que es evidente en el respaldo de países con Gobiernos afines a la política exterior de EE.UU., tal como ocurre con el llamado Grupo de Lima, que ha presionado para desconocer a Maduro y respaldar a la oposición venezolana.

De este modo, EE.UU. lograría reafirmar su papel de potencia hegemónica en América Latina, en algo que muchos analistas consideran como un relanzamiento de la Doctrina Monroe, al mismo tiempo que cierra la puerta a China y Rusia en la región.

Esto, al cortar el principal destino de inversiones chinas y rusas en el continente, al mismo tiempo que cortaría el suministro de petróleo hacia China, con quien EE.UU. libra una guerra comercial.

Así lo ha reconocido John Bolton, asesor de Seguridad de la Casa Blanca y principal estratega del llamado intento de “golpe de Estado” orquestado por EE.UU. en Venezuela.

“Nos estamos enfocando en desconectar el régimen ilegítimo de Maduro de las fuentes de sus ingresos”, reconoció Bolton, quien añadió: “es un proceso muy complicado”.

Ante un posible derrocamiento de Maduro, EE.UU. quedaría en una posición ventajosa para explotar las riquezas petroleras y mineras de Venezuela.

En este sentido, Bolton aseguró que ya existen pláticas con petroleras estadounidenses para explotar yacimientos en Venezuela ante un posible cambio de régimen.

Desde que Bolton llegó a la Casa Blanca como asesor en abril pasado de 2018, se endurecieron las sanciones de EE.UU. contra Venezuela con el fin de estrangular financieramente al Gobierno de Maduro ante una posible invasión armada promovida por los estadounidenses desde sus bases de operación en Colombia.

Una estrategia que la administración Trump busca reforzar mediante una campaña mediática enfocada en señalar la ausencia de democracia en Venezuela y resaltar la necesidad de enviar apoyos económicos para enfrentar la crisis humanitaria que se vive en aquel país ante falta de víveres, incremento de violencia y tensiones crecientes con la oposición.

Todo esto, al mismo tiempo que EE.UU., de manera directa y a través de Guaidó, intenta reclutar militares venezolanos inconformes con el régimen para dividir a las fuerzas armadas de Venezuela, tal como expresó Bolton al señalar que el gobierno estadounidense dará una “amnistía” a militares que participen en el golpe contra Maduro.

Una maniobra que ha sido respaldada por las principales potencias de la Unión Europea -como Francia, Alemania y España, además de Gran Bretaña-, ante la fuerte dependencia que tiene Europa al poderío militar estadounidenses para hacer frente a lo que perciben como la “amenaza rusa”.

De ahí que los paralelismos entre Venezuela y la situación política en Siria -en el sentido de que el choque de las potencias hegemónicas para mantener y quitar al presidente en turno- han reavivado los temores de que la división social pueda derivar en una guerra civil como la que ha dejado más de medio millón de muertos tras siete años de conflicto armado.

Un complejo escenario geopolítico que explica por qué, a diferencia de otros países, Venezuela se ha convertido en el más reciente campo de batalla entre las potencias Occidentales y Orientales, en su disputa por la hegemonía globlal.

::.

Cómo armar un iPhone a la mitad de precio con partes de repuesto

La industrialización y el comercio en China resulta sorprendente. Tanto, que el exempleado de Google e ingeniero de software, Scotty Allen, viajó a la ciudad de Shenzhen, al sur de China, para recorrer mercados de partes y tratar de ensamblar un iPhone 6S de 16 GB con caja incluida, como salido de la fábrica. Y todo, por un costo aproximado de 300 dólares, la mitad de lo que cuesta el mismo modelo iPhone en las tiendas de Hong Kong, según reconoció después.

El resultado es sorprendente. Si bien, ensamblar un teléfono inteligente requirió varias horas de trabajo, Allen muestra que los teléfonos que consumimos no tendrían por qué ser desechables, como ocurre actualmente en Occidente. Si se descompone una de las partes esenciales del teléfono (coraza, tarjeta madre, batería y led), uno podría repararlo sin problemas teniendo las piezas adecuadas a la mano. Aunque por supuesto, esto probablemente le significaría menos ganancias a Apple. Por eso la gran industria prefiere seguir vendiendo la idea de que cambiar de teléfono cada seis meses es la mejor idea. Así funciona el mundo consumista en el que vivimos.

Afortunadamente, existen alternativas, como bien lo demuestra Allen en su video.

 

Entender la guerra en Siria, la derrota del neoliberalismo y el nuevo orden mundial

Proyectos de infraestructura, descontento social, potencias metidas de lleno en el ajedrez geopolítico en una región harto volátil, conflictos étnico-religiosos. Entender lo que ocurre en Siria no es algo sencillo. La realidad es más compleja de lo que parece. Aquí algunos videos para tratar de entender un fenómeno sumamente complejo que ha sido el epicentro de una nueva Guerra Fría entre Estados Unidos y Rusia, con el papel protagónico de China, un conflicto que tiene como trasfondo la derrota del neoliberalismo con la llegada de Donald Trump y el ascenso de la ultraderecha en Europa.

Lo que ocurre en Siria es consecuencia de un mapa geopolítico en transformación, donde la reedición de la Guerra Fría entre Estados Unidos y Rusia, tiene hoy a China como un tercero en disputa a la hora de inclinar la balanza. Pero no sólo eso, ya que tanto el Brexit como el triunfo de Trump marcan la derrota del neoliberalismo frente el ascenso de una derecha autoritaria y populachera de tintes fascistas, no sólo en Estados Unidos, sino también en Francia con LePen y Alemania con PGIDA, países donde habrá elecciones en 2017 y donde la ultraderecha puede ser la gran triunfadora en Europa ante la crisis de refugiados y la violencia yijadista impulsada desde Medio Oriente.

Vaya encrucijada que vive el mundo el día de hoy. Pareciera que el escenario va perfilándose poco a poco para una nueva guerra mundial de grandes proporciones. Pero por extraño que parezca, quizá la llegada de Trump podría darle un respiro a las tensiones entre las potencias, escenario en el que Putin figura como el gran vencedor y el personaje más poderoso del planeta. Aquí una serie de materiales para una reflexión profunda sobre la guerra en Siria y el nuevo orden mundial.

Las entrañas de una mina de bitcoins

Las tecnologías de la información han cambiado los medios de producción, como bien advertía Castells hace ya más de 15 años. Vivimos un momento histórico donde en lugar de mercancías, las fábricas empiezan a producir datos. Vale la pena seguirle la pista a este asunto de los ‘bitcoins’, sobre todo ahora que la volatilidad de sus precios empieza a estabilizarse. Aquí un ejemplo de cómo funciona una mina de bitcoins en China.

Qi Gong: la perfección como consecuencia del trabajo duro

El flujo del qi (“chi”, la energía vital) es uno de los preceptos fundamentales para la práctica del kung fu. Si la vida en el planeta no es más que una manera en que se manifiestan los flujos de energía del universo, esto significa que controlar dichos flujos de energía tienen un potencial bastante grande para la salud de los organismos vivos, tal como ocurre por ejemplo, con la respiración. Y esto es precisamente lo que busca el qi gong: aprender a manipular a nuestro favor la energía del cosmos.

El poder sobrenatural de los shaolin

Humanos sobrenaturales. Un ejemplo de lo que pueden lograr la dedicación y el entrenamiento llevado a su máxima expresión.

La invención de la escritura

Un video del nuevo proyecto de TED, el cual busca difundir ideas chéveres e información de corte educativo a través del ciberespacio. Aquí un video bien explicado sobre el origen de la escritura.

A %d blogueros les gusta esto: