Archivo del sitio

De colores

“No se puede transmitir la sabiduría y percepción a otra persona. La semilla ya está ahí. Un buen maestro toca la semilla, lo que le permite despertar, brotar y crecer”, leí en una publicación sobre budismo.

Muy cierto. Otra de las grandes lecciones para mí en estas últimas semanas, es aprender a no desesperarme de que los demás no vean cosas que para mí son muy evidentes. Comprendí que en ocasiones, no es que la gente no quiera ver las cosas, sino que no pueden, porque no han desarrollado los mecanismos perceptuales para ello. Es una necedad mía pretender que un daltónico vea colores.

Los colores son hermosos. Por eso mi ansia de que compartir esa experiencia, que los demás puedan verlos y apreciarlos. Es triste ver que muchas personas podrían ver colores, pero tienen tanto miedo, que están bloqueados. Bien dicen que no hay peor ciego que el que no quiere ver. En una sociedad de daltónicos, ver colores es cosa de locos, les asusta que unas personas raras hablen de unas cosas igual de raras, llamadas colores. Como es algo que no entienden y le temen, los daltónicos tratan de castigar y reprimir a quien ve colores, pero al mismo tiempo, hay algo que les maravilla y produce fascinación. Lo mismo pasa con los místicos, que ven colores que otros no pueden ver.

El arte es un camino que desarrolla la sensibilidad y por ende, aumenta la percepción para el desarrollo de la conciencia. No hay espiritualidad posible sin arte, sin experiencia estética. Los grandes sabios han comprendido esta situación y por ello todas las grandes religiones han sido acompañadas siempre de un arte sacro: desde las ornamentales pinturas de oro de Bizancio hasta las alucinógenas vestimentas de los wixárika.

El arte es sensibilidad. Si a la sensibilidad se le suma un intento de comprensión, el resultado será favorable para la persona, lo cual genera a su vez una influencia positiva sobre el mundo.

Yo por eso procuro repartir la belleza, con la esperanza de que todos los seres puedan vivir en un mundo lleno de colorido, en lugar de ese mundo sórdido y monocromático al que muchos se han condenado.
::.

El impresionante colorido ácido prehispánico de Cix Mugre

Las pinturas de este artista mexicano son simplemente alucinantes. Una estética propia y un envidiable dominio del color. Vaya generación de muralistas mexicanos la que tenemos ahora. Échenle ojo a Cix Mugre en sus redes.

El salvaje, derretido y alucinante mundo de Ben Avlis (y sus sorprendentes dibujos desdoblados)

Increíble el efecto que se puede crear con un dibujo sobre una hoja de papel doblada. Aquí una pequeña muestra del espectacular trabajo del ilustrador Ben Avlis, quien convierte dibujos normales en criaturas monstruosas con un solo doblez. Alucinante.

https://www.facebook.com/plugins/video.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fboredpanda%2Fvideos%2F10156880664689252%2F&show_text=0&width=720

El arte de la creatividad para no perder el color en las fauces del capitalismo

Hoy me topé con el mismo problema abordado desde dos perspectivas distintas. Por un lado, Lipovetsky reflexiona sobre el papel que desempeña el arte y la creatividad en la era del hiperconsumo en una entrevista para la prensa española.

“No soy en absoluto pesimista: las contradicciones harán evolucionar el mundo, el hombre no es sólo un productor y consumidor, es un creador que encuentra la felicidad en esa dimensión creativa. Cada vez más la gente común escribe, fotografía, hace teatro… y no lo hace por esnobismo, sino en busca de la felicidad que no encuentra en el supermercado”, asegura el filósofo francés.

Casi inmediatamente después me topé con el multipremiado cortometraje de animación Alike, en el cual se retrata un problema común de nuestro tiempo: el descolorido del alma.

El neoimpresionismo de Tallman Powers

En una época donde existen aplicaciones para convertir fotografías del teléfono móvil en supuestas pinturas, retomar los principios de la pintura se vuelve una necesidad para un mundo del arte contaminado por la industrialización del arte objeto. En medio de todo ese caos, las pinturas de Scott Tallman Powers, oriundo de Alabama, Estados Unidos, retoman algunos elementos del impresionismo adaptado a contextos rurales y pequeños poblados de Marruecos, Guatemala o Alaska. Aún cuando le gusta pintar muchos paisajes con motivos bucólicos, la sutileza de los colores y las expresiones de sus retratos lograron cautivarme. Les dejo aquí algunas muestras de su trabajo para que le echen un ojo en su sitio web.

Mujer de colores

Mujer de colores-2

Guitarra

Guitarra

La increíble (y colorida) variedad de frutos exóticos y su misterioso secreto interior

Revisando hoy el sitio web de la BBC, me topé con una nota sobre Soren Nielsen y Victoria Rivera, pareja de fotógrafos y viajeros cuyo proyecto Found Fruit busca retratar las frutas más raras del mundo. Una iniciativa sencilla que nos devuelve la capacidad de asombro con esos pequeños y coloridos placeres que ofrece la naturaleza. Un deleite.

El devorador de arte

Un divertido e interesante cortometraje animado, llamado Dripped, sobre un devorador de arte inspirado en la abstracción pictórica de Jackson Pollock. Sobre como el arte tiene el poder de materializar la fantasía humana en manchas de colores sobre un lienzo.

Dripped from ChezEddy on Vimeo.

La colorida fauna textil de Sophie Standing

Hoy me topé con el trabajo de Sophie Standing, artista que crea un colorido collage de telas exóticas sobre imágenes de animales. Los resultados están bastante chéveres.

El mundo no existiría sin percepción y memoria

La percepción y la memoria crean el mundo. Esa es la conclusión a la que llega el neurocientífico mexicano Ranulfo Romo, tras pasar cerca de 40 años investigando los mecanismos perceptivos en el cerebro humano. En esta interesante entrevista con el divulgador de la ciencia, Eduardo Punset, el investigador sonorense explica la manera en que el conocimiento de los procesos perceptivos pueden abrir algunas puertas para comprender la enorme complejidad del ser humano. “La realidad está en el cerebro”, afirma Romo.

Las plantas pueden ver, oler, tocar y guardar recuerdos

Una historia increíble sobre la percepción de las plantas. Hace un año, un curso en línea llamó poderosamente mi atención. Lo que saben las plantas (What a plant knows), era el título del curso impartido por Daniel Chamovitz, investigador de la Universidad de Tel Aviv. La charla introductoria me resultó inquietante: “¿sabías que las plantas pueden ver, oler, sentir cuando las tocan e incluso la capacidad de guardar recuerdos?”, era una de las preguntas que rondaba en el aire. El conocimiento común de la ciencia moderna sobre las plantas rompe completamente con este planteamiento. Por cuestiones de tiempo, nunca pude completar el curso, aunque guardé los vídeos. Ahora que tengo más disponibilidad para pensar en cuestiones trascendentales me puse a revisar los vídeos. En el proceso, me topé con esta conferencia impartida por Chamovitz en la Universidad de Harvard, en la cual, el científico resume años de investigación sobre la percepción sensorial de las plantas.

Las conclusiones son asombrosas. Las plantas pueden distinguir la luz roja de la luz azul, ya que cuentan con fotorreceptores en las hojas similares a las que tenemos los humanos en la retina. Del mismo modo, las plantas pueden distinguir aromas y reconocer el viento al tacto mediante impulsos eléctricos. Contrario a lo que suele suponerse en varios mitos contemporáneos, las plantas no responden a la música clásica, como afirman algunos seudocientíficos. Por el contrario, lo más sorprendente, es que las plantas pueden almacenar recuerdos por breves periodos de tiempo. Y todo sin la necesidad de un cerebro y un sistema nervioso central.

De rostros y laberintos

 

Algunos dibujillos que hice esta tarde en la aplicación Paper 53 para iPad. Bastante entretenido.

dibujo

::

image (1)

::

image

 

De cuando a uno le explota la cabeza a colores

explosión cromática

Rana technicolor

A %d blogueros les gusta esto: